Mear so­bre el fue­go.

SoHo (Colombia) - - Sommaire - POR PA­BLO R. ARAN­GO

A CO­MIEN­ZOS de sep­tiem­bre, la ac­tual mi­nis­tra de Jus­ti­cia de­cla­ró en una ca­de­na ra­dial que se­rían los po­li­cías los en­car­ga­dos de de­ter­mi­nar, de aho­ra en ade­lan­te, si un adul­to es adic­to a al­gu­na dro­ga. Por su par­te, el mi­nis­tro de De­fen­sa ha re­pe­ti­do que el gli­fo­sa­to no es da­ñino pa­ra la sa­lud hu­ma­na. En am­bos ca­sos, las de­cla­ra­cio­nes las han he­cho per­so­nas que sa­ben que la me­jor cien­cia dis­po­ni­ble con­tra­di­ce las es­tu­pi­de­ces que es­tán di­cien­do. La mi­nis­tra sa­be, o de­be­ría sa­ber, que des­de ha­ce dé­ca­das hay psi­quia­tras, neu­ró­lo­gos, psi­có­lo­gos y más gen­te es­tu­dian­do las adic­cio­nes. Y, sin em­bar­go, ella de­cla­ra so­lem­ne­men­te que la res­pon­sa­bi­li­dad de cla­si­fi­car a un adul­to co­mo adic­to re­cae­rá en los po­li­cías de la pa­tria. Por su par­te, el mi­nis­tro sa­be, o de­be­ría sa­ber, que el Mi­nis­te­rio de Sa­lud re­co­men­dó la prohi­bi­ción del uso de gli­fo­sa­to con ba­se en las opi­nio­nes me­jor in­for­ma­das so­bre los efec­tos del herbicida pa­ra la sa­lud hu­ma­na.

Pe­ro es­ta cla­se de ab­sur­do no es pri­vi­le­gio de paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos. Pa­ra po­ner so­lo otro ejem­plo: en Es­ta­dos Uni­dos hay una pro­por­ción im­por­tan­te de gen­te (y de gen­te po­de­ro­sa) que pien­sa que ha­cer al­go pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de la ac­ción hu­ma­na en el am­bien­te es una ton­te­ría, da­do que el re­gre­so de Je­su­cris­to es­tá cer­ca y, con Él, el fin del mun­do. Al­go que vie­nen anun­cian­do los cris­tia­nos des­de ha­ce más de 2000 años (la me­jor res­pues­ta an­te es­tas co­sas la dio Mai­mó­ni­des en el si­glo XII: “El se­ñor re­gre­sa­rá, pe­ro pue­de que se de­mo­re”).

Usan­do un du­do­so prin­ci­pio her­me­néu­ti­co que los fi­ló­so­fos lla­man Prin­ci­pio de ca­ri­dad, asu­mi­ré que nin­guno de los mi­nis­tros es­tá min­tien­do abier­ta­men­te o sien­do cínico. Asu­mi­ré tam­bién que hay gen­te adul­ta, men­tal­men­te sa­na, ri­ca y po­de­ro­sa que, sin em­bar­go, cree que al­guien re­su­ci­tó ha­ce más de 2000 años y que re­gre­sa­rá muy pron­to pa­ra aca­bar con to­do y juz­gar­nos. Así que mi pre­gun­ta es: ¿Por qué gen­te con tan­to po­der y, por tan­to, re­cur­sos, se en­ga­ña de esa for­ma a sí mis­ma e in­ten­ta en­ga­ñar al res­to?

Pien­so que par­te de la res­pues­ta pue­de dár­nos­la la poe­sía. Hay una ra­zón por la que na­die pue­de vi­vir mu­cho tiem­po sin dor­mir; por la que nin­gu­na cul­tu­ra o so­cie­dad pue­de arre­glár­se­las sin re­li­gión o sin dio­ses; por la que la ma­yo­ría pre­fe­ri­mos las mi­to­lo­gías a la cien­cia. Un pá­ja­ro que ha­bla en los Cua­tro cuar­te­tos de Eliot la su­gie­re con un en­fo­que ra­ro pe­ro cer­te­ro: da­do que so­lo po­de­mos vi­vir en el pre­sen­te, es im­po­si­ble pa­ra no­so­tros so­por­tar de­ma­sia­da reali­dad. ¿Ima­gi­nan lo que se­ría car­gar con el pe­so de to­do el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro? Da­do que el pre­sen­te es ape­nas un ins­tan­te inasi­ble (in­ten­ten atra­par­lo, pa­ra que vean), es im­po­si­ble so­por­tar to­da esa car­ga pa­ra­dos so­bre una vi­ga tan frá­gil.

Es­to mues­tra por qué son tan pe­li­gro­sos los de­li­rios en ma­na­da. Mien­tras ca­da uno de no­so­tros se man­ten­ga en su do­sis par­ti­cu­lar de desa­tino, hay un con­trol mu­tuo, ya que a to­dos nos pa­re­cen ri­dícu­los los ab­sur­dos que no com­par­ti­mos. El apo­ca­lip­sis co­mien­za cuan­do la gen­te de­li­ra en gru­po, cuan­do co­men­za­mos a usar el “no­so­tros” so­lem­ne­men­te, cuan­do les cree­mos a quie­nes tie­nen po­der.

¿Hay al­gún re­me­dio con­tra es­to? Fi­ló­so­fos, mís­ti­cos, mu­je­res y hom­bres de cien­cia y re­li­gión lo han pro­pues­to de dis­tin­tas ma­ne­ras. Con­sis­te en re­cor­dar to­do el tiem­po que po­de­mos es­tar equi­vo­ca­dos, que las ideas de­fen­di­das con más pa­sión tam­bién han re­sul­ta­do fal­sas. Con­sis­te en ad­he­rir­nos sin mu­cha in­ten­si­dad a nues­tras cau­sas, al mis­mo tiem­po con fe e in­cer­ti­dum­bre. Pe­ro, co­mo ha­brán adi­vi­na­do, es un re­me­dio pa­re­ci­do al in­ten­to de apa­gar un in­cen­dio con una mea­da..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.