WEB TV

Ha­ce 43 años el po­lí­ti­co más pro­mi­nen­te de In­gla­te­rra se vio en­vuel­to en un es­cán­da­lo de ho­mo­se­xua­li­dad, in­tri­ga, muer­te y show me­diá­ti­co. La BBC gra­bó ha­ce po­co una mi­ni­se­rie ba­sa­da en es­tos he­chos, pro­ta­go­ni­za­da por Hugh Grant, que ya pue­de ver­se en Ama

SoHo - Censurado (Colombia) - - News -

El jui­cio del si­glo

In­gla­te­rra, 1975. Je­remy Thor­pe es uno de los po­lí­ti­cos más pres­ti

gio­sos, pre­si­den­te del Par­ti­do Li­be­ral y con mu­chas po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en pri­mer mi­nis­tro. Na­da pa­re­ce fre­nar su ca­mino ha­cia es­te ob­je­ti­vo, ex­cep­to un fan­tas­ma que lo per­si­gue: un aman­te. Con más exac­ti­tud: Nor­man Scott, un hom­bre que com­par­tió un inol­vi­da­ble ro­man­ce con él una dé­ca­da atrás. Di­cho de otra ma­ne­ra, a sus 46 años, Je­remy tie­ne un obs­tácu­lo para con­ver­tir­se en el hom­bre más po­de­ro­so del país: su ho­mo­se­xua­li­dad es una man­cha in­con­ce­bi­ble en un hom­bre que as­pi­ra a di­ri­gir una de las po­ten­cias del mun­do.

Ese es el ar­gu­men­to bá­si­co de A Very En­glish Scan­dal, una mi­ni­se­rie que, a sim­ple vis­ta, tie­ne to­dos los ingredientes del éxi­to. Pri­me­ro, una his­to­ria real sa­ca­da de las me­jo­res tragedias y comedias sha­kes­pe­ria­nas. Dos, un guio­nis­ta, Rus­sell T. Da­vies, y un di­rec­tor, Step­hen Frears, en sus me­jo­res mo­men­tos (es­te úl­ti­mo el afa­ma­do fir­man­te de bio­pics de nom­bres co­mo The Queen, Phi­lo­me­na, Flo­ren­ce Fos­ter Jen­kins o Vic­to­ria & Ab­dul). Tres, los se­llos de ca­li­dad de Ama­zon y la BBC, es­ta úl­ti­ma con su im­ba­ti­ble fór­mu­la de mi­ni­se­ries, en es­te ca­so tres ca­pí­tu­los exac­tos, ca­si per­fec­tos. Cua­tro, dos ac­to­res, Hugh Grant y Ben Whis­haw, que dan lo me­jor de sí en tres ho­ras de una tra­ma con ro­man­ce, trai­ción, se­xo, so­bor­nos, am­bi­ción y ase­si­na­to. Y cin­co, el hu­mor, in­dis­pen­sa­ble en es­te es­cán-

da­lo. Un hu­mor muy in­glés que va en au­men­to has­ta lle­gar a su pun­to má­xi­mo en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo.

Pe­ro la his­to­ria hu­bie­ra si­do una más si no su­ce­den otras cir­cuns­tan­cias. Si Nor­man Scott, el aman­te ol­vi­da­do y ar­di­do, no de­ci­de ame­na­zar al po­lí­ti­co con re­ve­lar las car­tas que se en­via­ron du­ran­te sus in­ter­cam­bios se­xua­les y amo­ro­sos. Y si Thor­pe, se­dien­to de po­der, a pun­to de lo­grar el car­go para el que tan­to ha tra­ba­ja­do des­de jo­ven, ig­no­ra las pre­sio­nes de su an­ti­guo amor. Lo que no ocu­rre, por­que es­te po­lí­ti­co no va a per­mi­tir que un don na­die aca­be con su repu­tación de hom­bre per­fec­to, ca­ris­má­ti­co, in­ta­cha­ble, con es­po­sa e hi­jo a bor­do. Por es­to de­ci­de en­viar al po­lí­ti­co Pe­ter Bas­sel para ca­llar a Scott, con ofer­tas ten­ta­do­ras que de­jen en paz al fla­man­te ga­na­dor de las si­guien­tes elec­cio­nes. Sin em­bar­go, no lo lo­gra.

El aman­te no acep­ta los ofre­ci­mien­tos, que in­clu­yen pues­tos en el ex­te­rior, y a raíz de es­to el pue­blo pre­sen­cia uno de sus ma­yo­res es­cán­da­los. Scott es­tá de­ci­di­do a aca­bar con la ca­rre­ra po­lí­ti­ca del hom­bre que tan­to to­có en la in­ti­mi­dad, que lue­go lo ol­vi­dó y se cree aho­ra in­to­ca­ble; aun­que él po­sea los se­cre­tos que pue­den vol­ver su vi­da de men­ti­ra un pu­ña­do de pol­vo.

Lo que vie­ne es el de­ses­pe­ro de un po­lí­ti­co acorralado que de­ci­de con­tra­tar a al­guien para que asesine a su examante. Pe­ro ni él ni el ase­sino cuen­tan con la apa­ri­ción de una pe­rra: Rin­ka, la gran da­nés de Scott, el hom­bre que de­be re­ci­bir los dis­pa­ros, es la des­afor­tu­na­da, la que mue­re y se con­vier­te en un sím­bo­lo, en la sal­sa que le fal­ta al pla­to para aca­pa- rar ti­tu­la­res en los ta­bloi­des. Es, en de­fi­ni­ti­va, el in­gre­dien­te que se ne­ce­si­ta­ba para que el su­ce­so se con­vir­tie­ra, sin más y li­te­ral­men­te, en un pe­rro es­cán­da­lo. O un es­cán­da­lo de pe­rros, por­que a par­tir de aquí se desatan di­fe­ren­tes jau­rías.

La pren­sa en­lo­que­ce y quie­re co­no­cer to­dos los de­ta­lles de una in­ves­ti­ga­ción que se co­no­ce co­mo “el jui­cio del si­glo”. El pú­bli­co no pue­de pen­sar y ha­blar de otra co­sa, y desea el mi­nu­to a mi­nu­to. Los enemi­gos de Thor­pe, de­ses­pe­ra­dos por aca­bar con su ca­rre­ra, se lan­zan a bus­car ele­men­tos que avi­ven el asun­to. Los de­fen­so­res de los ani­ma­les se in­dig­nan in cres­cen­do, por­que es in­con­ce­bi­ble que una pe­rra inocen­te mue­ra por un lío de po­der y pa­sión, y me­nos por al­go tan sos­pe­cho­so co­mo una re­la­ción ho­me­se­xual. Y el apa­ra­to de­fen­sor se enar­de­ce, con to­dos los col­mi­llos po­si­bles, para pro­te­ger al po­lí­ti­co y de­mos­trar que el aman­te so­lo desea apro­ve­char­se de la fa­ma y el po­der de un po­bre hom­bre cu­yo úni­co pe­ca­do es de­fen­der su in­ti­mi­dad más se­cre­ta.

Pa­re­ce que to­dos es­tos de­ta­lles ha­cen in­ne­ce­sa­rio bus­car la se­rie y de­vo­rar­la en una tar­de do­mi­ni­cal, cuan­do el mun­do cae al fon­do del abu­rri­mien­to. Pe­ro no. Si us­ted quie­re com­pro­bar có­mo una his­to­ria de la que se co­no­ce ca­si to­do pue­de crear ten­sión y sor­pren­der, pon­ga a A Very En­glish Scan­dal en la lis­ta de sus pró­xi­mos di­ver­ti­men­tos. No se arre­pen­ti­rá. To­do lo que le­yó en es­te tex­to se­rán sim­ples pa­la­bras lan­za­das al vien­to, por­que lo que su­ce­de­rá en los tres ca­pí­tu­los se­rá un via­je ver­ti­gi­no­so que lo man­ten­drá co­mo un enaje­na­do fren­te a la pan­ta­lla. Un pro­duc­to emo­cio­nan­te que ca­da mi­nu­to se ha­rá más y más asom­bro­so, más y más ma­ca­bro. Y más di­ver­ti­do. Eso sí, co­mo se di­vier­ten, a ve­ces in­com­pren­si­ble­men­te, los in­gle­ses. .

LO QUE SI­GUE ES EL DE­SES­PE­RO DE UN PO­LÍ­TI­CO ACORRALADO QUE DE­CI­DE CON­TRA­TAR A AL­GUIEN PARA QUE ASESINE A SU EXAMANTE.

SCOTT Y THOR­PE Los exa­man­tes se en­fren­ta­ron en uno de los jui­cios más con­tro­ver­sia­les del si­glo. Una au­tén­ti­ca no­ve­la de ven­gan­za y po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.