Pro­vee­do­res preo­cu­pa­dos por ca­sos de res­tau­ran­tes mo­ro­sos

“Cría fa­ma y écha­te a dor­mir” di­ce un re­frán, al­gu­nos em­pre­sa­rios gas­tro­nó­mi­cos no es­tán dan­do la ca­ra an­te sus deu­das y los pro­vee­do­res ya los tie­nen iden­ti­fi­ca­dos

Apetito - - Contenido - Por: Ar­leth Ba­di­lla Mo­ra­les

Ce­rrar un ne­go­cio o que­dar en la quie­bra no es una si­tua­ción en la que na­die quie­ra es­tar o ha­ya lle­ga­do por gus­to, sin em­bar­go, dar la ca­ra an­te la reali­dad es una al­ter­na­ti­va que po­dría ayu­dar a que los de­más tra­ten de en­ten­der me­jor por lo que se es­tá pa­san­do, más aún si es un pro­vee­dor al que se le de­be di­ne­ro.

Va­rios pro­vee­do­res del sec­tor gas­tro­nó­mi­co han te­ni­do que li­diar con el te­ma de que al­guno de sus clien­tes no pue­da asu­mir la deu­da que tie­ne con ellos, cuan­do es por una si­tua­ción crí­ti­ca, se tra­ta de lle­gar a al­gún arre­glo de pa­go, pe­ro cuan­do un em­pre­sa­rio sim­ple­men­te no quie­re pa­gar y se es­con­de, las co­sas se po­nen más in­ten­sas.

Sin im­por­tar cual sea el es­ce­na­rio lle­var la deu­da a co­bro judicial es la so­lu­ción me­nos fa­vo­ra­ble pa­ra los pro­vee­do­res, pues en es­tas ins­tan­cias se pue­den tar­dar me­ses o has­ta años, si es que se lo­gra re­cu­pe­rar el di­ne­ro. Acor­de con Adrian Gold­ge­wicht, ge­ren­te ge­ne­ral de Tips, su em­pre­sa no ha es­ca­pa­do a es­ta amar­ga ex­pe­rien­cia y la si­tua­ción ha en­san­cha­do la lis­ta de clien­tes mo­ro­sos y los ha lle­va­do a to­mar me­di­das co­mo ex­ten­der los tiem­pos de pa­go.

“Clien­tes que his­tó­ri­ca­men­te se han ca­rac­te­ri­za­do por ser bue­na pa­ga y pun­tua­les se han con­ver­ti­do en mo­ro­sos y es­to nos ha obli­ga­do a lle­var a co­bro judicial a clien­tes y a ami­gos, to­do con el fin de no per­der el di­ne­ro. La gen­te se sor­pren­de­ría de sa­ber el nom­bre de los res­tau­ran­tes que no pa­gan sus cuen­tas”, ma­ni­fes­tó Gold­ge­wicht.

Un nom­bre man­cha­do em­pie­za a en­con­trar puer­tas ce­rra­das

Se­gún los pro­vee­do­res una per­so­na que em­pie­za a re­la­cio­nar su nom­bre con deu­das pen­dien­tes y pro­ble­mas de pa­go ex­pe­ri­men­ta pro­ble­mas en el fu­tu­ro pa­ra desa­rro­llar nue­vos ne­go­cios, pues es­to les li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de cré­di­to.

Re­co­ger los equi­pos tras no re­ci­bir los res­pec­ti­vos pa­gos no es la me­jor op­ción se­gún los pro­vee­do­res, pues es­to im­pli­ca pa­ra ellos un gas­to pa­ra po­ner el equi­po en óp­ti­mas con­di­cio­nes y ven­der­lo co­mo usa­do.

Con­se­jos pa­ra no con­ver­tir­se en uno de los mo­ro­sos

Los pro­vee­do­res re­co­mien­dan a los res­tau­ran­te­ros asu­mir deu­das so­lo si lo que re­quie­ren es vi­tal pa­ra sus ope­ra­cio­nes o pa­ra me­jo­rar sus ser­vi­cios y au­men­tar las ga­nan­cias. Ade­más, ana­li­zar sus gas­tos e in­gre­sos pa­ra sa­ber si pue­den ha­cer fren­te a la deu­da.

Tra­tar de te­ner deu­das con un mis­mo pro­vee­dor que pue­da dar res­pues­ta a sus ne­ce­si­da­des y no “en­ja­ra­nar­se” con va­rios a la vez. Su­ma­do a es­to, en ca­so de no po­der rea­li­zar los pa­gos lo re­co­men­da­ble es dar la ca­ra, ex­pli­car la si­tua­ción ac­tual y tra­tar de lle­gar a un arre­glo de pa­go.

Otro con­se­jo que brin­dan los pro­vee­do­res es te­ner cui­da­do con los dis­tri­bui­do­res y fa­bri­can­tes a los que los em­pre­sa­rios les com­pran equi­po o ac­ce­so­rios, pues son re­ven­de­do­res y a mu­chos de ellos los tie­nen iden­ti­fi­ca­dos co­mo los prin­ci­pa­les mo­ro­sos.

Lo me­jor es vi­si­tar las plan­tas, co­no­cer al dis­tri­bui­dor y ase­gu­rar­se que cuen­te con la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra y de res­pues­ta an­te cual­quier even­tua­li­dad con el equi­po, pues se re­por­tan ca­sos de em­pre­sas de es­te ti­po que cons­tan­te­men­te cie­rran, cam­bian de nom­bre y vuel­ven a abrir ba­jo otro nom­bre pa­ra eva­dir res­pon­sa­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.