Blei­su­re:

la ten­den­cia en tu­ris­mo

Apetito - - Portada - Por: Fer­nan­da Cha­va­rrÌa

Es­ta ten­den­cia se co­no­ce co­mo "B-lei­su­re" (del in­glés "bu­si­ness with lei­su­re", o ne­go­cios con ocio). De acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo, el 67% de los via­je­ros de ne­go­cios re­co­no­cen que a me­nu­do se to­man un tiem­po li­bre cuan­do via­jan a una ciu­dad por tra­ba­jo y un 58% ad­mi­te que con fre­cuen­cia aña­de un día o va­rios a su es­tan­cia pa­ra des­cu­brir los en­can­tos de la ciu­dad que los aco­ge.

Hoy en día la in­dus­tria de los via­jes de ne­go­cios es­tá en pleno desa­rro­llo a ni­vel mun­dial, con un crecimiento de 4.5% en los úl­ti­mos años. Amé­ri­ca La­ti­na, por su par­te, su­pera las ci­fras glo­ba­les con una me­dia de 7.2%. En es­te con­tex­to, el 14% de las em­pre­sas a ni­vel mun­dial ha in­te­gra­do es­te con­cep­to de blei­su­re en su cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va.

El via­je­ro de ne­go­cios del si­glo XXI prio­ri­za la con­ve­nien­cia (via­je sin pér­di­das de tiem­po, ho­te­les cer­ca­nos a los lugares de tra­ba­jo, in­for­ma­ción en tiem­po real) res­pe­tan­do sus pre­fe­ren­cias (elec­ción de horarios y días de vue­los, ho­te­les re­co­men­da­dos, ser­vi­cios adi­cio­na­les). En es­te con­tex­to, las cor­po­ra­cio­nes tie­nen el desafío de ali­near esas prio­ri­da­des y pre­fe­ren­cias con el cos­to y las po­lí­ti­cas cor­po­ra­ti­vas, sin de­jar de ofre­cer un ser­vi­cio ex­tra­or­di­na­ria­men­te per­so­na­li­za­do.

¿Có­mo pue­den los ho­te­les atraer y re­te­ner a es­tos via­je­ros? Au­ten­ti­ci­dad. Re­plan­tear­se las ex­pe­rien­cias que les ofre­cen, tan­to en sus ins­ta­la­cio­nes co­mo en su en­torno, con­vir­tién­do­se en ca­ta­li­za­do­res de la ofer­ta tu­rís­ti­ca del ve­cin­da­rio en el que se en­cla­van pa­ra fa­ci­li­tar a sus hués­pe­des la in­mer­sión to­tal en la co­mu­ni­dad lo­cal. Eso sí, adap­tan­do y pro­mo­cio­nan­do esas ex­pe­rien­cias lo­ca­les a su perfil de clien­te, aso­cián­do­se con em­pre­sas y even­tos de la zo­na que res­pon­dan a sus pre­fe­ren­cias. Ofre­cer­les esas ex­pe­rien­cias per­so­na­li­za­das per­mi­te al ho­tel crear una co­ne­xión emo­cio­nal con sus hués­pe­des, que se pue­de ver po­ten­cia­da a tra­vés de las redes so­cia­les an­tes, du­ran­te y des­pués de su es­tan­cia. De es­te mo­do se les ha­ce sen­tir miem­bros va­lo­ra­dos de la co­mu­ni­dad, ga­nan­do su fi­de­li­dad ha­cia la mar­ca.

Las ca­de­nas de­ben ir más allá de las ha­bi­ta­cio­nes can­jea­bles y ofre­cer tours, res­tau­ran­tes y entradas de con­cier­tos, ase­gu­rán­do­se de que uti­li­zan el con­te­ni­do en to­das las eta­pas del em­bu­do pa­ra des­ta­car esas ex­pe­rien­cias.

Tam­bién es con­ve­nien­te uti­li­zar to­dos los ca­na­les pro­pios que dis­pon­ga el ho­tel (emails, apps, pá­gi­nas de re­ser­vas, blogs, redes so­cia­les, even­tos, etc.) pa­ra crear una ex­pe­rien­cia mul­ti­ca­nal. Su clien­te pue­de es­tar en cual­quier par­te, por lo que de­be ofre­cer­le una ex­pe­rien­cia só­li­da in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de le en­cuen­tre.

El es­tu­dio mues­tra que es­tos via­je­ros es­tán dis­pues­tos a com­par­tir in­for­ma­ción si con ello ob­tie­nen re­sul­ta­dos más per­so­na­li­za­dos (al 83% de ellos no le im­por­ta que las mar­cas ras­treen sus há­bi­tos pa­ra po­der ofre­cer­le un mejor ser­vi­cio).Tam­bién mues­tra un ele­va­do ín­di­ce de gas­to (es más pro­ba­ble que el 60% pa­gue por un up­gra­de en el vue­lo, el 37% gas­ta más en los ser­vi­cios de su ha­bi­ta­ción cuan­do es su com­pa­ñía la que pa­ga, y el 84% per­ma­ne­ce en el mis­mo ho­tel), gra­cias a que sus em­pre­sas pa­gan par­te de la fac­tu­ra.

No se pue­de in­fluir en el des­tino, pe­ro si las mar­cas ho­te­le­ras to­man en cuen­ta es­tos sen­ci­llos con­se­jos, po­drían in­fluir pa­ra que am­plíen su via­je de ne­go­cios, lo que re­per­cu­ti­rá po­si­ti­va­men­te en in­cre­men­to de las ta­ri­fas ho­te­le­ras y el Re­vPar (in­gre­sos por ha­bi­ta­ción dis­po­ni­ble).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.