Re­glas mens­trua­les pa­ra hom­bres

¿Te­ner se­xo mien­tras ella san­gra? ¿Un ca­len­da­rio hor­mo­nal? ¿Qué tie­ne que ver el de­seo se­xual de las mu­je­res con su ci­clo mens­trual?

SoHo (Colombia) - - SOMMAIRE - POR LI­NA TONO

Ave­ces no es su­fi­cien­te una gran erec­ción, co­no­cer qué es lo que más la ca­lien­ta o sa­ber có­mo acom­pa­ñar­la pa­ra que ten­ga un or­gas­mo múl­ti­ple. Pa­ra te­ner pol­vos po­de­ro­sos, de esos que en­co­ñan, tam­bién hay que apren­der a mi­rar el ca­len­da­rio y en­ten­der có­mo fun­cio­na el ci­clo mens­trual de una mu­jer. Es muy po­co lo que los hom­bres sa­ben so­bre la re­gla. No los cul­po. Una can­ti­dad asom­bro­sa de mu­je­res tam­po­co sa­be ma­yor co­sa so­bre su pro­pio pe­rio­do.

Yo so­lía ser una de ellas. Cre­cí en un am­bien­te ca­tó­li­co, con ma­dre y pro­fe­so­ras de­vo­tas de la lim­pi­dez de la vir­gen, y estuve con­de­na­da al si­len­cio, el as­co y el des­co­no­ci­mien­to de mi pro­pio cuer­po des­de la pri­me­ra vez que man­ché los cal­zo­nes, a los 13 años. To­do lo que me en­se­ña­ron so­bre el pe­rio­do te­nía que ver con la hi­gie­ne o la re­sig­na­ción: así se po­nen las toa­llas hi­gié­ni­cas; no te va­yas a me­ter un tam­pón sin ha­ber sa­ca­do el otro; la ro­pa in­te­rior man­cha­da se la­va en la du­cha, con ja­bón de co­co; no te pon­gas pan­ta­lo­nes blan­cos en esos días; no ha­bles en pú­bli­co so­bre tu san­gre. Po­bre­ci­ta, mi­ja, qué flo­je­ra, es una car­ga que de­be­mos lle­var to­das no­so­tras.

Siem­pre tu­ve una re­la­ción asép­ti­ca con mi re­gla has­ta que de­ci­dí de­jar de to­mar pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas ha­ce un par de años. En me­dio del des­equi­li­brio hor­mo­nal que eso me pro­du­jo, y el es­cán­da­lo de la san­gre vol­vien­do a caer en­tre el inodo­ro co­mo una ava­lan­cha ro­ja pla­nea­da por Ku­brick, me en­tró la cu­rio­si­dad y co­men­cé a in­ves­ti­gar so­bre el te­ma. Lo pri­me­ro que des­cu­brí fue mi pro­pio des­cui­do: ha­bía ol­vi­da­do que la re­gla no es un even­to ais­la­do, sino un ci­clo com­pues­to por cua­tro fa­ses que se re­pi­ten to­dos los me­ses. Tam­bién su­pe que las pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas, aun­que re­vo­lu­cio­na­rias y ma­ra­vi­llo­sas, cla­ves pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción y el bie­nes­tar de al­gu­nas mu­je­res con pro­ble­mas hor­mo­na­les, al­te­ran el ci­clo na­tu­ral de la mens­trua­ción.

Cuan­do de­jé de to­mar­las sen­tí co­mo si hu­bie­ra pa­sa­do una dé­ca­da tran­si­tan­do por una au­to­pis­ta en lí­nea rec­ta, via­jan­do sin so­bre­sal­tos, sin có­li­cos, sin arre­che­ras des­con­tro­la­das, sin gra­sa en el pe­lo, y me to­có po­ner­me a ti­mo­near mi pro­pio ci­clo, una tro­cha sin pa­vi­men­to, lle­na de cur­vas ce­rra­das, tra­tan­do de no ser arras­tra­da por el re­gue­ro men­sual de san­gre mel­co­chu­da y de no ro­dar por el abis­mo ne­gro de los có­li­cos mens­trua­les.

Me vol­ví vi­si­tan­te fre­cuen­te de blogs de­di­ca­dos a des­mi­ti­fi­car, ha­cer pe­da­go­gía y ha­blar so­bre sa­lud mens­trual, co­mo Vul­va­sa­piens, El ca­mino ru­bí o Broadly. Es­tos re­co­pi­lan vo­ces de se­xó­lo­gas y gi­ne­có­lo­gas in­no­va­do­ras co­mo Eri­ka Irus­ta, Ga­brie­lle Lich­ter­man o Mi­ran­da Gray. Mien­tras leía so­bre el te­ma, tu­ve —tan tar­de, ya en­tra­da en mis trein­tas— una gran re­ve­la­ción: las cua­tro fa­ses del ci­clo tie­nen to­do que ver con la ma­ne­ra de vi­vir las re­la­cio­nes se­xua­les, la sen­sua­li­dad, el cuer­po y el de­seo de una mu­jer. Tam­bién en­ten­dí que aque­llo le com­pe­te a cual­quier hom­bre a su al­re­de­dor sin im­por­tar si es es­po­so, no­vio, aman­te, ma­chu­que, gus­ti­co cul­po­so o cual­quier des­va­re de una no­che.

El ci­clo mens­trual no es te­ma sen­ci­llo. Sin em­bar­go, hay co­sas bá­si­cas y muy úti­les que cual­quier hom­bre de­be­ría sa­ber:

LA “RE­GLA”, ASÍ, EN­TRE CO­MI­LLAS Día 1 al 7 del ci­clo

Ya que “re­gla” es una pa­la­bra es­pan­to­sa y cas­ti­ga­do­ra, “pe­rio­do” es tan po­co ins­pi­ra­dor y “lu­na” muy hip­pie pa­ra mi gus­to, pre­fie­ro usar nom­bres al­ter­nos pa­ra es­ta fa­se. En mi ca­so, po­dría lla­mar­se “Ve a ha­cer­te la pa­ja y dé­ja­me tran­qui­la”. Cuan­do es­toy san­gran­do

no quie­ro na­da dis­tin­to a me­ter­me una bol­sa de agua ca­lien­te ba­jo la pi­ya­ma y rep­tar en­tre la ca­ma, el ba­ño y la co­ci­na. Los es­pas­mos mus­cu­la­res que cau­san có­li­cos tam­bién pro­du­cen dia­rrea. Al­gu­nas mu­je­res ca­gamos y san­gra­mos al mis­mo tiem­po, to­do el tiem­po, du­ran­te los pri­me­ros días del pe­rio­do. Nos due­le des­de el om­bli­go has­ta el ano. Se sien­te co­mo si un gran pu­ño de hierro, frío e in­cle­men­te, es­tu­vie­ra abrién­do­se pa­so a la fuer­za por el ba­jo vien­tre. Por fa­vor, ¿quién va a te­ner ga­nas de fo­llar es­tan­do en esas? Pen­sa­ba que la ma­yo­ría de mu­je­res se sen­tían igual, pe­ro me asom­bró sa­ber que no. Hi­ce la pre­gun­ta “¿sue­len te­ner se­xo con la re­gla?” en un gru­po ce­rra­do de 1414 mu­je­res al que per­te­nez­co en Fa­ce­book.

De las 40 que res­pon­die­ron (mi­ren qué po­cas ha­bla­mos pú­bli­ca­men­te so­bre el te­ma), 10 lo hi­cie­ron con un ‘no’ ro­tun­do; 18 di­je­ron que ‘sí’ y ar­gu­men­ta­ron que les en­can­ta. Se sien­ten más lu­bri­ca­das, arre­chas sin re­me­dio por esos días y con­ta­ron que el se­xo les ali­via los có­li­cos. Las otras 12 res­pon­die­ron que les da igual, o di­je­ron que sí con “pe­ros”: pre­fie­ren ha­cer­lo ha­cia los úl­ti­mos días del pe­rio­do, cuan­do ha ba­ja­do el san­gra­do, y so­lo si tie­nen con­fian­za o lo han con­ver­sa­do abier­ta­men­te con la otra per­so­na. En es­to úl­ti­mo coin­ci­di­mos ca­si to­das. Se­gún Vul­va­sa­piens, en es­ta eta­pa el ni­vel de es­tró­geno, que an­da­ba por el sue­lo, co­mien­za a ele­var­se otra vez, le­van­tan­do con él la ener­gía, las ha­bi­li­da­des men­ta­les y el áni­mo de una mu­jer. Es­te ba­jo ni­vel de es­tró­geno pue­de lle­gar a in­hi­bir las ga­nas de co­mer o de so­cia­li­zar.

“ME CO­MO EL MUN­DO”, LA FA­SE PREOVU­LA­TO­RIA Del día 8 al 13

Pa­ra se­guir con los nom­bres al­ter­nos, Mi­ran­da Gray lla­ma a es­ta fa­se “la Vir­gi­nia Woolf”, en ho­nor a la fa­mo­sa au­to­ra del en­sa­yo Una ha­bi­ta­ción pro­pia, ícono de la li­te­ra­tu­ra del si­glo XX. La lla­ma así por­que, se­gún Gray, en es­ta fa­se enér­gi­ca las mu­je­res que­re­mos co­mer­nos el mun­do, pe­ro a nues­tra ma­ne­ra. Nos po­ne­mos re­bel­des y no que­re­mos tra­ba­jar en equi­po, sino sa­car ade­lan­te por nues­tra pro­pia cuen­ta lo que nos cai­ga en­tre las ma­nos: pro­yec­tos, ta­reas pun­tua­les, pro­ble­mas sin re­sol­ver. En es­ta fa­se ne­ce­si­ta­mos “una ha­bi­ta­ción pro­pia” pa­ra ha­cer lo que nos plaz­ca, co­mo nos plaz­ca y eso in­clu­ye te­ner se­xo se­gún el gus­to de ca­da una: co­chino, vio­len­to, sua­ve, tierno o co­mo sea, con tal de que sea con­sen­ti­do y co­la­bo­ra­ti­vo. Des­pués de re­su­ci­tar del nau­fra­gio de la re­gla, pa­ra mí se sien­te co­mo ver la luz otra vez y la ener­gía que traen es­tos días me ani­ma a sa­lir a com­prar cal­zo­nes nue­vos, o ir a ha­cer ejer­ci­cio pa­ra re­gre­sar su­da­di­ta a la ca­sa, a con­ver­tir la du­cha y el ba­ño lleno de va­por en es­ce­na de pe­lí­cu­la porno. Du­ran­te es­ta fa­se el es­tró­geno si­gue su ca­rre­ra ha­cia la ci­ma. Es­to ha­ce que la mu­jer se sien­ta más di­ná­mi­ca, ex­tro­ver­ti­da y me­jo­re su ca­pa­ci­dad pa­ra pen­sar rá­pi­do y ha­cer me­mo­ria. El de­seo se­xual se ele­va y la piel se vuel­ve más sua­ve y hu­mec­ta­da.

BOM­BA SE­XUAL: LA FA­SE OVU­LA­TO­RIA Del día 13 al 16

Se­gún Eri­ka Irus­ta, es­ta fa­se se sien­te co­mo “es­tar con una cer­ve­za en una te­rra­za”. Pa­ra mí se sien­te co­mo des­te­llar se­gu­ri­dad, gus­tar­se mu­chí­si­mo, ca­mi­nar por la ca­lle pi­san­do fuer­te, mi­rán­do­se las nal­gas en to­das las ven­ta­nas y que­rer com­par­tir un pe­da­zo de se­me­jan­te bo­ca­do con to­do el mun­do. Por esos días las mu­je­res es­ta­mos más dis­pues­tas a so­cia­li­zar y co­no­cer gen­te nue­va. Es el mo­men­to “ve­ra­ne­ro” del ci­clo: que­re­mos sa­lir de fies­ta o ha­cer la fies­ta en nues­tra ca­sa e in­vi­tar has­ta al ve­cino cas­ca­rra­bias. Es­ta­mos más re­cep­ti­vas y, gra­cias al pi­co de es­tró­geno, nos sen­ti­mos co­mo bom­bas se­xua­les. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que esos días de arre­che­ra ma­ra­vi­llo­sa y au­to­adu­la- ción son los días más fér­ti­les del ci­clo. Así que, si el plan no es te­ner hi­jos, hay que fo­llar to­do lo que se quie­ra y re­par­tir nal­ga­das, lam­be­ta­zos y ras­gu­ños a dies­tra y si­nies­tra, pe­ro ha­bien­do to­ma­do las pre­cau­cio­nes necesarias. El es­tró­geno y la tes­tos­te­ro­na lle­gan a la cum­bre. En su ni­vel más al­to, son res­pon­sa­bles de ele­var aún más el de­seo se­xual y ha­cer que los or­gas­mos sean los me­jo­res en to­do el ci­clo. Co­mo to­do lo bueno es cor­to, es­to du­ra un par de días y lue­go de la ovu­la­ción, es­tró­geno y tes­tos­te­ro­na em­pren­den su caí­da de nue­vo.

PU­TEAR, PE­LEAR Y FO­LLAR; LA PRE­MENS­TRUAL Del día 17 al 28

A es­ta fa­se no hay que in­ven­tar­le nom­bres. Se ha he­cho fa­mo­sa y po­pu­lar gra­cias al sín­dro­me pre­mens­trual (SPM): el mal ge­nio, la irri­ta­bi­li­dad, la llo­ra­de­ra y las pa­ta­le­tas, que apa­re­cen con fa­ci­li­dad gra­cias al tra­ba­jo de las hor­mo­nas en es­tos días. Es muy co­mún que se nos ta­che de “in­so­por­ta­bles” du­ran­te es­ta fa­se, pe­ro es un tí­tu­lo in­jus­to. Lo que pa­sa en reali­dad es que nos per­mi­ti­mos es­ta­llar. Si he­mos es­ta­do to­do el ci­clo ju­gan­do a ser pru­den­tes, au­to­rre­gu­lán­do­nos, po­san­do de tí­mi­das o re­pri­mién­do­nos co­sas por­que no to­das te­ne­mos el ca­rác­ter pa­ra echar can­de­la por la bo­ca cuan­do es ne­ce­sa­rio, en­ton­ces apro­ve­cha­mos es­ta fa­se pa­ra ha­cer­lo. Pu­tea­mos, pe­lea­mos y fo­lla­mos con la fuer­za y la ira de sie­te cie­los in­cen­dia­dos.

Es­tró­geno por el sue­lo y al­to ni­vel de pro­ges­te­ro­na. Las mu­je­res nos po­ne­mos más sen­si­bles y al­go pe­re­zo­sas. Al­gu­nas sien­ten que su li­bi­do au­men­ta jus­to an­tes del pe­rio­do. Es­to no se de­be a las hor­mo­nas, sino —se­gún Vul­va­sa­piens— a que “las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas de to­da el área pél­vi­ca se es­ti­mu­lan mien­tras el cuer­po se pre­pa­ra pa­ra mens­truar”. .

ILUS­TRA­CIÓN: FIO­RE­LLA FE­RRO­NI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.