TIN­DER AN­TES Y HOY

¿Có­mo se las arre­gla­ban a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do para le­van­tar? En tiem­pos del Bo­go­ta­zo y la dic­ta­du­ra, las re­vis­tas ha­cían el pa­pel de tri­bu­na eró­ti­ca que aho­ra cum­plen las apps.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR JA­VIER OR­TIZ CASSIANI

El Tin­der de los cin­cuen­ta

El 30 de oc­tu­bre de 1943 la re­vis­ta Sá­ba­do pu­bli­có el si­guien­te anun­cio: “Mi­do 1,63 de al­tu­ra. Soy del­ga­da (bo­ni­to cuer­po). Mi pelo es cas­ta­ño, soy cres­pa, ojos cla­ros y gran­des; bo­ca chi­qui­ta y na­riz bo­ni­ta. La gen­te di­ce que no soy fea. Soy an­tio­que­ña, ten­go una ren­ta con­si­de­ra­ble. No ten­go sue­gra. Ten­go 21 años. Soy al­go ins­trui­da, pues he es­tu­dia­do y via­ja­do mu­cho. Con­tes­ten a ‘Pe­li­rro­ja’”.

Las dos se­ma­nas si­guien­tes ‘Pe­li­rro­ja’, seu­dó­ni­mo que por error de im­pren­ta o qui­zá por un gui­ño pu­bli­ci­ta­rio con una fa­mo­sa mar­ca de ci­ga­rri­llos de­ge­ne­ró en ‘Piel­ro­ja’, re­ci­bió va­rias res­pues­tas. Al­guien que se iden­ti­fi­có co­mo ‘Pe­li­ne­gro’: hom­bre, 28 años, mo­reno, 1,76 de es­ta­tu­ra, exitoso “sin ser buen mo­zo”, di­jo que que­ría es­ta­ble­cer con­tac­to con ella por­que se­gún las se­ñas era la que más in­te­rés le pro­du­cía; que es­ta­ba se­du­ci­do con lo de la “ren­ta con­si­de­ra­ble” y en hu­mo­rís­ti­ca co­que­te­ría con­fe­sa­ba que le cho­ca­ba “pro­fun­da­men­te que mis re­la­cio­nes va­yan a ser sin sue­gra, por­que ellas son mi es­pe­cia­li­dad”. Una se­ma­na des­pués otra per­so­na, re­fe­ren­cia­da co­mo ‘Ca­sa­de­ro’, res­pon­dió di­cien­do que era “ti­po mo­reno de ori­gen va­lle­cau­cano”, pro­fe­sio­nal de 30 años, que por lo tan­to es­ta­ba en edad de bus­car su “media na­ran­ja”, y que una di­fe­ren­cia de nue­ve años no era, en lo ab­so­lu­to, obs­tácu­lo para la unión ma­ri­tal. A di­fe­ren­cia de ‘Pe­li­ne­gro’ —el an­te­rior pre­ten­dien­te—, ‘Ca­sa­de­ro’ vio la au­sen­cia de la ma­dre de ‘Pe­li­rro­ja’ co­mo al­go a fa­vor para la fu­tu­ra re­la­ción, pues “la cir­cuns­tan­cia de no te­ner una sue­gra es presagio de eter­na lu­na de miel”. En esa mis­ma edi­ción de la re­vis­ta, al­guien con vo­ca­ción et­no­grá­fi­ca o afi­cio­na­do a la lec­tu­ra de las cró­ni­cas so­bre la con­quis­ta y co­lo­ni­za­ción de las in­dias, se su­mó a los as­pi­ran­tes con un la­có­ni­co anun­cio: “Si

fue­re ver­dad tan­ta be­lle­za, con­tes­te a In­dio Ca­tío, 1,78 de es­ta­tu­ra, pro­fe­sio­nal, 29 no­viem­bres”.

El se­ma­na­rio Sá­ba­do fue fun­da­do en ju­lio de 1943 por Pli­nio Men­do­za Nei­ra y Ar­man­do So­lano, dos des­ta­ca­dos prac­ti­can­tes y pro­pa­gan­dis­tas de un li­be­ra­lis­mo doc­tri­na­rio y cul­tu­ral. Des­de oc­tu­bre de ese año y has­ta mar­zo de 1957 —tiem­po en el que sa­lie­ron los úl­ti­mos nú­me­ros—, es­te ti­po de car­tas fue­ron pu­bli­ca­das con los tí­tu­los de ‘Co­rreo de Sá­ba­do’, ‘Car­tas de amor de Sá­ba­do’ y ‘Co­rreo del amor’. Na­da las de­tu­vo. Ni la se­gun­da Gue­rra Mun­dial de la que tan­to se ocu­pa­ron las pá­gi­nas de la re­vis­ta, ni la es­ci­sión que ge­ne­ró Jor­ge Elié­cer Gaitán en el li­be­ra­lis­mo, ni el Bo­go­ta­zo, ni la vio­len­cia par­ti­dis­ta, ni la cen­su­ra de pren­sa, ni si­quie­ra el gol­pe de Gus­ta­vo Rojas Pi­ni­lla el 13 de ju­nio de 1953. El amor no sa­bía de toques de que­da. En me­dio de los in­cen­dios, los sa­queos en la ca­pi­tal y las mo­vi­li­za­cio­nes en el res­to del país por la muer­te del cau­di­llo, des­de el ba­rrio Ri­caur­te en Bo­go­tá, ‘Ani­ta’ es­cri­bió con la es­pe­ran­za de en­con­trar “un ami­go de 30 años, bien pre­sen­ta­do y cul­to, que gus­te de las di­ver­sio­nes sa­nas y que bus­que amor y com­pren­sión”. ‘Ani­ta’ ofre­cía su “sen­ci­lla es­tam­pa”: “no soy bo­ni­ta, ni fea, ho­ga­re­ña sua­ve, y cuan­do quie­ro, pon­go to­da la in­ten­si­dad de mi al­ma”. Des­de ese mis­mo ba­rrio, una jo­ven de 19 años —de “ojos azu­les co­lor de mar; blanca son­ro­sa­da, en ge­ne­ral, no muy fea, se­gún di­cen otros”—, con­tes­ta­ba a al­guien que se ha­bía iden­ti­fi­ca­do en un co­rreo an­te­rior co­mo ‘Cris­tó­bal Co­lón’, por­que sintió que “Cu­pi­do ha­bía des­cen­di­do de las re­gio­nes del éter”, a de­cir­le “muy que­do al oí­do” que era ella la in­di­ca­da para es­tar en “el ro­sal del jar­dín de Cris­tó­bal”.

Es­tas car­tas son el re­sul­ta­do de una co­que­te­ría cur­si re­do­ma­da du­ran­te años a tra­vés de la en­tro­ni­za­ción po­pu­lar de los poe­tas na­cio­na­les que lle­ga­ron a co­ro­nar rei­nas de be­lle­za, la glo­ri­fi­ca­ción y vul­ga­ri­za­ción de la poe­sía de Pie­dra y Cie­lo, de los Mo­der­nis­tas y de los Nue­vos, el cul­to a Vein­te poe­mas de amor y una can­ción de­ses­pe­ra­da, de Pa­blo Ne­ru­da, y la afi­ción por el dra­ma de las ra­dio­no­ve­las. Los me­dios di­fun­dían el de­ba­te po­lí­ti­co y el en­sa­yo li­te­ra­rio, pe­ro tam­bién, y es­to era una for­ma de lle­gar a un pú­bli­co más am­plio, cons­truían una pe­da­go­gía del amor y los sen­ti­mien­tos. Una de las par­ti­ci­pan­tes en un con­cur­so de ‘Car­tas de amor’ y de ‘Car­tas para con­cre­tar al no­vio’ es­cri­bía: “Ya es­toy can­sa­da de ser para ti la no­via eter­na que es­pe­ra pa­cien­te­men­te te­jien­do qui­me­ras en el lino de las ho­ras”; y un hom­bre, con una pro­sa de ci­ru­jano car­dio­vas­cu­lar, de­cla­ra­ba su amor: “Pre­ten­do de­cir­te que te amo, sin ati­nar con las pa­la­bras sa­bias para lla­mar a tu co­ra­zón y que se me abra el san­tua­rio en don­de mi en­sue­ño as­pi­ra a re­si­dir por el res­to de las pul­sa­cio­nes de mi san­gre”.

Aun­que even­tual­men­te al­gu­na in­tere­sa­da o in­tere­sa­do se atre­vía a pe­dir fo­to­gra­fías a tra­vés de las car­tas, to­do se sus­ten­ta­ba en la pa­la­bra. En la ac­tua­li­dad las re­des so­cia­les que pro­pi­cian ci­tas y en­cuen­tros, ade­más de que las po­si­bi­li­da­des ama­to­rias no es­tán re­du­ci­das a la con­di­ción de he­te­ro­se­xual co­mo era de ri­gor en­ton­ces, se fun­da­men­tan en la ima­gen. To­do el pe­so lo so­por­ta la ima­gen. Es la ima­gen la que con­ven­ce o en­ga­ña. Por mu­cho que en Tin­der al­guien se pre­sen­te co­mo una chi­ca “se­ria, sol­te­ra y ben­de­ci­da por la gra­cia de Je­su­cris­to”, lo más pro­ba­ble es que

el in­tere­sa­do no se fi­je en eso, sino en la fo­to y el es­co­te pro­nun­cia­do de una blu­sa que se ve en aprie­tos para de­te­ner la gra­cia de unos se­nos a pun­to de re­ven­tar. Aho­ra: pri­me­ro es­tá la ima­gen, des­pués ven­drá la pa­la­bra. An­tes: pri­me­ro es­ta­ba la pa­la­bra, des­pués ven­dría la ima­gen. La pa­la­bra era prác­ti­ca­men­te la úni­ca he­rra­mien­ta para se­du­cir, con­ven­cer, en­ga­ñar. Por eso se en­tien­de el es­fuer­zo lí­ri­co, la pre­ci­sión en la enu­me­ra­ción de las cua­li­da­des que se re­quie­ren en el otro o la otra, el hu­mor y has­ta la des­me­di­da sin­ce­ri­dad de al­gu­nos avi­sos.

Las car­tas de mu­je­res bus­can­do pa­re­ja fue­ron siempre más fre­cuen­tes; en par­te por “el po­der del nú­me­ro” —ha­bía más mu­je­res que hom­bres—, pe­ro so­bre to­do por­que las con­ven­cio­nes so­cia­les veían co­mo una ra­re­za su pre­sen­cia en los cen­tros uni­ver­si­ta­rios, des­co­no­cían su ca­pa­ci­dad para el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal y las pre­pa­ra­ban des­de muy tem­prano —des­de los 14 años ya es­ta­ban en “edad de me­re­cer”— co­mo con­cur­san­tes en la fre­né­ti­ca ca­rre­ra para en­con­trar “bue­nos par­ti­dos”. El ex­ce­so de es­tu­dio, la prác­ti­ca de cier­tas ac­ti­vi­da­des y la par­ti­ci­pa­ción en or­ga­nis­mos de de­ci­sión, ale­ja­ban —de­cía la ma­yo­ría— a la mu­jer de su fe­mi­ni­dad na­tu­ral y del ejer­ci­cio de su ca­rre­ra más cier­ta: la ad­mi­nis­tra­ción del ho­gar. En la co­yun­tu­ra de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se elo­gia­ba el com­pro­mi­so de las mu­je­res in­gle­sas que asu­mían fun­cio­nes im­por­tan­tes para el triun­fo de los alia­dos an­te la au­sen­cia de los hom­bres ocu­pa­dos en el fren­te de ba­ta­lla, pe­ro los ago­bia­ba la idea de que no vol­vie­ran a ser “mu­je­res” por acos­tum­brar­se a desa­rro­llar ro­les mas­cu­li­nos. Tan trá­gi­co co­mo la gue­rra era que, a cau­sa de es­ta, la mu­jer per­die­ra su “na­tu­ral” con­di­ción fe­me­ni­na.

En 1941, en uno de los úl­ti­mos nú­me­ros de la re­vis­ta El Gráfico —fun­da­da en 1911— ve­nía con­sig­na­do un test para me­dir el sex-ap­peal de las mu­je­res y la des­crip­ción de quie­nes ob­te­nían los pun­ta­jes in­ter­me­dios co­rres­pon­día a “mu­chas mu­je­res in­te­lec­tua­les”, que sin em­bar­go te­nían la es­pe­ran­za de “evo­lu­cio­nar fa­vo­ra­ble­men­te, siempre que in­ves­ti­guen la ra­zón de su tem­pe­ra­men­to”. Eso las li­bra­ría, se­gún el prác­ti­co ejer­ci­cio de la re­vis­ta, de es­tar en la es­ca­la de las que ya no te­nían re­me­dio: “Las sol­te­ro­nas que no se han que­ri­do ca­sar”. La con­di­ción de la mu­jer co­mo ca­za­do­ra de ma­ri­do ha­bía lle­ga­do a un ni­vel tan al­to, que has­ta una re­vis­ta co­mo Cro­mos, ca­rac­te­ri­za­da por traer en sus pá­gi­nas un ‘Con­sul­to­rio sentimental’ —en el que nor­mal­men­te se da­ban con­se­jos que per­pe­tua­ban la con­di­ción ca­sa­de­ra de la mu­jer—, y ‘Bus­can­do co­ra­zo­nes’ —en las que se con­sig­na­ban las car­tas de quie­nes bus­ca­ban pa­re­ja—, mos­tró preo­cu­pa­ción an­te la con­sul­ta de una jo­ven ca­le­ña. Se tra­ta­ba de una chi­ca de 18 años que en agos­to de 1955 man­dó una car­ta a la sec­ción ‘Pre­gun­te a So­le­dad’, en la que con­sul­ta­ba por un con­ven­to en la ca­pi­tal don­de in­ter­nar­se a pe­sar de no te­ner vo­ca­ción re­li­gio­sa. So­le­dad res­pon­dió di­cien­do que en vez de pen­sar en esas so­lu­cio­nes dra­má­ti­cas, se­gu­ra­men­te ge­ne­ra­da por al­gu­na de­cep­ción amo­ro­sa o fa­mi­liar, por qué me­jor no bus­ca­ba una ocu­pa­ción, una pro­fe­sión o se de­di­ca­ba a leer; “ya es­tá atrás —o de­be es­tar­lo, por lo me­nos—, la épo­ca en que las mu­je­res es­ta­ban con­de­na­das a ser pa­rá­si­tos so­cia­les, vi­vien­do úni­ca­men­te en fun­ción del amor, gas­tan­do to­da su exis­ten­cia en ha­cer­se ‘ob­je­tos’ atrac­ti­vos para el hom­bre, o bien cons­ti­tu­yen­do ‘ob­je­tos’ úti­les”.

La an­te­rior res­pues­ta más una pro­cla­ma de Agi­ta­ción Fe­me­ni­na, una re­vis­ta de ti­ra­je men­sual fun­da­da en Tun­ja en oc­tu­bre de 1944 por Ofe­lia Uri­be de Acos­ta. La re­vis­ta, que so­bre­vi­vió has­ta oc­tu­bre de 1946, era el ór­gano de pro­pa­gan­da de quie­nes lu­cha­ban por el vo­to fe­me­nino en Co­lom­bia y por la igual­dad po­lí­ti­ca y so­cial de la mu­jer. La pu­bli­ca­ción se mo­fa­ba de las con­ven­cio­nes so­cia­les que na­tu­ra­li­za­ban cier­tos ro­les, a tra­vés de la pa­ro­dia a las sec­cio­nes de be­lle­za y a los consultorios sen­ti­men­ta­les de las re­vis­tas tra­di­cio­na­les. En su pri­mer nú­me­ro de­cía que la “fe­mi­ni­dad”, co­mo ha­bían con­ve­ni­do lla­mar­la los del “se­xo fuer­te”, era “un per­fu­me quin­tae­sen­cia­do que to­da mu­jer tie­ne obli­ga­ción de cui­dar y de man­te­ner en un al­tí­si­mo gra­do de con­cen­tra­ción”. De mo­do que las mu­je­res que no que­rían que ese per­fu­me se eva­po­ra­ra de­bían abs­te­ner­se de ha­blar de vo­to fe­me­nino, pues po­drían ser víc­ti­mas de un cas­ti­go “con la con­si­guien­te de­ser­ción de los bue­nos par­ti­dos”. Más ade­lan­te se da­ban con­se­jos para la be­lle­za fe­me­ni­na: “No opi­nar nun­ca para evi­tar los dis­gus­tos que mar­can en la fren­te su hon­da hue­lla”; “no leer ja­más, a ex­cep­ción de la pá­gi­na so­cial de los pe­rió­di­cos, por­que la lec­tu­ra de­bi­li­ta la vis­ta, aca­ba el bri­llo de la mi­ra­da y oca­sio­na la caí­da de las pes­ta­ñas”.

Al­gu­nas co­sas cam­bia­ron: el 3 de fe­bre­ro de 1954, más tar­de que en la ma­yo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, las mu­je­res ob­tu­vie­ron el de­re­cho a la ciu­da­da­nía ple­na y el 1 de di­ciem­bre de 1957 es­tre­na­ron sus cé­du­las en las ur­nas y al­gu­nas re­gre­sa­ron a sus ca­sas ex­hi­bien­do su de­do ín­di­ce man­cha­do de tinta roja co­mo una mar­ca de su logro. Por su­pues­to, las car­tas para en­con­trar pa­re­ja con­ti­nua­ron lle­gan­do por mon­to­nes a las re­vis­tas y nues­tra edu­ca­ción sentimental cha­po­tea­ba en los ríos de tinta que gas­ta­ba la pren­sa para pu­bli­car­las..

EN SU PRI­MER NÚ­ME­RO DE­CÍA QUE LA “FE­MI­NI­DAD”, CO­MO HA­BÍAN CON­VE­NI­DO LLA­MAR­LA LOS DEL “SE­XO FUER­TE”, ERA “UN PER­FU­ME QUIN­TAE­SEN­CIA­DO QUE TO­DA MU­JER TIE­NE OBLI­GA­CIÓN DE CUI­DAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.