Las Farc y la se­gun­da vuel­ta

Joa­quín Gó­mez, uno de los je­fes his­tó­ri­cos de las Farc, y Gei­ner Arrie­ta, en­fer­me­ro del mis­mo gru­po, re­ve­lan la in­cer­ti­dum­bre de los des­mo­vi­li­za­dos fren­te a las elec­cio­nes.

SoHo (Colombia) - - Contents - DO­RA GLOTTMAN* TEX­TO Y FO­TOS:

AGei­ner Arrie­ta no le que­dó un buen re­cuer­do de la pri­me­ra vez que vo­tó en la vi­da. Pa­ra em­pe­zar, en el tar­je­tón no ha­bía nin­gún ros­tro de su par­ti­do, Farc. Tam­po­co le im­pre­sio­nó la reac­ción de los ju­ra­dos, con­mo­vi­dos al ver a es­te elec­tor que, de sus 34 años de vi­da, pa­só 18 con la gue­rri­lla. Gei­ner ni si­quie­ra con­ser­vó el com­pro­ban­te que po­dría re­por­tar­le be­ne­fi­cios por par­ti­ci­par en el ejer­ci­cio de la de­mo­cra­cia. En­tre los pre­mios por vo­tar no es­tá el úni­co que él es­pe­ra: la cer­te­za de que su fu­tu­ro sea co­mo se lo pin­ta­ron.

Lo que sí guar­dó la no­che del 27 de ma­yo fue una ho­ja de vi­da que te­nía pen­sa­do en­viar esa se­ma­na, pe­ro que de­ci­dió re­te­ner has­ta que pa­sen los 21 días de in­cer­ti­dum­bre en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. En la gue­rri­lla era en­fer­me­ro; es­ta­ba acos­tum­bra­do a aten­der a sus com­pa­ñe­ros he­ri­dos mien­tras se re­cu­pe­ra­ban, aho­ra el turno de es­pe­rar es su­yo.

La ho­ja de vi­da que iba a man­dar a Cu­ba por me­dio de la Uni­dad Na­cio­nal de Pro­tec­ción so­lo da fe de que cur­sa los úl­ti­mos me­ses de ba­chi­lle­ra­to. Tal vez sea su­fi­cien­te pa­ra ser acep­ta­do en al­gu­na fa­cul­tad de Me­di­ci­na en la is­la co­mo par­te de las be­cas que ofre­ció Raúl Cas­tro pa­ra los des­mo­vi­li­za­dos co­lom­bia­nos. Hoy, la de­mo­cra­cia le en­se­ña otro ti­po de pa­cien­cia: él cree que, por aho­ra, no va­le la pe­na des­pa­char esa ho­ja de vi­da y la guar­da­rá en su me­sa de no­che has­ta el 17 de ju­nio. Un sue­ño en re­po­so, mien­tras se sa­be qué va a pa­sar.

El vo­to es secreto, pe­ro no hay que ser adi­vino pa­ra sa­ber por quién va a vo­tar Gei­ner; o más bien, por quién no va a vo­tar. Pa­ra él, la pro­pues­ta del can­di­da­to Iván Du­que po­ne en ries­go las re­glas del jue­go. Le preo­cu­pa que las mo­di­fi­ca­cio­nes que po­dría lle­gar a ha­cer Du­que al acuer­do de paz ter­mi­nen trun­can­do su sue­ño. “Lo que más me preo­cu­pa —di­ce Gei­ner— es que no se nos dé a los ex­com­ba­tien­tes la opor­tu­ni­dad de ha­cer un pro­ce­so de re­in­cor­po­ra­ción que nos per­mi­ta sur­gir co­mo nue­vas per­so­nas, re­co­no­ci­das por la so­cie­dad en Co­lom­bia”.

Gei­ner vi­ve en el Es­pa­cio Te­rri­to­rial de Ca­pa­ci­ta­ción y Re­in­cor­po­ra­ción, ETCR, en Pon­do­res y Co­ne­jo, en La Gua­ji­ra, y no pien­sa re­gre­sar al mon­te, ga­ne quien ga­ne. “Nues­tros je­fes han di­cho que es­te pa­so es irre­ver­si­ble”. Pe­se a que ya no exis­te una je­rar­quía mi­li­tar, nues- tros lí­de­res si­guen sien­do la ca­ra vi­si­ble an­te cual­quier de­ci­sión que po­da­mos to­mar”. Eso sig­ni­fi­ca que cuan­do se co­noz­ca el re­sul­ta­do elec­to­ral, el rum­bo que to­me su vi­da no de­pen­de­rá de Gus­ta­vo Pe­tro ni de Iván Du­que, sino del co­man­dan­te co­no­ci­do co­mo Joa­quín Gó­mez.

Mil­ton de Je­sús Ton­cel Re­don­do, alias Joa­quín Gó­mez, na­ci­do en Ba­rran­cas, La Gua­ji­ra, el 18 de mar­zo de 1947, es el hom­bre que aún man­da la pa­ra­da pa­ra Gei­ner y los más de 230 ex­com­ba­tien­tes en el ETCR. Sus ór­de­nes ya no se dan en me­dio del com­ba­te, pe­ro sus pa­la­bras tie­nen el mis­mo po­der. La prue­ba es la ho­ja de vi­da en la me­sa de no­che del en­fer­me­ro que sue­ña con ser doc­tor. “Hay que mi­rar el desen­la­ce de es­tas elec­cio­nes —di­ce Joa­quín Gó­mez en una en­tre­vis­ta con No­ti­cias Ca­ra­col—. Hay que ver qué pa­sa, por­que uno no pue­de po­ner­se a ha­cer cas­ti­llos en el ai­re. Es que no vi­vo en Sui­za, soy co­lom­biano y sé de qué son ca­pa­ces los di­ri­gen­tes de la ul­tra­de­re­cha co­lom­bia­na”.

En efec­to, su vi­da po­co se pa­re­ce a la de los suizos. Joa­quín Gó­mez fue in­te­gran­te de las Farc du­ran­te 33 años. Fue miem­bro del secretariado y ne­go­cia­dor de la gue­rri­lla du­ran­te el pro­ce­so de paz de An­drés Pas­tra­na y lue­go en el de Juan Ma­nuel San­tos en La Ha­ba­na. Tiene las ma­nos man­cha­das con san­gre, aun­que él ase­gu­ra que duer­me tran­qui­lo y en paz con su con­cien­cia. Fue co­man­dan­te del Blo­que Sur, to­mó el lu­gar de Raúl Re­yes, par­ti­ci­pó en la to­ma a la ba­se de Las De­li­cias, en Pu­tu­ma­yo, y en la to­ma al ce­rro Pa­tas­coy. Es­te hom­bre, que hoy pa­re­ce un abuelo de­di­ca­do a su huer­to, tiene 55 ór­de­nes de cap­tu­ra y 22 me­di­das de ase­gu­ra­mien­to en Co­lom­bia, sus crí­me­nes po­drían su­mar más de 330 años de cár­cel y Es­ta­dos Uni­dos aún ofre­ce por su

TAN­TO JOA­QUÍN GÓ­MEZ, A SUS 71 AÑOS, CO­MO GEI­NER ARRIE­TA, A SUS 34, TIE­NEN CLA­RO QUE, PA­SE LO QUE PA­SE, NO VUEL­VEN AL MON­TE.

cap­tu­ra 2,5 mi­llo­nes de dó­la­res. “Da­ños co­la­te­ra­les de la gue­rra”, di­ce es­te mi­li­ciano a quien le en­fu­re­ce oír ha­blar de per­dón. “Que yo se­pa, no ten­go a quién pe­dir­le per­dón. Nun­ca abu­sé del po­der ni ten­go de qué aver­gon­zar­me”. Pa­ra él, si se les ha de pe­dir per­dón a las víc­ti­mas de la gue­rri­lla y a sus fa­mi­lia­res, tam­bién los pa­ra­mi­li­ta­res y el Ejército ten­drían que ha­cer­lo a las fa­mi­lias de sus com­pa­ñe­ros caí­dos en com­ba­te. “Ca­da vez que mo­ría un te­nien­te o un ca­bo, re­sul­ta que te­nía ma­má, pa­pá, que es­ta­ba re­cién ca­sa­do y de­ja­ba una fa­mi­lia, ¿y no­so­tros qué? ¿Aca­so a los gue­rri­lle­ros los traía una ci­güe­ña?”, eso se pre­gun­ta Gó­mez y pi­de que la en­tre­vis­ta pa­se a otro te­ma.

Lo del huer­to es en se­rio. El ETCR de Pon­do­res y Co­ne­jo es el me­jor ejem­plo en el país de una co­mu­ni­dad de ex­com­ba­tien­tes que ha pues­to a pro­du­cir el di­ne­ro de la lla­ma­da ban­ca­ri­za­ción de las Farc. Aquí se cul­ti­van 13 hec­tá­reas con to­ma­te, plá­tano, ají, ce­bo­lla y pe­pino. Gó­mez acla­ra que el pro­yec­to pro­duc­ti­vo avan­za por­que los mis­mos ex­gue­rri­lle­ros han in­ver­ti­do ca­da mes par­te del di­ne­ro que les lle­ga a una cuen­ta del Ban­co Agra­rio y que co­rres­pon­de al 90 por cien­to de un sa­la­rio mí­ni­mo. “Aquí, has­ta el mo­men­to, el go­bierno no nos ha da­do ni un cen­ta­vo. To­do es por nues­tro es­fuer­zo y la ban­ca­ri­za­ción, por­que has­ta aho­ra no nos ha lle­ga­do ni un so­lo pe­so de las do­na­cio­nes que se han recibido”. Re­co­no­ce el apo­yo del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos, pe­ro omi­te que la pla­ta de la ban­ca­ri­za­ción pro­vie­ne del Es­ta­do.

Al ETCR de La Gua­ji­ra lo ador­nan mu­ra­les con los ros­tros de los lí­de­res de las Farc. El más re­cien­te es la nue­va cau­sa pa­ra Gó­mez y es un te­ma que le cam­bia el ros­tro: Je­sús San­trich. “Eso fue un mon­ta­je”, di­ce mi­ran­do el mu­ral, con pin­tu­ra to­da­vía fres­ca, en el que se lee: “Li­ber­tad pa­ra San­trich”, y agre­ga: “Pri­me­ro le ha­cen un mon­ta­je, des­pués ven­drán por Már­quez y to­dos los de­más”. Al ex­je­fe del Blo­que Sur se le acu­sa de nar­co­trá­fi­co y del se­cues­tro de tres es­ta­dou­ni­den­ses. Di­ce que no le da mie­do cam­biar el ca­lor de La Gua­ji­ra por una cel­da fría en Es­ta­dos Uni­dos. “A mí no me preo­cu­pa na­da de eso. Que me me­tan cuan­do gus­ten”, ase­gu­ra y vuel­ve a pe­dir cam­bio de te­ma. Lo de la cár­cel es otro asun­to que no le gus­ta tra­tar.

Joa­quín Gó­mez se man­tie­ne en pie de lu­cha en to­dos los sen­ti­dos. No so­lo ac­tua­li­za ca­da día sus que­jas con­tra el Es­ta­do y las in­cul­ca a los jó­ve­nes que lo ro­dean, sino que abrió en su vi­da un nue­vo fren­te… Tal vez el úni­co en el que se per­mi­ta per­der

A GÓ­MEZ SE LE ACU­SA DE NAR­CO­TRÁ­FI­CO Y DEL SE­CUES­TRO DE TRES ES­TA­DOU­NI­DEN­SES. NO LE DA MIE­DO CAM­BIAR EL CA­LOR DE LA GUA­JI­RA POR UNA CEL­DA EN ES­TA­DOS UNI­DOS.

A los 71 años, Joa­quín Gó­mez es­pe­ra po­der as­pi­rar a la Go­ber­na­ción de La Gua­ji­ra.

La pe­rio­dis­ta Do­ra Glottman fren­te a uno de los mu­ra­les que de­co­ran la ETCR.

La pa­re­ja de Joa­quín Gó­mez es 50 años me­nor que él. Su hi­ja, An­gie Ca­mi­la, tiene so­lo ocho me­ses.

Gei­ner Arrie­ta pa­só 18 de sus 34 años en las Farc co­mo en­fer­me­ro. Aho­ra es­pe­ra la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar Me­di­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.