SU­PER­HÉ­ROE A UNA MANO

Que el bra­zo de­re­cho le ha­ya fal­ta­do des­de que na­ció no ha si­do un im­pe­di­men­to pa­ra que Ch­ris­tian Cris­tan­cho se con­vier­ta, en ca­da cur­va y con ayu­da de una pró­te­sis, en Khi­tian, un mo­to­ci­clis­ta éli­te de ve­lo­ci­dad. Ya es­tu­vo en Mu­ge­llo y en Le Mans.

SoHo (Colombia) - - Personaje - POR SUSY MORA FO­TOS: PI­LAR ME­JÍA

Afe­rra­do al ma­nu­brio de su mo­to con una so­la mano, Khi­tian to­mó la cur­va más pro­nun­cia­da de Mu­ge­llo y aca­ri­ció el pa­vi­men­to con la ro­di­lla iz­quier­da a bor­do de una ro­bus­ta Su­zu­ki GSXR 600. Eso fue en 2016, en Ita­lia, en la em­ble­má­ti­ca pis­ta don­de se hi­zo gran­de Va­len­tino Ros­si. Hoy, al lle­gar a nues­tro en­cuen­tro en una es­cuá­li­da Su­zu­ki GS 125 y des­pués de un lar­go día en el con­ce­sio­na­rio don­de tra­ba­ja, Ch­ris­tian Cris­tan­cho se qui­ta el cas­co, la bu­fan­da y el sa­co. Al ha­cer­lo, de­ja al des­cu­bier­to la pró­te­sis que ocu­pa el lu­gar en el que de­be­ría es­tar su bra­zo de­re­cho. Mi­rán­do­me con una son­ri­sa re­la­ja­da se la qui­ta y la me­te en el mo­rral que aca­ba de po­ner so­bre la me­sa. “So­lo la uti­li­zo pa­ra mon­tar en mo­to”, di­ce con la na­tu­ra­li­dad de las ver­da­des co­ti­dia­nas.

El bra­zo de­re­cho le fal­tó a Ch­ris­tian des­de el vien­tre de su ma­dre y su fa­mi­lia asu­mió esa au­sen­cia co­mo una reali­dad com­ple­ta­men­te nor­mal. En su ni­ñez y ado­les­cen­cia nun­ca se in­tere­só por te­ner una pró­te­sis, es­ta apa­re­ció en su vi­da al mis­mo tiem­po que las mo­to­ci­cle­tas. Ini­cial­men­te, era el tí­pi­co ar­te­fac­to co­lor piel, una es­pe­cie de bra­zo de ma­ni­quí que siem­pre sin­tió ajeno. La ocul­ta­ba, no la mi­ra­ba, le da­ba ver­güen­za. En­ton­ces se reunió con un ami­go ta­tua­dor pa­ra in­ter­ve­nir­la con por­ce­la­ni­crón y pin­tu­ra: la lle­na­ron de sur­cos en re­lie­ve y co­lo­res in­ten­sos que si­mu­lan múscu­los, ar­ti­cu­la­cio­nes y ten­do­nes, co­mo el bra­zo de un su­per­hé­roe ba­jo la piel.

A pe­sar de su im­pac­tan­te as­pec­to, es­ta pró­te­sis so­lo le sir­ve co­mo apo­yo en el ma­nu­brio. Por ello ha te­ni­do que usar su in­ge­nio pa­ra adap­tar ca­da una de las mo­tos que ha te­ni­do. La pri­me­ra fue una scoo­ter chi­na con la que con­ser­va una re­la­ción de amor y odio; de amor, por­que con ella des­cu­brió la ve­lo­ci­dad, y de odio por­que

lo de­jó ti­ra­do mu­chas ve­ces. Su se­gun­da mo­to te­nía cam­bios, era una Ya­maha RX 115 a la que mo­vió el ace­le­ra­dor y el freno de­lan­te­ro del la­do de­re­cho al iz­quier­do. Si us­ted ha ma­ne­ja­do una mo­to, com­pren­de­rá la di­fi­cul­tad que re­quie­re ma­nio­brar­la con es­te ti­po de adap­ta­ción. Si no lo ha he­cho, bas­ta con en­ten­der que las cin­co fun­cio­nes que nor­mal­men­te ha­rían dos ma­nos, él las ha­ce con una so­la. Des­pués lle­gó a su vi­da es­ta pe­que­ña Su­zu­ki GS125, en la que se mue­ve a dia­rio por la ciu­dad.

“Es­ta chi­qui­ta es la me­jor com­pra de mi vi­da. La otra es mi me­jor in­ver­sión”. La otra es la por­ten­to­sa GSXR 600, con la que ca­da dos o tres me­ses to­ma las cur­vas del Au­tó­dro­mo de To­can­ci­pá, re­vi­vien­do ese re­cuer­do de la pis­ta de Mu­ge­llo: “Vas a 150 o 180 km/h en una cur­va y no te pue­des que­dar pen­san­do. Son se­gun­dos de vi­da en los cua­les no pue­des de­te­ner­te en la emo­ción si quie­res avan­zar con éxi­to ha­cia don­de tienes que ir. En ese ca­mino sien­tes tu hue­lla en el pi­so. En­ton­ces si­gues ade­lan­te sin per­der la con­cen­tra­ción, fi­ja en el pun­to al que de­bes avan­zar”, re­cuer­da. Su pró­te­sis no es un ac­ce­so­rio pa­ra ocul­tar su ca­ren­cia, sino la he­rra­mien­ta que le ha per­mi­ti­do afe­rrar­se a esa otra má­qui­na en la que se sien­te com­ple­to.

—¿Te gus­ta­ría otra pró­te­sis? ¿Una más tec­no­ló­gi­ca tal vez? —le pre­gun­to.

—Me gus­ta­ría una más li­via­na y con una ar­ti­cu­la­ción en la mu­ñe­ca pa­ra te­ner me­jor ma­ne­jo so­bre la mo­to. Mi­ra, en Eu­ro­pa ya las es­tán ha­cien­do —cuen­ta Khi­tian mien­tras bus­ca en Ins­ta­gram el per­fil de Mau­ri­zio Cas­te­lli—, es­te es el cam­peón mun­dial de per­so­nas co­mo no­so­tros. Le fal­ta la mis­ma por­ción de bra­zo que a mí pe­ro al otro la­do —di­ce, se­ña­lan­do la fo­to en la pan­ta­lla. —¿Di­rías que él es tu ído­lo? —Mi ído­lo era Alan Kempster. Le de­cían el Half Man, mu­rió el año pa­sa­do. Le fal­ta­ban el bra­zo des­de el hom­bro y la pier­na des­de arri­ba, de un mis­mo cos­ta­do. ¡Y lo vieras gi­rar en una pis­ta! ¡Nor­mal, co­mo si na­da!

La le­ja­na ad­mi­ra­ción con la que Ch­ris­tian ha­bla so­bre su ído­lo po­dría ha­cer ol­vi­dar que tam­bién él pro­ta­go­ni­za lo ex­cep­cio­nal to­dos los días. No te­ner un miem­bro no lo ha de­te­ni­do nun­ca. No so­lo ha sal­ta­do del Au­tó­dro­mo de To­can­ci­pá a com­pe­tir en Mu­ge­llo, tam­bién ha es­ta­do en Magny Cours y en Le Mans, en Fran­cia, don­de ha si­do el úni­co re­pre­sen­tan­te de La­ti­noa­mé­ri­ca en es­te ti­po de com­pe­ten­cias, que in­clu­yen el mun­dial pa­ra mo­to­ci­clis­tas de ve­lo­ci­dad en con­di­ción de discapacidad, lle­va­do a ca­bo es­te año en Fran­cia.

Su pró­te­sis ha­ce más evi­den­te que su ma­yor ca­ren­cia es tam­bién su ma­yor po­der. Al pren­sar las car­ga­de­ras, cam­biar el tra­je por el ove­rol y sen­tar­se en su mo­to de ca­rre­ras, Ch­ris­tian Cris­tan­cho se con­vier­te en Khi­tian, el pro­ta­go­nis­ta de ese re­cuer­do en la pis­ta de Mu­ge­llo. Su bra­zo lle­ga has­ta el co­do… “y un pe­da­ci­to más —agre­ga—. Ese plie­gue de la ar­ti­cu­la­ción me sir­ve co­mo pin­za. Con eso aga­rro las pe­sas pa­ra ha­cer hom­bros, o me ama­rro una ban­da elás­ti­ca y la pi­so pa­ra ten­sio­nar­la y tra­ba­jar los bí­ceps, o sen­ci­lla­men­te me apo­yo en un ba­lón ines­ta­ble pa­ra com­pen­sar la al­tu­ra de am­bos bra­zos y ha­cer pe­cho”, cuen­ta mien­tras abre vi­deos en su celular de sus ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to.

Al es­cu­char sus ha­za­ñas, ver sus fo­tos y es­cu­char la na­tu­ra­li­dad con la que pa­sa de ser Ch­ris­tian Cris­tan­cho a con­ver­tir­se en Khi­tian al man­do de su mo­to de al­to ci­lin­dra­je, quie­nes lo co­no­cen de cer­ca le han di­cho re­pe­ti­das ve­ces una fra­se que al­ter­na en­tre la ad­mi­ra­ción, la des­con­si­de­ra­ción y el hu­mor ne­gro: “No voy a lo­grar lo que us­ted ha­ce, su ben­di­ción es no te­ner ese bra­zo. ¡Me va a to­car qui­tar­me un bra­zo pa­ra ser co­mo us­ted!”. .

“MI ÍDO­LO ERA ALAN KEMPSTER. LE DE­CÍAN EL HALF MAN, MU­RIÓ EL AÑO PA­SA­DO. LE FAL­TA­BAN EL BRA­ZO DES­DE EL HOM­BRO Y LA PIER­NA DES­DE ARRI­BA, DE UN MIS­MO COS­TA­DO. ¡ Y LO VIERAS GI­RAR EN UNA PIS­TA! ¡ NOR­MAL, CO­MO SI NA­DA!”.

EN SU POR­TEN­TO­SA GSXR 600 to­ma una vez al mes las cur­vas del Au­tó­dro­mo de To­can­ci­pá.

“ME GUS­TA­RÍA una pró­te­sis más li­via­na y con una ar­ti­cu­la­ción en la mu­ñe­ca pa­ra te­ner me­jor ma­ne­jo so­bre la mo­to”, di­ce Ch­ris­tian.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.