HO­ME­NA­JE A DÉBORA ARAN­GO

En los años trein­ta, cuan­do los des­nu­dos eran ta­bú, una pai­sa de fa­mi­lia con­ser­va­do­ra se atre­vió a desafiar al es­ta­ble­ci­mien­to con sus pin­tu­ras. Débora Aran­go cam­bió pa­ra siem­pre la his­to­ria del ar­te co­lom­biano. Soho le pro­pu­so a Pa­tri­cia Castañeda, la pr

SoHo (Colombia) - - Portada -

To­dos los es­tu­dian­tes de ar­te en la Co­lom­bia del si­glo XX, en al­gún ins­tan­te de su vi­da, qui­sie­ron con­cre­tar una ci­ta pa­ra vi­si­tar a Débora Aran­go. La su­po­nían en su es­tu­dio, len­ta y con­cen­tra­da, tra­ba­jan­do en esas obras que afron­ta­ban con lí­ri­ca lu­ci­dez la he­ri­da in­con­men­su­ra­ble del mun­do. Ella, aun­que dis­cre­ta, pú­di­ca y re­ser­va­da, re­pre­sen­ta­ba mu­chos de los va­lo­res que les ha­bían lle­va­do a es­co­ger las ar­tes plás­ti­cas co­mo ca­mino. En la ima­gi­na­ción de los mu­cha­chos, Débora ha­bía par­ti­ci­pa­do de al­gu­nos de los es­cán­da­los, con­fron­ta­cio­nes, po­lé­mi­cas y vi­ru­len­cias del si­glo pa­sa­do. Ha­bía si­do tes­ti­go de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial y de la Bol­che­vi­que, de la In­su­rrec­ción Agra­ria me­xi­ca­na y los em­ba­tes de la Pri­me­ra he­ca­tom­be mun­dial, del tiem­po bár­ba­ro del na­cio­nal-so­cia­lis­mo y del fas­cis­mo, de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la, la Gran De­pre­sión que va­pu­leó a los Es­ta­dos Uni­dos, de las gue­rras in­tes­ti­nas de la Amé­ri­ca his­pa­na, del ac­cio­nar ram­pan­te de ti­ra­nos y dés­po­tas de to­dos los ca­li­bres que con­vir­tie­ron el pla­ne­ta en una es­can­da­lo­sa cloa­ca.

Y, al mis­mo tiem­po y de ma­ne­ra pa­ra­dó­ji­ca, vio la apa­ri­ción de los más de­li­ca­dos ses­gos van­guar­dis­tas de la ima­gi­na­ción y el es­pí­ri­tu, en­tre ellos la re­vo­lu­ción de la no­ve­la, las ilu­mi­na­cio­nes de la poe­sía her­mé­ti­ca, la dul­zu­ra edé­ni­ca del jazz o de The Beatles, los ex­pe­ri­men­tos de­lei­to­sos de la mú­si­ca sin­fó­ni­ca, los gam­bi­tos del tea­tro del ab­sur­do y los dis­tin­tos is­mos cul­tu­ra­les. Y de los asom­bro­sos ade­lan­tos de las ma­te­má­ti­cas y la cien­cia, in­clui­das la re­la­ti­vi­dad y la cuán­ti­ca. La ima­gi­na­ban, pues, rau­da, tra­ba­jan­do en sus obras don­de se fil­tra­ba, co­mo una fuer­za ra­dian­te, el si­glo vein­te.

Po­cos lo­gra­ron par­ti­ci­par de ese en­cuen­tro, y siem­pre pos­ter­ga­ron la vi­si­ta a Ca­sa­blan­ca, el si­tio don­de na­ció, cre­ció y dio rien­da suel­ta a su ima­gi­na­ción crea­do­ra la ar­tis­ta an­tio­que­ña. Tam­bién los pe­rio­dis­tas qui­si­mos des­de siem­pre en­tre­vis­tar­la, pe­ro una y otra vez la ten­ta­ti­va se veía frus­tra­da. De ma­ne­ra que, cuan­do se pre­sen­tó la op­ción, no du­dé en ha­cer un equi­pa­je rá­pi­do y to­mar el avión a Me­de­llín, don­de se cum­pli­ría el ri­tual de ha­cer con­tac­to con una mu­jer a la que juz­ga­ba de la ta­lla de Fri­da Kah­lo, Re­me­dios Va­ro, Eleonora Carrington, Si­mo­ne de Beau­voir o Anaïs Nin.

UN SI­GLO EN UNA TAR­DE

Aque­lla tar­de inol­vi­da­ble ha­bía em­pe­za­do mu­chos años atrás, qui­zás en el tiem­po en el que amá­ba­mos por igual a los re­bel­des y a los ar­tis­tas, a los ex­per­tos en fo­men­tar el escándalo, la transgresión y el asom­bro. Débora Aran­go ya se acer­ca­ba a los cien años y es­ta­ba re­ti­ra­da de las li­des es­té­ti­cas y vi­ven­cia­les que la ha­bían ca­rac­te­ri­za­do y ci­men­ta­ron su leyenda. En el ca­mino, mu­chas de las per­so­nas en­con­tra­das no sa- bían quién ha­bía si­do es­ta mu­jer le­gen­da­ria y des­co­no­cían por com­ple­to su pin­tu­ra, sus años de cru­cial po­lé­mi­ca con el es­ta­blish­ment, sus via­jes fe­bri­les en pos de be­ber­se la es­té­ti­ca del mun­do y co­no­cer sus afa­nes y vi­gi­lias. Pe­ro un pe­que­ño gru­po, very exclusive, ca­si un co­ta­rro sa­gra­do, sí la co­no­cía y, ade­más, la ado­ra­ba. No te­nían ac­ce­so a ella, pe­ro la que­rían a dis­tan­cia y la con­si­de­ra­ban una mu­jer ejem­plar.

Ce­ci­lia, so­bri­na de Débora y la per­so­na que se ocu­pó de ella y de su obra, nos ha­bía pre­pa­ra­do la es­ce­na con va­rias se­ma­nas de an­te­la­ción, de ma­ne­ra que al ins­tan­te te­nía­mos fren­te a no­so­tros a nues­tro mi­to par­lan­te, nues­tra leyenda en­car­na­da: una an­cia­ni­ta be­lla, pe­que­ñi­ta, muy dul­ce, que, pa­ra de­cir­lo en el len­gua­je co­lo­quial, no pa­re­cía ca­paz de rom­per un pla­to, que mi­ra­ba con la dul­zu­ra in­ten­sa de quie­nes han acu­mu­la­do mu­chas imá­ge­nes, al­gu­nas ar­do­ro­sas, en la me­mo­ria y bas­tan­te luz y bas­tan­te som­bra en la cons­cien­cia. Tam­bién alguien que, sor­pre­si­va­men­te, con­tes­tan­do pre­gun­tas rá­pi­das que no le de­man­da­ran ma­yor es­fuer­zo, re­gre­sa­ba a la irre­ve­ren­te ge­nia­li­dad y la ful­mi­nan­te sen­ten­cia.

Di­jo fra­ses me­mo­ra­bles —al­gu­nas de las cua­les in­clui­mos so­bre las fo­to­gra­fías de es­tas pá­gi­nas— o, me­jor aún, pin­tó nue­va­men­te sus cua­dros con pa­la­bras. Ahí es­ta­ban, en ca­da es­ta­ción ver­bal y en ca­da re­cuer­do, en ca­da ase­ve­ra­ción y ca­da go­zo­so con­cep­to. .

TEX­TO: IVÁN BEL­TRÁN CASTILLO FRA­SES: DÉBORA ARAN­GO FO­TOS: LI­SA PA­LO­MINO DI­REC­CIÓN DE AR­TE: SO­NIA LAHOZ

Interpretación fo­to­grá­fi­ca de la obra Es­qui­zo­fre­nia en el ma­ni­co­mio, que Débora Aran­go pin­tó en 1940.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.