CON­TRO­VER­SIA

El pre­si­den­te se la fu­mó ver­de. O eso pien­san al­gu­nos crí­ti­cos de su po­lé­mi­co de­cre­to que fa­cul­ta a la Po­li­cía para in­cau­tar dro­gas en lu­ga­res pú­bli­cos. Al re­pa­sar las ex­pe­rien­cias de Ho­lan­da, Uru­guay, Ca­na­dá y Co­lo­ra­do, el ar­gu­men­to de Du­que sue­na inocen

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - ILUS­TRA­CIÓN: JUAN GA­VI­RIA POR JUAN DE FRONO

¿Du­que con­tra el mun­do?

Los que hoy se sien­ten en li­ber­ti­na­je en las ca­lles, se­pan que en las ca­lles no van a con­su­mir ni van a por­tar­la”. Es­tas pa­la­bras ha­cen par­te del dis­cur­so con el que el pre­si­den­te de Co­lom­bia, Iván Du­que, anun­ció uno de los de­cre­tos más po­lé­mi­cos de sus pri­me­ros tres me­ses de man­da­to, aquel que po­ne a la Po­li­cía del país a in­cau­tar dro­gas en el es­pa­cio pú­bli­co. Pa­la­bras que, por su con­te­ni­do y tono —las pro­nun­ció con vehe­men­cia y mi­ra­da fir­me—, re­cuer­dan los re­ga­ños de un pa­dre au­to­ri­ta­rio, que pa­re­ce per­der ca­da día el con­trol so­bre sus hi­jos ado­les­cen­tes y re­bel­des.

Iván Du­que pro­me­tió en cam­pa­ña ata­car el con­su­mo de dro­gas des­de to­dos los fren­tes, pues se ha dis­pa­ra­do, se­gún él mis­mo lo di­jo en cien­tos de es­ce­na­rios. “Mu­chí­si­mos pa­dres, en cam­pa­ña, nos de­cían: por fa­vor, ayú­den­nos a que los jí­ba­ros no ha­gan lo que quie­ran en las ca­lles y los par­ques, y ayú­den­nos a cui­dar a nues­tros ni­ños. Y creo que es­ta es una he­rra­mien­ta para cui­dar que nues­tras fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes no cai­gan en el fla­ge­lo de la dro­ga”, di­ce Ed­ward Ro­drí­guez, re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra por el par­ti­do Cen­tro De­mo­crá­ti­co, el mis­mo con el que Du­que ga­nó la pre­si­den­cia. Así que para cum­plir su promesa, el man­da­ta­rio pro­mul­gó el de­cre­to: para tran­qui­li­dad de quie­nes tan­to so­li­ci­ta­ron pro­te­ger los par­ques y cual­quier es­pa­cio pú­bli­co de los con­su­mi­do­res.

Y aquí comienzan los pro­ble­mas. Si bien la me­di­da pre­si­den­cial ya se con­tem­pla­ba en el Có­di­go de Po­li­cía y Con­vi­ven­cia, san­cio­na­do por el en­ton­ces pre­si­den­te San­tos en ju­lio de 2016, es­ta ac­ción del man­da­ta­rio ac­tual se ha leí­do co­mo un sim­ple ac­to po­pu­lis­ta. En otras pa­la­bras, Iván Du­que ne­ce­si­ta re­cor­dar­les a to­dos sus vo­tan­tes que es un hom­bre de pa­la­bra, que se in­tere­sa por ca­da una de sus preo­cu­pa­cio­nes. Se­gún Ariel Ávi­la, sub­di­rec­tor de la Fun­da­ción Paz y Re­con­ci­lia­ción, “el pre­si­den­te Du­que de­ci­dió ha­cer es­te fa­mo­so de­cre­to para dar un gol­pe de opi­nión a la po­bla­ción que te­nía la per­cep­ción de que Juan Ma­nuel San­tos se ha­bía re­la­ja­do mu­cho en el te­ma de se­gu­ri­dad. Un uri­bis­ta pro­me­dio te di­ce: San­tos le en­tre­gó el país al cri­men; en­ton­ces se ne­ce­si­ta- ba un pre­si­den­te con pan­ta­lo­nes”. No pien­sa lo mis­mo Ga­briel San­tos, re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra por el Cen­tro De­mo­crá­ti­co, que es­tá con­ven­ci­do de que no es una me­di­da prohi­bi­cio­nis­ta, por­que cual­quie­ra pue­de fu­mar lo que desee en su ca­sa, pe­ro no “en pú­bli­co, en un par­que, co­mo no se per­mi­te te­ner se­xo o con­su­mir be­bi­das al­cohó­li­cas. De­be es­tar res­trin­gi­do, por­que es un dra­ma so­cial enor­me”.

Pe­ro si­guen los pro­ble­mas. ¿Que no se fu­me en las ca­lles re­du­ce el con­su­mo? ¿Ata­car el mi­cro­trá­fi­co es una me­di­da efi­cien­te para el gi­gan­tes­co mercado ile­gal que hay de­trás? ¿Que es­tén tran­qui­los los pa­dres y ma­dres, por­que sus ni­ños no ve­rán ma­rihua­ne­ros en las es­qui­nas cam­bia el pa­no­ra­ma de la

dro­ga en el país? Los crí­ti­cos de la me­di­da pa­re­cen es­tar de acuer­do: es un con­trol in­ne­ce­sa­rio, más po­lí­ti­co que efec­ti­vo y, co­mo si fue­ra po­co, in­cen­ti­va otros sis­te­mas de dis­tri­bu­ción para el me­nu­deo. “Du­que sa­be que es­te de­cre­to no sir­ve para na­da, to­do mun­do lo sa­be, pe­ro él lo hi­zo en la ló­gi­ca de dar­le un con­ten­ti­llo a un sec­tor muy ra­di­cal que pe­día me­di­das”, di­ce Ávi­la. Se­gún el ex­mi­nis­tro de Sa­lud Ale­jan­dro Ga­vi­ria, “Co­lom­bia, en sus prin­ci­pa­les cen­tros ur­ba­nos, sí ha ve­ni­do au­men­ta­do el con­su­mo de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas, pe­ro si uno co­ge la evi­den­cia y lo que se ha es­cri­to y di­se­ña una in­ter­ven­ción de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, cla­ra­men­te no es es­to”.

En es­te sen­ti­do, el país pa­re­ce ir en el ca­mino con­tra­rio a la ten­den­cia del mun­do oc­ci­den­tal en cuan­to a ma­rihua­na —la co­caí­na y otras sus­tan­cias ilí­ci­tas son un uni­ver­so apar­te—. Ya son co­no­ci­dos los ca­sos de Ho­lan­da, que per­mi­te el con­su­mo re­crea­ti­vo de la yer­ba me­dian­te es­ta­ble­ci­mien­tos lla­ma­dos cof­fee shops, o Uru­guay, que au­to­ri­zó el con­su­mo re­crea­ti­vo y con­tro­la­do por el Es­ta­do des­de 2013, con Pe­pe Mu­ji­ca en la pre­si­den­cia. O las ex­pe­rien­cias de nue­ve es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Ca­li­for­nia o Co­lo­ra­do, don­de es po­si­ble pro­du­cir­la, ven­der­la y con­su­mir­la para uso re­crea­ti­vo. O el ca­so más re­cien­te, ocu­rri­do el pa­sa­do 17 de oc­tu­bre, cuan­do Ca­na­dá de­ci­dió con­tro­lar de ma­ne­ra es­ta­tal la pro­duc­ción y ven­ta para es­te mis­mo fin, una ini­cia­ti­va del pri­mer mi­nis­tro Jus­tin Tru­deau. Sin con­tar los paí­ses en los que se aprue­ba su uso me­di­ci­nal, que son mu­chos más.

Pe­ro es­te pa­no­ra­ma tie­ne sus ma­ti­ces. Para el uso re­crea­ti­vo exis­ten, bá­si­ca­men­te, dos mo­de­los. El de Uru­guay y Ca­na­dá, don­de el Es­ta­do pro­du­ce y co­mer­cia­li­za; y el de Ho­lan­da y al­gu­nos es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, don­de exis­ten agen­tes pri­va­dos que pue­den ha­cer­lo. En es­te úl­ti­mo modelo hay di­fe­ren­cias de un lu­gar a otro: por ejem­plo, en el es­ta­do de Was­hing­ton es le­gal el uso re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na, pe­ro es­tá prohi­bi­da su ven­ta y co­mer­cia­li­za­ción, lo que quie­re de­cir que cual­quier per­so­na pue­de con­su­mir en pri­va­do, cul­ti­var un má­xi­mo de seis plan­tas y po­seer has­ta 56 gra­mos. Mu­chas ve­ces, es­te úl­ti­mo modelo ha sur­gi­do de ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas y en él se per­mi­te la di­fu­sión co­mer­cial. Di­fe­ren­te a lo que ocu­rre por ejem­plo en Uru­guay, don­de el Es­ta­do im­pul­só las me­di­das y tie­ne res­tric­cio­nes para el con­su­mo: so­lo lo pue­den ad­qui­rir ciu­da­da­nos na­cio­na­les o con re­si­den­cia per­ma­nen­te, por lo que el con­su­mi­dor de­be re­gis­trar su do­mi­ci­lio y do­cu­men­to de iden­ti­dad, y apor­tar sus hue­llas di­gi­ta­les.

“El con­trol y la pro­duc­ción es­ta­tal a mí no me gus­tan mu­cho, y creo que no fun­cio­na­rían bien en Co­lom­bia”, di­ce el ex­mi­nis­tro Ga­vi­ria. “Con­trol tie­ne que ha­ber. Lo voy a de­cir a mo­do de ti­tu­lar: no a la le­ga­li­za­ción, sí a la re­gu­la­ción. Por­que es­to no es un te­ma sim­ple­men­te de le­ga­li­zar y ya, tie­ne que ha­ber una re­gu­la­ción efec­ti­va de es­te ti­po de mer­ca­dos”. Con res­pec­to a cual­quie­ra de los mo­de­los de le­ga­li­za­ción y re­gu­la­ri­za­ción que se vie­nen desa­rro­llan­do en el mun­do, el tiem­po trans­cu­rri­do es aún muy bre­ve para eva­luar las con­se­cuen­cias. Sin em­bar­go, hay in­di­cios po­si­ti­vos, por ejem­plo: el con­su­mo de ma­rihua­na en ado­les­cen­tes dis­mi­nu­yó en Co­lo­ra­do des­pués de la le­ga­li­za­ción en 2015 por­que se pu­do ha­cer una cam­pa­ña pre­ven­ti­va, co­mo lo mues­tran va­rios son­deos.

Vol­vien­do a Co­lom­bia, ¿va en reali­dad el país en sen­ti­do opues­to a lo que es­tá ocu­rrien­do len­ta­men­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal? “Con esas tres ex­cep­cio­nes, el mun­do en­te­ro va en di­rec­ción con­tra­ria: es­tá le­ga­li­zan­do el con­su­mo de la hier­ba, tan­to me­di­ci­nal co­mo re­crea­ti­va”, es­cri­bió An­to­nio Ca­ba­lle­ro en su columna ‘La opi­nión de los idio­tas’, pu­bli­ca­da

NO SE TRA­TA DE PE­NA­LI­ZA­CIÓN. NO HAY NIN­GÚN PRO­BLE­MA CON QUE UNA PER­SO­NA VA­YA A SU CA­SA Y FU­ME LO QUE QUIE­RA. PE­RO NO EN PÚ­BLI­CO.

el 21 de oc­tu­bre en la re­vis­ta Se­ma­na. Y se re­fie­re a Fi­li­pi­nas, con la ma­ca­bra po­lí­ti­ca de ex­ter­mi­nio (muer­te) a con­su­mi­do­res idea­da por el pre­si­den­te Ro­dri­go Du­ter­te; a la me­di­da de incautación del pre­si­den­te co­lom­biano; y a Do­nald Trump, que ha ala­ba­do a los dos an­te­rio­res. Pe­ro no es tan así, pues la me­di­da co­lom­bia­na pa­re­ce un sal­to en el mis­mo pun­to: so­lo para al­bo­ro­tar; ni se avan­za ni se re­tro­ce­de.

Pe­ro el pre­si­den­te Du­que sí pro­me­tió que en al­gún mo­men­to el sal­to, aun­que mí­ni­mo, se ha­rá ha­cia ade­lan­te, co­mo lo di­jo en el dis­cur­so de anun­cio del de­cre­to: “No es la úni­ca me­di­da (...) de­be ir acom­pa­ña­da de mu­chas más he­rra­mien­tas que no­so­tros ire­mos re­gla­men­tan­do (...) Em­pe­zan­do por las más ele­men­ta­les. Se re­quie­re una gran cam­pa­ña de aler­ta y de pre­ven­ción”. Jus­to lo que mu­chos se­ña­lan que es lo que se de­bió desa­rro­llar para in­ten­tar en­ten­der el te­ma del con­su­mo. Avan­ces que, co­mo el mun­do ya pa­re­ce asu­mir­lo, de­ben dar­se den­tro de le­ga­li­za­ción y re­gu­la­ción.

Pe­ro avan­ces no hay. Co­lom­bia se man­tie­ne en su mis­ma po­lí­ti­ca de­pen­dien­te de Es­ta­dos Uni­dos, el mis­mo país que en 1937 co­men­zó la per­se­cu­ción de la yer­ba lue­go de de­jar de ha­cer­lo con el al­cohol. De­bi­do a es­to, en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta ya exis­tía un gran mercado clan­des­tino. En los se­sen­ta, la ONU de­no­mi­nó la sus­tan­cia co­mo la dro­ga más adic­ti­va. A par­tir de ahí se desató la po­lí­ti­ca an­ti­dro­ga li­de­ra­da por Ri­chard Ni­xon, que le­van­tó un sis­te­ma bu­ro­crá­ti­co al­re­de­dor, aun­que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se sa­bía muy bien, por in­for­mes ofi­cia­les, que el pro­ble­ma del con­su­mo de ma­rihua­na no era tan gra­ve. Al tiem­po que ini­ció es­ta per­se­cu­ción, el al­cohol y el ta­ba­co ga­na­ron sus ele­va­dos es­ta­tus so­cia­les im­pul­sa­dos por la pu­bli­ci­dad.

Ho­lan­da, pre­cur­sor de la to­le­ran­cia con el con­su­mi­dor de yer­ba, pu­bli­có en 2009 un in­for­me con las dro­gas más pe­li­gro­sas, en su or­den: crack, he­roí­na, ta­ba­co, al­cohol y, en dé­ci­mo lu­gar, la ma­rihua­na. “La le­ga­li­dad o ile­ga­li­dad la mar­ca la cul­tu­ra, al de­ter­mi­nar que una sus­tan­cia es bue­na o ma­la para la sa­lud pú­bli­ca”, ex­pli­ca Ju­lián Quin­te­ro, so­ció­lo­go y lí­der del pro­yec­to Éche­le Ca­be­za, una ini­cia­ti­va que “bus­ca ge­ne­rar y di­fun­dir in­for­ma­ción so­bre Sus­tan­cias Psi­coac­ti­vas (SPA)...”, co­mo se lee en su pá­gi­na web. En pa­la­bras de Quin­te­ro, “la gen­te siempre se ha que­ri­do dro­gar un po­qui­to para ser más fe­liz, más fun­cio­nal, para es­tar me­jor pa­ra­da fren­te al mun­do” y lo que ha he­cho es­te de­cre­to pre­si­den­cial es “po­ner de­ba­jo del ta­pe­te al­go que no va a de­jar de exis­tir y dar­le la im­pre­sión a la gen­te de que las co­sas se re­suel­ven me­tien­do a las per­so­nas a la cár­cel y san­cio­nán­do­las con mul­tas eco­nó­mi­cas y no con edu­ca­ción, sa­lud pú­bli­ca u otras me­di­das que real­men­te re­suel­van es­to a fon­do”.

Por otro la­do, el de­cre­to man­da un men­sa­je ideo­ló­gi­co, que se con­vier­te en una ad­ver­ten­cia sim­bó­li­ca, au­to­ri­ta­ria, para los co­lom­bia­nos. Y po­ne a la Po­li­cía en un pa­pel de ex­tre­ma au­to­ri­dad an­te el ciu­da­dano co­mún al per­mi­tir­le ha­cer ins­pec­cio­nes ar­bi­tra­rias y de­ten­cio­nes sin pro­to­co­los. Al­go que, al pa­re­cer, el con­su­mi­dor ins­pec­cio­na­do pue­de so­lu­cio­nar con un de­ta­lle que pa­re­ce sa­ca­do de una co­me­dia: la op­ción de pre­sen­tar a sus pa­dres o a al­guien cer­cano para que de­cla­re que es un con­su­mi­dor per­ma­nen­te o adic­to, lo que se tra­du­ce en la de­vo­lu­ción de lo in­cau­ta­do.

Con res­pec­to al ex­ce­si­vo po­der sim­bó­li­co otor­ga­do a la Po­li­cía, una de las pre­gun­tas más re­cu­rren­tes es: ¿có­mo

evi­tar la co­rrup­ción? “Hay dos con­tro­les”, di­ce el re­pre­sen­tan­te Ro­drí­guez, “uno, el que ha­ce el ciu­da­dano, por­que pue­de gra­bar el pro­ce­di­mien­to para que no sea mal­tra­ta­do; y dos, en el in­te­rior de la ins­ti­tu­ción. Por eso es muy im­por­tan­te que el po­li­cía sepa có­mo pro­ce­der. De ahí el en­fo­que del go­bierno en ca­pa­ci­tar­los para que pro­ce­dan co­rrec­ta­men­te”. La evi­den­te inocen­cia de esos plan­tea­mien­tos es al­go que mu­chos ya han re­sal­ta­do.

Otra crí­ti­ca al de­cre­to es que es una me­di­da he­cha para ha­ce vein­te años, que des­co­no­ce que las ma­yo­res zo­nas de ven­ta y con­su­mo de dro­ga son ba­res, dis­co­te­cas y mo­te­les, no tan­to las ollas ca­lle­je­ras. Y que hoy pre­do­mi­na la dro­ga sin­té­ti­ca y la com­bi­na­ción de pas­ti­llas. En otras pa­la­bras, es una me­di­da que no re­co­no­ce el mercado de la dro­ga en las zo­nas ur­ba­nas. O al­go tan sim­ple co­mo el cre­ci­mien­to de la com­pra a do­mi­ci­lio y me­dian­te re­des so­cia­les, pro­ve­nien­tes de los cul­ti- vos per­so­na­les que es­tán per­mi­ti­dos por las le­yes na­cio­na­les.

En re­la­ción con es­to úl­ti­mo, lo que más se­ña­la el de­cre­to son las con­tra­dic­cio­nes que exis­ten en ma­te­ria de po­lí­ti­cas an­ti­dro­gas. Co­mo di­ce el ex­mi­nis­tro Ga­vi­ria: “En ge­ne­ral, si uno mira la po­lí­ti­ca en el mun­do, es con­tra­dic­to­ria. Los es­fuer­zos de li­be­ra­li­za­ción a ve­ces lo son. Hay es­ta fa­mo­sa fra­se cuan­do Ho­lan­da hi­zo le­gal el con­su­mo en al­gu­nos es­pa­cios: se de­cía que la puer­ta de en­tra­da era le­gal pe­ro la de atrás era ile­gal, por­que se le es­ta­ba ven­dien­do al­go al con­su­mi­dor fi­nal cu­ya com­pra era ile­gal”. En Co­lom­bia, es­to que­da ex­pues­to al con­tras­tar es­ta prohi­bi­ción con la em­ble­má­ti­ca sen­ten­cia que apro­bó la do­sis mí­ni­ma en 1994, o la le­ga­li­za­ción des­de 2015 del can­na­bis para uso me­di­ci­nal o cien­tí­fi­co, aun­que no se sepa muy bien quié­nes lo ha­cen y có­mo. El pa­no­ra­ma per­mi­te, in­clu­so, que una per­so­na cul­ti­ve has­ta vein­te matas de ma­rihua­na en su ca­sa para au­to­abas­te­ci­mien­to, aun­que siempre de puer­tas para aden­tro. Pe­ro co­mo ne­go­cio si­gue sien­do ile­gal.

Na­da afue­ra, de puer­tas a la ca­lle. Na­da en los par­ques. To­do para pro­te­ger a nues­tros ni­ños. Esas son las ban­de­ras del go­bierno para de­fen­der el de­cre­to. “Hay pa­dres de fa­mi­lia que pre­gun­tan, con ra­zón, por qué con­su­men aquí, en par­ques, con ni­ños chi­qui­tos. Se de­be en­con­trar unas ma­ne­ras ra­zo­na­bles de li­diar con ese con­flic­to”, di­ce Ga­vi­ria. Y lue­go con­clu­ye que la me­di­da de Du­que no es la me­jor vía para re­sol­ver­lo.

Co­mo plan­tea el pro­yec­to Éche­le Ca­be­za: ese ar­gu­men­to mo­ral, la be­ne­vo­len­cia y el pa­ter­na­lis­mo se caen an­te las evi­den­cias que prue­ban que el pri­mer con­tac­to que tie­nen los ni­ños con sus­tan­cias psi­coac­ti­vas es en el ho­gar. Se­gún sus es­tu­dios, los ni­ños en­tre los 7 y los 10 años co­no­cen el al­cohol y el ta­ba­co en el con­tex­to fa­mi­liar; en es­ce­na­rios de so­cia­li­za­ción co­mo ma­tri­mo­nios, bau­ti­zos, fin de año, et­cé­te­ra. Y en­tre los 14 y 15, por ami­gos, pri­mos o per­so­nas muy cer­ca­nas, en­tran en con­tac­to con las sus­tan­cias ile­ga­les, co­mo la ma­rihua­na.

“Es­to lo que nos di­ce es que es­ta me­di­da en nin­gún mo­men­to bus­ca cui­dar a los ni­ños, por­que si lo bus­ca­ra, se edu­ca­ría a los pa­dres para que no les den tra­go a los pe­laí­tos di­cién­do­les que eso es de va­ro­nes”, di­ce Ju­lián Quin­te­ro. Lo que hay que ha­cer es pe­da­go­gía, aun­que es­to tam­bién lo plan­tean los de­fen­so­res del de­cre­to. “Ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar una po­lí­ti­ca de en­ten­di­mien­to”, di­ce el con­gre­sis­ta Ro­drí­guez. Sin em­bar­go, para los opo­si­to­res, la me­di­da, que no deja de ser muy po­pu­lis­ta y ca­si na­da efec­ti­va, na­ció tra­ba­da des­de un co­mien­zo. .

EL PRO­BLE­MA NO ES LA DRO­GA, SINO LAS PO­LÍ­TI­CAS QUE IN­TEN­TAN RES­TRIN­GIR AL­GO MI­LE­NA­RIO: QUE­RER PSICOACTIVARNOS.

EL AL­COHOL es la sus­tan­cia que más se con­su­me en Co­lom­bia y la que pro­du­ce más muer­tes y ac­ci­den­tes. Lue­go, en su or­den, el ta­ba­co, la ca­feí­na y la ma­rihua­na.

CA­DA VEZ hay más cul­ti­vos para el au­to­abas­te­ci­mien­to de ma­rihua­na. Así co­mo mar­cas que crean un­güen­tos, go­tas y acei­tes me­di­ci­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.