Un em­pu­jón de los clá­si­cos.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Contents - POR FÁ­TI­MA VÉ­LEZ

FAL­TA LA OTRA PAR­TE, di­ce Fe­rra­ri, y ella, con­fun­di­da, y él in­sis­te, fal­ta la otra par­te, y co­mo ella no reac­cio­na, la aga­rra de la ca­mi­sa del co­le­gio, la de la te­la arru­ga­da y aho­ra su­do­ro­sa, y la me­te de­ba­jo de las es­ca­le­ras y la em­pu­ja ha­cia la pa­red, al­go así co­mo un be­so que en reali­dad es un me­ter­le pe­ro muy hon­do la len­gua, ás­pe­ra y no ba­bo­sa, y ella sien­te en­tre las pier­nas al­go del pan­ta­lón de él in­ten­tan­do sa­lir, aru­ñan­do la su­per­fi­cie de la te­la de su fal­da gris de plie­gues…

Es el fi­nal de la his­to­ria que es­toy es­cri­bien­do, so­bre esa vez que co­me­tí uno de mis peo­res erro­res: ha­ber­le ven­di­do mi tor­tu­ga a un ni­ño por cin­co mil pe­sos pa­ra ir a un con­cier­to de Sha­ki­ra y Ricky Mar­tin; un ni­ño que des­pués me exi­gió por la ven­ta de mi tor­tu­ga una ma­no­sea­da de la que aún no sé có­mo el per­so­na­je de mi cuen­to va a sa­lir li­bra­da. Di­ga­mos que yo me de­jé me­ter la mano, de­jé que ju­ga­ra con mis cal­zo­nes, que me to­ca­ra las te­tas, pe­ro cuan­do in­ten­tó la­mer­las ya no me de­jé; de re­pen­te, un re­fle­jo, una re­ve­la­ción: eran las tres de la tar­de y to­do es­ta­ba pa­san­do de­ba­jo de las es­ca­le­ras de la en­tra­da de mi ca­sa, que for­ma­ban un es­pa­cio don­de uno po­día es­con­der­se pe­ro no a las tres de la tar­de y, pues, mi ma­má po­día lle­gar en cual­quier mo­men­to. No sé có­mo se­guir es­ta his­to­ria.

Pa­ra to­do es­to que quie­ro con­tar ne­ce­si­to un em­pu­jón, y co­mo siem­pre que ne­ce­si­to un em­pu­jón, voy a los clá­si­cos, y lo clá­si­co de lo clá­si­co en ma­te­ria de mo­vi­mien­tos y bul­tos in­tra­pan­ta­lo­nes es Anaïs Nin, Del­ta de Ve­nus. Y leo el pre­fa­cio. Nin cuen­ta la his­to­ria de có­mo un co­lec­cio­nis­ta le en­car­gó a Henry Mi­ller que es­cri­bie­ra his­to­rias se­xua­les pa­ra un clien­te mis­te­rio­so; his­to­rias de se­xo, ex­plí­ci­to, na­da de fi­lo­so­fía ni de poe­sía. Un día Mi­ller se can­só y le en­car­gó a ella que si­guie­ra es­cri­bien­do las his­to­rias eró­ti­cas y ella even­tual­men­te tam­bién se can­só y de­le­gó el tra­ba­jo a otros es­cri­to­res que ne­ce­si­ta­ban el di­ne­ro.

Hay al­go de lo que cuen­ta Nin acá que re­tuer­ce mi ima­gi­na­ción: el he­cho de que es­te en­car­go que un vie­jo fan­tas­ma le hi­zo a Mi­ller con­vo­ca­ra a una co­mu­ni­dad de es­cri­to­res y es­cri­to­ras, quie­nes pu­sie­ron to­da su ener­gía crea­ti­va al ser­vi­cio de la es­cri­tu­ra por­no­grá­fi­ca. Lo más in­tere­san­te de la pro­duc­ción de es­tas his­to­rias no es su es­cri­tu­ra, sino más bien la ma­ne­ra en que Anaïs Nin y sus ami­gos em­pie­zan a ju­gar con es­tas his­to­rias y a de­ci­dir si ha­bían su­ce­di­do o no. Pe­ro es­to tam­po­co era lo im­por­tan­te, lo im­por­tan­te era de­ci­dir si eran plau­si­bles. Y la ma­ne­ra en que pro­ba­ban es­ta plau­si­bi­li­dad era con sus pro­pios cuer­pos. Se pro­vo­ca­ban, se ex­pe­ri­men­ta­ban, se to­ca­ban, se he­rían.

Es­ta es­ce­na de los es­cri­to­res pro­ban­do sus his­to­rias ha­ce que mi ima­gi­na­ción se vuel­va fí­si­ca, cir­cu­le por en­tre ar­te­rias, ve­llos, ca­lor en una ore­ja, pes­ta­ñas, pier­nas, in­ten­sa, bri­llan­te, lí­qui­da. Los ima­gino, por ejem­plo, pro­ban­do la his­to­ria de Mat­hil­de, la ven­de­do­ra de som­bre­ros fran­ce­sa, jo­ven­ci­ta, cu­ya pre­sen­cia pro­vo­ca un len­gua­je sin me­dia­ción, to­dos los hom­bres que la ven le ha­blan ex­plí­ci­ta­men­te, na­da de poe­sía (co­mo le exi­gían a Mi­ller), y va has­ta Li­ma pa­ra en­con­trar hom­bres que la se­duz­can con pa­la­bras que no sean “te la quie­ro me­ter”, sin ve­nir­se so­bre su ves­ti­do ro­jo de ter­cio­pe­lo ca­da vez que se acer­can. En Li­ma, Mat­hil­de en­cuen­tra hom­bres que por fin le ha­blan con poe­sía y en­ton­ces se vuel­ve pros­ti­tu­ta y se pin­ta los ve­llos pú­bi­cos de ro­jo que, al con­tras­te con la blan­cu­ra de su piel, vuel­ve lo­cos a los es­po­sos li­me­ños que le la­men los pe­zo­nes en­tre tres, cua­tro, cin­co y se la me­ten por to­das par­tes y fu­man opio y se in­yec­tan co­caí­na en el ta­pe­te persa del bur­del de la fran­ce­sa..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.