His­to­ria de Co­lom­bia y sus oli­gar­quías

En su más re­cien­te libro, edi­ta­do por Pla­ne­ta, An­to­nio Ca­ba­lle­ro car­ga con­tra las cla­ses di­ri­gen­tes del país. Soho pre­sen­ta un frag­men­to en el que la víc­ti­ma es el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be.

SoHo (Colombia) - - Contents - POR: AN­TO­NIO CA­BA­LLE­RO

“Mano fir­me, co­ra­zón gran­de”, anun­ció el can­di­da­to Ál­va­ro Uri­be. Ha­bía prac­ti­ca­do su mano du­ra en An­tio­quia co­mo go­ber­na­dor, don­de ha­bía pre­si­di­do la crea­ción de se­ten­ta or­ga­ni­za­cio­nes cí­vi­co­mi­li­ta­res ar­ma­das lla­ma­das pa­ra­dó­ji­ca­men­te Con­vi­vir, que com­ba­tían con te­rror el te­rror de la gue­rri­lla. Con el res­pal­do fi­nan­cie­ro del Plan Co­lom­bia ne­go­cia­do por Pas­tra­na con el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Bill Clin­ton, Uri­be em­pren­dió una po­lí­ti­ca de gue­rra to­tal con­tra las Farc —y se­cun­da­ria­men­te con­tra el ELN— ba­jo el ró­tu­lo de “se­gu­ri­dad democrática”. Hi­zo apro­bar un im­pues­to de gue­rra. Du­pli­có el pie de fuer­za del ejército y la po­li­cía. Or­ga­ni­zó una re­ta­guar­dia de “sol­da­dos cam­pe­si­nos”, y qui­so, sin lo­grar­lo por ra­zo­nes pre­su­pues­ta­rias, res­pal­dar­la con un mi­llón de in­for­man­tes pa­ga­dos. De­vol­vió la pre­sen­cia de la po­li­cía a dos­cien­tos mu­ni­ci­pios que ca­re­cían de ella. Y pron­to se vie­ron no­ta­bles re­sul­ta­dos, en es­pe­cial en la recuperación del con­trol de las ca­rre­te­ras tron­ca­les del país, en las que la gue­rri­lla prac­ti­ca­ba me­dian­te re­te­nes mó­vi­les ar­ma­dos el se­cues­tro in­dis­cri­mi­na­do de via­je­ros, que lla­ma­ba “pes­ca mi­la­gro­sa”. En re­su­men, y aun­que a cos­ta de nu­me­ro­sos abusos y de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, la se­gu­ri­dad democrática del pre­si­den­te Uri­be pu­so a las Farc en re­ti­ra­da por pri­me­ra vez en mu­chos años. Por la exis­ten­cia del con­flic­to ar­ma­do —que ne­ga­ban el pro­pio Uri­be y sus prin­ci­pa­les con­se­je­ros, pa­ra quie­nes lo que ha­bía en el país des­de ha­cía cua­ren­ta años era sim­ple­men­te “nar­co­te­rro­ris­mo” den­tro de un pai­sa­je que no era de des­pla­za­mien­to for­zo­so y ma­si­vo de per­so­nas, sino de ro­bus­ta y sa­lu­da­ble “mi­gra­ción in­ter­na”—, Co­lom­bia se convirtió en una ex­cep­ción en la Amé­ri­ca La­ti­na del mo­men­to, don­de pro­li­fe­ra­ban los go­bier­nos de iz­quier­da: Venezuela, Ecua­dor, Bo­li­via, Chi­le, la Ar­gen­ti­na, el Bra­sil, Uru­guay. La po­bla­ción co­lom­bia­na siem­pre ha si­do pre­do­mi­nan­te­men­te reac­cio­na­ria, “un país con­ser­va­dor que vo­ta li­be­ral”, lo de­fi­nía con acier­to el lí­der con­ser­va­dor Ál­va­ro Gó­mez, sin pre­ci­sar el mo­ti­vo de ese vo­to con­tra­dic­to­rio: el mie­do a los go­bier­nos con­ser­va­do­res. En

res­pues­ta al ac­cio­nar de las gue­rri­llas, que se ca­li­fi­ca­ban de iz­quier­da, la de­re­chi­za­ción se pro­nun­ció to­da­vía más. Co­lom­bia ya era pa­ra en­ton­ces un país de des­pla­za­dos. Unos seis mi­llo­nes de re­fu­gia­dos del in­te­rior, la mi­tad de la po­bla­ción cam­pe­si­na, cam­pe­si­nos ex­pul­sa­dos de sus tie­rras ex­po­lia­das por los nar­cos y los pa­ras con la com­pli­ci­dad de políticos lo­ca­les, de no­ta­rios y jue­ces y de las Fuer­zas Ar­ma­das ofi­cia­les. Cin­co mi­llo­nes de co­lom­bia­nos en el ex­te­rior, de los cua­les unos mi­les exi­lia­dos por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, y los res­tan­tes mi­llo­nes emi­gra­dos por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, a Venezuela (más de dos mi­llo­nes), a Eu­ro­pa (so­bre to­do a Es­pa­ña), a los Es­ta­dos Uni­dos (seis­cien­tos mil so­lo en la ciu­dad de Nue­va York), al Canadá, a Aus­tra­lia, al Ecua­dor, a la Ar­gen­ti­na. Co­lom­bia ex­por­ta su des­em­pleo, y re­ci­be a cam­bio anual­men­te va­rios mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en re­me­sas fa­mi­lia­res. Y eso va acom­pa­ña­do por una con­cen­tra­ción cre­cien­te de la pro­pie­dad de la tie­rra: una ten­den­cia que vie­ne des­de la con­quis­ta es­pa­ño­la, con­ti­nua­da con la eli­mi­na­ción de los res­guar­dos in­dí­ge­nas por los go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos, agra­va­da por el des­po­jo a los pe­que­ños pro­pie­ta­rios en los años de la Vio­len­cia li­be­ral-con­ser­va­do­ra y re­ma­ta­da lue­go por las ad­qui­si­cio­nes de los nar­co­tra­fi­can­tes y los des­pla­za­mien­tos del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo. Si a las gue­rri­llas el go­bierno de Uri­be les pre­sen­tó gue­rra to­tal, a los pa­ra­mi­li­ta­res les ofre­ció en cam­bio puen­te de pla­ta. No en bal­de las zo­nas do­mi­na­das por el pa­ra­mi­li­ta­ris­mo ha­bían si­do cla­ves en su vic­to­ria elec­to­ral del año 2002. Y es por eso que, cuan­do em­pe­za­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les a los políticos por pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, el pre­si­den­te mis­mo les re­co­men­dó a los con­gre­sis­tas de la ban­ca­da go­bier­nis­ta que vo­ta­ran por los pro­yec­tos del go­bierno an­tes de que los jue­ces los me­tie­ran a la cár­cel. Pe­ro en­tre tan­to, al­gu­nos de los más cons­pi­cuos je­fes del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo fue­ron lle- va­dos por el go­bierno pa­ra ser oí­dos por el Con­gre­so: Sal­va­to­re Man­cu­so y Er­nes­to Báez —que más tar­de se­rían con­de­na­dos a mu­chos años de cár­cel—. Otro más, Car­los Castaño, se convirtió en una estrella de la te­le­vi­sión dan­do en­tre­vis­tas en las que ex­hi­bía os­ten­to­sa­men­te sus ar­mas, sus hom­bres y sus uni­for­mes ca­mu­fla­dos de las AUC, Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia. Y fi­nal­men­te el go­bierno les dio una ge­ne­ro­sa ley de Jus­ti­cia y Paz que pro­pi­ció la des­mo­vi­li­za­ción de más de trein­ta mil com­ba­tien­tes, cuan­do sus di­fe­ren­tes gru­pos su­ma­ban, se­gún se de­cía, so­lo die­ci­ocho mil. El pri­mer go­bierno de Ál­va­ro Uri­be ter­mi­nó con el so­borno de dos mi­nis­tros a dos par­la­men­ta­rios pa­ra que die­ran su vo­to a la mo­di­fi­ca­ción de “un ar­ti­cu­li­to” de la Cons­ti­tu­ción que per­mi­tie­ra la re­elec­ción del pre­si­den­te, de­li­to por el cual fue­ron pos­te­rior­men­te sen­ten­cia­dos a pe­nas de cár­cel. Con la con­de­na de do­ce­nas de par­la­men­ta­rios y al­tos fun­cio­na­rios uri­bis­tas por lo que se lla­mó pa­ra­po­lí­ti­ca, es de­cir, por alian­zas elec­to­ra­les o eco­nó­mi­cas con gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res, y la co­rres­pon­dien­te ins­ta­la­ción de es­cu­chas ile­ga­les, o chu­za­das te­le­fó­ni­cas, a los jue­ces de las al­tas cor­tes por par­te del DAS —los ser­vi­cios se­cre­tos del go­bierno—, lo que lle­va­ría más tar­de a su di­so­lu­ción. Pe­se a to­do lo cual en 2006 el pre­si­den­te Uri­be fue re­ele­gi­do arro­lla­do­ra­men­te. Sin em­bar­go, fren­te a esa ava­lan­cha de la de­re­cha, la opo­si­ción de iz­quier­da, por pri­me­ra vez elec­to­ral­men­te uni­da en el Po­lo De­mo­crá­ti­co Al­ter­na­ti­vo (co­mu­nis­tas, Moir, an­ti­guo m-19, ex­trots­kis­tas), al­can­zó el me­jor re­sul­ta­do de su his­to­ria. Su can­di­da­to li­be­ral de iz­quier­da, el ex­ma­gis­tra­do de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, Car­los Ga­vi­ria, tu­vo más de dos mi­llo­nes y me­dio de vo­tos, el vein­ti­dós por cien­to del to­tal, su­peran­do a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les Li­be­ral y Con­ser­va­dor. Y si­guió la gue­rra con­tra la gue­rri­lla. Las Farc su­frie­ron du­ros gol­pes: por pri­me­ra vez mu­rie­ron —en bom­bar­deos “in­te­li­gen­tes”— va­rios de sus prin­ci­pa­les je­fes, miem­bros del Secretariado. Hu­bo mu­chas de­ser­cio­nes. Mu­rió, de muer­te na­tu­ral, su fun­da­dor y je­fe, Ma­nuel Ma­ru­lan­da, Ti­ro­fi­jo, y su su­ce­sor, Al­fon­so Cano, ca­yó en com­ba­te —o ase­si­na­do fue­ra de com­ba­te—. Y por otro la­do fue­ron des­cu­bier­tos y de­nun­cia­dos los fal­sos po­si­ti­vos: mi­les de ase­si­na­tos de fal­sos gue­rri­lle­ros, pro­du­ci­dos por la po­lí­ti­ca de “re­cuen­to de ca­dá­ve­res” co­pia­da de aque­lla del body count con la que los mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos cre­ye­ron “ga­nar” —en los ti­tu­la­res de pren­sa— la gue­rra de Viet­nam in­flan­do ar­ti­fi­cial­men­te el nú­me­ro de ba­jas cau­sa­das al enemi­go. Hu­bo se­rios ro­ces con los paí­ses ve­ci­nos, que mos­tra­ban to­le­ran­cia e in­clu­so com­pli­ci­dad con las gue­rri­llas co­lom­bia­nas: con Hu­go Chá­vez y su so­cia­lis­mo del si­glo XXI en Venezuela, con Ra­fael Co­rrea por el bom­bar­deo a

SI A LAS GUE­RRI­LLAS EL GO­BIERNO URI­BE LES PRE­SEN­TÓ GUE­RRA TO­TAL, A LOS PA­RA­MI­LI­TA­RES LES OFRE­CIÓ EN CAM­BIO PUEN­TE DE PLA­TA.

un cam­pa­men­to de las Farc en te­rri­to­rio ecua­to­riano. Y cuan­do fue ce­rra­da en el Ecua­dor la ba­se mi­li­tar nor­te­ame­ri­ca­na de Man­ta, los Es­ta­dos Uni­dos ob­tu­vie­ron au­to­ri­za­ción del go­bierno pa­ra usar sie­te ba­ses en te­rri­to­rio co­lom­biano, des­de Bue­na­ven­tu­ra has­ta La Gua­ji­ra, pa­san­do por Pa­lan­que­ro en el cen­tro del país. Un año des­pués, sin em­bar­go, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ró inexe­qui­ble el con­ve­nio que lo per­mi­tía. Pe­ro en 2017 no es­tá to­da­vía cla­ro si, ba­jo el Acuer­do de De­fen­sa y Coo­pe­ra­ción fir­ma­do en­tre los dos paí­ses, las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas si­guen te­nien­do ac­ce­so a las ba­ses co­lom­bia­nas.

LA PAZ DE SAN­TOS

En 2010 el pre­si­den­te Uri­be de­ci­dió lan­zar la can­di­da­tu­ra de su ex­mi­nis­tro de De­fen­sa estrella, Juan Ma­nuel San­tos, po­si­ble­men­te el más oli­gár­qui­co de los can­di­da­tos: per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria del po­de­ro­so dia­rio El Tiem­po y so­brino nie­to del di­fun­to pre­si­den­te li­be­ral Eduar­do San­tos. Pe­se al apo­yo de Uri­be, San­tos so­lo con­si­guió ga­nar las elec­cio­nes con di­fi­cul­tad en se­gun­da vuel­ta. Y de in­me­dia­to, tras pro­cla­mar que Uri­be ha­bía si­do el me­jor pre­si­den­te de Co­lom­bia en to­da su his­to­ria, em­pren­dió una po­lí­ti­ca por com­ple­to con­tra­ria a la su­ya. An­te lo cual el ya ex­pre­si­den­te Uri­be, que se­guía sien­do in­men­sa­men­te po­pu­lar, en­ca­be­zó con­tra él des­de el Se­na­do la más acer­ba opo­si­ción vis­ta en el país en más de me­dio si­glo. Que se vol­vió fre­né­ti­ca cuan­do el nue­vo pre­si­den­te anun­ció que lle­va­ba un año de con­ver­sa­cio­nes se­cre­tas a car­go de su her­mano, el pe­rio­dis­ta En­ri­que San­tos Cal­de­rón, ex­di­rec­tor de El Tiem­po, des­ti­na­das a bus­car un acuer­do de paz con las Farc. En 2012 em­pe­za­ron en Os­lo y en La Ha­ba­na las ne­go­cia­cio­nes for­ma­les y pú­bli­cas con los je­fes gue­rri­lle­ros so­bre la po­si­bi­li­dad de fir­mar la paz, y pa­ra­le­la­men­te en Ca­ra­cas con los de­le­ga­dos del ELN. Iban a ser seis años de ti­res y aflo­jes fa­ti­go­sos, y que más que a los co­man­dan­tes gue­rri­lle­ros y a los co­mi­sio­na­dos ne­go­cia­do­res del go­bierno en La Ha­ba­na fa­ti­ga­ron a to­dos los ciu­da­da­nos de Co­lom­bia. Con lo cual, le­jos de des­per­tar en­tu­sias­mo, fi­nal­men­te la po­si­bi­li­dad de aca­bar con una gue­rra de me­dio si­glo pro­vo­có has­tío; y más aún cuan­do fue ne­ce­sa­rio re­ele­gir al pre­si­den­te San­tos co­mo úni­ca ga­ran­tía de que las con­ver­sa­cio­nes no se­rían ro­tas por el can­di­da­to opo­si­tor res­pal­da­do por el ex­pre­si­den­te Uri­be. El acuer­do, por fin, fue fir­ma­do va­rias ve­ces por el pre­si­den­te San­tos y el co­man­dan­te de las Farc, Ro­dri­go Lon­do­ño, alias Ti­mo­chen­ko: en La Ha­ba­na, en Car­ta­ge­na, en el Tea­tro Co­lón de Bogotá. Pe­ro el go­bierno lo lle­vó a ser apro­ba­do por el elec­to­ra­do en un ple­bis­ci­to, el 2 de oc­tu­bre de 2016, y el No ga­nó por una mí­ni­ma di­fe­ren­cia. Se le hi­cie­ron mo­di­fi­ca­cio­nes al tex­to pac­ta­do, que fue­ron apro­ba­das por el Con­gre­so. Las Farc se des­mo­vi­li­za­ron y de­ja­ron las ar­mas, en una pro­por­ción de ca­si dos ar­mas por ca­da com­ba­tien­te. San­tos re­ci­bió en Os­lo, don­de ha­bía em­pe­za­do to­do, el Pre­mio No­bel de la Paz. Pe­ro la opo­si­ción vis­ce­ral de la ex­tre­ma de­re­cha, de la de­re­cha de la de­re­cha, de la de­re­cha gue­rre­ris­ta del ex­pre­si­den­te Uri­be a la de­re­cha mo­de­ra­da y ci­vi­li­za­da re­pre­sen­ta­da por San­tos, si­guió en­re­dan­do las co­sas. Ál­va­ro Uri­be, co­pian­do las tác­ti­cas de Lau­reano Gó­mez de ochen­ta años an­tes con­tra la Re­pú­bli­ca Li­be­ral, y usan­do los mis­mos mé­to­dos —sal­vo el de la vio­len­cia fí­si­ca—, ha con­se­gui­do, co­mo aquel, “ha­cer in­vi­vi­ble la re­pú­bli­ca”. Y cuan­do es­cri­bo es­to, a me­dia­dos de di­ciem­bre del año 2017, en eso es­ta­mos. .

Con su ha­bi­tual agu­de­za, Ca­ba­lle­ro des­tro­za en el libro a ca­si to­dos los go­ber­nan­tes de Co­lom­bia.

His­to­ria de Co­lom­bia y susoli­gar­quías / An­to­nio Ca­ba­lle­ro, 432 pá­gi­nas. Pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.