RECETAS PARA LA TRA­GA

Le pe­di­mos al re­co­no­ci­do chef Pe­dro Fer­nán­dez que nos die­ra con­se­jos de se­duc­ción a tra­vés de la cocina, e ideó un me­nú para ilus­trar a nues­tros lec­to­res. Si él lo­gró enamo­rar a la ac­triz Mar­ce­la Mar, al­go sa­brá.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Cocina -

No hay ho­nor en el do­mi­ci­lio. Us­ted po­dría pe­dir los pla­tos más ex­qui­si­tos a tra­vés de la apli­ca­ción más so­fis­ti­ca­da, pe­ro le ase­gu­ra­mos que para un plan ro­mán­ti­co no hay na­da más sexy que co­ci­nar en pa­re­ja. No nos crea a no­so­tros, sino al chef pai­sa Pe­dro Fer­nán­dez, que ha tra­ba­ja­do en co­ci­nas de Fran­cia, In­gla­te­rra, Mé­xi­co, Uru­guay, Ar­gen­ti­na y Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún él, el me­jor afro­di­sía­co es­tá en la cocina, pe­ro cuan­do lo di­ce no se re­fie­re al bo­ro­jó ni a esa sos­pe­cho­sa bo­te­lla de ‘tum­ba­ca­tre’ que us­ted guar­da en la des­pen­sa con la es­pe­ran­za de que al­gún día le ha­ga el mi­la­gri­to con su amor pla­tó­ni­co. “La ad­mi­ra­ción es el ver­da­de­ro afro­di­sía­co”, di­ce Fer­nán­dez, “no hay na­da que enamo­re más”. Y eso es lo que su tra­ga va a sen­tir cuan­do lo vea, cu­chi­llos y sartén en mano, em­po­de­ra­do en los fo­go­nes.

Si lo su­yo no es la cocina, no se pon­ga a in­ven­tar, cí­ña­se a la re­ce­ta que eli­ja y si­ga es­tos sim­ples con­se­jos.

ES­CO­JA UN PLA­TO SEXY

Us­ted pue­de pen­sar que una ma­za­mo­rra chi­qui­ta co­mo la que su ma­má usó para con­quis­tar a su pa­pá no tie­ne pier­de. Y pue­de que en un fu­tu­ro le suba al­gu­nos puntos, pe­ro tra­tán­do­se de una pri­me­ra ci­ta lo me­jor es que se ale­je de los po­ta­jes es­pe­sos, pes­ca­dos es­pi­no­sos, sal­sas muy pi­can­tes y pla­tos pe­sa­dos. Re­cuer­de que co­lon in­fla­ma­do y atra­gan­ta­mien­to nun­ca irán de la mano del ro­man­ce. Va­ya a la fi­ja con un me­nú li­viano y pre­pa­ra­cio­nes con las que pue­da in­vo­lu­crar a la otra per­so­na, co­mo ama­sar una piz­za o ha­cer pas­ta ca­se­ra.

TO­DO ES­TÁ EN LOS INGREDIENTES

Lo real­men­te di­fí­cil a la ho­ra de sa­ber qué pre­pa­rar es es­co­ger los ingredientes ade­cua­dos. Y aun­que acá Pe­dro no pue­de ha­cer­le una lis­ta ex­haus­ti­va, hay al­gu­nas co­sas que de­be te­ner en cuen­ta.

La ce­bo­lla, por ejem­plo, no es re­co­men­da­ble. Y no so­lo por­que di­si­mu­lar el alien­to des­pués sea un pro­ble­ma, sino por­que es tan fuer­te que afec­ta las glán­du­las y el hu­mor de los cuer­pos. Por otro la­do, evi­te los ali­men­tos que pro­vo­quen ga­ses co­mo el pe­pino, el re­po­llo, la co­li­flor o los frí­jo­les. Úse­los so­lo cuan­do la con­fian­za sea tan­ta que pue­da ha­cer chis­tes al res­pec­to con su pa­re­ja.

Evi­te los edul­co­ran­tes, los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y el al­cohol en ex­ce­so por­que in­hi­ben el ape­ti­to sexual.

Hay cier­tos ingredientes co­mo la ca­ne­la, el jen­gi­bre o el ajo (si lo tues­ta no le da­ña el alien­to) que tie­nen pro­pie­da­des afro­di­sía­cas, y otros que ade­más son sen­sua­les por­que per­mi­ten ju­gar con ellos, co­mo el cho­co­la­te, la miel o las fre­sas.

CRÉASE EL CUEN­TO

Ten­ga to­do lis­to, es­tu­die y prac­ti­que la re­ce­ta, com­pre los ingredientes con an­ti­ci­pa­ción, pí­da­le ollas a su ma­má si es ne­ce­sa­rio y tra­te de pro­yec­tar se­gu­ri­dad. La idea es que su tra­ga que­de con­ven­ci­da de que el ver­da­de­ro pla­to fuer­te es us­ted. En to­do ca­so, ten­ga a mano el nú­me­ro de los do­mi­ci­lios. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.