Airbnb: ¿Alia­do o enemi­go del sec­tor tu­ris­mo?

Tres ex­per­tos en te­mas de ho­te­le­ría ex­pu­sie­ron sus pun­tos de vis­ta en el I con­ver­sa­to­rio de EXPHORE, es­to en re­la­ción con la fa­mo­sa pla­ta­for­ma de­di­ca­da a la ofer­ta de alo­ja­mien­tos

Apetito - - Contents - POr: Ar­leth Ba­di­lla Morales

Fre­de­ri­que Naf­fri­choux, di­rec­to­ra de mer­ca­deo y ven­tas del Ho­tel JW Ma­rriott Gua­na­cas­te ha tra­ba­ja­do pa­ra va­rias ca­de­nas ho­te­le­ras en dis­tin­tas par­tes del mun­do, lle­gó a Cos­ta Ri­ca ha­ce apro­xi­ma­da­men­te cin­co años pro­ce­den­te de Mé­xi­co y des­de en­ton­ces es­tá a car­go de es­te Re­sort ubi­ca­do en Ha­cien­da Pi­ni­lla.

Pa­blo Abar­ca, fue pre­si­den­te de CANATUR y ac­tual­men­te es dipu­tado por el Par­ti­do Uni­dad So­cial Cris­tia­na. Es­te aman­te del tu­ris­mo tie­ne to­da la in­ten­ción de que la Asam­blea Le­gis­la­ti­va aprue­be un pro­yec­to de ley que per­mi­ta legalizar la ope­ra­ción de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, en­tre ellas Airbnb.

Fi­nal­men­te, Randall Bre­nes es un jo­ven em­pre­sa­rio que des­de ha­ce al­gu­nos años de­ci­dió em­pren­der en la zo­na de La For­tu­na, es­to al asu­mir la ope­ra­ción del Ho­tel Va­ga­bon­do. Su­ma­do a lo an­te­rior, Randall ad­mi­nis­tró por va­rios me­ses una ca­sa va­ca­cio­nal ba­jo la mo­da­li­dad de hos­pe­da­je de Airbnb.

Es­tos tres apa­sio­na­dos por el mun­do del tu­ris­mo y la ho­te­le­ría coin­ci­den en que Airbnb re­pre­sen­ta una com­pe­ten­cia di­rec­ta pa­ra los ho­te­les tra­di­cio­na­les. Sin em­bar­go, el le­gis­la­dor Abar­ca des­ta­ca que la pla­ta­for­ma ge­ne­ra fuen­tes de em­pleo so­bre to­do en zo­nas ru­ra­les don­de no hay ho­te­les y por eso es­tá en­fo­ca­do en legalizar su ope­ra­ción.

“Airbnb per­mi­te que per­so­nas de zo­nas ale­ja­das ofrez­can un ser­vi­cio de hos­pe­da­je y es­to ge­ne­ra que los tu­ris­tas se tras­la­den a esas re­gio­nes y ha­gan uso de los ser­vi­cios que ahí se brin­dan. Es­ta­mos de acuer­do en que no ope­ra de for­ma le­gal, pe­ro no se pue­de ne­gar que tam­bién apor­ta al de­sa­rro­llo del país”, ex­pre­só Abar­ca.

De acuer­do con el ex pre­si­den­te de CANATUR el mer­ca­do cam­bia con tal ra­pi­dez que sal­drán más apli­ca­cio­nes de es­te ti­po y es al­go inevi­ta­ble, pues el mer­ca­do lo de­man­da. Lo co­rrec­to se­gún su cri­te­rio es lo­grar re­gu­lar la ac­ti­vi­dad de hos­pe­da­jes no tra­di­cio­na­les y tra­tar a tra­vés del pro­yec­to de ley de igua­lar las con­di­cio­nes pa­ra to­dos.

Ser­vi­cio al clien­te, acom­pa­ña­mien­to y con­tac­to hu­mano ha­cen la di­fe­ren­cia

Lo­grar fa­ci­li­tar se­gu­ri­dad al hués­ped y ofre­cer­le lu­ga­res ap­tos pa­ra pa­sar la no­che, ali­men­tar­se y ha­cer uso de otros ser­vi­cios, es se­gún Fre­de­ri­que al­go que un ho­tel pue­de ga­ran­ti­zar. La pre­gun­ta es ¿pue­de un Airbnb fa­ci­li­tar es­to al clien­te?

Pa­ra ella la res­pues­ta no es del to­do afir­ma­ti­va, pues no to­dos los es­pa­cios de es­te ti­po son ap­tos pa­ra hos­pe­dar per­so­nas, aún así mu­chos fun­cio­nan o son bus­ca­dos por los tu­ris­tas por su pre­cio más ac­ce­si­ble. “No se tra­ta so­lo de lo­grar que pa­guen im­pues­tos y lis­to, la preo­cu­pa­ción va más allá, no so­lo en Cos­ta Ri­ca, sino en to­do el mun­do. Pa­ra quie­nes ama­mos es­to la se­gu­ri­dad de los hués­pe­des y el ser­vi­cio al clien­te son as­pec­tos di­fí­ci­les de ig­no­rar”, co­men­tó Naf­fri­choux.

Randall coin­ci­dió con su com­pa­ñe­ra de con­ver­sa­to­rio y ase­gu­ró que él al te­ner un ho­tel y tam­bién una ca­sa ope­ra­da ba­jo la mo­da­li­dad de Airbnb pu­do va­lo­rar las dos ca­ras de la mo­ne­da y lo­gró con­cluir que es­to es un cla­ro ejem­plo de una dis­tri­bu­ción po­co equi­ta­ti­va de la ri­que­za.

Se­gún Bre­nes él en su ca­sa va­ca­cio­nal no es­ta­ba obli­ga­do a cum­plir con la Ley 7600, tam­po­co de­bía cum­plir con las car­gas so­cia­les ni de­más gas­tos y res­pon­sa­bi­li­da­des que si son par­te de la ope­ra­ción de su ho­tel. El pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do por el le­gis­la­dor Abar­ca pro­po­ne que es­te ti­po de ne­go­cios que fun­cio­nan vía pla­ta­for­ma di­gi­tal ten­gan pa­ten­te, se ins­cri­ban an­te tri­bu­ta­ción y sean par­te de un re­gis­tro del ICT en el ca­so de hos­pe­da­je.

“La idea es que los ne­go­cios pre­sen­ten un re­por­te de ven­tas y gra­cias a esa in­for­ma­ción se es­ta­blez­can los im­pues­tos a pa­gar, aun­que es­to no es lo real­men­te im­por­tan­te, lo vi­tal es más bien lo­grar que no ha­yan abu­sos, ex­ce­sos ni inexis­ten­cia de re­gu­la­ción en nin­gún ca­so”, afir­mó Abar­ca.

Es­ta nue­va mo­da­li­dad de ne­go­cio re­pre­sen­ta un ejem­plo de ac­ti­vi­dad lu­cra­ti­va mo­der­na y se es­ti­ma que el país de­ja de per­ci­bir cer­ca de $88 mi­llo­nes en im­pues­tos por ese con­cep­to.

En el ca­so del Ho­tel JW Ma­rriott han de­ci­di­do en úl­ti­mos me­ses agre­gar a es­ta ex­pe­rien­cia con­tac­to con los pro­duc­tos y em­pre­sa­rios lo­ca­les, lo cual le per­mi­te al clien­te te­ner den­tro del Ho­tel la opor­tu­ni­dad de co­no­cer y con­su­mir pla­ti­llos con in­gre­dien­tes de la zo­na y con­vi­vir con ar­te­sa­nos y pro­duc­to­res lo­ca­les.

“Es­te ti­po de apli­ca­cio­nes no son del to­do ma­las, di­na­mi­zan la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca y la eco­no­mía y nos obli­gan a ir más allá y es­tar en cons­tan­te me­jo­ra e innovación no so­lo en el te­ma de hos­pe­da­je, sino en el de la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca del Ho­tel y sus ser­vi­cios”, co­men­tó Fre­de­ri­que.

Hay es­pa­cio pa­ra to­dos, la com­pe­ten­cia es sa­na

En re­su­men los tres par­ti­ci­pan­tes del I con­ver­sa­to­rio de EXPHORE opi­nan que la com­pe­ten­cia es sa­na, pe­ro en las con­di­cio­nes idó­neas y no al mar­gen de la ley. “Hay que re­gu­lar es­tas pla­ta­for­mas y no eli­mi­nar­las, el mer­ca­do es­tá cam­bian­do y hay que en­ten­der­lo y adap­tar­se, no ce­rrar­se y bus­car a to­da cos­ta aca­bar con la com­pe­ten­cia”, ex­pre­só Abar­ca.

De acuer­do con Fre­de­ri­que el mun­do des­de ha­ce va­rios años es­tá mo­vién­do­se de for­ma di­gi­tal en mu­chos ám­bi­tos y es una reali­dad que hay que en­fren­tar, pues ven­drán mu­chas al­ter­na­ti­vas si­mi­la­res a Airbnb y lo me­jor es en­ten­der que esa es la ten­den­cia y pre­pa­rar­se de for­ma in­te­gral pa­ra ha­cer­le fren­te a to­do ti­po de com­pe­ten­cia.

En las re­des so­cia­les del dipu­tado Pa­blo Abar­ca se pu­bli­ca­rá el nú­me­ro de ex­pe­dien­te del pro­yec­to de ley pa­ra que los in­tere­sa­dos pue­dan ac­ce­der al do­cu­men­to e in­for­mar­se so­bre un te­ma que es de su­mo in­te­rés pa­ra el sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.