CAR­TAS QUE CAM­BIA­RON EL MUN­DO

La re­cien­te pu­bli­ca­ción de la an­to­lo­gía epis­to­lar Writ­ten in His­tory des­em­pol­va ki­los de co­rres­pon­den­cia de­fi­ni­ti­vos pa­ra dar for­ma al mun­do en el que vi­vi­mos. Un buen pre­tex­to pa­ra vol­ver so­bre un gé­ne­ro en vías de ex­tin­ción.

SoHo (Colombia) - - HISTORIA -

Las car­tas son me­dia his­to­ria de la hu­ma­ni­dad”. La la­pi­da­ria fra­se fue es­cri­ta por Lu­cas Ca­ba­lle­ro Cal­de­rón en las pá­gi­nas pre­li­mi­na­res de su se­lec­ción epis­to­lar ti­tu­la­da Yo, Lu­cas. El mor­daz Klim se re­fe­ría a la co­rres­pon­den­cia en­tre acree­do­res y deu­do­res, enamo­ra­dos, hom­bres de ne­go­cios, es­cri­to­res y tam­bién las de los po­de­ro­sos que aca­ban por de­fi­nir con sus ac­cio­nes y pa­la­bras el des­tino de to­dos los de­más.

Ba­jo la mis­ma idea de que las pa­la­bras de los po­de­ro­sos re­de­fi­nen lo que a mu­chos nos to­ca tra­gar­nos en si­len­cio, Si­mon Se­bag Mon­te­fio­re aca­ba de pu­bli­car Writ­ten in His­tory: Let­ter that Chan­ged the World, una se­lec­ción de car­tas que cam­bia­ron el mun­do. Agru­pa­das por te­má­ti­cas tan di­sí­mi­les y en­tre­cru­za­das co­mo el amor y la san­gre, la amis­tad y la gue­rra, o el po­der y la de­ca­den­cia, las pá­gi­nas del li­bro al­ter­nan en­tre la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, la pa­sión des­bor­dan­te, el ci­nis­mo y las más va­ria­das for­mas de ejer­cer el po­der.

En nues­tros tiem­pos di­gi­ta­les, cuan­do so­bres, es­tam­pi­llas y bu­zo­nes son po­co más que una ro­mán­ti­ca obs­ti­na­ción vin­ta­ge, re­mi­tir­se a esos mo­men­tos en que Gand­hi se sen­tó se­mi­des­nu­do a lle­nar una ho­ja de pa­pel que aca­ba­ría en ma­nos de Adolf Hitler re­sul­ta tan de­li­ran­te co­mo ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Se tra­ta inevi­ta­ble­men­te de una se­lec­ción in­com­ple­ta. Fal­tan in­clu­so pie­zas me­mo­ra­bles in­ter­cam­bia­das en­tre per­so­na­jes de los cua­les se in­clu­yen otras car­tas, co­mo aque­lla en la cual Na­po­león anun­cia­ba a Jo­se­fi­na que pron­to vol­ve­ría a ca­sa y le pe­día que no se ba­ña­ra en los po­cos días que fal­ta­ban pa­ra su lle­ga­da.

Des­de los fa­rao­nes en je­ro­glí­fi­cos has­ta re­cien­tes pu­bli­ca­cio­nes que se han he­cho vi­ra­les en re­des so­cia­les con la siem­pre ta­qui­lle­ra fir­ma de Trump; al­gu­nas con­ce­bi­das co­mo una for­ma de pu­bli­ci­dad o pan­fle­to, otras en­via­das en se­cre­to con el de­seo de ja­más ser re­ve­la­das, el li­bro re­co­rre un buen pe­da­zo de esa me­dia his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, de la cual com­par­ti­mos al­gu­nos frag­men­tos..

“Año de la Agri­cul­tu­ra” La Ha­ba­na Fi­del:

Me re­cuer­do en es­ta ho­ra de mu­chas co­sas, de cuan­do te co­no­cí en ca­sa de Ma­ría An­to­nia, de cuan­do me pro­pu­sis­te ve­nir, de to­da la ten­sión de los pre­pa­ra­ti­vos. Un día pa­sa­ron pre­gun­tan­do a quién se de­bía avi­sar en ca­so de muer­te y la po­si­bi­li­dad real del he­cho nos gol­peó a to­dos. Des­pués su­pi­mos que era cier­to, que en una re­vo­lu­ción se triun­fa o se mue­re (si es ver­da­de­ra). Mu­chos com­pa­ñe­ros que­da­ron a lo lar­go del ca­mino ha­cia la vic­to­ria.

Hoy to­do tie­ne un tono me­nos dra­má­ti­co por­que so­mos más ma­du­ros, pe­ro el he­cho se re­pi­te. Sien­to que he cum­pli­do la par­te de mi de­ber que me ata­ba a la Re­vo­lu­ción cu­ba­na en su te­rri­to­rio y me des­pi­do de ti, de los com­pa­ñe­ros, de tu pue­blo que ya es mío.

Ha­go for­mal re­nun­cia de mis car­gos en la di­rec­ción del Par­ti­do, de mi pues­to de mi­nis­tro, de mi gra­do de co­man­dan­te, de mi con­di­ción de cu­bano. Na­da le­gal me ata a Cu­ba, so­lo la­zos de otra cla­se que no se pue­den rom­per co­mo los nom­bra­mien­tos.

Ha­cien­do un re­cuen­to de mi vi­da pa­sa­da creo ha­ber tra­ba­ja­do con su­fi­cien­te hon­ra­dez y de­di­ca­ción pa­ra con­so­li­dar el triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio. Mi úni­ca fal­ta de al­gu­na gra­ve­dad es no ha­ber con­fia­do más en ti des­de los pri­me­ros mo­men­tos de la Sie­rra Maes­tra y no ha­ber com­pren­di­do con su­fi­cien­te cla­ri­dad tus cua­li­da­des de con­duc­tor y de re­vo­lu­cio­na­rio. He vi­vi­do días mag­ní­fi­cos y sen­tí a tu la­do el or­gu­llo de per­te­ne­cer a nues­tro pue­blo en los días lu­mi­no­sos y tris­tes de la cri­sis del Ca­ri­be. Po­cas ve­ces bri­lló más al­to un es­ta­dis­ta que en esos días, me enor­gu­llez­co tam­bién de ha­ber­te se­gui­do sin va­ci­la­cio­nes, iden­ti­fi­ca­do con tu ma­ne­ra de pen­sar y de ver y apre­ciar los pe­li­gros y los prin­ci­pios.

Otras tie­rras del mun­do re­cla­man el con­cur­so de mis mo­des­tos es­fuer­zos. Yo pue­do ha­cer lo que te es­tá ne­ga­do por tu res­pon­sa­bi­li­dad al fren­te de Cu­ba y lle­gó la ho­ra de se­pa­rar­nos.

Sé­pa­se que lo ha­go con una mez­cla de ale­gría y de do­lor, aquí de­jo lo más pu­ro de mis es­pe­ran­zas de cons­truc­tor y lo más que­ri­do en­tre mis se­res que­ri­dos… y de­jo un pue­blo que me ad­mi­tió co­mo un hi­jo; eso la­ce­ra una par­te de mi es­pí­ri­tu. En los nue­vos cam­pos de ba­ta­lla lle­va­ré la fe que me in­cul­cas­te, el es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio de mi pue­blo, la sen­sa­ción de cum­plir con el más sa­gra­do de los de­be­res: lu­char con­tra el im­pe­ria­lis­mo don­de quie­ra que es­té, es­to re­con­for­ta y cu­ra con cre­ces cual­quier des­ga­rra­du­ra.

Di­go una vez más que li­be­ro a Cu­ba de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad, sal­vo la que ema­ne de su ejem­plo. Que si me lle­ga la ho­ra de­fi­ni­ti­va ba­jo otros cie­los, mi úl­ti­mo pen­sa­mien­to se­rá pa­ra es­te pue­blo y es­pe­cial­men­te pa­ra ti. Que te doy las gra­cias por tus en­se­ñan­zas y tu ejem­plo, al que tra­ta­ré de ser fiel has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias de mis ac­tos. Que he es­ta­do iden­ti­fi­ca­do siem­pre con la po­lí­ti­ca ex­te­rior de nues­tra Re­vo­lu­ción y lo si­go es­tan­do. Que en don­de­quie­ra que me pa­re sen­ti­ré la res­pon­sa­bi­li­dad de ser re­vo­lu­cio­na­rio cu­bano, y co­mo tal ac­tua­ré. Que no de­jo a mis hi­jos y mi mu­jer na­da ma­te­rial y no me ape­na: me ale­gra que así sea. Que no pi­do na­da pa­ra ellos pues el Es­ta­do les da­rá lo su­fi­cien­te pa­ra vi­vir y edu­car­se.

Ten­dría mu­chas co­sas que de­cir­te a ti y a nues­tro pue­blo, pe­ro sien­to que son in­ne­ce­sa­rias, las pa­la­bras no pue­den ex­pre­sar lo que yo qui­sie­ra, y no va­le la pe­na em­bo­rro­nar cuar­ti­llas.

Has­ta la vic­to­ria siem­pre. ¡Pa­tria o Muer­te! Te abra­za con to­do fer­vor re­vo­lu­cio­na­rio Che

Su ex­ce­len­cia

Di­rec­tor de la Co­mi­sión de Asun­tos de Es­ta­do de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Co­rea Pyong­yang

Que­ri­do Sr. Di­rec­tor:

Apre­cia­mos mu­cho su tiem­po, pa­cien­cia y es­fuer­zo con res­pec­to a nues­tras re­cien­tes ne­go­cia­cio­nes y dis­cu­sio­nes re­la­cio­na­das con una cum­bre lar­ga­men­te bus­ca­da por am­bas par­tes, que fue pro­gra­ma­da pa­ra el 12 de ju­nio en Sin­ga­pur. Fui­mos in­for­ma­dos de que la reunión fue pe­di­da por Co­rea del Nor­te, pe­ro eso pa­ra no­so­tros es irre­le­van­te. Es­ta­ba con mu­chas ex­pec­ta­ti­vas pa­ra es­tar allí con us­ted. La­men­ta­ble­men­te, ba­sa­do en la tre­men­da ira y abier­ta hos­ti­li­dad mos­tra­da en su más re­cien­te co­mu­ni­ca­do, sien­to que es inapro­pia­do, en es­te mo­men­to, te­ner es­ta pla­nea­da reunión. Por lo tan­to, por fa­vor, que es­ta car­ta re­pre­sen­te que la cum­bre de Sin­ga­pur, pa­ra el bien de am­bas par­tes, pe­ro en de­tri­men­to del mun­do, no ten­drá lu­gar. Us­ted ha­bla de sus ca­pa­ci­da­des nu­clea­res, pe­ro las nues­tras son tan ma­si­vas que rue­go a Dios que nun­ca ten­ga­mos que usar­las.

Sien­to que se es­ta­ba cons­tru­yen­do un diá­lo­go ma­ra­vi­llo­so en­tre us­ted y yo, y al fi­nal, es so­lo el diá­lo­go lo que im­por­ta. Al­gún día es­pe­ro con an­sias co­no­cer­lo. Mien­tras tan­to, quie­ro agra­de­cer­le por la li­be­ra­ción de los rehe­nes que aho­ra es­tán en su ca­sa con sus fa­mi­lias. Fue un bello ges­to y es muy apre­cia­do. Si cam­bia de opinión so­bre es­ta im­por­tan­te cum­bre, por fa­vor no du­de en lla­mar­me o es­cri­bir. El mun­do, y Co­rea del Nor­te en par­ti­cu­lar, han per­di­do una gran opor­tu­ni­dad pa­ra una paz du­ra­de­ra y gran pros­pe­ri­dad y ri­que­za. La opor­tu­ni­dad per­di­da es un mo­men­to real­men­te tris­te en la his­to­ria.

Sin­ce­ra­men­te, Do­nald J. Trump Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.