EL CI­RU­JANO DE L AS BAR­BIES

Por su bis­tu­rí han pa­sa­do mi­les de mu­je­res. Aun­que mu­chos lo cri­ti­can, el po­lé­mi­co Carlos Ramos Co­re­na ha cons­trui­do un em­po­rio de li­po­suc­cio­nes y si­li­co­nas. Per­fil de un mé­di­co que so­ña­ba con ser ac­tor de te­le­no­ve­las.

SoHo (Colombia) - - Cronica - POR: DA­NIEL RI­VE­RA MARÍN FO­TO: DA­NIEL BE­DO­YA

El 13 de oc­tu­bre de 2017 re­ci­bí un co­rreo en el que me no­ti­fi­ca­ban que el mé­di­co Carlos Al­ber­to Ramos Co­re­na pe­día eli­mi­nar los ar­tícu­los ‘Los car­gos que en­fren­ta­rá el mé­di­co de las bar­bies’ y ‘Así ca­yó el mé­di­co de las bar­bies’, pu­bli­ca­dos en 2016 en el por­tal web de la re­vis­ta Se­ma­na. Des­pués de cin­co me­ses en ma­nos de la jus­ti­cia grin­ga, Ramos Co­re­na ha­bía sa­li­do libre y ab­suel­to por cin­co de­li­tos, que se re­su­mían en la prác­ti­ca ile­gal de la me­di­ci­na en Puer­to Rico. Es­tu­vo en pri­sión do­mi­ci­lia­ria por cin­co días en Mia­mi, vein­te días en San Juan y, tras pa­gar una fian­za de 500.000 dó­la­res, se le con­ce­dió la ca­sa por cár­cel en la is­la, de don­de so­lo sa­lía pa­ra pre­sen­tar­se an­te el juez. En los tra­yec­tos pa­ra las di­li­gen­cias ju­di­cia­les su abo­ga­do lo lle­va­ba a la bar­be­ría pa­ra que se aci­ca­la­ra, pues su pri­me­ra obli­ga­ción era mos­trar­se digno en Ins­ta­gram. En Me­de­llín mu­chos creían que el mé­di­co nun­ca vol­ve­ría, nun­ca ope­ra­ría de nue­vo, pe­ro a la vuelta de unos me­ses re­gre­só y qui­so sal­dar cuen­tas, arre­glar su ima­gen.

En un gru­po de Whatsapp de pe­rio­dis­tas de An­tio­quia pe­dí su nú­me­ro y a los dos mi­nu­tos so­nó mi celular, ha­bla­ba el mis­mo Ramos Co­re­na:

—Mi her­mano, ¿có­mo es­tás? Soy Carlos Ramos, me di­cen que me es­tás bus­can­do —di­jo con acento cos­te­ño.

—Doc­tor, re­ci­bí un de­re­cho de pe­ti­ción que so­li­ci­ta eli­mi­nar dos ar­tícu­los que yo es­cri­bí. Lo sien­to, pe­ro fue­ron no­ti­cias ver­da­de­ras. —Ajá, pa­pi, pe­ro yo sa­lí libre. —Eso es otra co­sa. —¿Qué ha­ce­mos ahí? —Una en­tre­vis­ta en la que us­ted dé su ver­sión. —Ven­te pa­ra la clí­ni­ca y ha­bla­mos. La clí­ni­ca se lla­ma Qui­rues­te­tic, que­da en el ba­rrio La Agua­ca­ta­la y es qui­zá el lu­gar don­de más ope­ran en Me­de­llín y don­de más pro­ble­mas ha ha­bi­do: al­gu­nos muer­tos, ci­ca­tri­ces atro­ces, pró­te­sis que se es­cu­rren. Carlos Ramos Co­re­na se sa­le de una ci­ru­gía pa­ra ha­blar cin­co mi­nu­tos. Lle­va pan­ta­lón y ca­mi­se­ta azul de qui­ró­fano, go­rro y ta­pa­bo­cas.

—Yo te con­tes­to pe­ro con mis abo­ga­dos, por­que a mí me han cla­va­do mu­chas ve­ces; ya es­toy can­sa­do, mi her­mano. ¿Y tú qué ha­ces?

Lle­va un ras­tro de san­gre en el pan­ta­lón de mé­di­co y ha­bla co­mo si nos co­no­cié­ra­mos des­de ha­ce mu­cho. Tie­ne la fa­cul­tad de eli­mi­nar las ba­rre­ras, los pre­jui­cios. Pue­de ha­cer que ol­vi­des las dos pa­cien­tes que mu­rie­ron des­pués de pa­sar por sus qui­ró­fa­nos y al­gu­nos es­cán­da­los que vi­nie­ron des­pués de al­gu­nos ma­los pro­ce­sos.

—He ope­ra­do a más de 6000 per­so­nas, ca­si to­das mu­je­res, y se me han muer­to dos por pro­ble­mas in­he­ren­tes a la ci­ru­gía, pe­ro eso no quie­re de­cir que no se­pa. Pa­pi, y eso es du­ro; a mí me dio muy du­ro. —¿Y por qué tan­tas de­nun­cias? —Por­que aquí creen que los úni­cos que pue­den ope­rar son los mé­di­cos de la So­cie­dad Co­lom­bia­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, pe­ro a mí la ley me ha­bi­li­ta, yo soy mé­di­co ci­ru­jano. No so­lo a mí se me mue­ren los pa­cien­tes; tú hi­cis­te una no­ta de Al­fre­do Pa­trón.

Es cier­to. Pau­la Andrea Mo­reno Quintero fue ope­ra­da por Al­fre­do Pa­trón, repu­tado ci­ru­jano plás­ti­co y miem­bro de la So­cie­dad, y días des­pués sus se­nos su­pu­ran­tes pa­re­cían re­ven­tar­se. Per­dió un pe­zón y que­dó con ci­ca­tri­ces de por vi­da. Su lu­cha ju­di­cial no ha desem­bo­ca­do en nin­gu­na par­te. Su cau­sa pa­re­ce no im­por­tar­le a na­die por­que la ope­ró un mé­di­co con to­dos los tí­tu­los.

—Her­ma­na­zo, ten­go ca­si 10.000 mu­je­res ope­ra­das y si­guen vi­nien­do, mi fa­ma no es gratis. Soy el mé­di­co más fa­mo­so de Co­lom­bia, sé que sue­na a po­ca hu­mil­dad, pe­ro qué ha­go si es ver­dad.

Carlos Ramos Co­re­na ha­bla con el acento can­ta­rino de un ju­glar, no pa­re­ce con­tar la ver­dad sino al­go más gran­de que la ver­dad: una le­yen­da fun­da­cio­nal. En su fren­te es­tá el ras­tro de un bron­cea­do de cá­ma­ra, lle­va un re­loj Ro­lex, el pe­lo li­so por obra de lo que pa­re­ce ser un tra­ta­mien­to ca­pi­lar y la na­riz per- fec­ta por efec­to de una ri­no­plas­tia. Ha per­di­do al­gu­nos ki­los gra­cias a una li­po. —¿Pa­pi, te ima­gi­nas yo en Soho con es­ta pin­ta de ac­tor me­xi­cano? CARLOS RAMOS CO­RE­NA tie­ne 42 años, es el úni­co hi­jo de la re­la­ción en­tre el ci­ru­jano san­tan­de­reano Al­ber­to Ramos y la co­mer­cian­te ba­rran­qui­lle­ra Mag­da­le­na Co­re­na. Na­ció el 12 de oc­tu­bre de 1976 en Ba­rran­qui­lla y su in­fan­cia es­tu­vo mar­ca­da por la ines­ta­bi­li­dad aca­dé­mi­ca: era in­dis­ci­pli­na­do por­que no lo­gra­ba adap­tar­se a las re­glas.

Nos ve­mos en un res­tau­ran­te del ba­rrio Lau­re­les de Me­de­llín. Lle­gó a la ci­ta en una ca­mio­ne­ta Mer­ce­des-benz mo­de­lo 2018 y acom­pa­ña­do de su hi­ja, una mu­cha­cha de 15 años con apa­rien­cia de 18, pe­lo ru­bio, son­ri­sa per­fec­ta, ga­fas re­don­das, ex­par­ti­ci­pan­te de La voz kids.

—Soy hi­jo de pa­dres se­pa­ra­dos. Siem­pre ha­blo de mi ma­má. Ella es una mu­jer a la que le to­có muy du­ro, tra­ba­ja­ba de lu­nes a domingo pa­ra pa­gar­nos la ca­rre­ra a mi her­ma­na y a mí. Soy el con­sen­ti­do de mi ma­má. Soy el pe­chi­chón, el pe­chi­che.

Carlos Ramos pi­de sal­món con en­sa­la­da. Ha­bla du­ro y en el res­tau­ran­te sue­na mú­si­ca loun­ge: es­tá en su ele­men­to na­tu­ral. To­das las no­ches sa­le a co­mer a un res­tau­ran­te dis­tin­to, to­dos los fi­nes de se­ma­na se va de fies­ta, si es po­si­ble via­ja a Car­ta­ge­na, a Mia­mi, a Ba­rran­qui­lla y ha­ce fies­tas in­ter­mi­na­bles en ya­tes y pla­yas. EN SU OFI­CI­NA en Me­de­llín, el con­ce­jal Ber­nar­do Ale­jan­dro Gue­rra di­ce que más o me­nos a fi­na­les de 2009 via­ja­ba de su ca­sa al Con­ce­jo y vio una va­lla pu­bli­ci­ta­ria en la que un mé­di­co se anun­cia­ba co­mo el nue­vo ma­go de las ci­ru­gías es­té­ti­cas en Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.