CUER­POS CINCELADOS

2

SoHo - Censurado (Colombia) - - Crónica -

—Apa­re­cía Carlos Ramos Co­re­na en una pla­ya con ga­fas Ray-ban y ca­de­na de oro, co­mo si fue­ra un ac­tor de ci­ne, y al la­do te­nía a una mu­jer ca­si des­nu­da acos­ta­da en la are­na, lo más lo­bo que he vis­to en pro­mo­ción mé­di­ca. Me di­je­ron que era un ci­ru­jano plás­ti­co muy pres­tan­te. Y pen­sé: “¿Un ci­ru­jano plás­ti­co? Muy ra­ro”. Lue­go mi equi­po hi­zo un se­gui­mien­to en re­des so­cia­les y en­con­tró una can­ti­dad de fo­tos con gen­te de la fa­rán­du­la, apa­re­cía en fies­tas con ellos, y tam­bién en pro­gra­mas de va­rie­da­des en la te­le­vi­sión dan­do con­se­jos. Me se­guía pa­re­cien­do atí­pi­co. Ade­más, ha­bía ve­ni­do de Ba­rran­qui­lla a ha­cer una ro­ta­ción de in­ter­na­do en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na (UPB), de don­de de­cía que era egre­sa­do. CUAN­DO CARLOS RAMOS CO­RE­NA te­nía 15 años, su pa­dre lo in­vi­tó a que le pa­sa­ra ins­tru­men­tos en sus ci­ru­gías de na­riz y a cam­bio le pa­ga­ba 50.000 pe­sos.

—Em­pe­cé a ver las ri­no­plas­tias y así me em­pe­zó a gus­tar la ci­ru­gía plás­ti­ca.

—¿Y no lo im­pre­sio­nó?

—Al prin­ci­pio sí, es una de las ci­ru­gías más cruen­tas por­que to­ca que­brar el hue­so. San­gra mu­cho. La pri­me­ra vez que vi que co­gió el cin­cel y le pe­gó así, pum, ca­si me des­ma­yo, pe­ro me da­ba pe­na que él me vie­ra mal, así que me hi­ce el fuer­te y le di­je que iba al ba­ño. Me da­ba co­sa que di­je­ra “se me ma­ri­quió acá”.

Ter­mi­nó de es­tu­diar el co­le­gio en Ca­ro­li­na del Nor­te, Es­ta­dos Uni­dos, don­de vi­vió un año. En 1994 en­tró a es­tu­diar Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Ba­rran­qui­lla. En 2001 lle­gó a Me­de­llín.

—Hi­ce el in­ter­na­do en la Bo­li­va­ria­na y, mano, ver a un ni­ño mu­rién­do­se y que le ne­ga­ran los exá­me­nes me dio muy du­ro. Soy muy sen­ti­men­tal. Lle­ga­ba mal a la ca­sa, güe­vón, yo de­cía “me gus­ta la me­di­ci­na pe­ro no pue­do con es­ta vai­na, ¿qué pue­do ha­cer? Pues, la es­té­ti­ca”. De he­cho aho­ra mis­mo ha­go obras, les re­ga­lo ci­ru­gías a las pa­cien­tes.

—Us­ted de pe­que­ño que­ría ser ac­tor, ¿no?

—Uy, sí. Yo de­cía “mi­ra a es­tos ma­nes, no jo­da, con las vie­jas más lin­das, mi­ra có­mo se be­san”. Yo de­cía “qué vai­na no ser fa­mo­so”. EL CON­CE­JAL BER­NAR­DO Ale­jan­dro Gue­rra es mé­di­co gra­dua­do de la UPB, es­pe­cia­lis­ta en Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad Ea­fit y el CES. En 2005 em­pe­zó a de­nun­ciar que se rea­li­za­ban ci­ru­gías en ofi­ci­nas de abo­ga­dos, cen­tros de es­té­ti­ca, spas, pe­lu­que­rías, gim­na­sios, apar­ta­men­tos: un ro­sa­rio de lu­ga­res in­ve­ro­sí­mi­les don­de hom­bres y mu­je­res se me­tían pa­ra que les in­yec­ta­ran sus­tan­cias en las nal­gas, les re­mo­vie­ran pró­te­sis, les sa­ca­ran lí­qui­dos tur­bios del ab­do­men. Su pri­mer ca­so de de­nun­cia no fue Carlos Ramos Co­re­na, an­tes hu­bo mé­di­cos cu­ba­nos, es­te­ti­cis­tas y mé­di­cos sin pos­gra­do.

No es difícil creer que en Me­de­llín se rea­li­zan ci­ru­gías en cual­quier par­te. La be­lle­za es­tan­da­ri­za­da obli­ga: el pe­lo ru­bio, los se­nos pro­tu­be­ran­tes, las nal­gas re­don­das puro re­gue­tón no se fa­bri­can en las ma­nos de Dios. La ci­ru­gía es un ne­go­cio de mu­chos mi­llo­nes de pe­sos y to­dos los mé­di­cos, con es­pe­cia­li­za­cio­nes o no, quie­ren una par­te de las ga­nan­cias. Se­gún la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Ci­ru­gía Plás­ti­ca y Es­té­ti­ca, Co­lom­bia

es el sép­ti­mo país en el mun­do don­de más se rea­li­zan es­tos pro­ce­di­mien­tos, su­pe­ra­do por Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Co­rea del Sur, In­dia, Mé­xi­co y Ale­ma­nia, pe­ro el se­gun­do adon­de más ex­tran­je­ros lle­gan pa­ra ope­rar­se. So­lo en 2016 se rea­li­za­ron 790 ci­ru­gías por día, so­bre to­do li­po­suc­cio­nes y au­men­tos de se­nos. Ade­más, la ci­ru­gía es­té­ti­ca es una es­pe­cia­li­dad que no es­tá re­gla­men­ta­da en Co­lom­bia y cual­quier mé­di­co pue­de prac­ti­car­la.

—En 2010 nos lle­gan dos de­nun­cias de Ramos Co­re­na. La pri­me­ra te­nía que ver con una pa­cien­te ca­na­dien­se a la que le que­da­ron mal unas pró­te­sis en los se­nos. La se­gun­da fue Mar­ce­la Vé­lez, a quien le hi­cie­ron unos re­to­ques mal y des­pués del pro­ble­ma no la que­rían aten­der. Ella me con­tó que él se ha­bía to­ma­do to­do el pri­mer pi­so de Fó­rum, un edi­fi­cio al la­do del cen­tro co­mer­cial San­ta­fé, en ple­na mi­lla de oro, don­de se ven­de el me­tro cua­dra­do más ca­ro del área ur­ba­na de Me­de­llín. REÍ­MOS CON GRAN­DES car­ca­ja­das. Carlos Ramos Co­re­na pue­de ha­cer de lo mi­se­ra- ble un via­je épi­co. Cuen­ta las his­to­rias con gra­cia, le da gi­ros al lu­gar co­mún ha­cien­do del len­gua­je un ar­te­fac­to de cer­ca­nía. Di­ce que tie­ne ca­ris­ma, que es bue­na gen­te y le sa­le na­tu­ral, que cuan­do las pa­cien­tes van al con­sul­to­rio pa­ra que las re­vi­se, ter­mi­nan en­can­ta­das.

Ter­mi­nó vi­vien­do en Me­de­llín por­que se enamo­ró de Ma­ri­se­la García, una pai­sa que te­nía fa­mi­lia en Saha­gún, Cór­do­ba, y con quien fi­nal­men­te ten­dría a sus dos hi­jos, Ma­nue­la y Si­món. Hi­zo prác­ti­cas en el Hos­pi­tal La María, el in­ter­na­do en UPB y el año ru­ral en San Ro­que, An­tio­quia.

Des­pués de pa­sar por va­rios pue­blos de An­tio­quia, vol­vió a Me­de­llín. Lo con­tra­ta­ron co­mo mé­di­co en la Fun­da­ción Mé­di­co Pre­ven­ti­va, don­de ga­na­ba 2.500.000 pe­sos. Por en­ton­ces ya ha­bía na­ci­do su hi­ja Ma­nue­la y bus­ca­ba di­ne­ro a co­mo die­ra lu­gar.

—Dios a uno le da do­nes, y a mí me dio el de ha­cer ci­ru­gías. La ci­ru­gía es de ló­gi­ca, de prác­ti­ca. En 2004 em­pe­cé ha­cien­do li­pos en el spa de un ami­go, de bue­nas que nun­ca se mu­rió un pa­cien­te, güe­vón. Sa­lía a las cin­co de la tar­de y me iba a ha­cer con­sul­ta. Ha­cía ‘li­pi­tos’ en el con­sul­to­rio y te- nía un horno es­té­ril y lo ha­cía con anes­te­sia lo­cal.

—¿Y si se le hu­bie­ra com­pli­ca­do una pa­cien­te qué?

—Me ca­gan. Pe­ro no ha­cía co­sas tan gran­des. Eran jo­ven­ci­tas que te­nían un gor­di­to aquí, una ba­rri­gui­ta acá; co­bra­ba 500.000 pe­sos. En una noche me ha­cía lo que me ga­na­ba en un mes. En­ton­ces me sa­lí de la Fun­da­ción: de­jé al­go fi­jo por aven­tu­rar­me y me fue bien.

—¿A la gen­te no le da mie­do ope­rar­se en un spa?

—Nor­mal­men­te quie­nes van son per­so­nas de es­tra­tos ba­jos. Yo no iría a un si­tio de esos. Gen­te es­tra­to 2. Eso es el voz a voz. Una pe­la­da que que­da bo­ni­ta y di­ce “me ope­ra­ron allá y en tan­to”. DES­PUÉS DE LOS pro­ce­di­mien­tos en el spa mon­tó su con­sul­to­rio en Fó­rum, don­de lle­gó a ope­rar ochen­ta mu­je­res en un mes. Com­pró una ca­sa de más de 2000 mi­llo­nes de pe­sos y cin­co ca­rros. Fue por esa épo­ca, en agos­to de 2011, que aten­dió a Ta­tia­na Andrea Posada, de 26 años, la va­lo­ró y unos días des­pués asis-

tió la ope­ra­ción que reali­zó la doc­to­ra Ana María So­ca­rrás: le hi­cie­ron una ma­mo­plas­tia y una li­po­suc­ción. Tres días des­pués, el 17 de agos­to de 2011, Ta­tia­na mu­rió tras un pe­no­so pa­seo de la muer­te en el que no en­con­tró aten­ción opor­tu­na. El ca­so lle­gó a los me­dios gra­cias al con­ce­jal Gue­rra y Carlos Ramos Co­re­na se que­bró.

Se­gún Me­di­ci­na Le­gal, Ta­tia­na mu­rió por un trom­bo­nis­mo pul­mo­nar, uno de tan­tos ries­gos de la ci­ru­gía plás­ti­ca, y pe­se a que Ramos Co­re­na ha ga­na­do en dos oca­sio­nes en lo con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo, aho­ra la Fis­ca­lía le es­tá impu­tan­do ho­mi­ci­dio cul­po­so y es­ta­fa. Él cree que es una per­se­cu­ción, Gue­rra di­ce que es ape­nas lo justo. Luz Ji­mé­nez, ma­dre de Ta­tia­na, opi­na otra co­sa:

—El ca­so de Ta­tia­na ha si­do muy di­la­ta­do. La Fis­ca­lía no te­nía con qué pa­gar un pe­ri­to en ci­ru­gía es­té­ti­ca y lo con­se­guí, con­tra­té uno del CES, y en el dic­ta­men sa­lió que le apli­ca­ron al­dehí­dos lin­fá­ti­cos, una es­pe­cie de bio­po­lí­me­ros, y ya pa­sa­ron y pa­sa­ron los años y na­da. El doc­tor Gue­rra ha es­ta­do de fren­te con es­te cuen­to.

—¿Lue­go bus­có al con­ce­jal Gue­rra?

—No me acuer­do. Pa­sé dos años me­ti­da en una pe­sa­di­lla por­que mi ma­ri­do mu­rió ochos días des­pués de Ta­tia­na, de es­trés. Re­cuer­do muy po­co. Pe­ro creo que él me bus­có. —¿Qué es­pe­ra aho­ra? —Que la jus­ti­cia ac­túe. Lo úni­co que ten­go es la jus­ti­cia di­vi­na. Ramos Co­re­na es po­de­ro­so, si fue­ra un me­di­cu­cho ya es­ta­ría con­de­na­do. Él de­man­dó a to­do el mun­do: al ex­no­vio de mi hi­ja, a Gue­rra, a la úni­ca que no le ha he­cho na­da es a mí por­que tie­ne un car­go de con­cien­cia muy gran­de.

Ber­nar­do Ale­jan­dro Gue­rra di­ce que hay va­rias de­nun­cias de per­so­nas a las que les sa­lie­ron mal las ci­ru­gías, sin em­bar­go no ha­blan por­que renunciaron a los ca­sos des­pués de re­ci­bir in­dem­ni­za­cio­nes. — CÓ­MO VA A DE­CIR GUE­RRA que no pue­do ope­rar. Ope­ro me­jor o igual que cual­quier mé­di­co de la So­cie­dad. Ta­tia­na mu­rió por un trom­bo­nis­mo pul­mo­nar, que le pue­de pa­sar a cual­quie­ra, pe­ro a mí no me pue­de pa­sar.

Ce­rró el con­sul­to­rio, se fue a vi­vir a un apar­ta­men­to pe­que­ño y creó una cuen­ta en Ins­ta­gram que lla­mó Me­di­ci­na In­ter­na­cio­nal, don­de mon­ta­ba vi­deos de ope­ra­cio­nes exi­to­sas pe­ro sin re­ve­lar su iden­ti­dad. Rá­pi­da­men­te vol­vie­ron los cau­da­les de pa­cien­tes. Es el mis­mo mé­to­do que usa hoy en su cuen­ta per­so­nal: vi­deos im­pre­sio­nan­tes de ab­dó­me­nes per­fec­tos y mar­ca­dos; de nal­gas que pa­san de la rui­na oca­sio­na­da por otros ci­ru­ja­nos al cie­lo re­don­do de los me­lo­co­to­nes. Sin em­bar­go, en 2014 ope­ró a Nancy San­ta­na, ciu­da­da­na puer­to­rri­que­ña que mu­rió al día si­guien­te en un ho­tel de la ca­lle 10, en El Po­bla­do. Mu­rió por­que es­ta­ba to­man­do me­di­ca­men­tos pa­ra adel­ga­zar, con­tra­in­di­ca­dos cuan­do el pa­cien­te se va a so­me­ter a una ci­ru­gía.

Nos ve­mos en un res­tau­ran­te pe­ruano en Bo­go­tá. En me­dio de la ce­na, inun­da­da por tra­gos de pis­co sour ya la que lle­ga una mo­de­lo que pre­sen­ta­ba Show Ca­ra­col, gran ami­ga del mé­di­co, Carlos Ramos Co­re­na di­ce:

—Em­pe­cé a ope­rar gen­te de Puer­to Rico que ve­nía y una de las clien­tes era due­ña de un spa. Ella me in­vi­tó a ir allá, fui con mi no­via, que en ese mo­men­to era la mo­de­lo Ro­sa Caia­fa, la del Desafío de Ca­ra­col, pa­pi, ¿sa­bes cuál? ¿Có­mo que no? Bueno, fui­mos al spa y eso es­ta­ba lleno de mu­je­res que que­rían que las ope­ra­ra. Les di­je que no po­día. Y em­pe­za­ron que “Carlos, mí­ra­me la ba­rri­ga, ¿tú qué me ha­rías?”. Y yo: “No jo­da, yo te ha­ría una li­po”, “¿cuán­do?”, “no jo­da, tienes que via­jar a Co­lom­bia por­que no te ha­ría na­da aquí”. Ahí co­no­cí a Nancy.

San­ta­na mu­rió el 19 de oc­tu­bre de 2014 mien­tras la cui­da­ba una en­fer­me­ra del equi­po de Ramos Co­re­na. Gue­rra de­nun­ció el ca­so, pe­ro no pa­só a ma­yo­res en Co­lom­bia. Pe­ro el 31 de oc­tu­bre de 2016 el doc­tor via­jó a Mia­mi a un con­gre­so de ci­ru­gía plás­ti­ca en el que ha­bla­ría de una de las téc­ni­cas que di­ce ha­ber desa­rro­lla­do.

—Cuan­do lle­gué al ae­ro­puer­to me sa­ca­ron de la fi­la. Me me­tie­ron a un cuar­ti­co cua­tro ho­ras, don­de me pre­gun­ta­ron qué ha­bía pa­sa­do en Puer­to Rico. Me me­tie­ron a un ca­la­bo­zo den­tro del ae­ro­puer­to. Es­tu­ve dos días sin dor­mir. Lue­go me lle­va­ron a la

cár­cel de TGK. Di­je, aquí me van a cu­lear. Es­tu­ve cua­tro días sin ir al ba­ño.

Cuen­ta sus días en pri­sión con el hu­mor de quien so­bre­vi­ve a un trau­ma que con los años re­cuer­da co­mo al­go ajeno. EN LA EN­TRA­DA de la ca­sa hay tres ca­mio­ne­tas par­quea­das, to­das úl­ti­mo mo­de­lo: Mer­ce­des-benz, Au­di, Ran­ge Ro­ver. Ba­jan­do unas es­ca­le­ras es­tá la sa­la con gran­des so­fás blan­cos y de­trás un ja­rrón al­tí­si­mo con flo­res plás­ti­cas enor­mes co­mo sa­ca­das de un jar­dín ex­tra­te­rres­tre. ‘El Gym Ramos’ —así le di­cen mo­de­los co­mo Kim­berly Reyes, Vi­via­na Cas­tri­llón, Pao­la Ca­ñas o Ana Cór­do­ba, por­que ha­ce en mi­nu­tos lo que con ejer­ci­cio to­ma años— vis­te de mé­di­co, tie­ne la su­da­de­ra y la ca­mi­sa de ci­ru­gía que lle­van su nom­bre bor­da­do. Un pe­rro blanco y pe­que­ñí­si­mo, que po­dría con­fun­dir­se con uno de pi­las he­cho en Chi­na, apa­re­ce co­rrien­do con la po­ca ha­bi­li­dad que le dan sus pa­tas cor­tas. El doc­tor es­tá can­sa­do, fue un día con cua­tro ope­ra­cio­nes, di­ce, y de­trás de él —en un gran ven­ta­nal que da un jar­dín— apa­re­ce un enor­me pe­rro af­gano gol­pean­do el vi­drio; le cos­tó diez mi­llo­nes de pe­sos y fue a Pe­rú so­lo pa­ra com­prar­lo.

—¿Ya te di­je que ter­mi­né mi es­pe­cia­li­za­ción en ci­ru­gía plás­ti­ca? ¿No? Ima­gí­na­te, voy a re­co­ger el di­plo­ma en ene­ro. Es­toy fe­liz. Pe­ro no di­go dón­de por­que, pa­pi, Gue­rra em­pie­za a jo­der. —Pe­ro, ¿sí es jo­da? —Pa­pi, es­ta­mos ha­blan­do de que las ci­ru­gías es­té­ti­cas dan pla­ta. El año pa- sa­do a un so­lo mé­di­co de la So­cie­dad Co­lom­bia­na de Ci­ru­gía se le mu­rie­ron seis mu­je­res, ¿por qué de él no ha­cen es­cán­da­lo? ¿Por qué so­lo quie­ren re­gu­lar la ci­ru­gía es­té­ti­ca? Por­que da pla­ta.

Al día si­guien­te, Gue­rra ex­pli­ca­rá la di­fe­ren­cia en­tre un mé­di­co ge­ne­ral ha­cien­do ci­ru­gías y uno es­pe­cia­li­za­do: dos hom­bres atro­pe­llan a una mu­jer en la ca­lle y la ma­tan, uno tie­ne li­cen­cia y otro no, ¿so­bre quién cae el pe­so de ley con más fuer­za? Mien­tras tan­to, si­gue Ramos Co­re­na: —Pa­pi, tú ya sa­bes que he co­mi­do mu­cha mier­da. Me han da­do muy du­ro y sin ra­zo­nes. Ten­go más de 8000 ci­ru­gías. No me ti­res muy du­ro. Que eso sea co­mo el avan­ce de un hé­roe. Que sea vea có­mo me he le­van­ta­do con ve­rra­que­ra. Que que­de en esas fo­tos co­mo un ‘Ken’..

AN­TES DES­PUÉS

AN­TES

AN­TES DES­PUÉS

DES­PUÉS

EN­TRE SUS EX­CEN­TRI­CI­DA­DES es­tá ha­ber via­ja­do a Pe­rú con el úni­co ob­je­ti­vo de com­prar es­te pe­rro af­gano por el que pa­gó diez mi­llo­nes de pe­sos.

PAO­LA CA­ÑAS

VI­VIA­NA CAS­TRI­LLÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.