TES­TI­MO­NIO

Tie­ne 36 años, es fun­cio­na­rio pú­bli­co y, de vez en cuan­do, le gus­ta lle­var ta­co­nes. Acá cuen­ta có­mo se ven la ho­mo­fo­bia y la in­tran­si­gen­cia a 10 cen­tí­me­tros del sue­lo.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR: HUNZA VARGAS FO­TO: PI­LAR ME­JÍA

Un hom­bre en ta­co­nes

Cuan­do voy en ta­co­nes por la ca­lle es­cu­cho de to­do, des­de chi­fli­dos has­ta ti­pos que me gri­tan ‘¡ma­ma­ci­ta!’ o ‘¡ma­ri­cón!’ —en eso úl­ti­mo no se equi­vo­can—. Una vez una mu­jer me di­jo ‘¡co­chino!’, pe­ro no en­ten­dí por qué lo de­cía, pues yo iba re­gio, per­fec­ta­men­te lim­pio. En otra oca­sión es­cu­ché que una se­ño­ra le de­cía a un ni­ño con el que iba, su­pon­go que era su hi­jo, que no me mi­ra­ra. Expresiones co­mo ‘qué por­que­ría ’ o ‘te­naz’, y mi­ra­das de re­pro­che son reac­cio­nes ha­bi­tua­les. Aun­que no siempre es así: tam­bién se me han acer­ca­do mu­je­res que me fe­li­ci­tan por­que, se­gún di­cen, do­mino los za­pa­tos me­jor que ellas.

Para un hom­bre, sa­lir con ta­co­nes no es fá­cil des­de nin­gún pun­to de vis­ta. Pri­me­ro des­de lo prác­ti­co, por­que usar­los es com­pli­ca­do, hay que do­mes­ti­car­los y acos­tum­brar­se a la nue­va al­tu­ra. Eso se su­ma a que las ca­lles bo­go­ta­nas son muy irre­gu­la­res y se de­be te­ner buen equi­li­brio; su­bir y ba­jar es­ca­le­ras o an­de­nes es to­do un te­ma. Y se­gun­do, des­de lo emo­cio­nal, pues uno que­da muy ex­pues­to, to­das las mi­ra­das se con­cen­tran en uno. Por eso, a ve­ces pre­fie­ro an­dar acom­pa­ña­do, por­que sé que la co­sa pue­de po­ner­se pe­sa­da y sa­lir a co­rrer en­ta­co­na­do no es plan. De he­cho, pre­fie­ro lle­var­los en es­pa­cios que con­si­de­ro se­gu­ros, co­mo la ofi­ci­na. La pri­me­ra vez que los usé fue en 2015, cuan­do tra­ba­ja­ba en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud. Al co­mien­zo la gen­te no en­ten­día por qué es­ta­ba más al­to, pe­ro cuan­do se da­ban cuen­ta, al­gu­nos se reían y otros mi­ra­ban con re­pro­ba­ción. Pe­ro no de­cían na­da ma­lo, por­que la ofi­ci­na es el reino de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to.

Ha­ce unos me­ses me po­se­sio­né en mi nue­vo car­go en la JEP (Ju­ris­dic­ción Especial para la Paz), en don­de tra­ba­jo el te­ma LGBTI en re­la­ción con el con­flic­to ar­ma­do. Co­mo era una fe­cha especial para mí, que­ría ha­cer una es­pe­cie de sta­te­ment; sim­bo­li­zar de al­gu­na ma­ne­ra que el Es­ta­do es­tá abrién­do­se a la di­ver­si­dad. La idea no era ver­me co­mo una mu­jer trans, por­que no lo soy y las res­pe­to mu­cho, y tam­po­co que­ría ter­mi­nar ha­cien­do una pa­ro­dia. Que­ría ir un po­co más queer, de­mos­trar que lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino pue­den ir jun­tos y eso no im­pli­ca que yo de­je de ser hom­bre.

Los ta­co­nes de ese día los ha­bía com­pra­do en Cha­pi­ne­ro. Son para mu­jer, no para drags ni chi­cas trans, cu­yas hor­mas y di­se­ños son di­fe­ren­tes. Una ami­ga que me acom­pa­ñó ese día me di­jo que pa­re­cían de se­cre­ta­ria, pe­ro que es­ta­ban bo­ni­tos. Me pa­re­ció un co­men­ta­rio con un con­te­ni­do so­cial muy fuer­te, co­mo si las se­cre­ta­rias so­lo pu­die­ran usar ta­co­nes feos. Por eso me los com­pré con más ga­nas. Co­mo era oc­tu­bre, la ven­de­do­ra pen­só que eran para un dis­fraz y es­ta­ba par­cha­dí­si­ma, por­que en esa fe­cha to­do se per­mi­te. Si uno se dis­fra­za y va de ta­co­nes por la ca­lle en Ha­llo­ween la gen­te se ríe. Pe­ro cuan­do la fe­cha es otra, la reac­ción es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Hay mi­ra­das sor­pren­di­das des­de los bu­ses y co­men­ta­rios a es­pal­das. El día de mi po­se­sión lle­gué a tra­ba­jar en te­nis, lle­va­ba los ta­co­nes en la ma­le­ta pre­ci­sa­men­te para evi­tar el vol­ta­je tan du­ro de la ca­lle. Cuan­do me subí al as­cen­sor, me di cuen­ta de que las per­so­nas co­gían el ce­lu­lar y si­mu­la­ban es­tar cha­tean­do, pe­ro en reali­dad lo que in­ten­ta­ban era to­mar fotos de los ta­co­nes. Y na­die de­cía na­da. So­lo vino a rom­per­se el hie­lo cuan­do se subió al­guien que

UN HOM­BRE QUE USA TA­CO­NES QUE­DA EX­PUES­TO Y TIE­NE QUE SO­POR­TAR MU­CHA PRE­SIÓN. TO­DAS LAS MI­RA­DAS SE CON­CEN­TRAN EN ÉL.

me co­no­cía e hi­zo un co­men­ta­rio so­bre los za­pa­tos. Ahí la gen­te em­pe­zó a ha­blar del te­ma. To­do eso pa­só en lo que du­ra un tra­yec­to en as­cen­sor.

En la ce­re­mo­nia que­dé sen­ta­do en pri­me­ra fi­la, fren­te a la pre­si­den­ta, quien me mi­ra­ba los ta­co­nes pe­ro no de­cía na­da; eso me pa­re­ció muy bien. Fue un men­sa­je de su par­te de que acá to­do el mun­do es igual, un es­pal­da­ra­zo ché­ve­re a la di­ver­si­dad en ge­ne­ral. Fi­nal­men­te eso es la JEP, un es­pa­cio en el que tie­ne que ca­ber to­da la so­cie­dad.

En­trar al ba­ño tam­bién fue una ex­pe­rien­cia. En un mo­men­to en que te­nía ga­nas de ori­nar en­tré al de hom­bres, que es el que siempre uso, y de in­me­dia­to me di cuen­ta de que dos ‘ma­nes’ me mi­ra­ban por el es­pe­jo, se­gu­ro es­pe­ran­do a ver si yo usa­ba el sa­ni­ta­rio o el ori­nal. Mi mi­ra­da se cru­zó con la su­ya y no pu­de evi­tar reír­me. Ellos se pu­sie­ron ro­jos al sen­tir­se des­cu­bier­tos. Ahí pen­sé que en las ofi­ci­nas de­be­ría ha­ber ba­ños sin gé­ne­ro, don­de en­tre cual­quie­ra, por­que tam­bién pue­de con­ver­tir­se en un es­pa­cio de mu­cha pre­sión so­cial. Para las per­so­nas trans de­be ser muy du­ro an­dar to­do el tiem­po con esa car­ga.

Des­de ese día los por­te­ros del edi­fi­cio se apren­die­ron mi nom­bre. Creo que se sor­pren­die­ron, pe­ro lue­go les dio ri­sa. Su­pon­go que di­rán ‘ahí es­tá la lo­qui­ta’. Cuan­do pu­se la fo­to de la ce­re­mo­nia en mis re­des, fue to­da una re­vo­lu­ción, re­ci­bí mu­chos li­kes y men­sa­jes; mu­chos más que lo ha­bi­tual. Va­rias per­so­nas, so­bre to­do hom­bres, me di­je­ron que te­nía mu­chos co­jo­nes para ha­cer al­go así.

Hu­bo mu­chas reac­cio­nes ese día. La gen­te tra­ta que no se le no­te que es­tá in­có­mo­da, pe­ro se le no­ta más, en­ton­ces lo mira a uno abrien­do los ojos. Se fi­ja en los za­pa­tos, pa­sa a las ma­nos y a la ca­ra, pe­ro al fi­nal no pue­de evi­tar vol­ver a los za­pa­tos. Ima­gino que se pre­gun­ta ‘¿qué es es­te mar­cia- no que ten­go en­fren­te, con bar­ba, pan­ta­lón, bla­zer y ta­co­nes?’. Se sor­pren­de mu­cho, le cau­sa una es­pe­cie de shock. Creo que tien­de a sen­tir que es­tá en pe­li­gro por te­ner a al­guien ra­ro al la­do: un ha­bi­tan­te de ca­lle, una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad, un man en ta­co­nes, al­go que se sal­ga de la nor­ma so­cial. Quie­nes me ven se sien­ten in­ter­pe­la­dos, co­mo si fue­ra con ellos. Y es muy di­ver­ti­do, por­que lo úni­co que es­toy ha­cien­do es ca­mi­nar. Ni es­toy gri­tan­do aren­gas ni es­toy ha­cién­do­les pro­pa­gan­da a los ta­co­nes ni a lo trans.

La gen­te reac­cio­na des­de los es­te­reo­ti­pos y ne­ce­si­ta po­ner al otro en una ca­te­go­ría. No po­der ha­cer­lo cues­ta mu­cho tra­ba­jo. In­clu­so tu­ve un no­vio que me pre­gun­tó si yo era trans, co­mo si usar ta­co­nes me con­vir­tie­ra ne­ce­sa­ria­men­te en una. Ter­mi­na­mos por va­rias ra­zo­nes, y una de ellas es que yo le pa­re­cía muy queer. Ob­via­men­te no me in­tere­sa es­tar con al­guien así.

En de­fi­ni­ti­va, ade­más de que me pa­re­ce ché­ve­re an­dar en ellos, cuan­do me los pon­go sien­to que es­toy ha­cien­do un ac­to po­lí­ti­co. Los ta­co­nes son una es­pe­cie de sím­bo­lo de la do­mi­na­ción de los hom­bres so­bre las mu­je­res, así que, cuan­do un hom­bre los usa, es un con­tra­sen­ti­do”..

CUAN­DO ME LOS PON­GO, SIEN­TO QUE ES­TOY HA­CIEN­DO UN AC­TO PO­LÍ­TI­CO.

EL DÍA DE LA PO­SE­SIÓN en su nue­vo car­go, Vargas sor­pren­dió a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo con un tra­je for­mal y ta­co­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.