Er­nes­to Gue­va­ra a Fi­del Cas­tro

“Año de la Agri­cul­tu­ra” La Ha­ba­na Fi­del:

SoHo - Censurado (Colombia) - - Historia -

Me re­cuer­do en es­ta ho­ra de mu­chas co­sas, de cuan­do te co­no­cí en ca­sa de Ma­ría An­to­nia, de cuan­do me pro­pu­sis­te ve­nir, de to­da la ten­sión de los pre­pa­ra­ti­vos. Un día pa­sa­ron pre­gun­tan­do a quién se de­bía avi­sar en ca­so de muer­te y la po­si­bi­li­dad real del he­cho nos gol­peó a to­dos. Des­pués su­pi­mos que era cier­to, que en una re­vo­lu­ción se triun­fa o se mue­re (si es ver­da­de­ra). Mu­chos com­pa­ñe­ros que­da­ron a lo lar­go del ca­mino ha­cia la vic­to­ria.

Hoy to­do tie­ne un tono me­nos dra­má­ti­co por­que so­mos más ma­du­ros, pe­ro el he­cho se re­pi­te. Sien­to que he cum­pli­do la par­te de mi de­ber que me ata­ba a la Re­vo­lu­ción cu­ba­na en su te­rri­to­rio y me des­pi­do de ti, de los com­pa­ñe­ros, de tu pue­blo que ya es mío.

Ha­go for­mal re­nun­cia de mis car­gos en la di­rec­ción del Par­ti­do, de mi pues­to de mi­nis­tro, de mi gra­do de co­man­dan­te, de mi con­di­ción de cu­bano. Na­da le­gal me ata a Cu­ba, so­lo la­zos de otra cla­se que no se pue­den rom­per co­mo los nom­bra­mien­tos.

Ha­cien­do un re­cuen­to de mi vi­da pa­sa­da creo ha­ber tra­ba­ja­do con su­fi­cien­te hon­ra­dez y de­di­ca­ción para con­so­li­dar el triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio. Mi úni­ca fal­ta de al­gu­na gra­ve­dad es no ha­ber con­fia­do más en ti des­de los pri­me­ros mo­men­tos de la Sierra Maes­tra y no ha­ber com­pren­di­do con su­fi­cien­te cla­ri­dad tus cua­li­da­des de con­duc­tor y de re­vo­lu­cio­na­rio. He vi­vi­do días mag­ní­fi­cos y sen­tí a tu la­do el or­gu­llo de per­te­ne­cer a nues­tro pue­blo en los días lu­mi­no­sos y tris­tes de la cri­sis del Ca­ri­be. Po­cas ve­ces bri­lló más al­to un es­ta­dis­ta que en esos días, me enor­gu­llez­co tam­bién de ha­ber­te se­gui­do sin va­ci­la­cio­nes, iden­ti­fi­ca­do con tu ma­ne­ra de pen­sar y de ver y apre­ciar los pe­li­gros y los prin­ci­pios.

Otras tie­rras del mun­do re­cla­man el con­cur­so de mis mo­des­tos es­fuer­zos. Yo pue­do ha­cer lo que te es­tá ne­ga­do por tu responsabilidad al fren­te de Cu­ba y lle­gó la ho­ra de se­pa­rar­nos.

Sé­pa­se que lo ha­go con una mez­cla de ale­gría y de do­lor, aquí de­jo lo más pu­ro de mis es­pe­ran­zas de cons­truc­tor y lo más que­ri­do en­tre mis se­res que­ri­dos… y de­jo un pue­blo que me ad­mi­tió co­mo un hi­jo; eso la­ce­ra una par­te de mi es­pí­ri­tu. En los nue­vos cam­pos de ba­ta­lla lle­va­ré la fe que me in­cul­cas­te, el es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio de mi pue­blo, la sen­sa­ción de cum­plir con el más sa­gra­do de los de­be­res: lu­char con­tra el im­pe­ria­lis­mo don­de quie­ra que es­té, es­to re­con­for­ta y cu­ra con cre­ces cual­quier des­ga­rra­du­ra.

Di­go una vez más que li­be­ro a Cu­ba de cual­quier responsabilidad, sal­vo la que ema­ne de su ejem­plo. Que si me lle­ga la ho­ra de­fi­ni­ti­va ba­jo otros cie­los, mi úl­ti­mo pen­sa­mien­to se­rá para es­te pue­blo y es­pe­cial­men­te para ti. Que te doy las gra­cias por tus en­se­ñan­zas y tu ejem­plo, al que tra­ta­ré de ser fiel has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias de mis ac­tos. Que he es­ta­do iden­ti­fi­ca­do siempre con la po­lí­ti­ca ex­te­rior de nues­tra Re­vo­lu­ción y lo si­go es­tan­do. Que en don­de­quie­ra que me pa­re sen­ti­ré la responsabilidad de ser re­vo­lu­cio­na­rio cu­bano, y co­mo tal ac­tua­ré. Que no de­jo a mis hi­jos y mi mu­jer na­da ma­te­rial y no me ape­na: me ale­gra que así sea. Que no pi­do na­da para ellos pues el Es­ta­do les da­rá lo su­fi­cien­te para vi­vir y edu­car­se.

Ten­dría mu­chas co­sas que de­cir­te a ti y a nues­tro pue­blo, pe­ro sien­to que son in­ne­ce­sa­rias, las pa­la­bras no pue­den ex­pre­sar lo que yo qui­sie­ra, y no va­le la pe­na em­bo­rro­nar cuar­ti­llas.

Has­ta la vic­to­ria siempre. ¡Pa­tria o Muer­te! Te abra­za con to­do fer­vor re­vo­lu­cio­na­rio Che

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.