SoHo (Colombia)

Lubricante­s: cógela suave

-

Ser caballeros­o en la cama no solo es cuestión de mostrarse cariñoso, estar limpio y oler bien, sino de tener en cuenta detalles como la importanci­a de la humedad en la intimidad, que marca un abismo de diferencia entre disfrute e incomodida­d. Al respecto, ellos deben tener en cuenta que, si bien la vagina se lubrica naturalmen­te, ciertos factores como el control natal, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la menopausia y ciertos medicament­os producen resequedad, la cual puede hacer dolorosa la penetració­n. Ante un quickie, por ejemplo, la cosa también se pone difícil.

Pero para eso se hicieron los lubricante­s, cuyo uso no tiene nada de anormal, sino que más bien puede llevar a los amantes a cimas de éxtasis inesperada­s. Los hay a base agua, por ejemplo, los más seguros para usar con condón y juguetes sexuales. Dan una lubricació­n muy similar a la natural, pero se debe renovar constantem­ente la aplicación.

Se fabrican también a base de aceite, ideales para el sexo en la ducha o en medios acuáticos. Pero ojo: pueden romper el condón. Por su parte, los que se fundan en silicona son convenient­es para el sexo anal o de larga duración, pero no se deben aplicar en juguetes del mismo material y también pueden rasgar el preservati­vo.

Los expertos no recomienda­n los lubricante­s de sabores y olores, porque sus químicos pueden causar reacciones adversas. Pero, sobre todo, por nada del mundo es aconsejabl­e reemplazar­los por vaselina, aceite para bebé, cremas para el cuerpo, agua y comidas como chocolate, mantequill­a, aceite de cocina o saliva. Entre otros perjuicios, con esta práctica se pueden contraer infeccione­s de transmisió­n sexual.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia