¿Có­mo so­bre­vi­ve Hou­se of Cards sin Ke­vin Spa­cey?

Cuan­do los es­cri­to­res ter­mi­na­ron el guion de la sex­ta tem­po­ra­da tu­vie­ron que reha­cer­lo de­bi­do a las de­nun­cias de abu­so se­xual con­tra su pro­ta­go­nis­ta. Así que pa­ra po­der fi­na­li­zar la se­rie, echa­ron mano de la úni­ca so­lu­ción po­si­ble.

SoHo (Colombia) - - Sommaire -

Ha­ce un año, Ke­vin Spa­cey ca­yó sin atenuantes del cie­lo de

Holly­wood al averno que ha­bi­tan los abu­sa­do­res se­xua­les. Al tiem­po que los guio­nis­tas de Hou­se of Cards ter­mi­na­ban de es­cri­bir la sex­ta tem­po­ra­da de la exi­to­sa se­rie de Net­flix, el ac­tor Ant­hony Rapp acu­sa­ba a Spa­cey de aco­so por un epi­so­dio ocu­rri­do en 1986, cuan­do Rapp te­nía ape­nas 14 años. La res­pues­ta de Spa­cey fue de­cir que no re­cor­da­ba ese en­cuen­tro, pe­ro, por si aca­so, se dis­cul­pó. En me­nos de una se­ma­na te­nía 15 acu­sa­cio­nes en su con­tra que in­cluían has­ta un in­ten­to de vio­la­ción. Net­flix no tu­vo más re­me­dio que des­pe­dir­lo y na­ve­gar en la in­cer­ti­dum­bre de qué ha­cer sin el gran Frank Un­der­wood a la ca­be­za del pro­yec­to.

Cuan­do una se­rie pier­de a su fi­gu­ra prin­ci­pal es muy po­co lo que pue­de ha­cer­se. Una op­ción es rea­li­zar un nue­vo cas­ting pa­ra reem­pla­zar al ac­tor, fin­gir que na­da pa­só y so­por­tar la com­pren­si­ble ira del pú­bli­co. Otra, mu­cho peor, es can­ce­lar el pro­gra­ma. Pe­ro tra­tán­do­se de Hou­se of Cards y Ke­vin Spa­cey, nin­gu­na de es­tas era una al­ter­na­ti­va vá­li­da. Des­pués de dar­le vuel­tas al asun­to, los rea­li­za­do­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que la úni­ca po­si­bi­li­dad dig­na era el mag­ni­ci­dio: ma­tar al pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

Aun­que pa­ra al­gu­nos es­ta es una se­rie so­bre la cru­de­za de la po­lí­ti­ca (y tam­bién lo es), real­men­te siem­pre fue con­ce­bi­da co­mo la his­to­ria de un ma­tri­mo­nio ham­brien­to de po­der. En la se­gun­da tem­po­ra­da, Frank Un­der­wood pa­sa de con­gre­sis­ta a pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y, lue­go, en la quin­ta tem­po­ra­da, su es­po­sa Clai­re (Ro­bin Wright) lo su­ce­de. Por su­pues­to, am­bos van de­jan­do un char­co de san­gre y un ro­sa­rio de in­tri­gas en el ca­mino a la ci­ma.

En­ton­ces, ¿có­mo con­tar una his­to­ria de dos cuan­do fal­ta uno? Pa­ra los guio­nis­tas Me­lis­sa Gib­son y Frank Pu­glie­se era im­po­si­ble ne­gar la exis­ten­cia de Frank o eli­mi­nar su per­so­na­je sin dar ex­pli­ca­cio­nes. Así que lo más ló­gi­co era ma­tar­lo tal y co­mo su­ce­de en el li­bro ho­mó­ni­mo de Mi­chael Dobbs en el que es­tá ba­sa­do el pro­gra­ma.

In­de­pen­dien­te de lo ocu­rri­do con Spa­cey, la sex­ta tem­po­ra­da ha­bía si­do pen­sa­da co­mo una en la que ha­bría cas­ti­go, ajus­tes de cuen­tas y so­lo un Un­der­wood triun­fan­te. Po­co an­tes de que Spa­cey ca­ye­ra en des­gra­cia el co­le­ta­zo del es­cán­da­lo de Har­vey Weins­tein ha­bía gol­pea­do Holly­wood y el prin­ci­pio del mo­vi­mien­to Me Too ya in­fluen­cia­ba a los es­cri­to­res de la se­rie. Eso se re­fle­ja­ba no so­lo en la fic­ción —con la lle­ga­da de Clai­re al Des­pa­cho Oval—, sino tam­bién en el set de gra­ba­cio­nes, don­de se sen­tía una ener­gía especial.

Des­pués de las acu­sa­cio­nes, Net­flix anun­ció que la sex­ta se­ría la úl­ti­ma tem­po­ra­da de Hou­se of Cards y que en vez de los ha­bi­tua­les 13 ca­pí­tu­los ten­dría so­lo ocho. An­tes de em­pe­zar a es­cri­bir las nue­vas lí­neas, los es­cri­to­res y productores te­nían que ha­cer el due­lo. Es­ta­ban sor­pren­di­dos por las acu­sa­cio­nes con­tra Spa­cey, pe­ro tam­bién preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro de la se­rie y al­go mo­les­tos con las con­se­cuen­cias que ten­drían en un pro­yec­to de mu­chos años las ac­cio­nes de una so­la per­so­na.

Des­pués de va­rias reunio­nes de ca­tar­sis, los es­cri­to­res ya se ha­bían he­cho a la idea de ima­gi­nar un nue­vo mun­do sin Frank ni Spa­cey. Ha­bía que ba­ra­jar nue­va­men­te las car­tas y pla­near el ase­si­na­to.

Por for­tu­na pa­ra ellos, a Frank lo ve­nían mar­gi­nan­do des­de el fi­nal de la quin­ta tem­po­ra­da, cuan­do Clai­re se sen­tó en el trono y di­jo mi­ran­do fi­ja­men­te a la cá­ma­ra: “Es mi turno”. Pe­ro con to­do y eso, que­da­ban mu­chas co­sas por re­sol­ver.

Una de ellas era es­co­ger al ase­sino de Frank. Los pri­me­ros ca­pí­tu­los de la úl­ti­ma tem­po­ra­da no in­vier­ten tiem­po tra­tan­do de ex­pli­car có­mo mu­rió ni quién lo ma­tó, pues eso so­lo cen­tra­ría la aten­ción nue­va­men­te en él y, ya se di­jo, es el turno de Clai­re. So­lo has­ta el fi­nal el te­le­vi­den­te lle­ga­rá a des­cu­brir­lo.

De to­das ma­ne­ras, Frank no se es­fu­ma. Así la cá­ma­ra no vuel­va a mos­trar­lo (ni si­quie­ra se ve su ca­dá­ver) o su voz de­je de es­cu­char­se. Des­de el pri­mer ca­pí­tu­lo de la sex­ta tem­po­ra­da,

con el so­ni­do de unos mis­te­rio­sos ras­gu­ños, si­gue pre­sen­te en la Ca­sa Blan­ca co­mo una es­pe­cie de fan­tas­ma que lle­ga a ator­men­tar a la viu­da.

Pe­ro no es ne­ce­sa­rio que Frank se apa­rez­ca en for­ma de es­pí­ri­tu pa­ra ha­cer su­frir a Clai­re. Su os­cu­ro le­ga­do ter­mi­na sien­do la peor pe­sa­di­lla pa­ra ella. An­net­te Shep­herd (in­ter­pre­ta­da na­da me­nos que por Dia­ne La­ne) es par­te de ese le­ga­do. Ami­ga de in­fan­cia de Clai­re, con­tro­la­ba la Ca­sa Blan­ca de Frank con su di­ne­ro e in­fluen­cia. Clai­re tra­ta­rá de re­sis­tir­se a su co­rrup­ción, pe­ro co­mo di­jo Pu­glie­se: “Tu peor né­me­sis es al­guien que te co­no­ce muy, muy bien”. Ella y su her­mano Bill (Greg Kin­near) se­rán los peo­res enemi­gos de la no­vel pre­si­den­ta y por mo­men­tos ha­rán que la som­bra del ma­ri­do fa­lle­ci­do pa­se a un se­gun­do plano.

Ser la pri­me­ra pre­si­den­ta mu­jer de Es­ta­dos Uni­dos trae sus con­se­cuen­cias. El mo­men­tum del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta y el de­ba­te so­bre las mu­je­res al po­der fue­ron apro­ve­cha­dos co­mo es­tra­te­gia pa­ra des­pla­zar el fo­co de aten­ción aca­pa­ra­do por Frank Un­der­wood. Los es­cri­to­res ha­bla­ron con mu­chos ex­per­tos en po­lí­ti­ca pa­ra en­ten­der qué pa­sa cuan­do una mu­jer asu­me car­gos de po­der, y to­ma­ron co­mo ejem­plo a Hi­llary Clin­ton. Aun­que no fue ele­gi­da co­mo pre­si­den­ta, su so­la as­pi­ra­ción re­sul­tó inacep­ta­ble pa­ra una gran par­te de la po­bla­ción.

Eso se re­fle­ja en es­ta tem­po­ra­da. El pri­mer ca­pí­tu­lo abre con un dis­cur­so de Clai­re en el que pi­de que le lean las ame­na­zas más crue­les y mi­só­gi­nas que ha re­ci­bi­do. Y ha­bla de có­mo la pri­me­ra pre­si­den­ta mu­jer no se va a que­dar ca­lla­da, de có­mo el rei­na­do del hom­bre blanco de me­dia­na edad ha ter­mi­na­do y de có­mo ya na­die le va a de­cir qué de­be ha­cer.

Ade­más, tie­ne una car­ta ba­jo la man­ga: es­tá em­ba­ra­za­da de Frank por fe­cun­da­ción in vi­tro. Una de­ci­sión con­tro­ver­sial que den­tro de la ló­gi­ca de la se­rie co­bra to­do el sen­ti­do. La cal­cu­la­do­ra pre­si­den­ta sa­be que en ese es­ta­do sus crí­ti­cos se­rán más be­ne­vo­len­tes, al me­nos du­ran­te los pri­me­ros cien días de man­dan­to. Y ade­más, que es­tar em­ba­ra­za­da la de­ja a ella, y no a Doug (el fiel ayu­dan­te de Frank), co­mo he­re­de­ra de las ban­de­ras del di­fun­to.

To­do es­to ha­ce par­te del ajus­te de cuen­tas del que tan­to ha­blan los es­cri­to­res de la se­rie. Es la opor­tu­ni­dad de que su per­so­na­je se en­fren­te a sí mis­ma. Es­tá de lu­to, pe­ro no tan­to por la muer­te de su es­po­so, sino por las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do pa­ra lle­gar a don­de es­tá. Ya no es el tí­te­re de na­die, ¿pe­ro a qué pre­cio?

Sin em­bar­go, Clai­re no es bue­na vic­ti­mi­zán­do­se y no tie­ne pla­nea­do em­pe­zar a ha­cer­lo aho­ra. Du­ran­te to­da la se­rie ma­tó a cual­quie­ra que

se pu­sie­ra en su ca­mino. De he­cho, ¿ se­ría po­si­ble en­ton­ces que Clai­re hu­bie­ra ma­ta­do tam­bién a Frank? Cuan­do los guio­nis­tas pen­sa­ban en el ase­sino de es­te se les pa­sa­ron mu­chos nom­bres por la ca­be­za, pe­ro siem­pre ha­bía dos re­cu­rren­tes: Clai­re Un­der­wood y Doug Stam­per ( Mi­chael Kelly), el pe­rro fal­de­ro de Frank. Los dos ten­drían mo­ti­vos de so­bra pa­ra ha­cer­lo. La de­ci­sión fi­nal fue tan se­cre­ta, que los mis­mos ac­to­res so­lo la su­pie­ron du­ran­te la gra­ba­ción del pe­núl­ti­mo ca­pí­tu­lo.

No­so­tros ya lo sa­be­mos, pe­ro por su­pues­to no va­mos a con­tar quién ma­tó a Frank Un­der­wood. Lo úni­co que po­de­mos ade­lan­tar es que las ra­zo­nes del cul­pa­ble no son las que uno es­pe­ra­ría. Tam­bién po­de­mos de­cir que ha­brá otra muer­te sor­pre­si­va en la que an­tes de fa­lle­cer la víc­ti­ma pro­nun­cia­rá la fra­se “no hay más do­lor”. La mis­ma que di­jo Frank en la pri­me­ra tem­po­ra­da cuan­do ma­tó a un pe­rro que ha­bía si­do atro­pe­lla­do.

So­lo que­da dic­ta­mi­nar si los rea­li­za­do­res lo­gra­ron sus ob­je­ti­vos: ter­mi­nar con dig­ni­dad una de las se­ries más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos años y ha­cer ol­vi­dar la fi­gu­ra de Spa­cey. En cuan­to al pri­me­ro, po­dría de­cir­se que sí, que con to­dos los in­con­ve­nien­tes el fi­nal no des­en­to­na con el res­to ni de­va­lúa el pro­yec­to. Pe­ro ha­cer que el pú­bli­co de­ja­ra de pen­sar en Frank era im­po­si­ble, por­que aun­que la se­rie pre­ten­da gi­rar en torno a otros per­so­na­jes —Clai­re, Stam­per o Shep­herd— el cen­tro de to­do vuel­ve a ser Frank. Por más que lo ha­yan que­ri­do ma­tar, real­men­te nun­ca mue­re. Co­mo Spa­cey, que des­de su me­re­ci­do in­fierno per­so­nal no de­ja de re­cor­dar­le al mun­do el gran ac­tor que es.

LA PRE­SI­DEN­TA Clai­re Un­der­wood re­em­pla­za a su ma­ri­do en la Ca­sa Blan­ca y re­cla­ma el pro­ta­go­nis­mo de la se­rie.

DIA­NE LA­NE La no­mi­na­da al Ós­car fue la fi­cha a la que los rea­li­za­do­res le apos­ta­ron pa­ra ha­cer ol­vi­dar a Spa­cey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.