Gol­fo Dul­ce: un paraiso en el que emer­gio un ho­tel

Pla­ya Ca­ti­vo Lod­ge se ha con­ver­ti­do en una im­por­tan­te fuen­te de em­pleo pa­ra vecinos de la zo­na de Gol­fi­to y al­re­de­do­res

Apetito - - Ho­te­le­ría -

En me­dio de una ve­ge­ta­ción ver­de y den­sa, la cual bri­lla ba­jo el sol im­pla­ca­ble del Gol­fo y se ba­ña con las aguas del Océano Pa­cí­fi­co na­ció ha­ce mu­chas dé­ca­das Jua­ni­ta Ce­de­ño, en un re­mo­to lu­gar lla­ma­do Pla­ya Ca­ti­vo, es­to en ho­nor al ár­bol de ese nom­bre que cre­ce en las zo­nas inun­da­bles de la re­gión.

Jua­ni­ta ac­tual­men­te es una adul­ta ma­yor y ya no aque­lla ni­ña que co­rría des­cal­za por la pla­ya y cre­ció en Ca­ti­vo, sin luz, agua po­ta­ble, ni mu­chas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo. Sin em­bar­go “Jua­ni” co­mo la co­no­cen ca­ri­ño­sa­men­te en Pla­ya Ca­ti­vo se ha con­ver­ti­do en la co­ci­ne­ra más po­pu­lar de la zo­na, tí­tu­lo que la lle­vó a tra­ba­jar en Pla­ya Ca­ti­vo Lod­ge, en donde se en­car­ga de la ela­bo­ra­ción de pa­nes y pos­tres.

Pla­ya Ca­ti­vo es el pro­yec­to per­so­nal del em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se Mark Betts, quien tras vi­si­tar Gol­fo Dul­ce que­dó ena­mo­ra­do de sus es­ce­na­rios pa­ra­di­sía­cos y de­ci­dió, pe­se a sa­ber lo di­fí­cil de la ta­rea, edi­fi­car un ho­tel y que es­te se con­vir­tie­ra en el co­ra­zón de un lu­gar de inima­gi­na­ble be­lle­za y ubi­ca­ción re­cón­di­ta.

Un sá­ba­do por la ma­ña­na ini­ció la tra­ve­sía…

Co­no­cer Ca­ti­vo era to­do un misterio, me pin­ta­ban la idea de un ho­tel fue­ra de se­rie en las cer­ca­nías de Gol­fi­to, una re­gión que no des­ta­ca pre­ci­sa­men­te por su po­ten­cial tu­rís­ti­co. Pe­se a ello, tras cin­co ho­ras de tra­yec­to des­de San Jo­sé, lle­gué a la ma­ri­na, ahí me es­pe­ra­ba el ama­ble per­so­nal de Ca­ti­vo, quien en una lan­cha me lle­vó has­ta las ins­ta­la­cio­nes del Ho­tel, no sin an­tes mos­trar­me la be­lle­za de los arre­ci­fes de co­ral y los par­ques na­cio­na­les Pie­dras Blan­cas y Cor­co­va­do, que se pue­den ad­mi­rar a lo lar­go del ca­mino.

Al lle­gar que­dé real­men­te im­pre­sio­na­da, Pla­ya Ca­ti­vo, es un lu­gar su­ma­men­te her­mo­so, so­lo se me ocu­rre com­pa­rar­lo con aquel es­pec­ta­cu­lar es­ce­na­rio en el que se gra­bó la co­no­ci­da pe­lí­cu­la, “La la­gu­na azul” y su be­lle­za com­bi­na a la per­fec­ción con el Ho­tel del mis­mo nom­bre, que real­men­te es un ejem­plo de una edi­fi­ca­ción que bus­ca ser par­te del en­torno na­tu­ral que lo ro­dea.

De acuer­do con Allen Mairena, ge­ren­te ge­ne­ral de Pla­ya Ca­ti­vo Lod­ge, el Ho­tel re­pre­sen­ta el con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad en el más al­to ni­vel, pues to­das las fuen­tes de ener­gía que uti­li­za pa­ra su ope­ra­ción son 100% re­no­va­bles, ade­más cuen­ta con una huer­ta que les per­mi­te ga­ran­ti­zar que un 45% de lo que se sir­ve a los hués­pe­des es co­se­cha­do en el lu­gar. El en­car­ga­do de lo an­te­rior, es el chef Víctor Cas­ta­ñe­da, quien li­de­ra la ini­cia­ti­va de la huer­ta en Ca­ti­vo, la cual ha per­mi­ti­do que el Ho­tel aho­rre cer­ca de me­dio mi­llón de co­lo­nes al mes en la com­pra de ve­ge­ta­les y lo­gre pro­du­cir 300 hue­vos or­gá­ni­cos a la se­ma­na, gracias a una gran­ja de ga­lli­nas po­ne­do­ras “fe­li­ces”, que exis­te den­tro de las 400 hec­tá­reas de pro­pie­dad.

Pla­ya Ca­ti­vo re­pre­sen­tó una in­ver­sión ini­cial de cin­co millones de dó­la­res pa­ra su pro­pie­ta­rio, quien ce­rró el ho­tel por va­rios me­ses pa­ra rea­li­zar am­plia­cio­nes que in­clu­yen des­de mar­zo an­te­rior, diez nue­vas ha­bi­ta­cio­nes, un bar-res­tau­ran­te, un spa y una es­ta­ción bio­ló­gi­ca, to­do con un cos­to de cua­tro millones de dó­la­res.

“Aho­ra el Ho­tel cuen­ta con ma­yor ca­pa­ci­dad en to­do sen­ti­do y con más ser­vi­cios pa­ra nues­tros vi­si­tan­tes, quie­nes son en su ma­yo­ría ex­tran­je­ros. Apro­xi­ma­da­men­te un 60% son eu­ro­peos, 35% es­ta­dou­ni­den­ses y 5% cos­ta­rri­cen­ses, pa­ra to­dos ellos ofre­ce­mos ade­más de una “ex­pe­rien­cia de vi­da”, va­rias ac­ti­vi­da­des co­mo ob­ser­va­ción de aves, gas­tro­no­mía sen­so­rial y tours

de bio­lu­mi­nis­cen­cia”, afir­mó Cé­sar Var­gas, ge­ren­te de mer­ca­deo de Pla­ya Ca­ti­vo Lod­ge.

La ex­pe­rien­cia en el Ho­tel fue real­men­te gra­ti­fi­can­te, su di­se­ño, muy bien lo­gra­do, per­mi­te que las ha­bi­ta­cio­nes sean su­ma­men­te fres­cas y no ne­ce­si­ten de ai­re acon­di­cio­na­do. Ade­más las ventanas sin vi­drio lo­gran que se ex­pe­ri­men­te la sen­sa­ción de dormir a la in­tem­pe­rie y ni ha­blar del con­cier­to de aves en las mañanas.

Otro as­pec­to que me lla­mó la aten­ción fue el es­pí­ri­tu de com­pa­ñe­ris­mo en­tre los co­la­bo­ra­do­res del Ho­tel y por su­pues­to, el amor que to­dos mues­tran por Jua­ni­ta, la más an­ti­gua co­la­bo­ra­do­ra de Ca­ti­vo, en cu­yo ho­nor se pin­tó un cua­dro que la re­tra­ta tras­la­dán­do­se en su lan­cha has­ta el Ho­tel, ima­gen que ilus­tra tam­bién los me­nús del res­tau­ran­te prin­ci­pal, to­do a pe­ti­ción del pro­pie­ta­rio, quien la con­si­de­ra un per­so­na­je em­ble­má­ti­co del lu­gar.

Pla­ya Ca­ti­vo Lod­ge (di­gi­tal)

Te­lé­fono: + (506) 2200-3131

Allen Mairena, ge­ren­te ge­ne­ral de Pla­ya Ca­ti­vo Lod­ge.

Cé­sar Var­gas, ge­ren­te de mer­ca­deo de Pla­ya Ca­ti­vo Lod­ge.

Tan­to el chef de Ca­ti­vo Vic­tor Cas­ta­ñe­da, co­mo el res­to de per­so­nal de co­ci­na tra­ba­jan bus­can­do lo­grar un 100% de sos­te­ni­bi­li­dad en la ope­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.