La vi­da a gol­pes de Ti­na Tur­ner.

2.

SoHo (Colombia) - - Sommaire -

My Lo­ve Story, la nue­va au­to­bio­gra­fía de la di­va ochen­te­ra, re­ve­la una vi­da lle­na de in­for­tu­nios: un ma­ri­do mal­tra­ta­dor, en­fer­me­da­des gra­ves y el re­cien­te sui­ci­dio de su hi­jo ma­yor.

La dis­tan­cia que exis­te en­tre Anna Mae Bu­llock y Ti­na Tur­ner es la que hay en­tre una ca­si­ta de cam­pe­si­nos al­go­do­ne­ros en Nut­bush, Ten­nes­see, y el castillo Al­gon­quin en las afue­ras de Zú­rich. Ti­na ha­bi­ta es­te úl­ti­mo y Anna vi­vió en la pri­me­ra. Anna era una ni­ña ne­gra cam­pe­si­na de ori­gen hu­mil­de a la que el aban­dono de sus pa­dres la obli­gó a va­ler­se por sí mis­ma des­de muy tem­prano. Ti­na es una es­tre­lla con­su­ma­da del rock que ron­da los ochen­ta años. Anna y Ti­na son la mis­ma per­so­na, pe­ro se­pa­ra­das por una vi­da en­te­ra.

Su nue­va au­to­bio­gra­fía, My Lo­ve Story (la se­gun­da par­te de I, Ti­na, que pu­bli­có en 1986), mues­tra que el ca­mino que re­co­rrió Anna pa­ra con­ver­tir­se en Ti­na se pa­re­ce po­co a esos cuen­tos de prin­ce­sas en los que, una vez su­pe­ra­dos los obs­tácu­los ini­cia­les, to­do es co­lor de ro­sa. Es más bien una de esas his­to­rias ti­po mar­qués de Sa­de, en las que la pro­ta­go­nis­ta se con­vier­te en he­roí­na por cuen­ta de des­gra­cias que la ace­chan has­ta el fi­nal.

No era un se­cre­to que Ike Tur­ner —el cé­le­bre gui­ta­rris­ta co­cai­nó­mano con el que se ca­só a los 23 años, que la bau­ti­zó con el nom­bre con el que el mun­do la co­no­ce­ría y la pu­so a can­tar so­bre los es­ce­na­rios— era un mal­tra­ta­dor com­pul­si­vo que so­lía hu­mi­llar­la y dar­le pa­li­zas que le de­ja­ban los ojos amo­ra­ta­dos y la na­riz ro­ta (en su mo­men­to Ike tra­tó de de­fen­der­se ase­gu­ran­do que no le ha­bía pe­ga­do “más que el hom­bre pro­me­dio le pe­ga a su es­po­sa”). Pe­ro al­gu­nos epi­so­dios que Ti­na di­ce ha­ber­se guar­da­do por ver­güen­za ape­nas sa­len a la luz. Co­mo esa noche de bo­das en la que Ike de­ci­dió ce­le­brar en un pros­tí­bu­lo de Ti­jua­na y don­de la re­cién ca­sa­da tu­vo que pre­sen­ciar un de­ca­den­te es­pec­tácu­lo de se­xo en vi­vo que ella des­cri­be en es­tos tér­mi­nos: “El ti­po era des­agra­da­ble y apa­ren­te­men­te im­po­ten­te, y la chi­ca... Bueno, di­ga­mos que lo que vi fue un es­pec­tácu­lo más gi­ne­co­ló­gi­co que eró­ti­co”.

El di­vor­cio de Ike en 1976 sig­ni­fi­có pa­ra Ti­na rein­ven­tar­se co­mo so­lis­ta, y la ayu­da de ar­tis­tas ami­gos co­mo Cher y Da­vid Bo­wie fue de­ter­mi­nan­te pa­ra vol­ver a la ci­ma. Si uno qui­sie­ra dar­le un fi­nal fe­liz a la his­to­ria, se­ría en los años ochen­ta, cuan­do se con­vir­tió en una de las vo­ces más re­co­no­ci­das del mun­do y en un mons­truo so­bre los es­ce­na­rios que lle­na­ba es­ta­dios y ha­cía mi­llo­nes con sus ven­tas. El fi­nal fe­liz lle­ga­ría al clí­max con la nue­va re­la­ción con Er­win Bach, un pro­duc­tor mu­si­cal ale­mán 16 años me­nor que ella con el que es­tá des­de 1985 y con quien se ca­só en 2013. Bach es to­do lo opues­to a Ike: un hom­bre ama­ble y amo­ro­so que ella no tie­ne pu­dor en des­cri­bir co­mo su “prín­ci­pe azul”.

Pe­ro el de Ti­na, ya se di­jo, no es un cuen­to de ha­das. Vino en­ton­ces un de­rra­me ce­re­bral tres me­ses des­pués de su ma­tri­mo­nio, una fa­lla re­nal que su­peró gra­cias a que Er­win le do­nó uno de sus ri­ño­nes y un cán­cer in­tes­ti­nal que pa­ra 2016 le im­pe­día co­mer y que im­pli­có la re­mo­ción de bue­na par­te del in­tes­tino. Por esa épo­ca lle­gó a con­si­de­rar la idea del sui­ci­dio asis­ti­do, con­si­de­ra­do le­gal en Sui­za.

Lo­gró sa­lir ade­lan­te, pe­ro los in­for­tu­nios no pa­ra­ron. El 3 de julio de es­te año, mien­tras es­cri­bía su li­bro, tu­vo que aña­dir el que se­ría el ca­pí­tu­lo más do­lo­ro­so: el sui­ci­dio de Craig, el hi­jo que tu­vo 59 años atrás con otro mú­si­co con quien es­tu­vo an­tes de Ike y quien, en pa­la­bras de su ma­dre, era “un al­ma ator­men­ta­da”. A sus 78 años, “la rei­na del rock” vi­ve en un castillo, pe­ro no tie­ne vi­da de prin­ce­sa. Lo que la se­pa­ra de la ni­ña cam­pe­si­na que fue es una exis­ten­cia lle­na de fa­ma, di­ne­ro y gol­pes. So­bre to­do gol­pes. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.