EN FOR­MA

Lle­gó la ho­ra de de­jar la preo­cu­pa­ción por el six-pack. Una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción en el cuer­po mi­li­tar de In­gla­te­rra de­mues­tra que ha­cer ab­do­mi­na­les es ca­so per­di­do.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News -

Adiós a los ab­do­mi­na­les

Acép­te­lo: us­ted, co­mo cien­tos de per­so­nas en el mun­do, se ha lan

za­do un día cual­quie­ra a ha­cer ab­do­mi­na­les co­mo lo­co y se ha le­van­ta­do al día si­guien­te con do­lo­res, pe­ro con la im­pre­sión de que los cua­dri­tos han co­men­za­do a mar­car­se en su es­tó­ma­go. Sin em­bar­go, la ver­dad es que esas mar­cas nun­ca apa­re­cie­ron, aun­que sí las mo­les­tias en la es­pal­da, so­bre to­do si se pu­so ‘jui­cio­so’ con la ru­ti­na y se so­bre­ac­tuó con las con­tor­sio­nes so­bre una col­cho­ne­ta.

Es ho­ra de ven­gar­se. Aho­ra pue­de ex­cu­sar­se con tran­qui­li­dad di­cien­do que ese ti­po de ejer­ci­cios son in­ser­vi­bles para per­der pe­so y de­fi­nir el ab­do­men. Y lo que es más gra­ve: son ma­los para la sa­lud por­que po­nen en ries­go la columna ver­te­bral. La cien­cia lo apo­ya. Así lo han com­pro­ba­do di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­cio­nes res­pal­da­das re­cien­te­men­te por el Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co, que re­co­no­ció que los dos mi­nu­tos de ab­do­mi­na­les de sus prue­bas es­ta­ban desac­tua­li­za­dos y eran inanes, por lo que crea­ron nue­vas ru­ti­nas efec­ti­vas y acor­des con la sa­lud de sus sol­da­dos.

Se­gún Stuart Mcgill, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Wa­ter­loo y uno de los in­ves­ti­ga­do­res más res­pe­ta­dos en bio­me­cá­ni­ca de la columna ver­te­bral, so­me­ter es­ta par­te del cuer­po a la fuer­za de con­trac­ción que pro­vo­can los ab­do­mi­na­les pue­de re­per­cu­tir en pro­ble­mas se­rios de es­pal­da. To­do por­que, se­gún sus ex­pe­ri­men­tos, sen­tar­se para do­blar­se una y de­ce­nas de ve­ces has­ta unir la ca­be­za con las ro­di­llas o las pun­tas de los pies im­pri­me un pe­so ex­ce­si­vo que com­pri­me los dis­cos ver­te­bra­les, lo que pue­de tra­du­cir­se en afec­ción de los ner­vios, do­lor de es­pal­da y po­si­bles her­nias dis­ca­les.

“Aun­que nues­tra columna pue­de fle­xio­nar­se co­mo par­te del mo­vi­mien­to nor­mal, los dis­cos no es­tán he­chos para re­ci­bir mo­vi­mien­tos re­pe­ti­dos de fle­xión o hi­per­ex­ten­sión”, di­ce Ri­chard Bla­gro­ve, in­ves­ti­ga­dor del mo­vi­mien­to cor­po­ral en Bir­ming­ham City Uni­ver­sity. “No les re­co­mien­do los ab­do­mi­na­les, las fle­xio­nes la­te­ra­les y las ex­ten­sio­nes de es­pal­da ni a de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to”.

Así que si al­guien le mira con sos­pe­cha la ba­rri­ga in­ci­pien­te que co­mien­za a cre­cer­le, res­pon­da con tran­qui­li­dad: los ab­do­mi­na­les, co­mo las má­qui­nas de es­cri­bir o Block­bus­ter, han muer­to. Fue­ron un in­ven­to de tor­tu­ra del si­glo XX que de­jó mi­llo­nes de víc­ti­mas ex­haus­tas en gim­na­sios, par­ques, sa­lo­nes co­mu­na­les, pa­tios, et­cé­te­ra. Ya no exis­ten, o de­ben des­apa­re­cer, has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio. O, mu­cho me­jor, has­ta el día en que se in­ven­ten otros ejer­ci­cios más se­gu­ros para di­bu­jar los po­de­ro­sos y atra­yen­tes cua­dri­tos que to­do hom­bre res­pe­ta­ble de­be te­ner. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.