SE­XO

Los cien­tí­fi­cos de­trás del Au­to­blow A.I. ana­li­za­ron más de 109 ho­ras de por­no­gra­fía para crear el pla­cer per­fec­to.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News -

Oral para to­dos

La de­mo­cra­ti­za­ción del se­xo ha lle­ga­do a un pun­to que ha­ce diez años no po­día­mos ima­gi­nar. Los ju­gue­tes se­xua­les, ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos y efec­ti­vos, son ca­pa­ces de emu­lar la textura de la piel, ca­len­tar­se con el tac­to e in­clu­so ser mol­dea­dos a ima­gen y se­me­jan­za de los ge­ni­ta­les de la ac­triz o el ac­tor porno de su pre­fe­ren­cia. Pe­ro aho­ra, el hé­roe sin ca­pa de­trás del Au­to­blow 2, Brian Sloan, subió las apues­tas al in­cor­po­rar la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en sus pro­duc­tos.

Es­ta máquina, que pa­re­ce más un pro­ce­sa­dor de ali­men­tos con bo­ca de si­li­co­na, se­ría ca­paz de te­ner la mis­ma ini­cia­ti­va que una pa­re­ja sexual real. El Au­to­blow A.I. tie­ne la ha­bi­li­dad de imi­tar con pre­ci­sión el mo­vi­mien­to de ca­be­za, bo­ca y len­gua de una per­so­na mien­tras rea­li­za una fe­la­ción. Con más de 16 mo­vi­mien­tos, diez ve­lo­ci­da­des y una me­mo­ria ca­paz de re­cor­dar la mo­da­li­dad en que es­ta­ba an­tes de pau­sar la máquina, es­te ju­gue­te sexual re­cau­dó, en cues­tión de ho­ras, los 50.000 dó­la­res ne­ce­sa­rios para su crea­ción me­dian­te crowd­fun­ding.

El apa­ra­to no dis­cri­mi­na el lar­go o an­cho de nin­gún pe­ne, se mol­dea al cuer­po ca­ver­no­so de su due­ño y es su­ma­men­te fá­cil de lim­piar. Ade­más, Sloan di­ce ha­ber so­lu­cio­na­do al­gu­nos de los pro­ble­mas de su ver­sión an­te­rior, co­mo el in­quie­tan­te rui­do que ha­cía y la mo­no­to­nía del mo­vi­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.