“Co­ci­nar es una pa­sión que vi­vo a dia­rio"

Apetito - - Por­ta­da - Por: ar­leth Ba­di­lla Mo­ra­les

Or­vie­to Mo­ra­les, Res­tau­ran­te La

La 22 es un res­tau­ran­te que bri­lla en ple­na ca­pi­tal, su es­ti­lo y de­co­ra­ción ha­cen la di­fe­ren­cia y plan­tean una pro­pues­ta que des­ta­ca por su gas­tro­no­mía de al­to ni­vel y las va­ria­das obras de ar­te que de­co­ran sus pa­re­des.

Or­vie­to Mo­ra­les es el chef y pro­pie­ta­rio de La 22, es­te res­tau­ran­te se con­vir­tió en su pri­mer pro­yec­to pro­pio y en el lu­gar idó­neo pa­ra de­jar vo­lar su ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad, mis­mas que plas­ma en ca­da pla­to.

Tras co­ci­nar en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos, es­te chef en­con­tró ha­ce tres años el mo­men­to ideal pa­ra abrir su res­tau­ran­te, el cual lle­va el nom­bre de una pe­que­ña em­pre­sa de bálsamos que te­nía su pa­dre, quien tam­bién ama­ba la co­ci­na.

Des­de pe­que­ño Or­vie­to vio a su pa­dre co­ci­nar, de he­cho te­nía re­ce­tas pro­pias de bálsamos, cre­mas y sal­sas, las cua­les en­va­sa­ba ba­jo el nom­bre de La 22. Su ma­dre no se que­da­ba atrás y de ella he­re­dó gran can­ti­dad de li­bros de co­ci­na de to­do el mun­do, pues al ser la es­po­sa de un di­plo­má­ti­co vi­vió en mu­chos paí­ses. “En ca­sa siem­pre se es­ta­ba co­ci­nan­do al­go, mis pa­dres eran ex­ce­len­tes co­ci­ne­ros y apren­dían re­ce­tas pro­pias de los dis­tin­tos paí­ses donde vi­vía­mos, pues por el tra­ba­jo de mi pa­dre via­ja­mos cons­tan­te­men­te. En re­su­men to­dos en la fa­mi­lia sa­be­mos co­ci­nar y en mi ca­so es una pa­sión que vi­vo a dia­rio”, ma­ni­fes­tó Mo­ra­les.

Es­te aman­te de la co­ci­na ini­cial­men­te es­tu­dió ad­mi­nis­tra­ción y cien­cias po­lí­ti­cas, pe­ro con el pa­so de los años sus raí­ces fue­ron más fuertes y de­ci­dió es­tu­diar gas­tro­no­mía, su ver­da­de­ra pa­sión y la cual he­re­dó a su hi­ja, quien tam­bién es chef y se ha­ce car­go de uno de los res­tau­ran­tes, pues La 22 ya tie­ne dos ubi­ca­cio­nes.

Or­vie­to Mo­ra­les vie­ne de una fa­mi­lia de co­ci­ne­ros, esas raí­ces y sus múl­ti­ples via­jes le per­mi­tie­ron crear un es­pa­cio donde la gas­tro­no­mía es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción

Gas­tro­no­mía y ar­te en un mis­mo lu­gar

La ex­plo­sión de co­lo­res y tex­tu­ras son evi­den­tes al en­trar a es­te es­pa­cio, Or­vie­to y su es­po­sa Le­na Thal­man, quien es ar­qui­tec­ta, con­vir­tie­ron un par­queo aban­do­na­do en me­dio de San Jo­sé en un lu­gar donde el ar­te de­co­ra las pa­re­des y a la vez, se trans­for­ma en pla­ti­llos en las manos del chef.

Cua­dros de dis­tin­tos ar­tis­tas na­cio­na­les son par­te de la de­co­ra­ción, de igual ma­ne­ra, al­gu­nas de las obras fue­ron pin­ta­das por el mis­mo Or­vie­to. La 22 más que un res­tau­ran­te es una ga­le­ría, mu­chos de los ele­men­tos que for­man par­te del lu­gar son re­li­quias con cien­tos de años de an­ti­güe­dad, to­dos he­re­da­dos de los pa­dres de Or­vie­to.

“Es­pe­jos an­ti­guos, si­llas, can­de­la­bros, li­bros, baú­les y afi­ches de ci­ne de ha­ce mu­chas dé­ca­das son par­te de la de­co­ra­ción del res­tau­ran­te, to­dos tie­nen un va­lor in­cal­cu­la­ble, pues mis pa­dres los tras­la­da­ban en bar­co des­de dis­tin­tas partes de mun­do y a ve­ces du­ra­ban me­ses en lle­gar a su des­tino”, co­men­tó Mo­ra­les.

Con el fin de ser fiel a la idea de que el res­tau­ran­te sea un es­pa­cio abier­to al ar­te, es­te em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co po­ne su res­tau­ran­te a dis­po­si­ción de ar­tis­tas plás­ti­cos que quie­ran ex­po­ner su obra, de igual for­ma abre las puer tas a ar tis­tas na­cio­na­les, quie­nes se pre­sen­tan cons­tan­te­men­te en el lu­gar, el cual sir­ve desa­yu­nos, al­muer­zos, ca­fé y ce­nas.

Un lu­gar en cons­tan­te trans­for­ma­ción

¿Cuál es la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca? pues la ins­pi­ra­ción del chef, el me­nú cam­bia a dia­rio y se ba­sa en las ideas con las que Or­vie­to quie­ra sor­pren­der a sus más de cien clien­tes dia­rios, mu­chos de ellos mé­di­cos de una clí­ni­ca cer­ca­na y pa­ra quien es­te chef re­mo­de­ló una sa­la en la que es­tos pro­fe­sio­na­les tie­nen reunio­nes, des­can­san y es­ca­pan de la ru­ti­na.

Mo­ra­les ha­ce él mis­mo las com­pras de sus res­tau­ran­tes, va al mer­ca­do y ma­dru­ga pa­ra con­se­guir pro­duc­to fres­co, pues ase­gu­ra bus­ca ofre­cer una co­ci­na fran­ca, ho­nes­ta y de ca­li­dad y pa­ra eso no hay me­jo­res aliados que los pro­duc­to­res lo­ca­les.

“Costa Ri­ca es un país lleno de va­rie­dad, no en­tien­do co­mo hay per­so­nas que usan pro­duc­tos im­por­ta­dos, yo tra­ba­jo con unas pro­duc­to­ras de le­gum­bres hi­dro­pó­ni­cas y con un carnicero de pue­blo, en am­bos ca­sos tu­ve que tra­ba­jar hom­bro a hom­bro con ellos pa­ra apren­der jun­tos y ob­te­ner el pro­duc­to que ne­ce­si­ta­ba pe­ro va­lió la pena”, ex­pre­só el chef. La 22 abri­rá pró­xi­ma­men­te su ter­cer res­tau­ran­te en la zo­na oes­te de la ca­pi­tal, es­te chef que bus­ca di­ver­si­fi­car su ta­len­to no pa­ra y ade­más de sus ne­go­cios da ta­lle­res de co­ci­na, ha­ce ce­nas y even­tos pri­va­dos y pro­du­ce bálsamos que ven­de en sus res­tau­ran­tes, to­do con el fin de com­par­tir con sus clien­tes un po­co de la bue­na sa­zón que he­re­dó de sus pa­dres.

La 22 • Te­lé­fono: + (506) 2221-2057

Pa­ra el chef y pro­pie­ta­rio de La 22, Or­vie­to Mo­ra­les, la pa­sión y la bue­na téc­ni­ca com­bi­na­das siem­pre dan bue­nos re­sul­ta­dos en la co­ci­na.

La 22 es un pro­yec­to que ya cuen­ta con dos res­tau­ran­tes en el co­ra­zón de San Jo­sé y que abri­rá un tercero en Es­ca­zú.

La pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca de es­te es­pa­cio va­ría to­dos los días y depende de la ins­pi­ra­ción del chef y de los pro­duc­tos de tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.