El hi­jo de Hugh Hef­ner

He­re­dó la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­si­dir la le­gen­da­ria re­vis­ta que fun­dó su pa­dre. Hoy, Coo­per Hef­ner les abre pa­so a las trans­gé­ne­ro y al fe­mi­nis­mo. ¿Se­rá ca­paz de co­nec­tar Play­boy con los mi­llen­nials?

SoHo (Colombia) - - Contents -

Asus 26 años, y co­mo he­re­de­ro del ma­yor li­ber­tino de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, Coo­per Hef­ner bien po­dría te­ner a sie­te co­ne­ji­tas co­mo no­vias a la vez, al igual que lo hi­zo su pa­dre, y alar­dear de ello an­te sus más de 108.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram. Pa­ra emu­lar la cé­le­bre ex­tra­va­gan­cia de su pro­ge­ni­tor, po­dría tam­bién to­mar­se fo­tos con un ra­mi­lle­te de ru­bias en el ja­cuz­zi de su man­sión, re­co­rrer el mun­do con ellas en su jet pri­va­do y ser el alma de la fies­ta en las juer­gas de pi­ya­mas púr­pu­ra en el club de la mar­ca en Lon­dres.

Pe­ro to­das esas di­ver­sio­nes que te­jie­ron la leyenda de Hugh Hef­ner no le atraen al me­nor de sus cua­tro hi­jos. Si su pa­dre fue uno de los gran­des prac­ti­can­tes del po­li­amor, Coo­per es hom­bre de una

so­la mu­jer, la actriz Scar­lett Byr­ne, su pro­me­ti­da, co­no­ci­da por su pa­pel de Pansy Par­kin­son en Harry Pot­ter. Se co­no­cie­ron por in­ter­net y Coo­per no le vio pro­ble­ma a que po­sa­ra sin ro­pa pa­ra Play­boy el año pa­sa­do. “Fue su de­ci­sión. Quie­re ser due­ña de su se­xua­li­dad, así que ade­más es­cri­bió el en­sa­yo que acom­pa­ñó las fo­to­gra­fías. Ha­bla­mos muy a me­nu­do de fe­mi­nis­mo y so­bre por qué los hom­bres pue­den apa­re­cer to­pless en Men’s Health, mien­tras que una mu­jer tiene que jus­ti­fi­car­se si lo ha­ce en Play­boy”, con­tó ha­ce po­co en en­tre­vis­ta pa­ra The Ti­mes, de Lon­dres.

Hugh Hef­ner es­ta­ría de acuer­do con es­ta in­quie­tud so­bre el des­ta­pe igua­li­ta­rio, pe­ro él, que nun­ca la­vó un pla­to, no se­gui­ría a su mo­de­ra­do hi­jo en el de­seo de com­par­tir las la­bo­res de la ca­sa cuan­do se ca­se con Scar­lett. En su con­ver­sa­ción con el dia­rio in­glés, opi­nó: “Las mu­je­res lle­van la peor par­te (...) Siem­pre van a ser cri­ti­ca­das, sea que quie­ran con­tro­lar su vi­da se­xual, al­can­zar la ci­ma o con­cen­trar­se en sus fa­mi­lias”.

De­rri­bar esos es­te­reo­ti­pos es jus­to la pre­mi­sa de su trabajo co­mo pre­si­den­te crea­ti­vo de Play­boy En­ter­pri­ses, po­si­ción que asu­mió po­co des­pués de la muer­te de su pa­dre, en 2017. Por su­pues­to, ad­mi­ra a Hugh Hef­ner y su re­vo­lu­cio­na­ria la­bor de en­se­ñar­le a la pu­ri­ta­na so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se que no hay na­da ma­lo en el se­xo, pe­ro quie­re mo­der­ni­zar el im­pe­rio que creó y cu­yas ven­tas as­cien­den a unos 1000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, se­gún da­tos de The Holly­wood Re­por­ter.

“He pen­sa­do mu­cho en có­mo to­mar esa he­ren­cia y cons­truir un dis­cur­so vá­li­do pa­ra los mi­llen­nials”, di­ce so­bre la ge­ne­ra­ción a la que per­te­ne­ce y en la que sub­ra­ya el he­cho de que fue la pri­me­ra que des­cu­brió el se­xo por in­ter­net: “Pa­ra no­so­tros to­do es­ta­ba en la pan­ta­lla. Los vi­deos que vi allí a los 14 años eran re­pug­nan­tes y trau­má­ti­cos y eso mar­có unas ex­pec­ta­ti­vas in­sa­nas”. De ahí que in­sis­ta en pre­ser­var Play­boy, pues cree que tiene un rol en di­fun­dir una vi­sión sa­lu­da­ble del se­xo, co­mo lo hi­zo en los años se­sen­ta y se­ten­ta.

Ello in­clu­ye adap­tar­se a los cam­bios en cuan­to al gé­ne­ro y el de­ba­te so­bre la

se­xua­li­dad. Por eso, una de sus in­no­va­cio­nes fue ele­gir por pri­me­ra vez a una trans­gé­ne­ro, Ines Rau, co­mo co­ne­ji­ta del mes, a fi­na­les de 2017. Por un la­do, con­tó Hef­ner a The Ti­mes, re­sul­tó in­creí­ble la am­plia apro­ba­ción de la por­ta­da, pe­ro tam­bién cun­dió la in­to­le­ran­cia. “Hugh no lo ha­bría per­mi­ti­do”, ale­ga­ron mu­chos, ig­no­ran­tes de que él le dio una pri­me­ra opor­tu­ni­dad a Rau en un es­pe­cial ti­tu­la­do Play­boy A-Z, en 2014. Así mis­mo, ha­bía aco­gi­do en el ma­ga­zín a otra trans­gé­ne­ro, Ca­ro­li­ne Cos­sey, en 1981 y 1991, mas no co­mo play­ma­te.

Esas crí­ti­cas con­ven­cie­ron a Coo­per de la ne­ce­si­dad de evo­lu­cio­nar. “La mar­ca ha es­ta­do en­fo­ca­da en el hom­bre he­te­ro­se­xual, pe­ro siem­pre ha abo­ga­do por­que ca­da cual vi­va a ple­ni­tud el se­xo (...) Por eso cam­bia­mos el es­lo­gan de la re­vis­ta de ‘En­tre­te­ni­mien­to pa­ra hom­bres’ a ‘En­tre­te­ni­mien­to pa­ra to­dos’, con el fin de que sea al­go más que el ‘club’ mas­cu­lino del pa­sa­do”, anotó.

Coo­per Hef­ner na­ció en Los Án­ge­les el 4 de sep­tiem­bre de 1991 en un ho­gar na­da con­ven­cio­nal. Mu­cho an­tes de su ve­ni­da al mun­do, en 1953 y con Ma­rilyn Mon­roe en su por­ta­da, su pa­dre ha­bía lan­za­do la re­vis­ta que mo­de­ló al hom­bre mo­derno, abier­to a un am­plio ran­go de in­tere­ses y un tan­to li­ber­tino. Con sus fa­mo­sos des­nu­dos fe­me­ni­nos y ar­tícu­los de gran­des fir­mas, Play­boy con­fi­gu­ró un es­ti­lo de vi­da pa­ten­te en la po­pu­lar man­sión que lle­va­ba su nom­bre, don­de ca­ba­lle­ros, por lo ge­ne­ral ma­yo­res, dis­fru­ta­ban de or­gías con des­pam­pa­nan­tes jo­ven­ci­tas.

En esa ca­sa se crió Coo­per, el se­gun­do de los dos hi­jos que Hef tu­vo con Kim­ber­ley Con­rad, la play­ma­te que des­po­só en 1989, cuan­do te­nía 63 años y ella 26 (pri­me­ro ha­bía es­ta­do ca­sa­do con Mi­llie Wi­lliams, ma­dre de sus hi­jos Ch­ris­tie y David). La bo­da me­re­ció la por­ta­da de Peo­ple por­que el úl­ti­mo de los sol­te­ros em­pe­der­ni­dos, que tan­to desafió al es­que­ma de fa­mi­lia tra­di­cio­nal, ha­bía si­do “do­mes­ti­ca­do”. “Mi pa­dre creía que no to­dos quie­ren una pa­re­ja pa­ra to­da la vi­da, sino que hay quie­nes desean ex­pe­ri­men­tar. Así vi­vió siem­pre, a ex­cep­ción de breves pe­rio­dos, uno de los cua­les fue cuan­do es­tu­vo ca­sa­do con mi ma­dre”, le ase­gu­ró Coo­per a The Ti­mes.

De esos años, Hef­ner re­cuer­da que las co­ne­ji­tas so­lían ser sus ni­ñe­ras y de su her­mano Mars­ton, y que cuan­do cre­ció ellas lo lla­ma­ban “nerdy”, pues leía li­bros de his­to­ria. “No lla­ma­ría a mis pa­dres nor­ma­les, pe­ro tra­ta­ron de dar­nos una vi­da lo más nor­mal po­si­ble. No an­da­ba des­nu­do por la ca­sa y ellos tam­po­co es que es­tu­vie­ran muy ves­ti­dos, ya que re­cha­za­ban el pu­dor ex­ce­si­vo pro­pio de Es­ta­dos Uni­dos”, ase­gu­ró, al tiem­po que de­fen­dió el la­do pa­ter­nal de Hugh. “No era el ti­po de pa­pá pen­dien­te de que hi­cié­ra­mos las ta­reas del co­le­gio, pe­ro mien­tras que al­gu­nos pa­dres exi­to­sos ha­cen de su ca­rre­ra su vi­da, él pa­sa­ba mu­cho tiem­po con no­so­tros. Ju­gá­ba­mos dominó, aje­drez y car­tas y veía­mos Los Sim­pson”.

Coo­per (de­re­cha) jun­to a su her­mano Mars­ton y sus pa­dres: Hugh Hef­ner y su exes­po­sa, la play­ma­te de 1988, Kim­ber­ley Con­rad.

Trein­ta años des­pués de ser la play­ma­te del año, la ma­má de Coo­per po­só con la mis­ma ro­pa en la re­vis­ta. Su hi­jo le pi­dió que se des­nu­da­ra pa­ra el Día de la Ma­dre.

Coo­per e Ines Rau, la pri­me­ra trans­gé­ne­ro en apa­re­cer en la por­ta­da de Play­boy, re­ci­bie­ron un re­co­no­ci­mien­to de la co­mu­ni­dad LGBTI en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.