El re­to de cons­truir en es­pa­cios com­ple­jos

La com­ple­ji­dad del te­rreno sig­ni­fi­có la in­clu­sión de va­rios ti­pos de vi­gas y una fuer­te lo­gís­ti­ca que ga­ran­ti­za­ra el éxi­to es­truc­tu­ral.

Construir Costa Rica - - Actualidad - Por: Laura Cha­va­rría A.

El ace­le­ra­do cre­ci­mien­to de cen­tro de ofi­ci­nas ha sa­tu­ra­do el mer­ca­do cos­ta­rri­cen­se. Es por ello que pa­ra po­der in­tro­du­cir un nue­vo pro­yec­to de es­ta cla­se se re­quie­re un factor di­fe­ren­cia­dor. Ese es el ca­so del nue­vo ofi­cen­tro de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­plea­dos del Ban­co Na­cio­nal, Ase­ba­na­cio, ubi­ca­do en Llorente de Ti­bás, San Jo­sé.

Se­gún Es­te­ban Acón, di­rec­tor de pro­yec­tos de la cons­truc­to­ra Van der Laat y Jiménez, a car­go de la obra, “el pro­yec­to se frac­cio­na y per­fo­ra co­mo re­sul­ta­do de la ne­go­cia­ción en­tre las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas, con un lo­te con geo­me­tría irre­gu­lar, y la ne­ce­si­dad de pro­veer es­pa­cios de luz na­tu­ral ama­ble (de ba­ja ra­dia­ción) ne­ce­sa­ria pa­ra un am­bien­te sa­lu­da­ble”.

La obra cuen­ta con una hue­lla cons­truc­ti­va de 10.000 m2, lo cual vie­ne a im­pli­car una se­rie de com­pli­ca­cio­nes a la ho­ra de edi­fi­car el ofi­cen­tro por el ni­vel com­ple­ji­dad que in­vo­lu­cra. Es­to se tu­vo que to­mar en cuen­ta a la ho­ra del di­se­ño pa­ra te­ner cla­ro cua­les ma­te­ria­les se de­bían uti­li­zar y en qué or­den ha­cer­lo.

“Ha­bía mu­cha lo­gís­ti­ca y mu­cho cam­bio, por­que al fi­nal se con­vir­tió en un fast track que el in­ge­nie­ro es­truc­tu­ral re­for­za­ba en cier­tos ele­men­tos y tra­ta­ba de dis­mi­nuir otros pa­ra com­pen­sar, pe­ro el pro­ce­so es muy di­fí­cil. Hay que es­pe­rar cier­to tiem­po, hay una hue­lla muy pe­que­ña, en­ton­ces cier­tos pro­ce­sos se tu­vie­ron que ha­cer en otros la­dos”, ase­gu­ró.

La hue­lla no so­la­men­te es re­du­ci­da, sino que co­lin­da con vi­vien­das y una au­to­pis­ta na­cio­nal. Es­to im­pli­có que se rea­li­za­ran mu­ros co­la­dos al la­do de los ve­ci­nos. Acón afir­mó que so­la­men­te hay li­bre una pe­que­ña fran­ja en los cos­ta­dos es­te y nor­te.

Al­to ni­vel de di­fi­cul­tad

La ex­ca­va­ción pa­ra po­der ini­ciar la cons­truc­ción de los só­ta­nos se reali­zó en épo­ca de in­vierno, in­cre­men­tan­do aún más las com­pli­ca­cio­nes. Lue­go de fi­na­li­zar la ex­ca­va­ción de 10 me­tros, la di­fi­cul­tad se ba­sa­ba en co­lo­car los ta­lu­des, ya que al te­ner un es­pa­cio tan pe­que­ño el que no se sos­tu­vie­ran sig­ni­fi­ca­ba des­ci­frar una ma­ne­ra pa­ra de­jar­los en la po­si­ción.

Pa­ra la obra gris de los só­ta­nos se re­qui­rió ha­cer mu­ro an­cla­do, sien­do las pla­cas ais­la­das co­nec­ta­das por vi­gas de ama­rre y de re­ten­ción la ma­yo-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.