TIN­DER el en­ga­ño al con­su­mi­dor

Las men­ti­ras en los si­tios de ci­tas son el ar­ma que usan las per­so­nas po­co agra­cia­das pa­ra in­ten­tar le­van­tar a pe­sar de su des­ven­ta­ja. ¿De­be­rían ser cas­ti­ga­das por la ley?

SoHo (Colombia) - - TINDER AYER Y HOY - POR: CA­TA­LI­NA TO­RRES BENJUMEA

En agos­to de 2012, un gru­po de ami­gos creó una apli­ca­ción lla­ma­da Tin­der “pa­ra re­la­cio­nar­se con ve­ci­nos más ami­ga­bles”. La idea fue trans­for­mán­do­se en una im­por­tan­te red pa­ra co­no­cer to­do ti­po de gen­te y, co­mo ocu­rre siem­pre que se reúnen per­so­nas, em­pe­za­ron a ca­ta­lo­gar­se: es­ta­ban los muy gua­pos, los que se creían muy gua­pos, los que no eran tan gua­pos. Y te­nían sus pro­pias ra­zo­nes pa­ra crear un per­fil: te­ner se­xo, bus­car com­pa­ñía, es­ca­par de un ma­tri­mo­nio abu­rri­do, bus­car que al­guien les gas­ta­ra piz­za, o un tra­go, o una no­che de fies­ta, o…

El pro­ble­ma es que cuan­do la gen­te es­cri­be so­bre sí mis­ma en esos per­fi­les, re­sul­ta di­fí­cil dis­tin­guir las men­ti­ras glo­rio­sas de la tris­te reali­dad. Al­guien con una ilu­sión por cum­plir, una vi­da so­ña­da que quie­re vi­vir y no es­tá ni cer­qui­ta; un ofi­ci­nis­ta que desea ser in­de­pen­dien­te y se in­ven­ta una fan­ta­sía (a ve­ces lo­ba o tra­que­ta) pa­ra se­du­cir a quie­nes no se lo da­rían nun­ca en la vi­da real.

No es cul­pa de Tin­der, las men­ti­ras vie­nen des­de siem­pre. Las ci­tas a ciegas, por ejem­plo, siem­pre han si­do una muy ma­la idea. De­bo re­co­no­cer que pre­fie­ro swi­pear a de­re­cha e iz­quier­da por ho­ras en Tin­der sin te­ner un match an­tes de vol­ver a creer­le a un ami­go que ase­gu­ra te­ner la ci­ta per­fec­ta pa­ra mí. Con­fian­do en el mal gus­to de esos que se ha­cían lla­mar ami­gos, co­no­cí a un chi­co que pen­sa­ba que Bau­de­lai­re era un bar de la zo­na ro­sa y, ade­más, ha­bía ido un par de ve­ces.

Yo mis­ma he si­do cul­pa­ble; el in­fierno es­tá lleno de bue­nas in­ten­cio­nes, di­ce mi abue­la. Mi me­jor ami­ga, de la que ha­bla­ré más ade­lan­te, ter­mi­nó ca­sa­da con un ga­ñán con el que le hi­ce una de esas ci­tas.

Hay unas re­glas fun­da­men­ta­les a la ho­ra de se­du­cir y co­no­cer gen­te, y me sor­pren­de que las per­so­nas to­da­vía las rom­pan y an­den que­ján­do­se y pre­gun­tan­do por qué el on-li­ne da­ting no les fun­cio­na. ¡Si es­tán es­cri­tas des­de mu­cho an­tes de Tin­der! El es­cri­tor Efraim Me­di­na, uno de los pri­me­ros co­la­bo­ra­do­res de es­ta re­vis­ta, es­cri­bió Téc­ni­cas de mas­tur­ba­ción en­tre Bat­man y Ro­bin, y en mi par­te fa­vo­ri­ta del li­bro da ins­truc­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra se­du­cir a una mu­jer —hoy en día el gé­ne­ro no im­por­ta, la se­duc­ción no dis­cri­mi­na y las re­glas se apli­can pa­ra to­dos, to­das y te­des—.

Den­tro del manual es­tá cla­ro que el jue­go de la se­duc­ción es una ma­ra­tón lle­na de re­tos y sa­ber men­tir es cla­ve. Por­que, acép­te­lo, si le hu­bie­ra fun­cio­na­do ser us­ted no an­da­ría es­con­dién­do­se de­trás de mil filtros, agran­dan­do los lo­gros, omi­tien­do los de­fec­tos, di­cien­do que es de­ma­sia­do per­fec­cio­nis­ta o to­mán­do­se fo­tos de arri­ba aba­jo se­gún le con­ven­ga.

Ni la tec­no­lo­gía ni el manual de se­duc­ción de Me­di­na ha­cen mi­la­gros; si us­ted es mo­de­lo de una pres­ti­gio­sa mar­ca de ro­pa in­te­rior, no ne­ce­si­ta ni Tin­der ni el manual. Si us­ted es un fe­nó­meno, véa­se­las con Dios, co­mo se les su­gie­re a los feos irre­con­ci­lia­bles en el manual de ma­rras. Es­tas apli­ca­cio­nes es­tán di­se­ña­das pa­ra gen­te nor­mal, me­dia­na, pa­ra la ma­yo­ría de ha­bi­tan­tes del mun­do con un ce­lu­lar y un plan de da­tos. El gran error es la pre­ten­sión hu­ma­na; si us­ted es feo, no les ti­re a los más gua­pos. La ma­yo­ría de ellos bus­can otros más más gua­pos y, en el ca­so de las re­des so­cia­les, la pri­me­ra im­pre­sión es la úni­ca que cuen­ta. Las con­ver­sa­cio­nes tra­di­cio­na­les en las que los feos po­dían em­bau­car mu­je­res her­mo­sas se que­da­ron en ese an­ti­cua­do mun­do real que se­gui­mos en­con­tran­do en las ba­rras de los ba­res.

La men­ti­ra es una he­rra­mien­ta de con­quis­ta, qué le va­mos a ha­cer, no so­mos san­tos y que­re­mos mos­trar la me­jor (a ve­ces inexis­ten­te) ver­sión de no­so­tros. La tec­no­lo­gía nos de­ja ser Dios si te­ne­mos las he­rra­mien­tas necesarias o los filtros in­fi­ni­tos, pe­ro tam­bién es un ac­to de cor­te­sía con “la pre­sa” per­mi­tir­le de­ci­dir, so­bre prue­bas reales, qué se quie­re co­mer. Qué pe­re­za lle­gar en­ga­ña­do a la ca­ma, qué in­có­mo­do qui­tar un bra­sier con ma­gic cup y que se va­yan las te­tas, qué tris­te en­con­trar un mi­cro­pe­ne que en las fo­tos to­ma­das des­de aba­jo se veía tan bien.

SI LE HU­BIE­RA FUN­CIO­NA­DO SER US­TED NO ES­TA­RÍA ES­CON­DIÉN­DO­SE DE­TRÁS DE MIL FILTROS, AGRAN­DAN­DO LOS LO­GROS, OMI­TIEN­DO LOS DE­FEC­TOS NI TO­MÁN­DO­SE FO­TOS.

Un ar­tícu­lo re­cien­te del Was­hing­ton Post com­pa­ra las men­ti­ras de los usua­rios de Tin­der con la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa. La au­to­ra del tex­to, Iri­na D. Man­ta, pro­po­ne que “en una pró­xi­ma re­vi­sión de es­ta­tu­tos los le­gis­la­do­res es­ta­ta­les cas­ti­guen a los men­ti­ro­sos de Tin­der con las mis­mas le­yes que pro­te­gen a los con­su­mi­do­res de los pu­bli­cis­tas”.

To­dos en­ten­de­mos que cuan­do al­guien ofre­ce “el me­jor pan del mun­do”, o di­ce que “es­ta va a ser la me­jor no­che de tu vi­da”, pro­ba­ble­men­te sean men­ti­ras. En Tin­der, di­ce la abo­ga­da que es­cri­bió es­te tra­ta­do, se de­be­rían con­de­nar las men­ti­ras con res­pec­to al es­ta­do ci­vil, la fer­ti­li­dad (si tie­nen hi­jos o no o si los pue­den/quie­ren te­ner) o el em­pleo. Así que si us­ted es due­ño de una gui­ta­rra evi­te de­cir que es mú­si­co, si com­pra ce­lu­la­res en ebay y los ven­de en Mer­ca­doli­bre, no di­ga que es ge­ren­te de una im­por­ta­do­ra de tec­no­lo­gía, y si es ca­sa­do há­ga­se el muer­to cuan­do le pre­gun­ten por su es­ta­do ci­vil, por­que eso no so­lo dis­mi­nui­rá sus po­si­bi­li­da­des de lle­var­se a la víc­ti­ma a la ca­ma, sino que po­dría con­ver­tir­lo en cul­pa­ble del de­li­to de ter­gi­ver­sa­ción o en­ga­ño al con­su­mi­dor.

Con­fie­so que he ins­ta­la­do y des­ins­ta­la­do es­tas apli­ca­cio­nes mu­chas ve­ces des­de que las co­noz­co y la ver­dad sien­to que no es­toy pre­pa­ra­da pa­ra que un es­pa­ñol sol­te­ro que va a es­tar por dos se­ma­nas en Bogotá me di­ga que quie­re ser mi es­cla­vo se­xual; no tie­ne de­re­cho a dar­me to­da esa res­pon­sa­bi­li­dad.

En cam­bio, es gra­cias a per­so­nas co­mo mi me­jor ami­ga, cons­tan­tes y de­di­ca­das, que se pue­de ha­cer un es­tu­dio jui­cio­so de hom­bres de­men­tes y ci­tas fra­ca­sa­das (per­dón, Nalgs). Ha he­cho match con pre­sos, chefs al­cohó­li­cos de esos que se vuel­ven un pro­ble­ma am­bien­tal, con un chi­co is­rae­lí que fun­cio­na­ba co­mo acu­mu­la­dor de­ses­pe­ra­do de mu­je­res la­ti­nas. Lo va­lio­so de mi ami­ga es que si­gue pen­san­do que le va a fun­cio­nar, cree que, sin im­por­tar la can­ti­dad de lo­cos que un día le ofre­cen se­xo ca­sual y al otro ma­tri­mo­nio, en al­gún lu­gar de es­ta no tan nue­va ma­ne­ra de co­no­cer per­so­nas exis­te un hom­bre (por­que es he­te­ro­se­xual has­ta la mé­du­la) que es­tá he­cho a su me­di­da.

Nalgs de­ci­dió dar­le una opor­tu­ni­dad al amor 2.0 des­pués de un di­vor­cio (del que fui un po­qui­to res­pon­sa­ble por­que le arre­glé la men­cio­na­da ci­ta a ciegas con un ser des­pre­cia­ble) y un par de in­ten­tos fa­lli­dos en las ci­tas tra­di­cio­na­les con be­sos ba­bo­sos y las men­ti­ras tí­pi­cas de las pri­me­ras ci­tas.

En­ton­ces em­pe­zó a co­no­cer lo­cos, ca­da uno peor que el an­te­rior. A ella le gus­tan con ca­ra bo­ni­ta, cua­dri­tos en la pan­za, bra­zos muscu­losos y oja­lá in­te­li­gen­tes… Y co­mo has­ta la be­lle­za can­sa y la in­te­li­gen­cia no es tan fre­cuen­te, em­pe­zó a swi­pear a la de­re­cha a los gor­di­tos con ca­ra de bue­na gen­te pa­ra te­ner de qué ha­blar y son­reír un ra­to.

El es­tán­dar cam­bió, pa­só a se­lec­cio­nar­los por el ta­ma­ño de la pan­za y el ro­sa­do de los ca­che­tes con la es­pe­ran­za de que por ser gor­di­tos fue­ran ama­bles, lim­pios y bon­da­do­sos. ¡Error! Es­te chef te­nía bar­ba y una lin­da son­ri­sa, pe­ro, des­pués de ha­cer­la ve­nir co­mo po­cos, le di­jo que se veían en unos días por­que de­bía ir a la cár­cel por ma­ne­jar bo­rra­cho. Ade­más de no lim­piar el ca­rro y acu­mu­lar ba­su­ra de se­ma­nas de co­mi­da en la si­lla tra­se­ra, lle­gó bo­rra­cho a la ci­ta des­pués de es­tar pre­so. No hay or­gas­mo que pa­gue ese desas­tre.

El cri­te­rio de se­lec­ción se va a la mier­da con el tiem­po y ese ti­po de ex­pe­rien­cias. Al ra­to en­con­tró uno de los es­pe­cí­me­nes más pe­li­gro­sos de es­te mun­do mo­derno que es­tá al re­vés: el chi­co sin bar­ba, con sen­ti­mien­tos, que sa­be com­bi­nar me­jor los co­lo­res que cual­quier mu­jer. Y que se asus­tó y sa­lió co­rrien­do en cal­zon­ci­llos por­que le da­ba mie­do enamo­rar­se y que no lo de­ja­ra dor­mir en cu­cha­ri­ta en su ca­ma.

Lue­go lle­gó el peor: el men­ti­ro­so in­vi­si­ble. Es­tu­vo un mes es­cri­bién­do­le y man­dán­do­le dil­dos ca­ros y pla­ta pa­ra que com­pra­ra pa­sa­jes a Mia­mi pa­ra al fi­nal des­ta­par su ver­dad: era un es­po­so se­xual­men­te frus­tra­do que no se de­jó ver la ca­ra, que no se lla­ma­ba co­mo de­cía ni se veía co­mo la fo­to que te­nía en su per­fil. Si aprue­ban la ley de cas­ti­gar a los men­ti­ro­sos es­te se­ría un gran can­di­da­to a ca­de­na per­pe­tua. Es­te hu­mano le ca­len­tó lo que sea que se les ca­lien­ta a las mu­je­res y la de­jó ahí, pa­ra­di­ta en las ga­nas de vi­vir.

En con­clu­sión, pa­ra se­du­cir man­tén­ga­se lo más cer­cano a la ver­dad, es­co­ja ser mis­te­rio­so en vez de in­ven­tar­se una vi­da pa­ra­le­la, de­je des­can­sar las fa­jas, los pe­lu­qui­nes y las es­pu­mas en las po­sa­de­ras, tó­me­se la fo­to sen­ta­do, há­ga­le zoom a lo que sí le gus­ta de su cuer­po y siem­pre quí­te­se las ga­fas de sol. Sea con­cien­zu­do y ri­gu­ro­sa­men­te ho­nes­to. Y no le pre­gun­te a su ma­má si es lin­do… To­dos qui­sié­ra­mos ser aun­que sea la mi­tad de lo que las ma­más pien­san de no­so­tros..

Ge­nio, mi­llo­na­rio, play­boy, fi­lán­tro­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.