E

SoHo (Colombia) - - Portada -

En oca­sio­nes, Susy Mo­ra llo­ra de ma­ne­ra in­con­tro­la­ble. Pe­ro no es por­que sea una chi­ca blan­da. To­do lo con­tra­rio. Le ocu­rrió, por ejem­plo, cuan­do ter­mi­nó su pri­me­ra me­dia ma­ra­tón o cuan­do par­ti­ci­pó en su pri­mer Iron­man 70.3. “Me ba­jé de la bi­ci­cle­ta y no po­día pa­rar de llo­rar, era un llan­to de desa­so­sie­go, pen­sa­ba: ‘Us­te­des no sa­ben el es­fuer­zo que aca­bo de ha­cer’”. Su reac­ción no co­rres­pon­día al mie­do, sino a ese sen­ti­mien­to in­des­crip­ti­ble que sur­ge cuan­do lo do­mi­na­mos. Pa­ra Susy, se­gún pa­re­ce, el ejer­ci­cio es un ar­ma pa­ra com­ba­tir mie­dos.

La his­to­ria de­por­ti­va de es­ta pai­sa em­pie­za en su ni­ñez. An­tes de la bi­ci­cle­ta, de la na­ta­ción y del atletismo es­tu­vo la equi­ta­ción. No re­cuer­da de dón­de le sur­gió la idea, pe­ro a los 6 años, con esa de­ter­mi­na­ción que to­da­vía con­ser­va, les di­jo a sus pa­dres que lo su­yo era mon­tar a ca­ba­llo. Así que esa fa­mi­lia, en la que no ha­bía nin­gún an­te­ce­den­te hí­pi­co, vio trans­cu­rrir la ado­les­cen­cia de la hi­ja en­tre es­ta­blos y pis­tas de sal­to.

De esa ex­pe­rien­cia le que­da­ron va­rias co­sas, en­tre ellas un atri­bu­to, una lec­ción y una sa­tis­fac­ción. El atri­bu­to fue la dis­ci­pli­na, esa que la man­tie­ne en­fo­ca­da y la ayu­da a sa­car­le el cuer­po a las ex­cu­sas. Dis­ci­pli­na era sa­lir del co­le­gio al en­tre­na­mien­to du­ran­te años y pa­sar los fi­nes de se­ma­na a hor­ca­ja­das re­pi­tien­do mo­vi­mien­tos y sal­tos en bus­ca de la per­fec­ción. La lec­ción fue apren­der a le­van­tar­se sin im­por­tar qué tan du­ro fue­ra el gol­pe. “Las pri­me­ras caí­das te po­nen a prue­ba. Cuan­do era muy chi­qui­ta me caí sal­tan­do y que­dé con sus­to a sal­tar por un tiem­po. Me de­jé ga­nar del mie­do y de la ca­be­za y le di­je a mi ma­má que que­ría se­guir mon­tan­do, pe­ro que no que­ría sal­tar. Mu­chos me­ses des­pués, con la ayu­da de mi en­tre­na­dor, vol­ví a ha­cer­lo. Otra caí­da que re­cuer­do me desató un tras­torno de an­sie­dad. En esa oca­sión ha­bían re­ga­do el pi­ca­de­ro y la ye­gua se res­ba­ló y me fui al pi­so”.

Esa caí­da la de­jó sin memoria du­ran­te va­rias ho­ras: “A ca­da ra­to pre­gun­ta­ba qué me ha­bía pa­sa­do y có­mo es­ta­ba Car­men Elec­tra (así se lla­ma la ye­gua)”. La am­ne­sia tem­po­ral y el ata­que de an­sie­dad no im­pi­die­ron que si­guie­ra ade­lan­te en el ca­mino que po­co des­pués la lle­va­ría a la sa­tis­fac­ción.

En 2005, du­ran­te una Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Ca­ba­llo en Me­de­llín, lo­gró su mar­ca per­so­nal de sal­to. En en­tre­na­mien­tos la al­tu­ra má­xi­ma que ha­bía lle­ga­do era 1,40 me­tros. Pe­ro ese día, an­te cien­tos de per­so­nas, so­bre Car­men Elec­tra, lle­gó a 1,80, “una vai­na al­tí­si­ma”.

Qui­zá más im­por­tan­te que el atri­bu­to, la lec­ción y la sa­tis­fac­ción fue la apa­ri­ción de un sen­ti­mien­to. Si uno le pre­gun­ta qué es lo que la ha­ce le­van­tar­se to­dos los días a las 5:30 de la ma­ña­na pa­ra en­tre­nar, ella res­pon­de­rá que es “la ben­di­ta pa­sión”. Una lla­ma en el pe­cho que des­pués de la equi­ta­ción em­pe­zó a ar­der por el triatlón, un de­por­te que ha uni­do a su fa­mi­lia (lo prac­ti­can su pa­dre y su her­mano) y al que hoy le de­di­ca ho­ras y ho­ras to­dos los días de la se­ma­na.

Esa lla­ma le im­pi­de ren­dir­se in­clu­so cuan­do el cuer­po ex­te­nua­do se lo im­plo­ra. Co­mo esa vez en que la frus­tra­ción por no po­der con­quis­tar una mon­ta­ña en la bi­ci­cle­ta la lle­vó a con­ti­nuar el ca­mino tro­tan­do con ra­bia y juz­gán­do­se por su de­bi­li­dad. Ella no lo sa­bía, pe­ro es­ta­ba en­fer­ma y ter­mi­nó hos­pi­ta­li­za­da. El de­por­te, que es tam­bién su maestro, le en­se­ñó esa vez a es­cu­char al cuer­po y no re­cri­mi­nar­se.

Pa­ra juz­gar­la es­tán otros. Esos que a sus es­pal­das se pre­gun­tan de dón­de sa­lió y con qué au­to­ri­dad ha­bla de de­por­te en las re­des so­cia­les. Esos co­men­ta­rios ma­lin­ten­cio­na­dos la han he­ri­do, pe­ro co­mo las caí­das de su ni­ñez, han ter­mi­na­do im­pul­sán­do­la. No se con­si­de­ra la me­jor triatle­ta. Ni si­quie­ra una bue­na triatle­ta. Pe­ro sa­be que, pa­se lo que pa­se, lle­ga­rá a ser me­jor que ella mis­ma. Que su pa­sión no se con­for­ma­rá con me­nos. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.