Tuti Vargas

UNA DE LAS INFLUENCIADORAS MÁS RE­CO­NO­CI­DAS DEL PAÍS HA­BLA DE LAS DI­FI­CUL­TA­DES DEL OFI­CIO, MUES­TRA A LA MU­JER QUE ES FUE­RA DE LAS RE­DES Y PRO­TA­GO­NI­ZA UNAS FO­TO­GRA­FÍAS QUE NO PA­SA­RÍAN LA CEN­SU­RA DE INS­TA­GRAM.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - FOTOS: AN­DRÉS ES­PI­NO­SA

CUAN­DO NO ES­TÁ EN LA PAN­TA­LLA DE UN CE­LU­LAR TAM­BIÉN SE PER­MI­TE DE­RRUM­BAR­SE, CO­MO CUAL­QUIE­RA. NUN­CA HA SI­DO LA CHI­CA PER­FEC­TA.

Lo di­ce al fi­nal de la entrevista: “Ser in­fluen­cer es di­fí­cil. Mu­cha gen­te cree que se tra­ta de po­ner fotos en las re­des y pe­dir co­sas gra­tis. Y eso es tris­te, por­que al­gu­nos nos rom­pe­mos el ‘jo­po’ tra­ba­jan­do”.

Ha­ce unos años, cuan­do Tuti no exis­tía, se lla­ma­ba Da­nie­la, tra­ba­ja­ba en el de­par­ta­men­to de ven­tas de una mul­ti­na­cio­nal, se ha­bía gra­dua­do de In­ge­nie­ría In­dus­trial y pre­sen­tía que te­ner je­fes y ho­ra­rios no era para ella.

Des­pués cam­bió de tra­ba­jo, pe­ro co­mo le que­da­ba mu­cho tiem­po li­bre y se abu­rría, un día de­ci­dió po­ner una cá­ma­ra so­bre una to­rre de si­llas y gra­bar­se mien­tras rea­li­za­ba una de sus ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas: ma­qui­llar­se. Ese ac­to, tan sim­ple en apa­rien­cia, le cam­bió la vi­da. Por­que, al ver las reac­cio­nes de sus po­cas se­gui­do­ras, iden­ti­fi­có una opor­tu­ni­dad en los co­men­ta­rios, en los que le ha­cían pre­gun­tas y le pe­dían con­se­jos.

Da­nie­la se con­vir­tió en Tuti. Com­pró un trí­po­de y una luz led (“ma­lí­si­ma”) y, co­mo un náu­fra­go a una ta­bla de sal­va­ción, se afe­rró a cá­ma­ra, luz y trí­po­de y pu­so rum­bo a su nue­vo des­tino. En­ton­ces co­men­za­ron las in­vi­ta­cio­nes, las ne­go­cia­cio­nes con mar­cas y la ne­ce­si­dad de ha­cer con­te­ni­dos ca­da vez más pro­fe­sio­na­les. Apren­dió a gra­bar­se, a mos­trar sus me­jo­res án­gu­los, a edi­tar sus vi­deos. Y en­ten­dió que, aun­que ya no te­nía ho­ra­rios ni je­fes, de­bía tra­ba­jar el do­ble para so­bre­sa­lir.

“Ser in­fluen­cer es di­fí­cil”, es de­jar­les a otros la puer­ta abier­ta de la pro­pia vi­da to­do el tiem­po. La cá­ma­ra vuel­ta so­bre sí mis­ma se vol­vió un ar­ma de do­ble fi­lo que, por un la­do, la con­vir­tió en una per­so­na­li­dad de las re­des y, por otro, la de­jó ex­pues­ta. Ya no fue­ron so­lo esos co­men­ta­rios ma­lin­ten­cio­na­dos pe­ro inofen­si­vos de en­vi­dio­sos que pa­sa­ban del in­sul­to a teo­rías de­li­ran­tes (co­mo que se ha­bía sa­ca­do dos cos­ti­llas para achi­car la cin­tu­ra), sino de gen­te que opi­na­ba so­bre las cau­sas de la se­pa­ra­ción de su ma­ri­do, por ejem­plo, co­mo si un fo­llow fue­ra una pa­ten­te de cor­so para en­trar en su vi­da. “Tie­nes que apren­der a ma­ne­jar­lo, por­que si no te co­men vi­vo y lo aban­do­nas. Al prin­ci­pio me da­ban muy du­ro al­gu­nos co­men­ta­rios. Me de­cían ‘es­tú­pi­da’, ‘bo­ba’, ‘hueca’. Hoy, por mu­chas co­sas que han pa­sa­do, me sien­to su­per­fuer­te, es­toy blin­da­da”.

Quie­nes la si­guen sue­len ver­la ra­dian­te, por­que par­te del tra­ba­jo de you­tu­bers, ins­ta­gra­mers e in­fluen­cers, en ge­ne­ral, es pro­yec­tar imá­ge­nes per­fec­tas de sus vi­das. Por eso, po­cos se en­te­ra­ron de lo di­fí­cil que fue 2018 para ella. La se­pa­ra­ción de su es­po­so, vi­vir so­la por pri­me­ra vez y la muer­te re­pen­ti­na de Kilo, su pe­rro, fue­ron gol­pes que en­ca­jó y que se ocul­ta­ban de­trás de una son­ri­sa ins­ta­gra­me­ra.

Pe­ro ella no es de esas que de tan­to ex­hi­bir la per­fec­ción de su exis­ten­cia ter­mi­nan cre­yén­do­se la men­ti­ra. Cuan­do no es­tá en la pan­ta­lla de un ce­lu­lar tam­bién se per­mi­te de­rrum­bar­se, co­mo cual­quie­ra. Nun­ca ha si­do la chi­ca per­fec­ta. De he­cho, pre­pa­ra un li­bro en el que ha­bla­rá de su ado­les­cen­cia di­fí­cil, de en­fer­me­da­des ali­men­ti­cias, acer­ca­mien­to a las dro­gas y otras co­sas que no va a dis­cu­tir acá por­que, di­ce, “son para el li­bro”.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que es­te año tan com­pli­ca­do fue, tam­bién, el más exitoso en tér­mi­nos la­bo­ra­les. Cam­pa­ñas, via­jes y la par­ti­ci­pa­ción en Mas­ter­chef, uno de los reali­ties más exi­to­sos de la te­le­vi­sión co­lom­bia­na, ter­mi­na­ron de ca­ta­pul­tar su ca­rre­ra más allá de las re­des so­cia­les.

Aho­ra pre­pa­ra los proyectos del pró­xi­mo año: su pro­pia mar­ca, su lí­nea de ma­qui­lla­je, su pá­gi­na web. “Uno tie­ne que rein­ven­tar­se to­dos los días por­que si se que­da atrás, se lo co­men. De­trás de mí vie­nen ochen­ta vie­jas más lin­das, más in­te­li­gen­tes, más jó­ve­nes”. Ser in­fluen­cer de­be ser muy di­fí­cil; si no, to­dos lo se­rían. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.