Na­po­león a Jo­se­fi­na

3 de abril de 1796

SoHo (Colombia) - - HISTORIA -

He re­ci­bi­do to­das tus car­tas pe­ro nin­gu­na me ha cau­sa­do tal im­pre­sión co­mo la úl­ti­ma. ¿Có­mo, mi ama­da, pue­des es­cri­bir­me de ese mo­do?

¿No crees que mi po­si­ción es ya bas­tan­te cruel, sin agre­gar mis pro­pios su­fri­mien­tos y rom­pien­do mi es­pí­ri­tu? ¡Qué es­ti­lo! ¡Qué sen­ti­mien­tos mues­tras! Son fue­go y que­man mi po­bre co­ra­zón.

Mi Jo­se­fi­na y úni­ca Jo­se­fi­na, ade­más de ti no hay ale­gría; le­jos de ti, el mun­do es un de­sier­to y cuan­do es­toy so­lo no pue­do abrir mi co­ra­zón.

Te has lle­va­do más que mi al­ma; eres el úni­co pen­sa­mien­to de mi vi­da.

Cuan­do es­toy can­sa­do del tra­ba­jo, cuan­do los hom­bres me de­ses­pe­ran, cuan­do es­toy a pun­to de mal­de­cir es­tar vi­vo, pon­go mi mano en el co­ra­zón; tu re­tra­to cuel­ga de él, lo mi­ro y el amor me trae la fe­li­ci­dad per­fec­ta.

¿Con qué ar­te me cau­ti­vas­te pa­ra con­cen­trar to­do mi ser en ti?

Vi­vir pa­ra Jo­se­fi­na, esa es la his­to­ria de mi vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.