BRI­GIT­TE: PA­PÁ Y MA­MÁ TRANS­GÉ­NE­RO

Bri­git­te Bap­tis­te es pa­pá y ma­má de dos ado­les­cen­tes, Jua­na Pa­sión y Can­de­la­ria, quie­nes apa­re­cen por pri­me­ra vez en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción. En es­tas pá­gi­nas, la di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Ale­xan­der von Hum­boldt re­fle­xio­na so­bre su pa­ter­ni­dad-ma­ter­ni­dad.

SoHo (Colombia) - - Reportaje -

To­das las fa­mi­lias fe­li­ces se pa­re­cen”, es­cri­bió Tols­tói. Al en­trar en la ca­sa de Bri­git­te Bap­tis­te, la mu­jer trans­gé­ne­ro más fa­mo­sa de Co­lom­bia, co­no­cer­la a ella, a su es­po­sa y sus dos hi­jas, es po­si­ble ase­gu­rar que la su­ya es una fa­mi­lia fe­liz. Una fe­li­ci­dad que ha­ce pen­sar en otras fa­mi­lias fe­li­ces, en los ges­tos y las com­pli­ci­da­des que to­das com­par­ten.

Pri­me­ro, es­tá Adria­na Vás­quez, la mu­jer con la que Bri­git­te lle­va vein­te años de ma­tri­mo­nio y quien en­ca­ja en lo que mu­chos re­la­cio­nan con la pa­la­bra ma­dre. Y lue­go es­tá Bri­git­te: ma­dre tam­bién y pa­dre, por su­pues­to (pa­pá o pa le di­cen sus hi­jas). O ni ma­dre ni pa­dre, so­lo Bri­git­te a se­cas, mez­clan­do ro­les y gé­ne­ros en una me­ta­mor­fo­sis in­con­clu­sa: un par de te­tas 36C, co­mo una ame­na­za; un ca­mi­nar fir­me, mas­cu­lino; mi­ni­fal­da, me­dias de ma­lla, are­tes XL, la­bios ro­jos, pe­lo lar­go y azul, y una voz gra­ve y fuer­te, co­mo un acan­ti­la­do in­mu­ta­ble an­te el gol­pe de las olas.

Es­ta en­tre­vis­ta trans­cu­rrió en la ca­sa del barrio Teu­sa­qui­llo don­de vi­ve la fa­mi­lia Bap­tis­te Vás­quez, un lu­gar re­ple­to de ve­ra­ne­ras mo­ra­das que com­par­ten con dos ga­tos: Orión y Ve­nus.

Us­ted ha di­cho que nun­ca pen­só en te­ner hi­jos, ¿có­mo ocu­rrió?

Con mi ex­pe­rien­cia de gé­ne­ro, en la cual me tar­dé tan­to tiem­po en re­co­no­cer có­mo que­ría vi­vir y ex­pre­sar­me, lo que me­nos pen­sa­ba era en te­ner hi­jos. Si es muy di­fí­cil te­ner pa­re­ja, te­ner hi­jos es aún más com­pli­ca­do, in­clu­so lo­co. Pe­ro ocu­rrió, ellas hi­cie­ron su es­pa­cio y nos co­lo­ni­za­ron.

Es una mu­jer trans­gé­ne­ro y en su cé­du­la se lee “se­xo: fe­me­nino”. Hablando de ro­les y te­nien­do en cuen­ta su me­ta­mor­fo­sis —pa­la­bra que us­ted de­fien­de—, ¿es pa­dre o ma­dre?

Real­men­te no me in­tere­sa de­fi­nir­lo. Pe­ro sí es un te­ma re­cu­rren­te de con­ver­sa­ción con Adria­na y con to­das en la ca­sa. Es muy di­ver­ti­do, por­que en la ca­sa to­das ha­ce­mos de to­do y es muy des­or­de­na­do, pe­ro en­con­tra­mos el ca­mino sin ne­ce­si­dad de de­cir: us­ted es la que ha­ce tal co­sa. Vi­vi­mos la fa­mi­lia de una ma­ne­ra muy es­pon­tá­nea.

Ha­ble­mos de las fi­gu­ras de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad.

La ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad son cons­truc­cio­nes cul­tu­ra­les com­pli­ca­das, fi­gu­ras real­men­te ar­cai­cas, que es­tán más car­ga­das de ta­reas in­fun­da­das y pro­gra­ma­ción dog­má­ti­ca que de afec­tos. Y lo triste es que eso lo sien­te uno muy cer­ca, por­que ha afec­ta­do la ca­pa­ci­dad de mu­chas pa­re­jas ami­gas pa­ra cons­truir re­la­cio­nes más es­ta­bles. Es de­cir, las te­ne­mos ins­tau­ra­das y re­quie­re una ac­ti­tud au­to­crí­ti­ca muy fuer­te. La ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad son los me­ca­nis­mos que usa ca­da cul­tu­ra y so­cie­dad pa­ra adies­trar a las nue­vas generaciones. La fi­gu­ra de pro-ge-ni-tor, en ese sen­ti­do, es te­rri­ble. Adria­na y yo coin­ci­di­mos en que de­be­mos acom­pa­ñar a nues­tras hi­jas y dar­les opor­tu­ni­da­des pa­ra que des­cu­bran el mun­do y en­tien­dan que uno tiene su pro­pia vi­da. Ade­más, yo no sa­bría có­mo de­fi­nir­me: ¿pa­pá? ¿Con la ima­gen de mi pa­pá? Pues al­gu­nos ele­men­tos hay, y de mis abue­los se­gu­ra­men­te. Pe­ro ya to­do es­tá re­vuel­to.

Su cuer­po es una pre­sen­cia fuer­te. Ha­ble­mos del cuer­po y la re­la­ción con sus hi­jas, y de la se­xua­li­dad, te­nien­do en cuen­ta que son ado­les­cen­tes.

El te­ma del cuer­po es in­te­re­san­te, muy bo­ni­to. Tra­ta­mos de li­be­rar­las de to­das las car­gas de qué sig­ni­fi­ca y có­mo de­be ser. Con res­pec­to a la se­xua­li­dad, son muy in­tro­ver­ti­das al res­pec­to, pe­ro no sa­be­mos si es por­que en to­das par­tes el te­ma es así o si mi se­xua­li­dad es muy vi­si­ble, en­ton­ces

ellas nun­ca quie­ren es­tar en la mi­tad de la dis­cu­sión. Sos­la­yan un po­qui­to la po­si­bi­li­dad de esas dis­cu­sio­nes. Pe­ro aquí siem­pre es­ta­mos to­man­do del pe­lo y ha­bla­mos de gé­ne­ro y se­xua­li­dad, aun­que ellas son au­tó­no­mas, co­mo: “Ya, has­ta aquí”. Ade­más, esos te­mas con los pa­pás son te­rri­bles. Una vez Jua­na Pa­sión di­jo: “No, no, ni lo in­ten­ten, pa­ra eso es­tá Goo­gle” (ri­sas). La cons­truc­ción de la iden­ti­dad en la ado­les­cen­cia es muy com­pli­ca­da. Ahí sí yo no creo que las chi­cas trans, los chi­cos gays, su­fran más per se —su­fren más de­pen­dien­do del con­tex­to, si tie­nen uno re­pre­si­vo, por su­pues­to que es te­rri­ble—. Pe­ro siem­pre uno se cues­tio­na acer­ca de su pro­pio de­seo, su or­ga­nis­mo, mien­tras los me­dios y to­do el mun­do di­cen, em­pu­jan, ha­blan, pro­po­nen. Es un po­co fa­ti­gan­te y ate­mo­ri­zan­te.

¿Qué es lo que más le ha sor­pren­di­do de te­ner hi­jos?

Que fun­cio­nan solos. La vi­da es ab­so­lu­ta­men­te ro­bus­ta y po­si­ti­va­men­te in­va­so­ra. Cuan­do uno le­van­ta a su hi­ja o hi­jo por pri­me­ra vez, a las ho­ras de na­ci­do, y lo mi­ra, pien­sa: “¿Y yo qué ha­go con es­to? ¿Có­mo lo cui­do?”. Y sa­len ade­lan­te. Es de­cir, la vi­da y los afec­tos fun­cio­nan solos. Soy bió­lo­ga, en­ton­ces eso me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­si­sí­si­mo. A mí, por ejem­plo, me hu­bie­ra gus­ta­do ama­man­tar, en­gen­drar —pro­ba­ble­men­te en el fu­tu­ro se pue­da ele­gir to­do eso—. Pe­ro aún así mi ex­pe­rien­cia con ellas, des­de el mo­men­to de la con­cep­ción y la ges­ta­ción, fue pro­fun­do.

Hay un poe­ma de Jo­sé Ma­nuel Aran­go que con­clu­ye con es­tos dos ver­sos: “Ca­ra de­te­ni­da de mi pa­dre / ba­jo la piel, so­bre los hue­sos de mi ca­ra”. Con la edad uno re­co­no­ce a su pa­dre en las ac­cio­nes pro­pias. ¿Qué ha pa­sa­do en re­la­ción con su pa­dre y có­mo lo ve des­de su iden­ti­dad en re­la­ción con sus hi­jas?

Muy be­llo el poe­ma. Y sí, es te­rri­ble. Es una sen­sa­ción es­pan­to­sa (ri­sas). Uno se da cuen­ta cuan­do ha­bla con ellas, “¿es­toy sien­do co­mo mi pa­pá o mi ma­má y eso es bueno o ma­lo?”. Ha­bla­mos mu­cho de la con­cien­cia y la im­por­tan­cia de la in­ci­den­cia de am­bos pa­dres en la crian­za, por­que per­mi­te tra­zar re­la­cio­nes y afi­ni­da­des. Mi pa­pá es una per­so­na muy aus­te­ra, muy ge­ne­ro­sa. Es muy di­fí­cil ha­blar del pa­pá (ri­sas), so­bre to­do si es­tá vi­vo y va a leer. Es re­traí­do, co­mo mu­chos bo­go­ta­nos, hom­bres en­se­ña­dos a no ma­ni­fes­tar emo­cio­nes. Ahí hay un fac­tor aso­cia­do con la mas­cu­li­ni­dad del cual me dis­tan­cié muy rá­pi­do, por­que mi pa­pá es una per­so­na que con­si­de­ra, se­gu­ra­men­te, que de eso no se ha­bla, que los te­mas emo­cio­na­les son se­ñal de vul­ne­ra­bi­li­dad, es­pa­cios de temor, de va­cíos.

¿Sien­te que a Adria­na le ha cos­ta­do más rom­per con los ro­les?

A las dos nos ha cos­ta­do mu­cho, por el ca­rác­ter in­cons­cien­te y pro­gra­ma­do de to­dos esos ges­tos. Yo, per­so­nal­men­te, ten­go que ser muy cui­da­do­sa por­que me cos­tó y me tar­dé tan­to en tra­tar de en­ca­jar —35 años—, y hay mu­chas co­sas de mi com­por­ta­mien­to que aún son muy mas­cu­li­nas con las que ten­go que lu­char to­dos los días. Y eso es lo que fi­nal­men­te nos ha­ce más mu­je­res. Por ejem­plo, hay un es­te­reo­ti­po de gé­ne­ro en mí, que nos per­si­gue y tra­ba­ja­mos, que po­dría pro­ve­nir de la lí­nea pa­triar­cal, y es cier­ta la­xi­tud y fres­cu­ra. Di­ga­mos, que la ni­ña quie­re sa­lir a una fies­ta, ¿qué di­ces? Yo: “Pues a mí me pa­re­ce muy bien”. Pe­ro quien ex­pre­sa más preo­cu­pa­ción y le per­si­gue el estómago es Adria­na, por­que ella vie­ne de una fa­mi­lia de so­lo mu­je­res que cui­dan mu­je­res y co­no­ce y sien­te en las tripas los ries­gos pa­ra las ni­ñas, sien­te más las ur­gen­cias. Yo soy más se­re­na, pe­ro nos com­ple­men­ta­mos muy bien..

Can­de­la­ria, 15 años, com­par­te con Bri­git­te la mú­si­ca y los li­bros, y Jua­na Pa­sión, el ma­qui­lla­je, el gus­to por la ro­pa y el buen hu­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.