El se­na­dor, el fis­cal y Yahvé Por Pa­blo Aran­go

SoHo (Colombia) - - SOMMAIRE - POR PA­BLO R. ARAN­GO RE­TRA­TO: ÁLVARO TA­PIA HI­DAL­GO

EL MES PA­SA­DO PRE­SEN­CIA­MOS, co­mo es cos­tum­bre en Co­lom­bia, va­rios es­pec­tácu­los del cri­men y el po­der. Pe­ro en me­dio de la ma­rea nor­mal de tor­ci­dos, encubrimientos y men­ti­ras, hu­bo cier­tos mo­men­tos des­ta­ca­dos de ejer­ci­cio re­tó­ri­co. Tam­bién hu­bo al­go de teo­lo­gía (una cien­cia cla­si­fi­ca­da blas­fe­ma­to­ria­men­te por Col­cien­cias en la ca­te­go­ría de “Cien­cias so­cia­les y hu­ma­nas”). De las va­rias in­ter­ven­cio­nes in­tere­san­tes, hu­bo dos que son me­mo­ra­bles.

Di­jo el fis­cal ge­ne­ral, en me­dio de una de­fen­sa de sí mis­mo, que él no era nin­gún ateo y que Dios exis­tía por­que la no­che an­te­rior Él le ha­bía he­cho lle­gar unas prue­bas de su inocen­cia (ha­bla­mos de la inocen­cia del fis­cal, no de la de Dios, que ha que­da­do en du­da con es­te epi­so­dio). Vien­do es­ta in­ter­ven­ción, era ca­si im­po­si­ble no re­cor­dar esos pa­sa­jes de la Bi­blia en los que Moi­sés les di­ce a sus sol­da­dos is­rae­li­tas co­sas co­mo es­ta: “Ami­gos, aca­bo de ha­blar con Yahvé, ya sa­ben us­te­des có­mo es Él, y di­ce que de­ben ma­tar a to­das es­tas mu­je­res y ni­ños cap­tu­ra­dos, pe­ro que de­jen con vi­da a las mu­cha­chas vír­ge­nes”. Si no me creen, échen­le un ojo a Nú­me­ros, ca­pí­tu­lo 31, ver­sícu­los 1 al 20. Al pa­re­cer, la ma­yo­ría del Senado acep­tó la es­cru­pu­lo­sa evi­den­cia pre­sen­ta­da por el má­xi­mo in­ves­ti­ga­dor pe­nal.

Siem­pre es un po­co sor­pren­den­te es­te do­ble ra­se­ro: gen­te que cree que Moi­sés ha­bla­ba con Dios, pe­ro que, por otro la­do, no le cree al pro­fe­ta con­tem­po­rá­neo que pro­po­ne co­sas me­nos drás­ti­cas (co­mo la que le oí a un pas­tor evan­gé­li­co: que los pa­dres apli­quen una gol­pi­za a sus hi­jos ma­ri­cas pa­ra cu­rar­los del ho­mo­se­xua­lis­mo). Una ami­ga cris­tia­na me ha ex­pli­ca­do: “Lo que vos no en­ten­dés es que Moi­sés ya ha­bía abier­to el mar Ro­jo”. Y qui­zá mi ami­ga tie­ne ra­zón por­que, co­mo lo se­ña­ló Hob­bes, la psi­que hu­ma­na es­tá he­cha de tal mo­do que ten­de­mos a hon­rar el po­der, cuan­do es muy gran­de, in­de­pen­dien­te­men­te de con­si­de­ra­cio­nes mo­ra­les o ló­gi­cas.

Di­jo un se­na­dor, en aque­lla mis­ma se­sión, que era po­si­ble que en Co­lom­bia hu­bie­ra ma­fio­sos o de­lin­cuen­tes, y que hu­bie­ra gen­te inocen­te que no sa­be na­da. Agre­gó que tam­bién era po­si­ble que hu­bie­ra mu­chas com­po­nen­das en al­gún la­do. Acla­ró que no que­ría acu­sar a na­die, que so­lo es­ta­ba ha­cien­do una in­cur­sión en la po­si­bi­li­dad ló­gi­ca. Re­cor­dé a un ami­go al que un mé­di­co le di­jo: “Se­ñor, no hay na­da que ha­cer, de­fi­ni­ti­va­men­te su hi­jo es un re­tra­sa­do” (era una épo­ca que ya pa­re­ce la prehis­to­ria, en la que has­ta los mé­di­cos de­cían lo que pen­sa­ban). Me ima­gi­né que la mue­ca que ha­cía­mos al oír al se­na­dor enu­me­ran­do las in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des de ma­fio­sos y crí­me­nes co­lom­bia­nos, de­bía de ser si­mi­lar a la de mi ami­go al re­ci­bir la no­ti­cia so­bre su hi­jo. Aun­que con una di­fe­ren­cia: mien­tras él sa­bía que le iba a to­car ma­ne­jar ese asun­to to­da su vi­da, no­so­tros es­ta­mos ba­jo el po­der del se­na­dor po­si­bi­lis­ta y de los co­le­gas que le ce­le­bra­ron esa ve­sá­ni­ca in­cur­sión en la me­ta­fí­si­ca de lo po­si­ble.

Am­bas in­ter­ven­cio­nes me de­ja­ron lec­cio­nes. Ha­ce un tiem­po me bur­lé de otro ami­go que elo­gia­ba la si­guien­te fra­se de un no­ve­lis­ta co­lom­biano: “No hay ma­nía más fu­nes­ta, ni ca­pri­cho más pe­li­gro­so, que la es­pe­cu­la­ción o la con­je­tu­ra so­bre los ca­mi­nos que no to­ma­mos”. In­ge­nua­men­te res­pon­dí que eso era una ton­te­ría, que ha­bía mi­les de ma­nías más fu­nes­tas y de ca­pri­chos más pe­li­gro­sos. Pe­ro aho­ra, te­nien­do fi­ja la me­mo­ria en los dis­cur­sos del se­na­dor y del fis­cal, y en la reac­ción apro­ba­to­ria del par­la­men­to, me doy cuen­ta de mi es­tu­pi­dez: la so­la vi­sión de las po­si­bi­li­da­des pue­de ser te­rri­ble. Y tie­nen ra­zón tam­bién los cris­tia­nos, quie­nes nos re­cuer­dan que Dios obra de mo­dos mis­te­rio­sos, lo cual in­clu­ye usar­nos a los idio­tas y abra­za­fa­ro­las pa­ra man­dar Sus men­sa­jes..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.