El ne­go­cio de­tras del sexo

Apetito - - Ho­te­le­ría -

Ya sea pa­ra una aven­tu­ra rá­pi­da, o pa­ra re­vi­vir la lla­ma de la pa­sión y el amor en pa­re­ja, los mo­te­les en Costa Ri­ca son fre­cuen­ta­dos a dia­rio pa­ra po­der ser par­te de la vi­da amo­ro­sa de las per­so­nas. Pe­ro ¿cuál es la di­ná­mi­ca de tra­ba­jo de un es­ta­ble­ci­mien­to co­mo es­tos? Re­vis­ta Ape­ti­to en­tró en lo que no se ve de los mo­te­les pa­ra co­no­cer có­mo se ma­ne­ja es­te ne­go­cio.

Fue ha­ce 3 años que se creó Fan­tasy Rooms, que in­clu­ye 5 mo­te­les del país, y bus­ca di­fe­ren­ciar­se de to­da la com­pe­ten­cia que exis­te en el mer­ca­do. La de­ci­sión de crear es­te con­cep­to fue lue­go de ad­qui­rir sus dos úl­ti­mo mo­te­les.

Fan­tasy Rooms es una em­pre­sa que ad­mi­nis­tra los mo­te­les Pa­raí­so, Edén; Ve­nus; Mai­son Do­rée y Jar­dín Orien­tal, es­tos úl­ti­mos dos ad­qui­ri­dos ha­ce 4 años, y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­vi­vir la pa­sión de las pa­re­jas des­de una idea de romper pa­ra­dig­mas y ta­búes, por lo que es­tá tra­ba­jan­do en una fuer­te re­mo­de­la­ción en ca­da uno de ellos.

Ru­per­to Gon­zá­lez, ge­ren­te ge­ne­ral de Fan­tasy Rooms, contó que se creó el con­cep­to pa­ra dar­le una nueva ca­ra a los 5 mo­te­les que ad­mi­nis­tran y bus­car di­fe­ren­ciar­se de to­da la com­pe­ten­cia que exis­te en el mer­ca­do. “He­mos que­ri­do cambiar la per­cep­ción que se tie­ne en cuan­to a vi­si­tar un mo­tel, es por eso que bus­ca­mos romper pa­ra­dig­mas y brin­dar­le a las per­so­nas un es­pa­cio donde pue­dan com­par­tir con su pa­re­ja y cum­plir sus dis­tin­tas fan­ta­sías”, men­cio­nó.

Los mo­te­les se ad­mi­nis­tran de la mis­ma for­ma que cualquier ho­tel, y Fan­tasy Rooms ha bus­ca­do ofre­cer a sus clien­tes la me­jor ex­pe­rien­cia pa­ra que no afec­te su es­tan­cia en el lu­gar. El gru­po cuen­ta con 320 co­la­bo­ra­do­res, re­par­ti­dos en­tre los 5 mo­te­les, que tra­ba­jan en dis­tin­tos tur­nos pa­ra lo­grar man­te­ner el fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo de los lu­ga­res 24 ho­ras al día 7 días a la se­ma­na. Es un ne­go­cio que nun­ca cie­rra.

Ade­más, cuen­tan con un cen­tro de dis­tri­bu­ción que abas­te­ce a ca­da uno de los mo­te­les de ma­ne­ra in­ter­na, así cen­tra­li­zan la ope­ra­ción y no de­ben de es­tar com­pran­do pro­duc­tos se­pa­ra­dos por ca­da lu­gar. Des­de toa­llas, ja­bo­nes, be­bi­das, ju­gue­tes sexuales, pre­ser­va­ti­vos, lu­bri­can­tes, has­ta bom­bi­llos, de­sin­fec­tan­tes, es­co­bas y cualquier ele­men­to que se ne­ce­si­ta es re­ci­bi­do por es­te cen­tro de dis­tri­bu­ción ubi­ca­do en San Fran­cis­co de Dos Ríos y que su­mi­nis­tra pro­duc­to a ca­da una de las 370 ha­bi­ta­cio­nes.

Tam­bién, cuen­tan con su pro­pia área de la­va­do y lim­pie­za que, igual que el cen­tro de dis­tri­bu­ción, da ser­vi­cio a los 5 mo­te­les y tra­ba­ja ba­jo una es­tric­ta es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va pa­ra po­der cum­plir con ca­da uno de los re­que­ri­mien­tos.

Gon­zá­lez afir­ma que ca­da vez más la gen­te se sien­te a gus­to en las ha­bi­ta­cio­nes pe­ro con­su­me me­nor can­ti­dad de pro­duc­tos, aun­que han tra­ta­do de rein­ven­tar su me­nú y op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas pa­ra erra­di­car la ima­gen que se tie­ne de co­mer en un mo­tel.

¿Y qué pa­sa con la co­mi­da?

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do en ofre­cer las me­jo­res op­cio­nes alimenticias pa­ra brin­dar una ofer­ta ca­da vez más com­ple­ta, pla­tos sen­ci­llos y que lle­guen ca­lien­tes a la ha­bi­ta­ción pa­ra que las per­so­nas pue­dan dis­fru­tar­lo. Que­re­mos eli­mi­nar el pa­ra­dig­ma de que co­mer en un mo­tel es ma­lo, más bien no­so­tros cui­da­mos al má­xi­mo el or­den y lim­pie­za de to­das nues­tras áreas, in­clui­da la co­ci­na. En­tre nues­tros prin­ci­pa­les pro­vee­do­res es­tán May­ca, Bel­ca, Jop­co, Cer­ve­ce­ría, Fem­sa, en­tre otros” de­ta­lló el ge­ren­te. De la mano de es­ta idea de re­no­var to­do el con­cep­to gas­tro­nó­mi­co es­tán tra­ba­jan­do el chef Pa­blo Rodríguez e Ire­ne Gon­zá­lez, ge­ren­te de ali­men­tos y be­bi­das. Ellos han em­pe­za­do a rein­ven­tar el me­nú y ofre­cer op­cio­nes idó­neas pa­ra ser con­su­mi­das por ca­da una de las per­so­nas que fre­cuen­tan los mo­te­les.

Y es­ta idea tie­ne ob­je­ti­vo que ca­da vez más la gen­te pa­se más tiempo en las ha­bi­ta­cio­nes de los mo­te­les, ya que se­gún in­for­ma­ción brin­da­da por Fan­tasy Rooms, ac­tual­men­te la gen­te se que­da más tiempo en las ha­bi­ta­cio­nes pe­ro con­su­me me­nos, por lo que bus­can ser com­pe­ti­ti­vos an­te el mer­ca­do.

Es­to es fun­da­men­tal pa­ra cualquier es­tra­te­gia que desa­rro­llen, ex­pli­can que el mer­ca­do ha de­cre­ci­do y aho­ra tie­nen mu­cha más com­pe­ten­cia, lo que ha­ce que de­ban de pen­sar de ma­ne­ra dis­tin­ta pa­ra atraer a nue­vos mer­ca­dos.

“Te­ne­mos que com­pe­tir con ho­te­les, ca­ba­ñas, lu­ga­res de pla­ya, airbnb, e incluso nue­vos mo­te­les que han sa­li­do al mer­ca­do que bus­can lu­char por el mis­mo seg­men­to de po­bla­ción. Ade­más, las pre­sas no ayu­dan y eso ha he­cho que ba­je la la can­ti­dad de ocu­pa­ción que te­ne­mos. Lo que he­mos tra­ta­do de ha­cer es anun­ciar las co­sas nue­vas que es­ta­mos ha­cien­do, que co­noz­can las ame­ni­da­des que te­ne­mos y que ven­gan a pro­bar, pe­ro más que nada viernes y sá­ba­do” aña­dió Gon­zá­lez.

Su­ma­do a es­to, aun­que pa­rez­ca un ne­go­cio al­ta­men­te ren­ta­ble y lu­cra­ti­vo ex­pli­ca que los tiem­pos de es­tan­cia de las per­so­nas que los vi­si­tan han va­ria­do. Gon­zá­lez ex­pli­ca que las ma­dru­ga­das han ba­ja­do la ocu­pa­ción que nor­mal­men­te te­nían y ade­más ya la gen­te no con­su­me li­cor den­tro de la ha­bi­ta­ción, al­go que an­tes si ha­cían.

An­te es­te pa­no­ra­ma es­tán bus­can­do apro­ve­char al má­xi­mo la tec­no­lo­gía pa­ra lo­grar fi­de­li­zar más clien­tes, y de la mano de su agen­cia di­gi­tal han bus­ca­do desa­rro­llar men­sa­jes óp­ti­mos pa­ra lo­grar vi­ra­li­dad en sus con­te­ni­dos, ade­más tra­ba­jan en me­jo­rar ca­da vez más su si­tio web pa­ra uti­li­zar­lo co­mo un ca­nal de ven­ta.

Una de las nue­vas op­cio­nes en las que tra­ba­jan, den­tro de su si­tio web, es el área de re­ser­va en la cual ca­da per­so­na pue­da po­der es­co­ger su ha­bi­ta­ción y ho­ra de lle­ga­da, sin que ten­ga que es­tar dan­do vuel­tas por los mo­te­les en bus­ca de un lu­gar dis­po­ni­ble pa­ra po­der uti­li­zar con su pa­re­ja. Es­to, afir­man, po­dría atraer a un pú­bli­co jo­ven nue­vo y le­van­tar un por­cen­ta­je de ven­tas, ya que le apues­tan ac­tual­men­te a ex­plo­tar el me­dio di­gi­tal co­mo prin­ci­pal pla­ta­for­ma pu­bli­ci­ta­ria.

Ade­más, han im­ple­men­ta­do en los 5 mo­te­les el pa­go por me­dio de tar­je­ta ban­ca­ria, y se­gún da­tos in­ter­nos ca­da vez más per­so­nas uti­li­zan es­ta mo­da­li­dad de pa­go a la ho­ra de vi­si­tar las ha­bi­ta­cio­nes.“Po­dría­mos de­cir que un 15% de nues­tros clien­tes no tie­ne pro­ble­ma en efec­tuar el pa­go con tar­je­ta”.

Otro de los as­pec­tos en los que tra­ba­jan pa­ra des­ta­car an­te un mer­ca­do com­pe­ti­ti­vo es en la crea­ción de ha­bi­ta­cio­nes te­má­ti­cas, en­tre las que tie­nen una de­por­ti­va, otra de Holly­wood y una de sa­do­ma­so­quis­mo. Es­to ha si­do de gran atrac­ti­vo pa­ra los clien­tes, y ase­gu­ran que son muy fre­cuen­ta­das. Otro de los as­pec­tos es el fac­tor pre­cio, ya que el gru­po de mo­te­les tie­ne ha­bi­ta­cio­nes des­de los 8 mil co­lo­nes.

“An­tes éra­mos po­cos mo­te­les y el ne­go­cio ha cam­bia­do. Los clien­tes que ya nos co­no­cen siem­pre nos van a vi­si­tar, pe­ro le es­ta­mos apos­tan­do a una nueva ge­ne­ra­ción que de­be de co­no­cer­nos, pro­bar nues­tros ser­vi­cios y lo­grar enamo­rar­los con las co­sas que te­ne­mos. Nues­tro in­te­rés es edu­car, romper ideas y pa­ra­dig­mas pa­ra que la gen­te no ten­ga mie­do de ve­nir y dis­fru­tar con no­so­tros” di­jo Gon­zá­lez. Si bien es cier­to el ne­go­cio de la hos­pi­ta­li­dad es­tá va­rian­do en su to­ta­li­dad, Fan­tasy Rooms es­tá bus­can­do có­mo aco­plar­se al má­xi­mo pa­ra po­der ofre­cer en su to­ta­li­dad ma­yor la ma­yor ex­pe­rien­cia a ca­da uno de sus clien­tes. Ellos vi­ven de la di­ver­si­dad del amor, por lo que le apues­tan a ca­da vez más po­der sor­pren­der a sus vi­si­tan­tes y des­ta­car en­tre sus com­pe­ti­do­res.

Mo­te­les adeu­dan al IMAS

Del 2016 al 2017 el Ins­ti­tu­to Mix­to de Ayu­da So­cial (IMAS) lo­gró in­cre­men­tar sus in­gre­sos co­mo par­te del im­pues­to a los mo­te­les en ca­si un 40%. Sin em­bar­go, a la fe­cha 272 mo­te­les le adeu­dan al IMAS cer­ca de 2.994 millones de co­lo­nes.

“Es­te tri­bu­to le per­mi­tió al Ins­ti­tu­to Mix­to de Ayu­da So­cial re­cau­dar el año an­te­rior más de 900 millones de co­lo­nes, di­ne­ro que se uti­li­za pa­ra apo­yar di­fe­ren­tes pro­gra­mas so­cia­les en­fo­ca­dos a aten­der a la po­bla­ción más po­bre del país. Sin em­bar­go, hay cien­tos de millones más que no han in­gre­sa­do a las ar­cas de la ins­ti­tu­ción, y se­gui­re­mos ha­cien­do to­dos los es­fuer­zos ne­ce­sa­rios pa­ra en­cau­sar ese di­ne­ro”, ase­gu­ró la Mi­nis­tra de Desa­rro­llo Hu­mano e In­clu­sión So­cial y Pre­si­den­ta del IMAS, Ma­ría Full­men Sa­la­zar. En los úl­ti­mos dos años el IMAS in­cre­men­tó los in­gre­sos por im­pues­to a mo­te­les, gracias a la nueva ley que em­pe­zó a re­gir a par­tir del fe­bre­ro del año 2016. El in­cre­men­to de los in­gre­sos del año 2016 con res­pec­to al año 2015 es de un 128%, se pa­só de re­cau­dar en el año 2015, ¢301 millones de co­lo­nes a re­cau­dar ¢686, mien­tras que en el 2017 se re­cau­da­ron 943 millones.

Sin em­bar­go, hay una al­ta mo­ro­si­dad de es­tos im­pues­tos, pues a la fe­cha adeu­dan la su­ma de ¢2.994 (dos mil no­ve­cien­tos no­ven­ta y cua­tro millones de co­lo­nes), de los cua­les un 57% se en­cuen­tra en co­bro ju­di­cial.

Es­tos ne­go­cios se cla­si­fi­can en tres ca­te­go­rías, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de ha­bi­ta­cio­nes y los ser­vi­cios que pres­tan. A la fe­cha se en­cuen­tran re­gis­tra­dos 366 es­ta­ble­ci­mien­tos, sien­do los ne­go­cios cla­se A, los que re­gis­tran la ma­yor can­ti­dad de re­cau­da­ción, pe­ro tam­bién la ma­yor mo­ro­si­dad.

Im­por­tan­te des­ta­car que se pa­só de 163 ne­go­cios re­gis­tra­dos en el año 2015 a 366 en el 2018, lo que im­pli­ca un in­cre­men­to de ne­go­cios del 125%.

“He­mos re­no­va­do el me­nú, tan­to en be­bi­das co­mo en pla­ti­llos, brin­dan­do op­cio­nes sen­ci­llas y rá­pi­das que la gen­te pue­da ad­qui­rir. Des­de desa­yu­nos has­ta op­cio­nes noc­tur­nas, lo que que­re­mos es brin­dar una ex­pe­rien­cia com­ple­ta” ex­pli­có Pa­blo Rodríguez chef del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.