Co­lom­bia en el Mun­dial de Fútbol de Ampu­tados. POR NI­CO­LÁS RO­CHA

La Se­lec­ción Co­lom­bia de Fútbol de Ampu­tados lle­gó has­ta el Mun­dial de Mé­xi­co con más ga­nas que re­cur­sos y car­ga­da de le­sio­nes. Sin un pe­so en el bol­si­llo de­mos­tró que el buen fútbol se jue­ga con ham­bre. Con su­fri­mien­to. Con pa­sión. Con una so­la pier­na.

SoHo (Colombia) - - Sommaire - POR: NI­CO­LÁS RO­CHA CORTÉS FO­TO: PI­LAR ME­JÍA

En­tre­nan en un are­ne­ro de­trás del Ce­men­te­rio Uni­ver­sal de Ba­rran­qui­lla a la som­bra de mau­so­leos y ár­bo­les tor­ci­dos. Lo ha­cen cuan­do les que­da tiem­po y con­si­guen per­mi­so en sus tra­ba­jos. Lo co­mún es una vez a la se­ma­na, por mu­cho tres. No los pa­tro­ci­nan adi­das, Ni­ke o Pu­ma. A di­fe­ren­cia de otras se­lec­cio­nes, no tie­nen las tres co­mi­das del día ase­gu­ra­das o un suel­do men­sual. No jue­gan en li­gas pro­fe­sio­na­les y tam­po­co sa­ben lo que es lle­var un cuer­po téc­ni­co de trein­ta per­so­nas —en­tre nu­tri­cio­nis­tas, en­tre­na­do­res, fi­sio­te­ra­peu­tas y psi­có­lo­gos— a un mun­dial. De he­cho, has­ta ayer mu­chos no te­nían pa­sa­por­te.

Jue­ves 25 de oc­tu­bre, 4:46 a. m. En el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal El Do­ra­do, Can­de­la­rio Do­na­do le pi­de al equi­po que se aco­mo­de pa­ra una sel­fie. Mu­chos son­ríen al la­do de sus ma­le­tas, otros po­san se­rios, achi­nan­do los ojos y apre­tan­do la man­dí­bu­la. Na­die di­ce “whisky” pe­ro to­dos mi­ran a la cá­ma­ra. Vie­nen di­rec­to des­de Ba­rran­qui­lla y tie­nen una es­ca­la de una ho­ra an­tes de se­guir el via­je ha­cia Gua­da­la­ja­ra, en don­de de­be­rán to­mar un bus que los lle­va­rá a San Juan de los La­gos pa­ra ins­ta­lar­se en el Ho­tel An­da­luz. Los die­ci­ocho in­te­gran­tes de la se­lec­ción via­jan con una ca­mi­se­ta azul atra­ve­sa­da por una cur­va ama­ri­lla y ro­ja y blue jeans. La an­sie­dad so­lo es su­pe­ra­da por el sue­ño y el frío. No hay cá­ma­ras de te­le­vi­sión ni pe­rio­dis­tas con mi­cró­fo­nos.

El pri­mer par­ti­do se­rá con­tra Po­lo­nia el domingo 28 de oc­tu­bre en la ca­lle Ro­me­lio Ruiz. Des­pués se­gui­rá Ja­pón y, pa­ra ce­rrar la fa­se, Cos­ta Ri­ca. Co­lom­bia no es fa­vo­ri­ta, pues por fal­ta de re­cur­sos ni si­quie­ra pu­do asis­tir a la Co­pa Cen­troa­me­ri­ca­na y via­ja a Mé­xi­co con una nó­mi­na que ape­nas ha ju­ga­do dos par­ti­dos jun­ta. Los reunió Guillermo Ce­pe­da, un per­so­na­je en­ju­to y pin­to­res­co que nun­ca de­ja de ha­cer chis­tes y a quien to­do el mun­do le agra­de­ce por su ex­ce­len­te ges­tión al fren­te de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Fútbol de Ampu­tados.

— Dé­je­me en­ten­der, Guillermo. ¿Us­ted los reúne, les ayu­da a con­se­guir los ti­que­tes, a mu­chos in­clu­so les con­si­gue tra­ba­jo y no ga­na na­da? —Ajá, sí. Pues cuan­do se pue­de. —¿Por qué? —Pues pri­me­ro, por­que yo tam­bién soy mo­cho. Y se­gun­do, por­que al­guien tie­ne que ha­cer­lo, ¿no? Es­to es muy difícil. No­so­tros tu­vi­mos que pa­gar una san­ción que nos pu­so la WAFF (World Am­pu­tee Foot­ball Fe­de­ra­tion) de 1200 dó­la­res por­que ya se ha­bía ven­ci­do el pla­zo con los trans­por­tes y no ha­bía­mos man­da­do el iti­ne­ra­rio. Pe­ro es que con qué pla­ta, si no te­nía­mos ni pa­ra una bol­sa de agua. —¿Có­mo hi­cie­ron? —Pues nos fui­mos don­de el al­cal­de de Ba­rran­qui­lla, Ale­jan­dro Char, y le di­ji­mos: oi­ga, so­mos la Se­lec­ción Co­lom­bia de Ampu­tados y no te­ne­mos ti­que­tes pa­ra el mun­dial. El man nos di­jo que ya es­tá­ba­mos en Mé­xi­co y, a pe­sar de que to­có pu­yar un po­co, cum­plió y allá lle­ga­mos.

La gen­te ca­mi­na len­to al la­do de un ampu­tado. Lo ha­ce con cau­te­la, con mie­do a he­rir, co­mo si dar una zan­ca­da lar­ga fue­ra una ofen­sa. Pe­ro cuan­do uno se pa­sea al la­do de Can­de­la­rio hay que apre­tar el pa­so, ca­si sal­tar, pa­ra po­der man­te­ner la con­ver­sa­ción sin que el oriun­do de Gua­ca­ma­yo, Bo­lí­var, ten­ga que mi­rar atrás y es­pe­rar a que lle­gue su in­ter­lo­cu­tor. Ha­ce 23 años, an­tes de con­ver­tir­se en la es­tre­lla del equi­po y en go­lea­dor de la Se­lec­ción, per­dió la pier­na iz­quier­da en uno de esos epi­so­dios in­ve­ro­sí­mi­les que inun­dan el país.

Ca­mi­na­ba por el mon­te jun­to con su ma­dre, su her­mano y un par de pri­mos bus­can­do le­ña pa­ra co­ci­nar. Lo que su­ce­dió des­pués fue de­ma­sia­do rá­pi­do pa­ra re­cor­dar­lo con cla­ri­dad. Al atar­de­cer, mien­tras re­gre­sa­ban a la guar­de­ría en la que tra­ba­ja­ba su ma­dre, dio un par de pa­sos tor­pes y sin dar­se cuen­ta una ma­pa­ná ra­bo se­co se lan­zó so­bre su pier­na. No re­cuer­da el do­lor o la sen­sa­ción del ve­neno re­co­rrién­do­le el cuer­po. So­lo sa­be que co­rrió y gri­tó con to­das sus fuer­zas pa­ra que su ma­dre lo es­cu­cha­ra.

Te­mien­do que fue­ra una ser­pien­te ve­ne­no­sa, de­ci­die­ron lle­var­lo a don­de un cu­ran­de­ro y, co­mo era de es­pe­rar­se, la fal­ta de tra­ta­mien­to pro­du­jo una gan­gre­na que even­tual­men­te ter­mi­nó en ampu­tación. A él no le pre­gun­ta­ron si que­ría que le qui­ta­ran la pier­na, pe­ro le su­pli­có a su ma­dre que no lo per­mi­tie­ra. Des­pués de la ope­ra­ción apren­dió a ha­cer to­do lo que ha­cía an­tes pe­ro apo­ya­do en una mu­le­ta de ma­de­ra.

Domingo 28 de oc­tu­bre, 3: 52 p. m. A los sie­te mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po, un de­lan­te­ro po­la­co pisa a un de­fen­sa co­lom­biano que se des­plo­ma, el ár­bi­tro no di­ce na­da y per­mi­te que el ata­que de los es­la­vos si­ga. El ar­que­ro co­lom­biano, co­mo si fue­ra una ara­ña, des­pe­ja dos re­ma­tes con su úni­co bra­zo, pe­ro al ter­ce­ro los po­la­cos ano­tan. La de­fen­sa se des­mo­ro­na. Lan­zan sus mu­le­tas frus­tra­dos y el ar­que­ro bus­ca el ba­lón den­tro de la can­cha. El áni­mo cae y los sie­te ju­ga­do­res co­lom­bia­nos en la can­cha (los que jue­gan por equi­po en es­te tor­neo) mi­ran al pi­so. Los po­la­cos gri­tan. El nú­me­ro 10, quien aca­ba de mar­car el gol, el úni­co gol, se apre­su­ra a sal­tar. De­jan­do los bas­to­nes a su pa­so y apo­ya­do so­bre la pier­na se le­van­ta la ca­mi­se­ta y ce­le­bra en­de­mo­nia­do. Sus com­pa­ñe­ros lle­gan por de­trás y to­dos ter­mi­nan de ro­di­llas. Lo que que­da del par­ti­do es un re­su­men de nues­tra his­to­ria en el de­por­te: mu­chos ca­si, mu­cho em­pu­je, mu­cha ham­bre y po­ca de­fi­ni­ción. Des­pués del par­ti­do no ha­bía pa­la­bras. Can­de­la­rio di­ce que fal­tan co­sas por me­jo­rar, Guillermo se que­ja del ar­bi­tra­je. Na­die le­van­ta la ca­be­za. El sue­ño co­mien­za a ale­jar­se.

El lu­nes la his­to­ria cam­bia, los ros­tros de preo­cu­pa­ción se des­va­ne­cen en el mi­nu­to 13, lue­go del au­to­gol de un de­fen­sa ja­po­nés. Diez mi­nu­tos más tar­de y con me­nos mar­ca, pro­duc­to del de­ses­pe­ro ni­pón, Can­de­la­rio mar­ca el ter­cer gol de Co­lom­bia des­pués de un ti­ro de es­qui­na en el

A ÉL NO LE PRE­GUN­TA­RON SI QUE­RÍA QUE LE QUI­TA­RAN LA PIER­NA, PE­RO LE SU­PLI­CÓ A SU MA­DRE QUE NO LO PER­MI­TIE­RA.

que co­nec­ta un ca­be­za­zo fir­me al pa­lo iz­quier­do. Los abra­zos lle­gan, to­do el ban­qui­llo ce­le­bra y la es­pe­ran­za re­gre­sa. En la can­cha to­dos se­ña­lan al cie­lo, co­mo agra­de­cién­do­le a al­gu­na dei­dad por el re­sul­ta­do. El mar­tes, Co­lom­bia vuel­ve a son­reír, es­ta vez des­pués de un 2-1 con­tra Cos­ta Ri­ca en un par­ti­do bas­tan­te ce­rra­do que se re­sol­vió a la mi­tad del se­gun­do tiem­po. To­dos sa­len son­rien­do, ha­cien­do chis­tes y re­car­ga­dos de es­pe­ran­za.

En el fútbol de ampu­tados a los ju­ga­do­res les de­be fal­tar al­gu­na de sus ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res y tie­nen au­to­ri­za­do el uso de una pró­te­sis en ca­so de que les fal­ten las dos pier­nas. Los ar­que­ros so­lo tie­nen un bra­zo y no pue­den usar el mu­ñón del otro ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. Tam­po­co pue­den sa­lir de su área, así co­mo los ju­ga­do­res no pue­den to­car el ba­lón con el bas­tón. A sim­ple vis­ta pa­re­ce tor­pe, un po­co len­to, pe­ro el es­fuer­zo de los ju­ga­do­res es ago­ta­dor.

Co­lom­bia es lí­der del gru­po C y se jue­ga to­do el vier­nes 2 de no­viem­bre con­tra Es­pa­ña. Du­ran­te los trein­ta mi­nu­tos que du­ra ca­da tiem­po los co­lom­bia­nos su­dan la can­cha. Apo­ya­dos en sus bas­to­nes co­rren de­trás de ca­da ba­lón que se les cru­za. Pre­sio­nan. Se des­plo­man en cho­ques apa­ra­to­sos. Uno que otro bas­tón se rom­pe. Es una au­tén­ti­ca gue­rra. Los co­lom­bia­nos sal­tan con ham­bre, bus­can el ar­co, re­ma­tan, fa­llan. Los úl­ti­mos vein­te mi­nu­tos de tiem­po ex­tra Es­pa­ña ata­ca y Co­lom­bia se atrin­che­ra. La mi­tad del cam­po es­tá de­sier­ta y Jerry He­rre­ra, el ar­que­ro pa­trio, pa­re­ce im­ba­ti­ble. Hay es­pe­ran­za.

Son las sie­te de la noche en San Juan de los La­gos, Ja­lis­co, y Can­de­la­rio se acer­ca a pa­tear el pe­nal­ti que abri­rá la se­rie con­tra Es­pa­ña en los oc­ta­vos de fi­nal del Mun­dial. Res­pi­ra pro­fun­do, aco­mo­da el ba­lón con las ma­nos y to­ma im­pul­so. El ár­bi­tro pi­ta, to­dos mi­ran al cie­lo y Can­de­la­rio da dos pa­sos alar­ga­dos. Pa­tea fuer­te al cos­ta­do iz­quier­do y

fa­lla. Mi­nu­tos des­pués y tras ha­ber­se co­bra­do cua­tro de los cin­co pe­nal­tis, es el turno de Ace­ve­do, el nú­me­ro 10. La se­rie va 2-2 y so­lo que­da un ti­ro pa­ra ca­da equi­po. Tam­bién pa­tea fuer­te, aba­jo. Tam­bién fa­lla. Lan­za sus bas­to­nes, se ti­ra en el sue­lo y se cu­bre la ca­ra co­mo ocul­tan­do una ver­güen­za.

La se­rie ter­mi­na­rá 3-2 a fa­vor de los es­pa­ño­les y Co­lom­bia, a pe­sar de su de­rro­ta, ter­mi­na­rá en­tre las diez me­jo­res se­lec­cio­nes de un tor­neo de 24.

Así, sin li­ga pro­fe­sio­nal, sin fo­gueo, co­mien­do lo que se les atra­vie­se y su­frien­do las con­se­cuen­cias. Ar­ma­dos con un spray pa­ra los gol­pes y con las pier­nas llenas de mo­ra­dos, la Se­lec­ción que lle­gó sin na­da se va den­tro del es­ca­la­fón mun­dial jun­to a las gran­des.

Mar­tes 6 de no­viem­bre, 10:15 a. m. En el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal El Do­ra­do, Guillermo Ce­pe­da se apre­su­ra a re­ci­bir a la Se­lec­ción Co­lom­bia de Ampu­tados. Lle­gan se­pa­ra­dos, can­sa­dos, con el pe­so del via­je ba­jo los pár­pa­dos pe­ro con una son­ri­sa enor­me. A su lle­ga­da, Guillermo los re­ci­bi­rá con un “¿có­mo va­mos, pa­pi?”, se­gui­do de un pu­ño y una in­di­ca­ción sen­ci­lla: pón­gan­se to­dos la ca­mi­se­ta que te­ne­mos fo­tos con la “re­vis­ta Chow” —re­fi­rién­do­se a Soho—. Nin­guno pre­gun­ta, to­dos se alis­tan y una vez se com­ple­ta la nó­mi­na si­guen al par­quea­de­ro del ae­ro­puer­to pa­ra co­men­zar la se­sión.

—Se­ño, a mí me po­ne ‘ la Bes­tia Ne­gra’ ¿sí? —gri­ta uno.

—La fo­tó­gra­fa se ríe y di­ce que es­tá bien.

—Ve, y yo dón­de pue­do ver esas fo­tos —pre­gun­ta otro an­tes de ser in­te­rrum­pi­do por los gri­tos de los de­más. —¡Uy, po­se sexy! ¡Peí­ne­se, peí­ne­se!... oi­ga, re­mán­gue­se, tras de mo­cho acom­ple­ja­do —to­do es ri­sa, ale­gría y juer­ga.

—No se le ol­vi­de, ‘ la Bes­tia Ne­gra’, ¿es­tá bien?

Miér­co­les 7 de no­viem­bre 5:30 a. m. En So­le­dad, un mu­ni­ci­pio al nor­te del Atlán­ti­co co­lom­biano, Can­de­la­rio Do­na­do pre­pa­ra el desa­yuno de su hi­ja. Ha­ce cua­tro días es­ta­ba en San Juan de los La­gos en­fren­tan­do a Es­pa­ña por un cu­po a los cuar­tos de fi­nal del Mun­dial de Fútbol de Ampu­tados Mé­xi­co 2018. Hoy se alis­ta pa­ra el turno de las ocho de la ma­ña­na co­mo ase­sor co­mer­cial aten­dien­do pa­gos de ser­vi­cio pú­bli­co, gi­ros y com­pra de chan­ce en Su­per­gi­ros..

AR­MA­DOS CON UN SPRAY PA­RA LOS GOL­PES Y CON LAS PIER­NAS LLENAS DE MO­RA­DOS, LA SE­LEC­CIÓN QUE LLE­GÓ SIN NA­DA SE VA DEN­TRO DEL ES­CA­LA­FÓN MUN­DIAL JUN­TO A LAS GRAN­DES.

ARRI­BA, la Se­lec­ción Co­lom­bia se pre­pa­ra pa­ra el se­gun­do par­ti­do de la fa­se de gru­pos. ABA­JO, Can­de­la­rio Do­na­do son­ríe des­pués de ate­rri­zar en Bo­go­tá.

LA SE­LEC­CIÓN Co­lom­bia se re­cu­pe­ró de su pri­me­ra de­rro­ta y se im­pu­so so­bre el se­lec­cio­na­do ni­pón 3-0. A pe­sar de las le­sio­nes, la es­cua­dra ca­fe­te­ra ter­mi­nó lí­der del gru­po C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.