Jo­sé Puig­cor­bé, pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te Al Ta­pas nos en­vió su poe­ma y aquí lo com­par­ti­mos

Apetito - - Aperitivos -

La dul­ce cu­cha­ra

Érase una se­ño­ra clien­ta de un res­tau­ran­te es­pa­ñol. El res­tau­ran­te es­ta­ba si­tua­do en un lu­gar del pla­ne­ta. Ca­da se­ma­na, iba a ce­nar con sus ami­gos. La se­ño­ra pe­día el brownie de cho­co­la­te, al fi­na­li­zar la co­mi­da. El sa­lo­ne­ro lle­va­ba va­rias cu­cha­ri­tas pa­ra que com­par­tie­ran. La se­ño­ra nun­ca con­se­guía co­mer­se el brownie en­te­ro.

Un día, can­sa­da de no po­der­se co­mer el brownie, pi­dió al sa­lo­ne­ro: por­fa, ¿cómo pue­do ha­cer pa­ra po­der co­mer­me yo so­li­ta to­do el brownie, y que nadie más pue­da co­mer?

El sa­lo­ne­ro reac­cio­nó rá­pi­do, y le lle­vó el brownie con so­lo una cu­cha­ri­ta. La se­ño­ra y la cu­cha­ra fue­ron fe­li­ces y co­mie­ron brow­nies.

Mo­ra­le­ja: si no quie­res com­par­tir, una cu­cha­ri­ta pa­ra ti.

Jo­sé Puig­cor­bé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.