Pan, pan y más pan

Apetito - - Del Di­rec­tor -

Al pan, pan y al vino, vino”… “Mar­ce­lino, pan y vino”, tal pa­re­ce que el pan si­gue sien­do ese in­gre­dien­te de ayer, de hoy, de siem­pre, in­fal­ta­ble acom­pa­ñan­te sin ho­ra­rio, en cualquier me­sa.

Incluso se con­vier­te en la ate­nuan­te, mien­tras los clien­tes es­pe­ran por sus pla­ti­llos. El pan des­de su artesanía más sim­ple has­ta las ela­bo­ra­cio­nes más com­ple­jas, es co­mo ese in­vi­ta­do opor­tuno que to­dos es­pe­rá­ba­mos y que siem­pre sor­pren­de.

Incluso pa­ra mu­chos ca­sos, es el com­ple­men­to que ha­ce que la di­fe­ren­cia es­té­ti­ca y vi­sual de un pla­ti­llo o una be­bi­da, que ca­si siem­pre es vino.

En paí­ses co­mo Chi­le, por ejem­plo, que re­por­tan un al­to con­su­mo de es­te pro­duc­to, so­bre to­do, en res­tau­ran­tes, fun­cio­na co­mo el bál­sa­mo que re­quie­ren los clien­tes pa­ra acor­tar la es­pe­ra de su al­muer­zo o ce­na, es el ini­cio bá­si­co pa­ra ha­cer­los sentir en co­mo­di­dad.

Al fin y al ca­bo, cualquier in­gre­dien­te po­si­ti­vo que agre­gue­mos al ne­go­cio, los re­sul­ta­dos siem­pre po­si­ti­vos, nos da­rán un acer­ca­mien­to más certero ha­cia las opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra.

Ade­más, uno de los olo­res que más de­sier­ta y de­lei­ta los sen­ti­dos es el del pan, por eso las es­tra­te­gias acer­ta­das de mu­chas pa­na­de­rías de pro­cu­rar man­te­ner, fa­bri­car y re­pli­car es­te ti­po de aro­mas: el im­pul­so si­len­cio­so que in­vi­ta al clien­te a com­prar.

Por otro la­do, siem­pre re­ci­bir a los clien­tes con la gus­to­sa ca­nas­ta de pan, en­cen­de­mos el in­te­rrup­tor que ha­ce que el com­pra­dor au­men­te su va­lor per­ci­bi­do, a sentir que lo que ha em­pe­za­do a pa­gar va­le la pena y es­tá más que com­pen­sa­do.

Re­cor­de­mos que el va­lor per­ci­bi­do se ini­cia des­de que el clien­te piensa en no­so­tros co­mo po­si­bi­li­dad de pa­sar­la bien en su reu­nión de al­muer­zo, ne­go­cios, dis­fru­te, o has­ta so­lo, y que de en­tra­da, des­pués de en­con­trar es­pa­cio en el par­queo, lo es­pe­re, por ejem­plo, la po­si­bi­li­dad de un abre­bo­cas, ya em­pe­za­mos a fa­bri­car una ex­pe­rien­cia con ti­que­te de re­torno.

¡Los in­vi­to a dis­fru­tar de es­ta edi­ción!

Karl Hem­pelDi­rec­tor karl@eka­con­sul­to­res.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.