Th­ro­ne of ga­mes

EL PRE­CIO: No ha si­do anun­cia­do, pe­ro la si­lla Em­pe­ror Works­ta­tion, de la mar­ca MWE, se en­cuen­tra en el mer­ca­do des­de

SoHo (Colombia) - - Contents - POR:

En la dispu­ta por la su­pre­ma­cía en el reino del Acer ha da­do un

ga­ming, du­ro gol­pe a sus ri­va­les con la lí­nea Pre­da­tor, que in­clu­ye por­tá­ti­les, desk­tops, mo­ni­to­res y ac­ce­so­rios de al­to desem­pe­ño pa­ra jue­gos. Es­te año, en la pres­ti­gio­sa fe­ria IFA de Ber­lín, fue pre­sen­ta­da ade­más una ex­tra­va­gan­cia que lle­va la ex­pe­rien­cia ga­mer a otro ni­vel: la si­lla Pre­da­tor Th­ro­nos, una bes­tia de 220 ki­los que cuen­ta con tres mo­ni­to­res 4k de 27 pul­ga­das, ca­pa­ces de trans­por­tar a los usua­rios a otro uni­ver­so. Tie­ne un me­ca­nis­mo de for­ce feed­back que trans­mi­te vi­bra­ción en tiem­po real sin afec­tar los mo­ni­to­res. Es­tos van mon­ta­dos en una cú­pu­la de ace­ro, de mo­do que ga­ran­ti­zan un cu­bri­mien­to de 270 gra­dos de vi­sión, con la bo­ba­di­ta de 27 mi­llo­nes de pi­xe­les. El asien­to —er­go­nó­mi­co y fo­rra­do en cue­ro— pue­de re­cli­nar­se has­ta 130 gra­dos, lo que le da­rá lar­gas ho­ras de có­mo­do en­tre­te­ni­mien­to. Aun­que el pre­cio aún no se ha re­ve­la­do, es­ta­mos se­gu­ros de que us­ted, co­mo cual­quier Lan­nis­ter, ha­rá lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra ocu­par es­te trono. .

Em­pe­ce­mos por de­cir que al­can­zar una trans­pa­ren­cia co­mo la de es­ta be­bi­da no es fá­cil, y me­nos tra­tán­do­se de un te­qui­la añe­jo. To­do el pro­ce­so de­trás de la ela­bo­ra­ción del te­qui­la 1800 Cris­ta­lino es ar­te­sa­nal, len­to y na­tu­ral. Co­mien­za en los cam­pos de Ja­lis­co, en cul­ti­vos de aga­ve azul te­qui­la­na We­ber. Co­mo to­dos los te­qui­las ul­tra­pre­mium, es­tá he­cho cien­to por cien­to con es­te ma­guey (na­da de otros azú­ca­res). Pa­sa a un pro­ce­so de coc­ción en hor­nos tra­di­cio­na­les an­tes de ser fer­men­ta­do y des­ti­la­do. La des­ti­la­ción es tam­bién un pro­ce­so ar­te­sa­nal que se ha­ce en alam­bi­ques de co­bre. Más tar­de, el lí­qui­do se añe­ja en ba­rri­les de ro­ble du­ran­te die­ci­ocho me­ses. Pa­sa­do es­te tiem­po vie­ne la par­te más im­por­tan­te del pro­ce­so: la fil­tra­ción por car­bón, que le qui­ta el co­lor os­cu­ro y las no­tas amar­gas que ga­nó en el añe­ja­mien­to. Por úl­ti­mo, vuelve a barricas, pe­ro es­ta vez de opor­to traí­das de Por­tu­gal, y per­ma­ne­ce ahí cua­tro me­ses más pa­ra ga­nar nue­vas no­tas de sa­bor.

¿Y eso qué tie­ne que ver con us­ted? Na­da. Pe­ro es bueno que cuan­do in­vier­ta en un buen te­qui­la, se­pa qué es lo que se es­tá to­man­do. Le re­co­men­da­mos que lo to­me frío, pu­ro o con una ro­ca de hie­lo. Y, mien­tras lo ha­ce, pien­se que es un pri­vi­le­gia­do, por­que des­pués de Mé­xi­co, Co­lom­bia es el úni­co país del mun­do en don­de se pue­de con­se­guir. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.