ERO­TIS­MO

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - ILUS­TRA­CIO­NES: LA NE­GRU­RA TEX­TO: SUSY MO­RA

Ka­ma­su­tra para mu­je­res do­mi­nan­tes

¿Se ha pre­gun­ta­do si las mu­je­res dis­fru­tan del se­xo anal y de los tríos? Es­tas y otras pre­gun­tas res­pon­dió La Ne­gru­ra, un per­so­na­je irre­ve­ren­te y sexual crea­do por la ilus­tra­do­ra Ju­lia­na Aris­ti­zá­bal. Pre­pá­re­se para sus co­men­ta­rios y di­bu­jos ex­plí­ci­tos. Si lo ex­ci­tan, no se­rá nues­tro pro­ble­ma.

Ju­lia­na Aris­ti­zá­bal es pai­sa, tie­ne 31 años, un hi­jo de 6 —Ma­tías—, es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción Grá­fi­ca y Pu­bli­ci­ta­ria y tra­ba­jó mu­chos años en el área de mer­ca­deo del sec­tor au­to­mo­triz, en Me­de­llín. Cre­ció en una fa­mi­lia re­li­gio­sa por am­bos fren­tes: su ma­má es ju­día y su pa­pá, ca­tó­li­co. Por el con­tra­rio, ella se con­si­de­ra ape­ga­da a to­do, me­nos a la re­li­gión. Tal vez su ma­yor ape­go sea a la bús­que­da por re­des­cu­brir­se co­mo mu­jer y cons­truir­se des­de el amor pro­pio. Por es­ta ra­zón, ha­ce tres años de­ci­dió li­be­rar su al­ter ego para ex­pre­sar sus sen­sa­cio­nes más ín­ti­mas y con­tar­las en tra­zos de mi­cro­pun­ta.

De es­ta ma­ne­ra na­ció ‘La Ne­gru­ra’, por­que mu­chas per­so­nas la lla­man así des­de que era pe­que­ña. Un afec­to que se pa­re­ce al mis­mo que Ju­lia­na le tie­ne al per­so­na­je que en­vuel­ve to­dos los días cuan­do se en­fren­ta a una ho­ja en blan­co y que lle­gó a sus ma­nos en me­dio de una “cri­sis exis­ten­cial”, mien­tras se sen­tía atra­pa­da en el abu­rri­mien­to de su tra­ba­jo y se pre­gun­ta­ba por su na­tu­ra­le­za sexual. No se ha­bía aven­tu­ra­do a co­no­cer­se por com­ple­to en la ca­ma y sen­tir. En­ton­ces de­ci­dió sa­bo­tear to­do lo que has­ta el mo­men­to eran sus ci­mien­tos para aven­tu­rar­se den­tro de la se­gu­ri­dad y la va­len­tía de su “ne­gru­ra”. Re­nun­ció a su tra­ba­jo, afron­tó un di­vor­cio y asu­mió so­la el día a día con su hi­jo.

Li­bre y de ma­ne­ra inocen­te —aun­que siempre le gus­tó ilus­trar, des­de que es­ta­ba en el co­le­gio—, Ju­lia­na co­men­zó a di­bu­jar pa­re­jas que se abra­za­ban, be­sa­ban o se aga­rra­ban de la mano. Con el tiem­po y mien­tras cons­truía jun­to con una nue­va pa­re­ja una di­ná­mi­ca sexual “muy ba­ca­na”, en­con­tró a ‘La Ne­gru­ra’. Su al­ter ego es una mu­jer “com­ple­ta­men­te se­gu­ra, que ja­más se nie­ga a sen­tir, y so­bre to­do des­bor­da­da en sin­ce­ri­dad cuan­do de ha­blar de sen­sa­cio­nes se tra­ta”. De es­ta ma­ne­ra, ‘La Ne­gru­ra’ per­mi­tió que Ju­lia­na co­no­cie­ra a su do­mi­na­triz sexual in­te­rior.

En las si­guien­tes pá­gi­nas, es­te per­so­na­je nos ha­bla acer­ca de mu­chos ta­búes que exis­ten al­re­de­dor del com­por­ta­mien­to de las mu­je­res en la ca­ma, so­bre to­do de la do­mi­na­ción fe­me­ni­na al fo­llar. Ha­bla de lo que otras desean o con lo que to­das po­dría­mos iden­ti­fi­car­nos, pe­ro po­cas se atre­ven a acep­tar, pe­dir li­bre­men­te o sen­ci­lla­men­te bus­car en la ca­ma. ‘La Ne­gru­ra’ tie­ne cla­ro que los hom­bres tam­bién pue­den ser ins­tru­men­tos de pla­cer y son las mu­je­res las que, en mu­chas oca­sio­nes, so­lo quie­ren sa­car­le el me­jor pro­ve­cho a una ver­ga. Es­te con­te­ni­do es una guía sexual que bus­ca acla­rar qué ex­ci­ta a una mu­jer do­mi­nan­te. Y us­ted, lec­tor, sepa qué ha­cer cuan­do se en­cuen­tre a una en­ci­ma su­yo o de­trás, y no siempre de­ba­jo..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.