SoHo (Colombia) : 2020-07-21

CRÓNICA : 20 : 20

CRÓNICA

El arte de catar una taza de Esperanza Andrés Rueda, un apasionado por la gastronomí­a, cató Este café de edición limitada, ciento por ciento colombiano de Nespresso, proviene del Caquetá, una región donde la producción estuvo amenazada por años y hoy revive gracias a la marca. Esperanza de Colombia. S er un apasionado por los vinos y un dedicado le ha dado a Andrés Rueda un gusto especial por el buen vivir y las experienci­as sensoriale­s inspirador­as. El director de Epic Gastronomy, compañía de experienci­as gastronómi­cas a domicilio, dice que to- marse un café como es una de ellas. Y para saciar este placer, encontró en Nespresso a un aliado incondicio­nal: “Nunca imaginé que el mundo del café podía ser tan extenso como el del vino”, dice, ya que ha podido incursiona­r en este Esperanza de Colombia mundo gracias a los distintos orígenes, tuestes y preparacio­nes que ofrece la marca. Uno de sus últimos descubrimi­entos es un café de granos ciento por ciento colombiano­s, que provienen principalm­ente del departamen­to del Caquetá, una región en foodie Esperanza de Colombia,