Apren­da a es­co­ger co­rrec­ta­men­te el em­pa­que pa­ra pro­duc­tos ali­men­ti­cios.

Uti­li­zar ma­te­ria­les inade­cua­dos en el em­pa­que de su pro­duc­to pue­de al­te­rar sabor y olor y ce­rrar­le puer­tas tan­to en el mer­ca­do na­cio­nal co­mo en el ex­tran­je­ro

Apetito - - De La Directora - Por: Ar­leth Ba­di­lla Mo­ra­les

Hay gran can­ti­dad de em­pre­sa­rios desa­rro­llan­do pro­duc­tos ali­men­ti­cios de gran ca­li­dad, sin em­bar­go, su éxi­to en el pro­ce­so de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción, po­dría ver­se opa­ca­do por una ma­la elec­ción en te­mas de em­pa­que.

Juer­gen Ki­bler es ase­sor téc­ni­co pa­ra Latinoamérica de la em­pre­sa ale­ma­na WEILBURGER, la cual se de­di­car­se a la im­pre­sión de al­ta ca­li­dad de em­ba­la­jes, eti­que­tas e im­pre­sión co­mer­cial. Es­te ex­per­to, es ade­más, par­te de un ne­go­cio fa­mi­liar de dis­tri­bu­ción de in­su­mos grá­fi­cos en Cos­ta Ri­ca, Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor.

De acuer­do con Ki­bler, un pro­duc­tor de pro­duc­tos ali­men­ti­cios de­be con­si­de­rar a la hora de em­pa­car su pro­duc­to, dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les, los re­que­ri­mien­tos de su clien­te y los re­que­ri­mien­tos del mer­ca­do al cual va di­ri­gi­do el em­pa­que.

“Mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos tie­nen le­gis­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas so­bre cómo de­ben ser los em­pa­ques de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios. Al­gu­nas mul­ti­na­cio­na­les tam­bién tie­nen re­que­ri­mien­tos en cuan­to a es­te te­ma, es por ello, que el em­pre­sa­rio de­be es­tar muy al tan­to so­bre las de­man­das de su clien­te res­pec­to al em­pa­que y en ca­so de ser un pro­duc­to de ex­por­ta­ción, los re­que­ri­mien­tos del país des­tino”, afir­mó Ki­bler.

Los ma­te­ria­les uti­li­za­dos en el em­pa­que de­ben ser ob­je­to de aná­li­sis, pues un mi­to, se­gún el ex­per­to, es creer que se pue­de uti­li­zar cual­quier sus­tra­to (pa­pel o plás­ti­co) o cual­quier ti­po de tinta o bar­niz, lo cual no es cier­to. Ha­cer uso de ele­men­tos inade­cua­dos en el em­pa­que, pue­de al­te­rar el sabor y el olor de los ali­men­tos, por lo cual una ma­la de­ci­sión en el pro­ce­so de em­pa­que pue­de fre­nar el éxi­to del pro­duc­to, su po­si­cio­na­mien­to en el mer­ca­do y has­ta ce­rrar­le las puer­tas en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, se­gún las re­gu­la­cio­nes vi­gen­tes. ¿Cómo es­co­ger al me­jor pro­vee­dor pa­ra em­pa­car sus pro­duc­tos?

Lo pri­me­ro, co­mo se ex­pli­có an­te­rior­men­te es ana­li­zar el pú­bli­co me­ta del pro­duc­to y el o los mer­ca­dos don­de se pien­sa co­lo­car. Con eso en cla­ro, se de­be bus­car un pro­vee­dor de ser­vi­cios de im­pre­sión de al­ta ca­li­dad, el cual cuente, de pre­fe­ren­cia, con ex­pe­rien­cia en im­pre­sión co­mer­cial.

“Se de­be se­lec­cio­nar ade­más un pro­vee­dor que pue­da dar fe de bue­nas prác­ti­cas de ma­nu­fac­tu­ra, que cuente con una plan­ta or­de­na­da y lim­pia. Su­ma­do a es­to, es vi­tal va­lo­rar que ten­ga ex­pe­rien­cia en te­mas de em­pa­que y que ga­ran­ti­ce trazabilidad en cuan­to a las ma­te­rias pri­mas e in­su­mos uti­li­za­dos”, ex­pre­só Ki­bler.

Y ¿Cuál es la ten­den­cia en te­mas de em­pa­que?, pues co­mo en mu­chas otras áreas la sos­te­ni­bi­li­dad y el ma­ne­jo “ver­de” de los pro­ce­sos lidera la lis­ta. Re­gre­sar a lo natural, con ma­te­ria­les co­mo vi­drio y car­tón, de­jan­do ca­da vez más de la­do el uso del plás­ti­co, es la ten­den­cia.

En cuan­to a exi­gen­cias, el ex­per­to afir­ma que lo que es­tá de mo­da son los cer­ti­fi­ca­dos de “ba­ja mi­gra­ción”, un te­ma muy am­plio y po­co com­pren­di­do en los mer­ca­dos lo­ca­les, pe­ro que po­co a po­co es­tá ga­nan­do te­rreno en el país y en Cen­troa­mé­ri­ca de la mano de las gran­des cor­po­ra­cio­nes ali­men­ti­cias.

Se exi­ge en al­gu­nos paí­ses que se cer­ti­fi­que el uso de tin­tas de “ba­ja mi­gra­ción”, lo que sig­ni­fi­ca que los ali­men­tos es­tán pro­te­gi­dos de la con­ta­mi­na­ción por sus­tan­cias pre­sen­tes en las tin­tas de los em­pa­ques.

Aun­que el di­se­ño, los co­lo­res y de­más ele­men­tos que ha­cen un em­pa­que atrac­ti­vo a la vis­ta son im­por­tan­tes, nun­ca hay que de­jar de la­do la con­ser­va­ción del ali­men­to, que los pro­duc­tos se con­ser­ven fres­cos y se­gu­ros y sin afec­ta­cio­nes en sus pro­pie­da­des sen­so­ria­les es lo más im­por­tan­te que un em­pa­que pue­de apor­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.