Ge­nio de los có­mics

Stan Lee fue uno de los es­cri­to­res de his­to­rie­tas más in­ge­nio­sos y ori­gi­na­les del pla­ne­ta. Con la muer­te del crea­dor de Spi­der-man y Hulk ter­mi­na la his­to­ria de un hom­bre que, al igual que va­rios de sus per­so­na­jes, es­ta­ba pla­ga­do de ta­len­to y ego­cen­tris­mo

SoHo - Censurado (Colombia) - - Moda -

Du­ran­te la Gran De­pre­sión, el pe­que­ño Stan­ley Mar­tin Lie­ber en­con­tró re­fu­gio en las pá­gi­nas de Art­hur Co­nan Doy­le, Sha­kes­pea­re y Ed­gar Ri­ce Bu­rroughs. Na­ció en Man­hat­tan, en 1922, y era el hi­jo ma­yor de una fa­mi­lia de in­mi­gran­tes ju­díos ru­ma­nos. Esas lec­tu­ras lo hi­cie­ron so­ñar más ade­lan­te con con­ver­tir­se en un au­tor se­rio y repu­tado, por lo cual re­ser­vó su nom­bre de pi­la para la gran no­ve­la ame­ri­ca­na que pen­sa­ba es­cri­bir y pu­bli­có su pri­mer có­mic ba­jo el seu­dó­ni­mo de Stan Lee.

Se gra­duó del co­le­gio a los 16 años y em­pe­zó a ga­nar­se la vi­da re­par­tien­do sán­du­ches en el Roc­ke­fe­ller Cen­ter. Rá­pi­da­men­te pa­só a ven­der sus­crip­cio­nes al New York Herald Tribune y a ser aco­mo­da­dor en el Tea­tro Ri­vo­li, en Broad­way. Su ta­len­to para es­cri­bir lo lle­vó a un ser­vi­cio de no­ti­cias di­ri­gi­do por el Cen­tro Na­cio­nal de Tu­bercu­losis, en el que ha­cía co­mu­ni­ca­dos de pren­sa y obi­tua­rios. Fue en 1939 cuan­do lle­gó a las ofi­ci­nas de Ti­mely Co­mics, edi­to­rial que lue­go pa­sa­ría a ser Atlas y lue­go Mar­vel.

Al prin­ci­pio ga­na­ba ocho dó­la­res a la se­ma­na por lle­nar los tin­te­ros de los ar­tis­tas y bus­car la co­mi­da. Pe­ro, an­tes de lo pre­vis­to, ac­ce­dió a las pá­gi­nas de los có­mics co­mo co­rrec­tor. Su pri­me­ra his­to­ria, ti­tu­la­da Cap­tain Ame­ri­ca Foils the Trai­tor’s Re­ven­ge, apa­re­ció en 1941. A los 18 años fue nom­bra­do editor in­te­ri­no. Un año más tar­de hi­zo par­te de las lí­neas es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, aun­que no pre­ci­sa­men­te en el fren­te de ba­ta­lla, sino en cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias para el Ejér­ci­to. Du­ran­te tres años con los Sig­nal Corps es­cri­bió guio­nes de pe­lí­cu­las de en­tre­na­mien­to, creó car­te­les y pro­du­jo di­bu­jos ani­ma­dos, en­tre los que se des­ta­ca la his­to­ria de Keen Mar­low (El Des­truc­tor), un pe­rio­dis­ta atra­pa­do en las lí­neas enemi­gas al que le in­yec­tan un sue­ro ex­pe­ri­men­tal.

A su re­gre­so, la edad de oro de los có­mics es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ba lle­gan­do a su fin. Ba­jo la pre­sión de gru­pos po­lí­ti­cos para los cua­les las his­to­rie­tas pro­mo­vían la in­mo­ra­li­dad y la de­lin­cuen­cia juvenil, el go­bierno in­tro­du­jo un có­di­go de au­to­cen­su­ra dra­co­niano, en 1954, que re­du­cía los có­mics a una reali­dad asép­ti­ca que ya no po­día com­pe­tir con la te­le­vi­sión. Con la in­dus­tria ago­ni­zan­do y co­mo el nue­vo je­fe de re­dac­ción en­car­ga­do de pro­du­cir aven­tu­ras ro­mán­ti­cas y em­pa­la­go­sas de Mi­llie the Mo­del y los cli­chés del pis­to­le­ro Kid Colt, Lee te­nía lis­ta su car­ta de re­nun­cia.

Fue jus­to cuan­do iba a dar­se por ven­ci­do que DC Co­mics, jun­to con Jus­ti­ce Lea­gue of Ame­ri­ca (JLA), hi­zo que las his­to­rie­tas es­ta­dou­ni­den­ses co­se­cha­ran un nue­vo pú­bli­co. El en­ton­ces editor de Mar­vel, Mar­tin Good­man, le di­jo que de­bía crear la ver­sión ri­val de JLA. De­ses­pe­ra­do, pe­ro si­guien­do el con­se­jo de su es­po­sa, Joan, de­ci­dió crear la his­to­ria que él que­ría. “Por so­lo es­ta vez, pen­sé que ha­ría el ti­po de his­to­ria que dis­fru­ta­ría le­yen­do”, re­cor­dó. “Los per­so­na­jes se­rían del ti­po con el que po­dría re­la­cio­nar­me: se­rían de car­ne y hue­so, ten­drían sus de­fec­tos y de­bi­li­da­des, se­rían fa­li­bles y lu­cha­do­res, y, lo más im­por­tan­te de to­do, den­tro de sus co­lo­ri­dos dis­fra­ces, aún ten­drían pies de ba­rro”, di­jo.

La idea con­flu­yó en un cuar­te­to de per­so­na­jes que po­seían cua­li­da­des he­roi­cas to­tal­men­te ale­ja­dos del ar­que­ti­po del su­per­hé­roe tra­di­cio­nal: Fan­tas­tic Four, que pu­bli­có en 1961. Cuan­do no es­ta­ban lu­chan­do con­tra vi­lla­nos so­la­pa­dos co­mo el Doc­tor Doom, se pe­lea­ban, guar­da­ban ren­cor y eran ator­men­ta­dos por pre­gun­tas exis­ten­cia­les co­mo el res­to de mor­ta­les. El éxi­to de es­te gru­po de su­per­hé­roes fue ca­si que ins­tan­tá­neo, las ven­tas de Mar­vel subie­ron de sie­te a tre­ce mi­llo­nes de ejem­pla­res y lo que vino des­pués es his­to­ria. Spi­der-man,

EL ÉXI­TO DE FAN­TAS­TIC FOUR, CON SUS PER­SO­NA­JES ALE­JA­DOS DEL AR­QUE­TI­PO DE SU­PER­HÉ­ROE CLÁ­SI­CO, HI­ZO QUE MAR­VEL SUBIE­RA SUS VEN­TAS DE 7 A 13 MI­LLO­NES DE EJEM­PLA­RES.

X-men, Doc­tor Stran­ge, Iron Man y mu­chos hé­roes más. Lee se man­tu­vo co­mo je­fe de re­dac­ción has­ta 1972, cuan­do su­ce­dió a Mar­tin Good­man co­mo editor has­ta 1996.

Lee creía que la in­te­lec­tua­li­dad de su país lo evi­ta­ba por con­si­de­rar­lo au­tor de his­to­rias va­gas y po­co pro­fun­das. No fue sino has­ta que el di­rec­tor y guio­nis­ta ita­liano Fe­de­ri­co Fe­lli­ni lo vi­si­tó en su ofi­ci­na de Man­hat­tan, a me­dia­dos de los se­sen­ta, que to­do cam­bió. “Co­men­cé a dar­me cuen­ta de que el en­tre­te­ni­mien­to es una de las co­sas más im­por­tan­tes en la vi­da de las per­so­nas. Sin él, el mun­do po­dría ir­se a lo más pro­fun­do”, co­men­tó.

Se mu­dó a Los Án­ge­les y em­pe­zó a cons­truir el ca­mino de Mar­vel ha­cia Holly­wood. Aun­que, co­mo siempre, la his­to­ria tu­vo sus tras­piés. Mar­vel fue li­qui­da­da en 1996. Su si­guien­te em­pre­sa, Stan Lee Media, tam­bién co­lap­só y su so­cio hu­yó a Bra­sil, don­de fi­nal­men­te fue ex­tra­di­ta­do para cum­plir una con­de­na de una dé­ca­da por frau­de. El éxi­to, o par­te de él, lle­gó de la mano de POW! En­ter­tain­ment, don­de creó el pro­gra­ma de te­le­vi­sión para adul­tos Strip­pe­re­lla (con la voz de Pa­me­la An­der­son) y el reality show ¿Quién quie­re ser un su­per­hé­roe?

Po­co des­pués se vio en­vuel­to en una dispu­ta le­gal con el en­ton­ces pro­pie­ta­rio de Mar­vel por cuen­ta de las ga­nan­cias mun­dia­les de la fran­qui­cia en la gran pan­ta­lla: 24.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Ga­na­do el jui­cio, Mar­vel le gi­ró un che­que por una su­ma nun­ca re­ve­la­da. Pe­ro, pro­duc­to de ma­las de­ci­sio­nes co­mer­cia­les, Lee vol­vió a te­ner pro­ble­mas que des­en­ca­de­na­ron dis­cu­sio­nes fa­mi­lia­res bien cu­bier­tas por la pren­sa.

Stan Lee es­ta­ba le­jos de ser per­fec­to. Su éxi­to dis­pa­ró un ego que lo con­vir­tió en maes­tro de la au­to­rre­fe­ren­cia­ción, co­mo ven­de­dor de pe­rros ca­lien­tes en X-men, fi­gu­ra de fe­ria en Spi­der-man, guar­dia de se­gu­ri­dad en Hulk y per­so­na­je al que con­fun­den con Hugh Hef­ner en Iron Man. En va­rias con­ven­cio­nes de có­mics se ru­mo­ra­ba que lo ha­bían en­con­tra­do co­brán­do­les 120 dó­la­res por au­tó­gra­fo a los fans. Cuan­do los su­per­hé­roes lle­ga­ron a la gran pan­ta­lla tal y co­mo los co­no­ce­mos, Lee es­cri­bió en el con­tra­to que de­bía apa­re­cer en cual­quier pe­lí­cu­la ba­sa­da en per­so­na­jes que él hu­bie­ra ayu­da­do a crear. Sus cons­tan­tes apa­ri­cio­nes en el mun­do de Mar­vel cau­sa­ron fric­ción con mu­chos de los ar­tis­tas y co­la­bo­ra­do­res de la em­pre­sa.

En el apo­geo de es­te uni­ver­so se lle­ga­ron a pu­bli­car, in­clu­so, cin­co có­mics por se­ma­na y ni si­quie­ra el gran ge­nio po­día con tal rit­mo. En­ton­ces creó ‘el Mé­to­do Mar­vel’. En lu­gar de en­tre­gar a los ar­tis­tas guio­nes ter­mi­na­dos, se ha­cía una lluvia de ideas con una tra­ma y lue­go se es­cri­bía una si­nop­sis. Stan so­lía de­jar a los co­la­bo­ra­do­res di­bu­jar las his­to­rias y él com­ple­ta­ba los de­ta­lles de las tra­mas.

Es­to des­en­ca­de­nó una se­rie de crí­ti­cas se­ve­ras de los ar­tis­tas, quie­nes ale­ga­ron que Lee no re­co­no­cía las con­tri­bu­cio­nes de los diseñadores y se lle­va­ba to­do el cré­di­to. Dit­ko, quien fue co­crea­dor de Spi­der-man, re­nun­ció a Mar­vel y en va­rias en­tre­vis­tas di­jo: “Si to­das las te­la­ra­ñas que he di­bu­ja­do se pu­sie­ran de pun­ta a pun­ta, to­da­vía no se­rían su­fi­cien­tes para dar la vuel­ta a la ca­be­za hin­cha­da de Lee”. El di­se­ña­dor de Fan­tas­tic Four, Kirby, re­nun­ció y tras su muer­te, en 1994, su fa­mi­lia de­man­dó por las po­cas re­ga­lías que ha­bía re­ci­bi­do; en 2014 se lle­gó a un acuer­do ex­tra­ju­di­cial.

Des­pués de una vi­da de éxi­to tras fra­ca­so, Stan Lee se con­vir­tió en un es­tan­dar­te de la cul­tu­ra de las his­to­rie­tas a ni­vel mun­dial. A los 95 años, y lue­go de ayu­dar a crear uno de los mul­ti­ver­sos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos más im­por­tan­tes de la his­to­ria, mu­rió en Los Án­ge­les pro­duc­to de una in­su­fi­cien­cia car­día­ca y res­pi­ra­to­ria de­ri­va­da de una neu­mo­nía que lo aque­ja­ba días atrás, no sin an­tes in­mor­ta­li­zar­se co­mo uno de los ros­tros más que­ri­dos y re­cor­da­dos del mun­do de los su­per­hé­roes..

FOTOS: GETTY IMAGES

SPI­DER-MAN na­ció des­pués de que Lee vie­ra una mos­ca en la pa­red.

CON CH­RIS HEMS­WORTH, pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Thor, uno de los per­so­na­jes que com­po­nen el mul­ti­ver­so crea­do por Stan Lee.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.