Mu­la Aris­ca: el equi­li­brio per­fec­to

En­tre las ca­lles de Chapinero Al­to se es­con­de, dis­fra­za­do de an­ti­cua­rio, uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca se­gún The World’s 50 Best. En Soho de­ci­di­mos pro­bar su coctel más re­co­no­ci­do: una mu­la pi­can­te, dul­ce y áci­da cu­bier­ta en co­bre.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Bar -

Cuan­do Álvaro Cla­vi­jo de­ci­dió abrir un res­tau­ran­te, te­nía cla­ro

que la ar­mo­nía en­tre los pro­duc­tos lo­ca­les y las téc­ni­cas van­guar­dis­tas en la co­ci­na era in­dis­pen­sa­ble. Ade­más, que era im­por­tan­te ha­cer que los rá­ba­nos pi­can­tes, el maíz, la gu­lu­pa, el co­ro­zo y la za­naho­ria con­vi­vie­ran con la pes­ca sos­te­ni­ble, la pro­duc­ción or­gá­ni­ca y la co­ci­na de pri­me­ra. Por eso, des­pués de aliar­se con el ar­qui­tec­to bo­go­tano Luis Res­tre­po, cons­tru­yó El Cha­to, un es­pa­cio cru­do y aco­ge­dor don­de la ma­de­ra y la na­tu­ra­le­za in­vi­tan a los cu­rio­sos a ser par­te de una ex­pe­rien­cia mo­der­na y or­na­men­tal.

Una vez allí, de­trás de la ba­rra se en­cuen­tra Mau­ri­cio Tru­ji­llo —je­fe de ba­rra—, el en­car­ga­do de crear to­dos los con­cep­tos y sa­bo­res que ofre­ce El Cha­to en cuan­to a coc­te­le­ría. La jo­ya de la corona es la Mu­la Aris­ca, una rein­ven­ción del clá­si­co Mos­cow Mu­le en el que dia­lo­gan el ju­go fres­co de li­món, la ga­seo­sa de jen­gi­bre y el An­cho Reyes —li­cor a ba­se de chi­le an­cho—, to­do en un po­ci­llo de co­bre he­la­do. Es­ta mu­la es pi­can­te, dul­ce y áci­da y des­ta­ca en­tre sus her­ma­nas: la mu­la­ta, que tie­ne un sa­bor más cu­bano; la ir­lan­de­sa, que se pre­pa­ra con Ja­me­son, y la clá­si­ca Mos­cow Mu­le, que lle­va Ab­so­lut..

Ima­gi­ne que pu­die­ra ob­te­ner los mis­mos re­sul­ta­dos que le ofre­ce

un es­for­za­do as­cen­so a Pa­tios, pe­ro en pleno co­ra­zón del nor­te de Bo­go­tá, sin ne­ce­si­dad de pre­gun­tar­se cuán­do va a es­cam­par y sin arries­gar la vi­da en­tre bu­ses in­ter­mu­ni­ci­pa­les y con­duc­to­res en­gua­ya­ba­dos. Esa ex­pe­rien­cia es po­si­ble gra­cias a Go Cy­cling, un es­tu­dio de ci­clis­mo in­door y out­door que cuen­ta con si­mu­la­do­res de al­to ren­di­mien­to pa­ra el en­tre­na­mien­to de ci­clis­tas, atle­tas y triatle­tas.

Es­te em­pren­di­mien­to na­ció cuan­do Ós­car Mon­te­ro bus­có al re­co­no­ci­do en­tre­na­dor es­pe­cia­li­za­do en ci­clis­mo Carlos ‘ Ho­mi’ Guerrero pa­ra co­men­zar su pro­ce­so de en­tre­na­mien­to. Los re­tos que sor­tea­ron jun­tos, y que son los que en­fren­tan los ci­clis­tas afi­cio­na­dos, les ayu­da­ron a des­cu­brir va­cíos en la ofer­ta y ne­ce­si­da­des de es­te cre­cien­te mer­ca­do, lo que les per­mi­tió tra­zar el ca­mino de la ini­cia­ti­va en la que se hi­cie­ron so­cios.

Mon­te­ro y Guerrero fue­ron los pio­ne­ros en Co­lom­bia en es­te sis­te­ma de en­tre­na­mien­to per­so­na­li­za­do con mo­der­nos si­mu­la­do­res que ofre­cen con­di­cio­nes de exi­gen­cia su­fi­cien­tes pa­ra es­tar fí­si­ca­men­te pre­pa­ra­do en la sa­li­da a la ru­ta. Al­can­za­do es­te pun­to gra­cias al se­gui­mien­to de un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de mé­di­cos de­por­tó­lo­gos, nu­tri­cio­nis­tas, en­tre­na­do­res, me­cá­ni­cos y ma­sa­jis­tas, us­ted po­drá lan­zar­se a la ca­rre­te­ra pa­ra un plan per­so­na­li­za­do de en­tre­na­mien­to out­door. Con Go Cy­cling se sen­ti­rá acom­pa­ña­do en ese ri­gu­ro­so, dis­ci­pli­na­do y per­sis­ten­te ca­mino de la exi­gen­cia de­por­ti­va.

El ci­clis­mo de ru­ta, esa dis­ci­pli­na en la que una per­so­na y su caballo de ace­ro son cóm­pli­ces pa­ra en­fren­tar desafíos fí­si­cos ex­tre­mos, es un de­por­te clá­si­co en Co­lom­bia. Nues­tra tra­di­ción de es­ca­ra­ba­jos ague­rri­dos que han co­se­cha­do triun­fos des­de tiem­pos de Co­chi­se has­ta la nue­va ge­ne­ra­ción, co­man­da­da por Nai­ro, Ri­go y Es­te­ban Cha­ves, ha ins­pi­ra­do a una cre­cien­te ca­ma­da de go­mo­sos ama­teurs que se to­man muy en se­rio los sprints y las es­ca­la­das. Un es­pa­cio co­mo Go Cy­cling no pre­ten­de sus­ti­tuir la mís­ti­ca, la emo­ción y los pai­sa­jes de la ca­rre­te­ra, sino abrir la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der es­ta ex­pe­rien­cia a un es­ce­na­rio ur­bano, de más rá­pi­do ac­ce­so an­te el rit­mo fre­né­ti­co de una ciu­dad co­mo Bo­go­tá. En úl­ti­mas, se tra­ta de po­ner la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del en­tre­na­mien­to, en una ver­sión re­no­va­da de un de­por­te clá­si­co co­lom­biano..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.