UN ‘CO­BAR­DE’ QUE EN­FREN­TÓ SO­LO A 120O SOL­DA­DOS

SoHo (Colombia) - - Historia -

El miér­co­les 9 de ju­nio de 1965, mien­tras se en­con­tra­ba aco­rra­la­do en una ca­sa del ba­rrio San Jo­sé, en el sur de Bo­go­tá, Efraín Gon­zá­lez Té­llez lan­zó una fra­se te­me­ra­ria que es la me­jor des­crip­ción de su ca­rác­ter: “De acá me sa­ca­rán pe­ro muer­to, par­ti­da de hi­juepu­tas. Con­mi­go la pe­lea es pe­lean­do”. Así res­pon­dió el lla­ma­do a ren­dir­se que le ha­bían he­cho con un me­gá­fono des­de afue­ra, don­de lo es­pe­ra­ban unos 1200 efec­ti­vos de la Po­li­cía y el Ejér­ci­to que te­nían la mi­sión de atra­par­lo o, en úl­ti­mas, aca­bar con su vi­da. Mo­ri­ría esa mis­ma no­che, des­pués de ho­ras de ter­ca y fe­roz re­sis­ten­cia.

Se­gún con­tó su bió­gra­fo Pe­dro Cla­ver Té­llez, tras el desen­la­ce de la ba­ta­lla, los militares pu­sie­ron un car­tel tan ri­dícu­lo que se con­vir­tió en la vic­to­ria pós­tu­ma del fa­lle­ci­do: “Aquí pe­leó du­ran­te cua­tro ho­ras un co­bar­de criminal con­tra 1200 va­le­ro­sos sol­da­dos de la pa­tria”. *** Días an­tes, el círcu­lo ha­bía em­pe­za­do a ce­rrar­se so­bre él. ‘Jua­ni­to’ o ‘Sie­te Co­lo­res’, co­mo lo lla­ma­ban, lle­va­ba se­ma­nas cam­bian­do de es­con­de­de­ros pa­ra evi­tar el cer­co de las Fuer­zas Ar­ma­das. Aun­que no pa­sa­ba dos días en el mis­mo lu­gar, no hi­zo de­ma­sia­do con su apa­rien­cia pa­ra des­pis­tar a las au­to­ri­da­des: siem­pre iba de pan­ta­lón café y cu­bier­to con una rua­na blan­ca ba­jo la que es­con­día una ame­tra­lla­do­ra Mad­sen, una pis­to­la y mu­ni­ción. Una tos de tí­si­co que em­peo­ra­ba tam­bién lo de­la­ta­ba. En los días pre­vios a ese miér­co­les, de­bía sos­pe­char que las co­sas es­ta­ban a pun­to de po­ner­se feas. La re­com­pen­sa que ofre­cían las au­to­ri­da­des por en­tre­gar al ban­do­le­ro más bus­ca­do del mo­men­to era de 50.000 pe­sos en efec­ti­vo, di­ne­ro su­fi­cien­te co­mo pa­ra des­con­fiar de las po­cas per­so­nas que que­da­ban a su al­re­de­dor. Los ve­ci­nos, tan po­bres co­mo fis­go­nes, tam­po­co con­tri­buían a su pa­ra­noia. Nin­guno du­da­ría un se­gun­do en so­plar­les el da­to a los ‘ti­ras’.

¿Có­mo lle­gó ese cam­pe­sino a ser uno de los hombres más bus­ca­dos del país?

An­tes de Pa­blo Es­co­bar, Efraín Gon­zá­lez era el ban­do­le­ro más te­mi­do del país. En 1965, al ser ubi­ca­do en Bo­go­tá, unos 1200 agen­tes de la fuer­za pú­bli­ca fue­ron des­ple­ga­dos pa­ra cap­tu­rar­lo. Es­ta­ba ar­ma­do so­lo con una pis­to­la y en un ti­ro­teo digno de Holly­wood, que du­ró va­rias ho­ras, ca­si se les es­ca­pa an­tes de ser da­do de ba­ja. Es­ta his­to­ria se­rá par­te de un li­bro que es­tá es­cri­bien­do el au­tor de es­te ar­tícu­lo so­bre la vio­len­cia par­ti­dis­ta.

***

Efraín Gon­zá­lez Té­llez na­ció en 1933 en Je­sús Ma­ría, un pue­blo del de­par­ta­men­to de San­tan­der, más exac­ta­men­te en la ve­re­da Ca­cho­ve­na­do. Huér­fano de ma­dre, des­de muy ni­ño se crió al la­do de su pa­dre, Mar­tín Gon­zá­lez, quien a co­mien­zos de los cua­ren­ta se lo lle­vó al Quin­dío pa­ra es­ca­par de lo de siem­pre, la vio­len­cia po­lí­ti­ca. Allí cre­ció en el nue­vo ho­gar que su pa­dre es­ta­ble­ció con Cla­ra Ma­ría, su ma­dras­tra. Al fi­nal, Efraín ter­mi­nó sien­do uno en­tre diez hi­jos.

En Pi­jao, un mu­ni­ci­pio por en­ton­ces de Cal­das (hoy del Quin­dío) tre­pa­do en la cor­di­lle­ra Cen­tral que co­lin­da con los pue­blos ca­fe­te­ros del Va­lle, Gon­zá­lez se alis­tó en el Ejér­ci­to por vo­lun­tad pro­pia. Ca­si des­de el pri­mer día co­mo re­clu­ta, en un país su­mi­do en la gue­rra par­ti­dis­ta, se ga­nó el res­pe­to de los com­pa­ñe­ros y la con­fian­za de los su­pe­rio­res por sus re­sul­ta­dos en la lu­cha con­tra la gue­rri­lla li­be­ral, en ac­cio­nes que mu­chas ve­ces sir­vie­ron co­mo ex­cu­sa pa­ra abu­sar de fa­mi­lias cam­pe­si­nas iner­mes.

En 1953, con la lle­ga­da de la dictadura de Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla, per­so­na­jes del cor­te de Gon­zá­lez se con­vir­tie­ron en fun­da­men­ta­les pa­ra las ta­reas de re­pre­sión del ré­gi­men. Pe­ro cuan­do es­te ca­yó, co­men­za­ron los se­ña­la­mien­tos por los atro­pe­llos co­me­ti­dos en ese pa­sa­do con pa­ten­te de cor­so. Efraín Gon­zá­lez ter­mi­nó ais­la­do y se­ña­la­do de re­bel­de. Un te­nien­te lo pu­so en el ca­la­bo­zo co­mo pri­me­ra me­di­da de una de­gra­da­ción anun­cia­da. Cuan­do vol­vió a la li­ber­tad, Gon­zá­lez lo bus­có, de ci­vil, y lo ma­tó. Vol­vió al cuar­tel, se ar­mó y es­ca­pó.

No es­ta­ba so­lo en su huida. Con Jair Gi­ral­do, otro re­ser­vis­ta nin­gu­nea­do co­mo él tras la dictadura, ar­ma­ron el lla­ma­do Pacto de Sa­len­to (an­ti Fren­te Na­cio­nal) pa­ra, al man­do de pis­to­le­ros y ase­si­nos

***

Gon­zá­lez no per­te­ne­cía al mun­do de la agi­ta­ción so­cial y la lu­cha de ideas, no era gue­rri­lle­ro. “Gue­rri­lle­ro es ‘ Ti­ro­fi­jo’”, di­jo al­gu­na vez pa­ra jus­ti­fi­car­se co­mo ban­do­le­ro y to­mar dis­tan­cia fren­te a Pe­dro An­to­nio Ma­rín y esos nue­vos hombres de la gue­rra que de­cían te­ner ideas de iz­quier­da y ad­mi­rar a Fi­del Cas­tro y sus barbudos.

Tam­po­co era un ‘chus­me­ro’ co­mo ‘Chis­pas’, su an­ta­go­nis­ta li­be­ral. Ni era exac­ta­men­te un ‘pá­ja­ro’, esos hombres que al es­ti­lo del ‘Cón­dor’ León Ma­ría Lo­zano y sus se­cua­ces se ha­bían em­pe­ña­do, años atrás, en con­ser­va­ti­zar re­gio­nes li­be­ra­les com­ple­tas (co­mo el cen­tro y el nor­te del Va­lle del Cau­ca) a pun­ta de ma­sa­cres, in­cen­dios, vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos se­lec­ti­vos y des­pla­za­mien­tos de co­mu­ni­da­des en­te­ras.

Su tes­ta­men­to sir­ve de guía: “... Yo soy la ma­la con­cien­cia del Par­ti­do Con­ser­va­dor. Yo les he ser­vi­do a to­dos y to­dos me han trai­cio­na­do. He co­me­ti­do be­lla­que­rías en su nom­bre, he con­tri­bui­do a la cau­sa del Par­ti­do Con­ser­va­dor, ma­tan­do y co­rrien­do li­be­ra­les y gen­te de iz­quier­da. Ser­ví a los lau­rea­nis­tas, a los os­pi­nis­tas, a to­dos los gru­pos en que se ha di­vi­di­do el con­ser­va­tis­mo”.

Efraín era más bien la fa­se si­guien­te en la su­ma de las vio­len­cias pa­sa­das. Era un ban­do­le­ro de la ge­ne­ra­ción que sur­gió en­tre 1957 y 1960; hombres (azu­les, co­mo él; o ro­jos, co­mo ‘Chis­pas’) que lue­go de li­be­rar­se del con­trol de sus je­fes po­lí­ti­cos em­pe­za­ron a de­lin­quir por cuen­ta pro­pia bus­can­do lu­cro en el mie­do que pro­du­cían sus atro­ci­da­des.

Ca­si to­dos eran cam­pe­si­nos que ha­bían vi­vi­do en car­ne pro­pia la vio­len­cia bi­par­ti­dis­ta y que car­ga­ban con los trau­mas y ren­co­res que es­ta les pro­du­jo.

***

Aquel miér­co­les 9 de ju­nio de 1965 no se po­día fa­llar. Las au­to­ri­da­des te­nían la cer­te­za de que en la ca­sa mar­ca­da con el nú­me­ro 14 A 28 de la ca­lle 27 sur se es­con­día Efraín Gon­zá­lez. Lo ha­bía

de­la­ta­do Ara­min­ta, la pe­núl­ti­ma de sus mu­je­res, mo­vi­da por los ce­los y por la ju­go­sa re­com­pen­sa.

En mi­nu­tos los al­re­de­do­res se trans­for­ma­ron en un es­ce­na­rio de gue­rra. Cen­te­na­res de hombres se apos­ta­ron en los te­chos de las edi­fi­ca­cio­nes ve­ci­nas y en las ca­lles ad­ya­cen­tes. Des­pués de res­pon­der tan a su ma­ne­ra a la in­vi­ta­ción pa­ra que se so­me­tie­ra, in­ten­ta­ron sa­car­lo por la fuer­za.

Dos agen­tes in­gre­sa­ron en la ha­bi­ta­ción don­de se en­con­tra­ba pa­ra cap­tu­rar­lo. Uno sa­lió muer­to y otro, he­ri­do de gra­ve­dad.

Ca­si en­se­gui­da, las tro­pas de avan­za­da de­bie­ron re­tro­ce­der por los dis­pa­ros que, por su in­ten­si­dad, pa­re­cían pro­ve­nir de va­rios fran­co­ti­ra­do­res. Cuan­do las per­so­nas que ha­bi­ta­ban la ca­sa pu­die­ron fi­nal­men­te sa­lir tras una bre­ve tre­gua, los ofi­cia­les se die­ron cuen­ta de que ahí den­tro so­lo ha­bía un hom­bre. Di­ver­sas in­cur­sio­nes de­ja­ron cin­co sol­da­dos muer­tos y una do­ce­na de he­ri­dos (in­clui­do un ci­vil). El co­ro­nel Jo­sé Joa­quín Ma­ta­lla­na y el te­nien­te Ha­rold Be­do­ya de­ci­die­ron en­ton­ces no per­der más hombres y lla­ma­ron a fue­go de ar­ti­lle­ría con un ca­ñón de 40 mi­lí­me­tros que es­tre­me­ció una y otra vez la ca­sa, pe­ro sin lo­grar su ob­je­ti­vo. Nun­ca se sa­brá con cuán­ta mu­ni­ción con­ta­ba Gon­zá­lez, pe­ro la tar­de se fue alar­gan­do has­ta las pri­me­ras som­bras de la no­che, mien­tras una mul­ti­tud, a ries­go de ser blan­co del cru­ce de dis­pa­ros, se agol­pa­ba en los al­re­de­do­res y gri­ta­ba vi­vas al ban­do­le­ro.

No fue sino has­ta las sie­te de la no­che que a las fuer­zas del or­den se les ocu­rrió usar ga­ses la­cri­mó­ge­nos. Las co­lum­nas de hu­mo se ele­va­ron so­bre la edi­fi­ca­ción y en­ton­ces, co­mo al­ma en pe­na, Gon­zá­lez co­rrió los me­tros más de­ci­si­vos de su vi­da ba­jo una llu­via de ba­las. Una y dos ve­ces, se­gún va­rios tes­ti­mo­nios, ca­yó. Una y dos ve­ces se le­van­tó pa­ra re­em­pren­der la fu­ga. Des­pués de sal­tar un mu­ro que­dó fue­ra del al­can­ce de las mi­ri­llas de los per­se­gui­do­res y de la vis­ta de los cu­rio­sos.

Sin em­bar­go, ac­to se­gui­do so­na­ron dis­pa­ros. En la huida, Gon­zá­lez se to­pó con un sol­da­do y se des­en­ca­de­nó un due­lo que no es­ta­ba en sus cuen­tas. Dis- pa­ró pri­me­ro, co­mo siem­pre so­lía ha­cer­lo. Erró, co­mo po­cas ve­ces. En cam­bio, el hom­bre de la Po­li­cía Mi­li­tar apun­tó y acer­tó. El ban­do­le­ro se des­va­ne­ció con un bo­que­te en el ros­tro. Efraín Gon­zá­lez Té­llez no te­nía pacto con el dia­blo. .

Su gran atrac­ti­vo es que sa­be com­bi­nar a la per­fec­ción de­por­ti­vi­dad, tec­no­lo­gía

y es­ti­lo. Su pa­que­te tec­no­ló­gi­co es­tá en­fo­ca­do en ofre­cer la ma­yor se­gu­ri­dad po­si­ble pa­ra mi­ni­mi­zar la po­si­bi­li­dad de cho­ques. Es la úni­ca ca­mio­ne­ta de su ti­po en el mer­ca­do co­lom­biano que cuen­ta con asis­ten­te de fre­na­do au­to­má­ti­co. Ade­más tie­ne to­dos esos ga­llos de la mar­ca que la han pues­to a la van­guar­dia: ad­ver­ten­cia tra­se­ra de trá­fi­co cru­za­do, asis­ten­cia de per­ma­nen­cia en el ca­rril, asis­ten­cia avan­za­da de par­queo au­to­má­ti­co, aler­tas de co­li­sión fron­tal y pun­to cie­go, en­tre otros. En otras pa­la­bras, pa­ra es­tre­llar­se en es­ta ca­mio­ne­ta real­men­te hay que es­for­zar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.