El ta­ma­ño del pe­ne pro­me­dio

El 45 por cien­to de los hombres sien­te que su pe­ne es pe­que­ño. Pe­ro le­jos de tra­tar­se de una cues­tión de ta­ma­ño, es­ta per­cep­ción se ba­sa en es­te­reo­ti­pos ale­ja­dos de la reali­dad. Acá le de­ci­mos cuál es el pro­me­dio mun­dial y qué tan cer­ca es­tá de so­bre­pa­sar

SoHo (Colombia) - - Contents - FO­TOS: MA­RIO ALZATE

Unos di­cen que tie­ne que ver con el co­lor de piel; otros, con la ta­lla del za­pa­to,

al­gu­nos ha­blan de la al­tu­ra o de la na­riz. Pe­ro la ver­dad es que a la ho­ra de ha­blar de pe­nes, to­das es­tas creen­cias no son más que mi­tos que ali­men­tan ideas equi­vo­ca­das. Nin­guno de los as­pec­tos men­cio­na­dos tie­ne re­la­ción di­rec­ta con el ta­ma­ño del miem­bro mas­cu­lino, o al me­nos to­da­vía no ha si­do de­mos­tra­do.

Tam­po­co hay que com­pa­rar­se con Na­cho Vidal o Johnny Sins, pues la por­no­gra­fía nu­tre la per­cep­ción de que to­dos los hombres ne­ce­si­tan un pe­ne de más de 20 cen­tí­me­tros pa­ra ha­cer sen­tir pla­cer a su pa­re­ja. Y si par­ti­mos de ahí, el por­cen­ta­je de hombres que lo­gra­ría sa­tis­fa­cer a una mu­jer se­ría del 5 por cien­to o me­nos.

La ver­dad es que, pon­de­ran­do el re­sul­ta­do de más de 16 es­tu­dios pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta Bri­tish Jour­nal of Uro­logy In­ter­na­tio­nal, y le­jos de la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca, el pe­ne pro­me­dio mi­de de 7 a 10 cen­tí­me­tros en re­po­so y de 12 a 16 erec­to; la cir­cun­fe­ren­cia sue­le ser de 9 a 10 cen­tí­me­tros en re­po­so y 12 erec­to. Pa­ra que un pe­ne se con­si­de­re pe­que­ño de­be me­dir 4 cen­tí­me­tros en re­po­so y 7,5 erec­to, pe­ro los hombres con es­ta con­di­ción son mi­no­ría.

Ade­más, nue­ve de ca­da diez mu­je­res afir­ma que la ca­li­dad del en­cuen­tro se­xual de­pen­de más del gro­sor que de la lon­gi­tud del miem­bro erec­to. Den­tro de al­gu­nos de los es­tu­dios eva­lua­dos tam­bién que­da de­mos­tra­do que la in­se­gu­ri­dad mas­cu­li­na no tie­ne fun­da­men­tos, pues el 85 por cien­to de las mu­je­res di­ce es­tar sa­tis­fe­cho con el ta­ma­ño del pe­ne de su pa­re­ja. Así que de­je la re­gla a un la­do y no si­ga tor­tu­rán­do­se por es­te ti­po de ni­mie­da­des. A me­nos que us­ted su­fra de al­gu­na en­fer­me­dad y ten­ga un mi­cro­pe­ne, si su­pera los 8 cen­tí­me­tros en erec­ción pue­de dar­se por bien ser­vi­do. .

Cuan­do Mar­tin Mo­rris co­men­zó a me­di­tar ha­ce vein­ti­cin­co años no se ima­gi­nó que ese ca­mino

lo trae­ría a Co­lom­bia. Des­pués de es­tu­diar Tea­tro y De­re­cho co­no­ció al cé­le­bre ins­truc­tor de yo­ga Ba­ron Bap­tis­te ca­mi­nan­do por una pla­ya de Tu­lum, Mé­xi­co. De ahí en ade­lan­te ha de­di­ca­do su vi­da a la en­se­ñan­za del Bap­tis­te Po­wer Yo­ga, una prác­ti­ca en la que se en­tien­de el yo­ga co­mo un ele­men­to trans­for­ma­dor, no so­lo por los be­ne­fi­cios que trae al cuer­po, sino tam­bién por­que in­vi­ta a quie­nes lo rea­li­zan a in­da­gar y lo­grar un pro­ce­so de autoconocimiento pro­fun­do.

Pe­ro él no se li­mi­tó a en­se­ñar­les a las per­so­nas que que­rían sim­ple­men­te prac­ti­car, tam­bién for­mó pro­fe­sio­na­les en es­ta dis­ci­pli­na pa­ra que a su vez se con­vir­tie­ran en ins­truc­to­res. Con un pro­gra­ma que du­ra un año y en el que se rea­li­zan pos­tu­ras de cua- tro a seis ho­ras al día, los in­tere­sa­dos ad­quie­ren una for­ma­ción com­ple­ta que no se que­da en los li­bros y en la teo­ría, pues si­guen sien­do acom­pa­ña­dos has­ta que su pro­fe­sor de­ci­de que es­tán lis­tos. Si quie­re co­no­cer más de es­ta prác­ti­ca o de la his­to­ria de Mar­tin, vi­si­te Yo­gas­pa­ce. .

N “o ha na­ci­do el hi­juepu­ta al que le ten­ga mie­do”. Da­niel Co­ro­nell pro­nun­ció esa fra­se y por un mo­men­to du­dé de que en reali­dad la hu­bie­ra di­cho. Es di­fí­cil pen­sar que una per­so­na con una voz tan dul­ce di­ga ma­las pa­la­bras. De he­cho, me des­per­tó ter­nu­ra ver­lo al­mor­zar una com­po­ta de man­za­na que sa­có de una lon­che­ra in­fan­til que le pres­tó Ra­fael, su hi­jo me­nor. Es­ta­ba a die­ta de­bi­do a una ope­ra­ción de her­nia hia­tal. Lle­gué a pen­sar que en al­gún mo­men­to de la en­tre­vis­ta yo ten­dría que dar­le un te­te­ro, leer­le un cuen­to y acos­tar­lo a dor­mir.

El in­sul­to se lo lan­zó a un abo­ga­do al que es­ta­ba in­ves­ti­gan­do. El hom­bre lo lla­mó por te­lé­fono y le di­jo: “A mí me han es­cri­to de la pri­sión de Co­le­man, us­ted de­be sa­ber quién es­tá ahí”. Con la otra mano, Co­ro­nell bus­có en Goo­gle quién es­ta­ba re­clui­do allí y la res­pues­ta lo tran­qui­li­zó por­que se tra­ta­ba de la men­ti­ra con que más lo han ata­ca­do. “Di­ga y pu­bli­que lo que quie­ra”, le res­pon­dió.

El abo­ga­do, se­gún di­ce, bus­ca­ba in­ti­mi­dar­lo a nom­bre de Jus­to Pas­tor Pe­ra­fán, el nar­co­tra­fi­can­te co­lom­biano con­de­na­do a 30 años de pri­sión en Es­ta­dos Uni­dos y el per­so­na­je que han usa­do sus de­trac­to­res pa­ra, se­gún él, di­fa­mar­lo.

Co­ro­nell re­co­no­ce ha­ber ha­bla­do con Pe­ra­fán una so­la vez, pe­ro ase­gu­ra que no pu­do evi­tar­lo. Se­gún su ver­sión, el fa­lle­ci­do co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo Éd­gar Pe­rea lo lla­mó y le di­jo que el pe­rio­dis­ta Juan Gui­ller­mo Ríos es­ta­ba a su la­do y que­ría ha­blar con él. Ríos, a quien ha­bía co­no­ci­do du­ran­te su pri­me­ra ex­pe­rien­cia la­bo­ral en te­le­vi­sión, le co­mu­ni­có que Pas­tor Pe­ra­fán que­ría sa­lu­dar­lo y se lo pa­só sin dar­le la opor­tu­ni­dad de de­cir que no.

“Se­ñor Co­ro­nell, ¿co­mo es­tá?, que­ría dar­le un sa­lu­do cor­dial y de­cir­le que yo nun­ca he te­ni­do pro­ble­mas con us­ted”, re­cuer­da que le di­jo.

Al col­gar, Co­ro­nell vol­vió a lla­mar a Pe­rea y le pi­dió que pu­sie­ra de nue­vo en la lí­nea a Juan Gui­ller­mo Ríos pa­ra que le die­ra una ex­pli­ca­ción: “Él pien­sa que tú que­das­te con una ma­la im­pre­sión por­que los Ca­ñón tu­vie­ron di­fe­ren­cias con­ti­go”, le ha­bría di­cho Ríos.

Pe­ra­fán era so­cio de los her­ma­nos Da­vid y Mar­co An­to­nio Ca­ñón en una em­pre­sa lla­ma­da Ima­gen y So­ni­do. En su ofi­ci­na de Mia­mi, Co­ro­nell me di­ce: “Han que­ri­do vol­ver eso una so­la co­sa y de­cir que co­mo los Ca­ñón eran so­cios de Pe­ra­fán, y Da­niel Co­ro­nell era so­cio de los Ca­ñón (en NTC), lue­go, por una ley de tran­si­ti­vi­dad, Da­niel Co­ro­nell era so­cio de Pe­ra­fán”.

Le pre­gun­té a Juan Gui­ller­mo Ríos so­bre es­ta anéc­do­ta. Des­pués de una con­ver­sa­ción de 17 mi­nu­tos, me dio su res­pues­ta: “Yo no le doy en­tre­vis­tas te­le­fó­ni­cas a per­so­nas que no co­noz­co”.

Co­ro­nell cuen­ta que le di­jo a Ríos que nun­ca ha­bía te­ni­do re­la­ción con Pe­ra­fán y, ade­más, en ese mo­men­to, no te­nía de él “ni ma­la ni bue­na im­pre­sión”. Pe­ra­fán es­ta­ba li­bre de to­da cul­pa en esos años. In­clu­so ha­bía si­do con­de­co­ra­do por la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes jun­to con to­da la cla­se po­lí­ti­ca del mo­men­to.

Des­de 2010, el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be se ha re­fe­ri­do a Pas­tor Pe­ra­fán, en re­la­ción con Da­niel Co­ro­nell, 42 ve­ces en su cuen­ta de Twit­ter. Pe­ro ha ha­bi­do mu­chas más, co­mo la del 10 de febrero de 2018, cuan­do di­jo que Co­ro­nell “pro­ce­de con una ac­ti­tud ma­fio­sa pa­ra ha­cer da­ño elec­to­ral, sus ne­go­cios con el nar­co­trá­fi­co si­guen im­pu­nes y me ha de­man­da­do por­que pien­so que se­ría ex­tra­di­ta­ble”.

Des­pués de ese trino, Co­ro­nell le pu­so una tu­te­la por la que el jue­ves 21 de ju­nio de 2018 tu­vie­ron que ver­se, ca­ra a ca­ra, por cer­ca de tres ho­ras, en un re­cin­to de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

El pe­rio­dis­ta lle­gó pri­me­ro; Uri­be, nue­ve mi­nu­tos des­pués. Pa­ra de­jar en cla­ro que no ha­bía lle­ga­do tar­de, el ex­man­da­ta­rio anun­ció en voz al­ta que fal­ta­ban 16 mi­nu­tos y se sen­tó jun­to a su abo­ga­do, Jai­me Lom­ba­na. El si­len­cio más in­có­mo­do del mun­do ca­yó so­bre la sa­la. No ha ha­bi­do en la his­to­ria de Co­lom­bia

UNO DE LOS AR­GU­MEN­TOS PA­RA PRE­SIO­NAR al tes­ti­go de car­go con­tra el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be pa­ra que cam­bie su de­cla­ra­ción es el po­der del de­nun­cia­do. Juan Gui­ller­mo Mon­sal­ve, re­clui­do en la cár­cel La Pi­co­ta, ha da­do de­cla­ra­cio­nes so­bre la su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción del se­na­dor Uri­be y de su her­mano San­tia­go en la con­for­ma­ción de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res y ba­na, ha­bía lle­ga­do a ese pa­tio de La Pi­tam­bién del ex­pre­si­den­te en la ma­ni­pu­la­ción de tes­ti­gos. co­ta. El doctor Lom­ba­na ha di­cho que su

vi­si­ta na­da tu­vo que ver con Mon­sal­ve y Su com­pa­ñe­ro de pri­sión, En­ri­que Par­do Has­che, con­de­na­do que so­la­men­te fue a acom­pa­ñar a su sue­gra pa­ra ver a En­ri­que por se­cues­tro, le ha re­pe­ti­do una y otra vez que ese pro­ce­so no Par­do Has­che, con quien ella es­tá em­pa­ren­ta­da. va a lle­gar a na­da por­que Uri­be es muy po­de­ro­so. Par­do des­cri­bió así la par­ti­da de los abo­ga­dos:

En una con­ver­sa­ción, su­ce­di­da el 22 de febrero en la cel­da “– Cuan­do sa­lie­ron… sa­lie­ron los dos juntos… Él te­nía un del tes­ti­go y gra­ba­da con un dis­po­si­ti­vo ocul­to, Par­do Has­che le es­que­ma de se­gu­ri­dad, el mal­pa­ri­do. Con ca­mio­ne­tas de­trás, ca­di­ce que el se­gu­ro triun­fo del can­di­da­to de Uri­be aca­ba­rá con rros de 500 mi­llo­nes, ca­mio­ne­tas de­trás. el pro­ce­so en la Cor­te Su­pre­ma: “A Uri­be ni si­quie­ra lo van a No era por se­gu­ri­dad de Lom­ba­na to­car. El ti­po… lo van a sol­tar. ¿Por qué? Cuán­do uno di­ce por sino de él. qué. Pues por­que to­do es­tá pa­ra Uri­be. En­ton­ces los ma­gis­tra­dos No, Lom­ba­na tam­bién tie­ne, tam­bién tie­ne su vai­na. Yo van a ir a ver, hi­juepu­ta. Na­die se va a po­ner a jo­der con esa gen­te con Lom­ba­na no he ha­bla­do na­da de es­ta mier­da. Lom­ba­na, ya. Ima­gí­ne­se, una vez que esa gen­te se mon­te en el país, no vuel­co­mo si yo fue­ra el pa­pá”. ve a mi­rar pa­ra atrás. Cuan­do arran­quen ese país, hi­juepu­ta… El Por la vía de ese te­ma pron­to lle­ga­ron a plan­tear con­que se que­dó atrás, se que­dó atrás”. tras­tes en­tre los dos abo­ga­dos, e in­clu­so a referirse a otro

En un apar­te de la gra­ba­ción le su­gie­re más bien vol­tear­se y re­co­no­ci­do pe­na­lis­ta: de­cla­rar con­tra el se­na­dor Iván Ce­pe­da por­que “la iz­quier­da va pa aba­jo pe­ro feo, mano. EL DE­TE­NI­DO EN­RI­QUE La iz­quier­da… El po­bre Ce­pe­da va a que­dar

PAR­DO HASCHEN en la olla… por­que ni Pe­tro ni na­die. Van es

LE ATRI­BU­YE AL de pa­ra atrás. En­ton­ces lo que yo le que­ría de­cir es que us­ted lo que de­be ha­cer es pa­sar­se pa­ra el la­do de es­te se­ñor. Que él lo va EX­PRE­SI­DEN­TE UN PO­DER a te­ner a us­ted en cuen­ta des­pués, cuan­do sea

OM­NÍ­MO­DO: HA­GA DE pre­si­den­te, pa lo que sea”.

CUEN­TA DIOS ES URI­BE. So­bre el po­der om­ní­mo­do que Par­do Has­che le atri­bu­ye al ex­pre­si­den­te Uri

ES DIOS” be, el vi­deo re­gis­tra es­ta elo­cuen­te fra­se: “Ha­ga de cuen­ta Dios es Uri­be. Es Dios”.

Mi­nu­tos an­tes de es­ta gra­ba­ción los dos hombres se ha­bían reuni­do con Die­go Ca­de­na, abo­ga­do de unos nar­co­tra­fi­can­tes, ges­tor de car­tas de otros, apo­de­ra­do del ex­pre­si­den­te, y quien acep­ta ha­ber ido a La Pi­co­ta a re­co­ger la re­trac­ta­ción de Juan Gui­ller­mo Mon­sal­ve, anun­cia­da por En­ri­que Par­do Has­che.

La con­ver­sa­ción de los pre­sos de­ja ver la hon­da im­pre­sión que el doctor Ca­de­na cau­só en los re­clu­sos: “Es­te abo­ga­do tie­ne mu­cha hi­juepu­ta pla­ta… pe­ro pla­ta jo­ven. Cuan­do us­ted es jo­ven­ci­to y tie­ne mu­cha pla­ta, us­ted os­ten­ta y ha­ce vai­nas, ¿no? Si me en­tien­de… To­dos los días uno nue­vo. Ayer te­nía uno mu­cho más ca­ro que el Ro­lex. Era un Pa­tek Phi­lip­pe de 250 mi­llo­nes de pe­sos. Una co­sa hi­juepu­ta”.

El mis­mo día y a la mis­ma ho­ra de la vi­si­ta de Die­go Ca­de­na, otro abo­ga­do de Uri­be, el re­co­no­ci­do pe­na­lis­ta Jai­me Lom-

***

Al sa­lir del res­tau­ran­te Club Co­lom­bia, en Bo­go­tá, un hom­bre en si­lla de rue­das le ex­ten­dió la mano pa­ra sa­lu­dar­lo. Él se la dio y el ti­po em­pe­zó a apre­tar­la “con una fuer­za te­rri­ble”. El hom­bre le di­jo “¿us­ted quie­re que Chá­vez lle­gue?”, y en ese mo­men­to Co­ro­nell se dio cuen­ta de que las dos per­so­nas que es­ta­ban con él eran ve­ne­zo­la­nas. “No se­ñor, yo ten­go unas po­si­cio­nes dis­tin­tas, pe­ro es lo que es­cri­bo”, le di­jo. El hom­bre no lo sol­ta­ba y la si­tua­ción se vol­vió muy ten­sa. “Yo no sa­bía qué ha­cer, a una per­so­na en si­lla de rue­das no le pue­des re­ti­rar la mano con fuer­za y a mí me es­ta­ba do­lien­do. Al fi­nal me sol­tó. Ese fue un mo­men­to en el que sen­tí ese ti­po de agre­sión”.

¿Có­mo vi­ve tran­qui­lo un hom­bre con tan­tos enemi­gos? Lo peor es que no es el úni­co afec­ta­do. Un día es­ta­ba con su hi­jo en Mia­mi en un par­ti­do de fút­bol y un hom­bre em­pe­zó a gri­tar­le in­sul­tos en es­pa­ñol. Los com­pa­ñe­ros de equi­po de su hi­jo, que ha­blan in­glés, no en­ten­dían qué pa­sa­ba y le pre­gun­ta­ban que si el pro­ble­ma era con él. Su ami­go Yohir Aker­man, co­lum­nis­ta de El Es­pec­ta­dor, me con­tó que en otra oca­sión es­ta­ba jun­to a Co­ro­nell en una fi­la en la fe­ria Art Ba­sel y una mu­jer se que­jó de te­ner que ha­cer fi­la jun­to a ellos.

Pe­ro lo me­nos pe­li­gro­so son los lec­to­res fu­rio­sos. Una vez iba ca­mi­nan­do cer­ca a su ca­sa de Bo­go­tá con su hi­ja Ra­quel y se en­con­tró de fren­te a Luis Fer­nan­do Uri­be Bo­te­ro, el hom­bre que con­fe­só ha­ber­lo ame­na­za­do di­cién­do­le “a la pri­me­ra que le va­mos a man­dar en pe­da­zos es a la hi­ja”.

“¿Us­ted qué ha­ce aquí?”, le pre­gun­tó Co­ro­nell, y el hom­bre res­pon­dió: “Yo ten­go de­re­cho a ca­mi­nar por don­de quie­ra”. Los es­col­tas se pu­sie­ron ner­vio­sos, pre­gun­ta­ron qué ocu­rría, pe­ro Co­ro­nell les di­jo que no pa­sa­ba na­da y ca­mi­na­ron ha­cia la di­rec­ción con­tra­ria.

Se­gún Co­ro­nell, Luis Fer­nan­do Uri­be Bo­te­ro se echó la cul­pa de esas amenazas por en­car­go de Carlos Ná­der Sim­monds, con­de­na­do por nar­co­trá­fi­co en Es­ta­dos Uni­dos, ami­go de Pa­blo Es­co­bar y due­ño de la ca­sa des­de don­de se hi­cie­ron las amenazas con­tra él, su es­po­sa y su hi­ja en 2005.

Lo úl­ti­mo que ha sa­bi­do de Ná­der Sim­monds es que es­tá “po­de­ro­sí­si­mo. Muy cer­cano al Cen­tro De­mo­crá­ti­co: fue muy ac­ti­vo en la cam­pa­ña de Jo­sé Fé­lix La­fau­rie por la Con­tra­lo­ría, es­tá ha­cien­do mu­chos ne­go­cios en el Me­ta y Vi­lla­vi­cen­cio. Es de­plo­ra­ble que esa per­so­na ha­ya po­di­do vi­vir tan­tos años ba­jo una ab­so­lu­ta impunidad so­cial”.

Co­ro­nell sa­be dón­de es­tán y qué ha­cen la ma­yo­ría de los per­so­na­jes que han pa­sa­do por su co­lum­na en la re­vis­ta Se­ma­na. Ha con­ver­ti­do en há­bi­to que los po­de­ro­sos del país se le­van­ten con te­mor los do­min­gos por la ma­ña­na pa­ra ver en Twit­ter a quién le to­có el turno en su pá­gi­na.

Uno po­dría pen­sar que de­trás de su cuen­ta hay un equi­po de va­rias per­so­nas, con un ar­chi­vo a mano lis­to pa­ra des­en­fun­dar do­cu­men­tos y re­fu­tar a los in­dig­na­dos con sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Pe­ro él ase­gu­ra que no es así.

Fer­nán Mar­tí­nez ex­pli­ca que esa ve­lo­ci­dad de res­pues­ta se de­be a que “su­fre de bue­na memoria. Se acuer­da de al­muer­zos de ha­ce más de 25 de años, de quié­nes es­ta­ban, qué ha­bla­ron y has­ta qué pi­die­ron. Re­cuer­da con exac­ti­tud asom­bro­sa nú­me­ros te­le­fó­ni­cos de cuan­do los te­lé­fo­nos eran de dis­co, ade­más de aniver­sa­rios, cum­plea­ños, pues­tos de po­lí­ti­cos, or­ga­ni­gra­mas de car­te­les, re­por­ta­jes, no­ti­cias, via­jes, lu­ga­res”.

Pa­ra Co­ro­nell es inevi­ta­ble ha­cer enemi­gos nue­vos ca­si ca­da se­ma­na. Sin em­bar­go, acla­ra una y otra vez que su tra­ba­jo no es me­ter gen­te a la cár­cel, sino in­for­mar: “Ha­cer buen pe­rio­dis­mo es in­com­pa­ti­ble con ser sim­pá­ti­co y que­ri­do pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te. Al­gu­nas per­so­nas se ima­gi­nan que soy un ogro”.

Al pre­gun­tar­le si ha pen­sa­do en ir­se de Se­ma­na y ha­cer al­go por su pro­pia cuen­ta, di­ce con se­gu­ri­dad: “A mí me in­tere­sa mu­cho que Se­ma­na exis­ta co­mo pro­yec­to y voy a ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra que así sea”.

Tan­to Yohir Aker­man co­mo Die­go Carvajal —di­rec­tor di­gi­tal de Dis­co­very pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, con quien tra­ba­jó en Uni­vi­sión— coin­ci­den en que lo más im­pac­tan­te de co­no­cer­lo es el he­cho de que su voz dul­ce no co­rres­pon­de a la que uno se ima­gi­na al leer­lo.

Sin em­bar­go, en su co­lum­na no to­do ha si­do muer­te y co­rrup­ción. A tra­vés de ella los lec­to­res tam­bién han po­di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.