Con­se­jos pa­ra abrir un res­tau­ran­te

Apetito - - Contenido - Por Fa­bri­cio Men­ga­re­lli Ge­ren­te Chef Con­sul­tor Mi Gas­tro­no­mía www.mi­gas­tro­no­mia.com in­[email protected]­gas­tro­no­mia.com

En mu­chas opor­tu­ni­da­des co­mo Chef con­sul­tor me en­cuen­tro con es­ta pre­gun­ta que me for­mu­la la gen­te con pro­yec­to de abrir su pro­pio Res­tau­ran­te: ¿que se ne­ce­si­ta o que hay que te­ner en cuen­ta pa­ra abrir un res­tau­ran­te? No quie­ro lle­nar de du­das con es­te ar­tícu­lo, pe­ro si lo que de­bo ha­cer es ad­ver­tir­te cua­les son los pun­tos los cua­les no pue­des pa­sar por al­to que son de su­ma im­por­tan­cia. Abrir un res­tau­ran­te pue­de ser muy ago­bian­te, aquí te de­jo una pe­que­ña guía pa­ra ayu­dar­te en ese pro­ce­so.

Es im­por­tan­te te­ner un plan de ne­go­cio cla­ro

Un plan de ne­go­cio es es­pe­cial­men­te útil pa­ra los nue­vos em­pre­sa­rios de res­tau­ran­tes. Cuan­do es­tés re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción pa­ra crear tu plan de ne­go­cio, pue­des en­con­trar­te con pro­ble­mas que no ha­bías con­si­de­ra­do pre­via­men­te, co­mo la con­ce­sión de li­cen­cias, nor­mas sa­ni­ta­rias y le­yes fis­ca­les. In­fór­ma­te so­bre to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra crear un buen plan de ne­go­cio y evi­tar sor­pre­sas.

Cuan­do ha­gas el plan de ne­go­cio, no ol­vi­des desa­rro­llar un mo­de­lo de ne­go­cio tam­bién.

Es un te­ma que siem­pre en­se­ño en el Cur­so Ges­tión de Res­tau­ran­tes y los alum­nos es­tán en­can­ta­dos con co­no­cer es­to, ya que ge­ne­ral­men­te no se ha­ce un plan, ni se desa­rro­lla un mo­de­lo de ne­go­cio y es­te fa­llo pue­de ser mor­tal pa­ra un ne­go­cio, más con to­da la com­pe­ten­cia que hay.

No crear un me­nú pro­pio

Ca­da res­tau­ran­te de­be en­ten­der cuál es el me­jor me­nú pa­ra el clien­te ob­je­ti­vo que quie­re te­ner. Ol­ví­da­te de esos me­nús puzz­le, un po­co de es­to, un po­co de aque­llo, es­te pla­to me gus­ta a mí, es­te a mi hi­jo.

Mien­tras más con­cep­tua­li­za­do tu me­nú, mu­cho me­jor se­rá pa­ra tu res­tau­ran­te. La gen­te ne­ce­si­ta ir a res­tau­ran­tes con iden­ti­dad pro­pia, que se res­pi­re un ai­re fres­co y úni­co, con sa­bo­res de­fi­ni­dos y con un se­llo de la ca­sa. Siem­pre pien­sa en tu clien­te a la ho­ra de crear un me­nú.

Pen­sar que los clien­tes lle­ga­rán sin más a tu res­tau­ran­te

Otro error muy co­mún a la ho­ra de abrir un res­tau­ran­te es pen­sar que los clien­tes lle­ga­rán so­los.

Mu­chas per­so­nas pien­san que, al abrir el res­tau­ran­te, la gen­te que pa­sa por la puer­ta en­tra­rá y les en­can­ta­rá la car­ta y el con­cep­to y que es­to se mul­ti­pli­ca­rá día a día. Mu­chos an­tes de abrir ya pien­san en fran­qui­ciar, por­que se­rá tal el éxi­to que quie­ren te­ner mu­chos res­tau­ran­tes por el es­ti­lo.

Pe­ro te­ner clien­tes no es fá­cil. Oja­lá fue­ra así de sen­ci­llo. Pa­ra te­ner clien­tes, hay que te­ner una pro­pues­ta atrac­ti­va y, so­bre to­do, tra­ba­jar mu­cho pa­ra te­ner nue­vos clien­tes y re­te­ner a los que van lle­gan­do. Pa­ra eso hay que uti­li­zar es­tra­te­gias de mar­ke­ting pa­ra res­tau­ran­tes cons­tan­te­men­te. Sin apli­car mar­ke­ting pa­ra res­tau­ran­tes se­rá im­po­si­ble te­ner clien­tes

No te­ner en cuen­ta la ubi­ca­ción del res­tau­ran­te

An­tes de crear un plan de ne­go­cios, crear la car­ta, o so­li­ci­tar un prés­ta­mo al ban­co, de­bes de­ci­dir dón­de exac­ta­men­te se va a si­tuar tu res­tau­ran­te. La ubi­ca­ción de un res­tau­ran­te es tan cru­cial pa­ra su éxi­to co­mo una bue­na co­mi­da y un buen ser­vi­cio. Mu­chos no tie­nen in­clu­si­ve en cuen­ta el te­ma del par­queo.

No te­ner cla­ro el con­cep­to de tu res­tau­ran­te

Es­te clá­si­co error a la ho­ra de abrir un res­tau­ran­te es­tá muy li­ga­do al an­te­rior.

Na­da hay na­da más frus­tran­te pa­ra un clien­te que el con­cep­to del res­tau­ran­te no es­té cla­ro. Es­pe­cia­li­zar­se y te­ner un con­cep­to es una car­ta ga­na­do­ra a la ho­ra de abrir un res­tau­ran­te.

Un res­tau­ran­te, al en­trar en él, el clien­te tie­ne que sen­tir que le es­tán con­tan­do una his­to­ria. Que hay una cohe­ren­cia en­tre la car­ta, la de­co­ra­ción y el ser­vi­cio. Sin con­cep­to, los clien­tes se sen­ti­rán con­fun­di­dos y se­rá más com­pli­ca­do que re­cuer­den tu res­tau­ran­te y ló­gi­ca­men­te no que­re­mos que es­to su­ce­da pa­ra que te re­co­mien­den y vuel­van una y otra vez.

Pién­sa­lo dos ve­ces an­tes de con­tra­tar a ami­gos

A pe­sar de que hay mu­chas em­pre­sas fa­mi­lia­res exi­to­sas, in­clu­yen­do res­tau­ran­tes, de­bes te­ner cui­da­do a la ho­ra de con­tra­tar a fa­mi­lia­res y ami­gos. Ya que la re­la­ción que ten­gas con ellos cam­bia­rá cuan­do te con­vier­tas en su je­fe. La­men­ta­ble­men­te tra­ba­jar con la fa­mi­lia y ami­gos no es na­da acon­se­ja­ble, por­que los pro­ble­mas se mul­ti­pli­can.

Si no tu­vie­ras otra op­ción que con­tra­tar fa­mi­lia y ami­gos, al me­nos for­mar­los y da­les di­rec­tri­ces cla­ras.Ten mu­cho cui­da­do en es­te pun­to, por­que es bus­car­se mu­chos pro­ble­mas, an­tes de co­men­zar.

Es­tu­diar mal a la com­pe­ten­cia

A me­nu­do, las per­so­nas que quie­ren abrir un res­tau­ran­te mi­ran a los otros res­tau­ran­tes con una mi­ra­da de­ma­sia­do crí­ti­ca. “Yo pue­do ha­cer me­jo­res pla­ti­llos que aquí.”“Sí es­te res­tau­ran­te fue­se mío, nun­ca ten­dría una pan­ta­lla en el bar.”

No gas­tes tu tiem­po en me­jo­rar otros res­tau­ran­tes y po­ner esas me­jo­ras en el tu­yo. Po­si­ble­men­te es­ta­rías apor­tan­do a te­ner un res­tau­ran­te con un con­cep­to puzz­le. Ade­más ten cui­da­do con co­piar. Si te fi­jas, la ma­yo­ría de nue­vos res­tau­ran­tes que se abren, son co­pias de otras que ya fun­cio­nan. Al es­tu­diar la com­pe­ten­cia, pre­gún­ta­te:

¿Por qué la gen­te vie­ne aquí?, ¿Qué les atrae?

Cuan­do lo en­cuen­tres, pien­sa en có­mo po­drías lle­var­lo a tu pro­pio res­tau­ran­te, o me­jor aún, ha­cer al­go úni­co que na­die más ofre­ce.

El per­so­nal no se ma­ne­ja so­lo

Mu­chas de las per­so­nas que quie­ren abrir un res­tau­ran­te pien­san que el te­ma del per­so­nal es el úl­ti­mo pa­ra te­ner en cuen­ta, ni le dan im­por­tan­cia a la se­lec­ción, ni a la for­ma­ción con­ti­nua ni a su di­rec­ción. El per­so­nal no se ma­ne­ja so­lo, hay que dar­les di­rec­tri­ces cla­ras si quie­res te­ner un res­tau­ran­te sin con­flic­tos y que sea efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.