SoHo (Colombia)

Editorial

-

A partir de esta edición de antología, SoHo se transforma­rá en un producto exclusivam­ente digital.

Hace dos décadas, Publicacio­nes Semana se lanzó a una aventura en la que pocos creían inicialmen­te: hacer una revista de estilo de vida masculino, dirigida a los ejecutivos de entre 20 y 50 años. Nos inspiramos en las que habían triunfado internacio­nalmente en este campo, como Playboy,

GQ o Esquire. La idea era combinar fotografía­s de las mujeres más bellas de Colombia con crónicas literarias y periodísti­cas de primera calidad y, por supuesto, con grandes dosis de humor.

El experiment­o fue exitoso. El país, más conservado­r que ahora, no creía que fuera posible ver a sus grandes figuras femeninas del cine, la televisión, el periodismo, y hasta de la política, en la plenitud de su desnudez. Lo que era un tabú se convirtió en un objeto de admiración. Por sus páginas desfilaron estrellas consagrada­s y debutantes desconocid­as que luego triunfaron. En esta lista están nombres como los de Sofía Vergara, Amparo Grisales, Margarita Rosa de Francisco, Juana Acosta, Carolina Gómez, Juliana Galvis y muchas otras. Todas ellas reconocen que haber salido en la portada fue una experienci­a positiva para sus carreras.

Aunque el gancho visual fue la belleza femenina, la solidez y la permanenci­a de

SoHo se la dio su contenido escrito. Plumas nacionales, como Antonio Caballero, Daniel Samper Pizano, Piedad Bonnet, Germán Castro Caycedo o Eduardo Escobar, dejaron crónicas originales y diferentes a lo que se estaba leyendo en los otros medios del país. Pero también intelectua­les internacio­nales del nivel de Roberto Fontanarro­sa, Federico Andahazi, Eduar

do Galeano, Santiago Roncagliol­o o Jorge Moronna contribuye­ron con artículos exclusivos. Nativos y extranjero­s siempre tuvieron en común el humor refinado y el sarcasmo. Y no podemos dejar de mencionar a fotógrafos como Carlos Gaviria, Salvatore Salomone, Mauricio Vélez, Raúl Higuera y Hernán Puentes.

SoHo fue políticame­nte incorrecta, audaz e irreverent­e. Esas caracterís­ticas hicieron que nuestra trayectori­a no estuviera exenta de polémicas. Reportajes fotográfic­os como el de una interpreta­ción de La última cena, con Alejandra Azcárate, o el desnudo de la controvert­ida parlamenta­ria Yidis Medina, fueron “tendencia” antes de que ese término existiera. En no pocas ocasiones un artículo o unas fotos nuestros fueron tema nacional obligado.

Quisiéramo­s aprovechar este editorial para agradecerl­es su aporte a todas las personas que colaboraro­n en la apasionant­e jornada periodísti­ca de dos décadas. A los directores, en primer lugar, a Daniel Samper Ospina, cuya creativida­d le imprimió un sello único a la revista. A Felipe Jaramillo y Pablo Jacobsen, quienes hicieron sus primeras armas en el periodismo en SoHo, llevándola de la infancia a la adolescenc­ia. Y, por último, a Diego Garzón y Juan David Correa, quienes la hicieron progresar hasta la madurez.

Esta trayectori­a en papel termina hoy, pero continuará en el ecosistema digital con el compromiso y profesiona­lismo de siempre. Nos despedimos de nuestros lectores con agradecimi­ento, esperando que durante todos estos años hayamos contribuid­o a entretener­los visual e intelectua­lmente en sus momentos de esparcimie­nto. Esto no es un adiós, es simplement­e un hasta luego, y la invitación a encontrarn­os en un nuevo espacio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia