Construir Costa Rica

Con­si­de­ra­cio­nes pa­ra ins­ta­lar pre­fa­bri­ca­dos

La ra­pi­dez y fa­ci­li­dad en el ar­ma­do le su­man pun­tos a es­tos sis­te­mas. An­tes de im­ple­men­tar­los de­be co­no­cer qué hay de­trás de ca­da pie­za por ins­ta­lar.

- Por Elizabeth Can­tú, pe­rio­dis­ta | elizabeth.can­tu@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ran: Ca­ro­li­na Ro­drí­guez y Lu­cía León

La ra­pi­dez y fa­ci­li­dad en el ar­ma­do le su­man pun­tos a es­tos sis­te­mas.

Ala ho­ra de tra­ba­jar con pre­fa­bri­ca­dos, uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes a con­si­de­rar es si es­tos sis­te­mas ga­ran­ti­za­rán la vi­da útil pre­vis­ta o si los cos­tos de la in­ver­sión en una obra no se­rán un des­per­di­cio en el cor­to pla­zo. De allí que no bas­ta con pen­sar en ra­pi­dez o ba­jo cos­to.

Da­da la fle­xi­bi­li­dad que pre­sen­tan hoy en día los pre­fa­bri­ca­dos, el uso ha in­cre­men­ta­do en el sec­tor cons­truc­ción tan­to a nivel co­mer­cial co­mo do­mi­ci­liar, y es­ta es pre­ci­sa­men­te una de las ra­zo­nes por las que los ele­men­tos de se­gu­ri­dad de­ben con­ver­tir­se en una prio­ri­dad de sus fa­bri­can­tes.

Os­car Ar­ce, so­cio-vi­ce­pre­si­den­te de ne­go­cios de Pro­duc­tos de Con­cre­to en Costa Rica, re­fle­xio­nó so­bre es­to, da­do que pa­ra su em­pre­sa el te­ma de se­gu­ri­dad se con­vier­te en una prio­ri­dad. No obs­tan­te, in­di­có que no bas­ta con so­lo ma­ne­jar el con­trol de ca­li­dad de ca­da una de las pie­zas que pro­du­cen, sino que es­te de­be ve­nir acom­pa­ña­do de un res­pal­do y so­por­te téc­ni­co.

A su cri­te­rio, aun­que las prue­bas de la­bo­ra­to­rio den fe de que una pie­za pue­de so­por­tar al­tas car­gas, si esa pie­za no es co­rrec­ta­men­te co­lo­ca­da en el lu­gar y en las con­di­cio­nes pa­ra las cua­les fue di­se­ña­da, no ten­drá un desem­pe­ño ade­cua­do.

Aun­que las prue­bas de la­bo­ra­to­rio den fe de que una pie­za pue­de so­por­tar al­tas car­gas, si esa pie­za no es co­rrec­ta­men­te co­lo­ca­da en el lu­gar no ten­drá un desem­pe­ño ade­cua­do.

Por allí sur­ge la in­sis­ten­cia de Ar­ce, al in­di­car que los cons­truc­to­res no so­la­men­te de­ben pen­sar en aho­rrar usan­do pre­fa­bri­ca­dos, sino tam­bién en usar­los ade­cua­da­men­te.

Ca­da pie­za de pre­fa­bri­ca­do de­be ir apa­re­ja­da con los pla­nos de ins­ta­la­ción, cons­truc­ti­vos, me­mo­rias de cálcu­lo y to­da aque­lla in­for­ma­ción im­por­tan­te que el cons­truc­tor de­be sa­ber. Por ci­tar un ejem­plo, si un pre­fa­bri­ca­do pa­ra una tu­be­ría de al­ta pre­sión no es co­lo­ca­do en su jun­ta ade­cua­da­men­te, pro­ba­ble­men­te ha­brá una fil­tra­ción de gra­ves con­se­cuen­cias.

Asi­mis­mo, ca­da pie­za de­be ser ela­bo­ra­da con­si­de­ran­do ele­men­tos co­mo lar­ga du­ra­ción, por lo que de­ben prio­ri­zar la re­sis­ten­cia y do­sis de con­cre­tos o adi­ti­vos ade­cua­dos du­ran­te la fa­bri­ca­ción, adap­ta­bi­li­dad pa­ra so­lu­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas exi­gen­tes, cer­ti­fi­ca­cio­nes ver­des y el cum­pli­mien­to de nor­ma­ti­vas in­ter­na­cio­na­les, que son ca­da vez más so­li­ci­ta­das en los me­ga pro­yec­tos.

Otro ele­men­to de cru­cial im­por­tan­cia es el co­no­ci­mien­to. El fa­bri­can­te pue­de en­viar to­dos los de­ta­lles de ins­ta­la­ción y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del pro­duc­to, pe­ro si el per­so­nal de la cons­truc­to­ra ca­re­ce del co­no­ci­mien­to, se es­ta­ría sa­cri­fi­can­do la se­gu­ri­dad de la obra y has­ta la vi­da de las per­so­nas.

En ese sen­ti­do, la em­pre­sa Ply­cem en Costa Rica cuen­ta con un pro­gra­ma de ca­pa­ci­ta­ción a maes­tros de obra, pa­ra que es­tos ad­quie­ran el co­no­ci­mien­to so­bre los pro­duc­tos que di­cha em­pre­sa ofre­ce, de­cla­ró Ro­nald Tha­mez, ge­ren­te de mer­ca­deo cor­po­ra­ti­vo de esa em­pre­sa.

Tam­bién se ofre­cen una se­rie de re­co­men­da­cio­nes du­ran­te los pro­ce­sos de ins­ta­la­ción de las pie­zas de pre­fa­bri­ca­dos, pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes, que­bra­du­ras y ade­más tran­si­tar por un pro­ce­so ade­cua­do en la co­lo­ca­ción en ca­de­na se­gún co­rres­pon­de. De esa for­ma se evi­ta que ha­ya una ins­ta­la­ción no ade­cua­da.

Aplicacion­es ade­cua­das

Los cons­truc­to­res y los clien­tes de­ben sa­ber pa­ra qué quie­ren ca­da pie­za, y el uso o des­gas­te que ten­drá ya sea en su uso ex­te­rior o in­te­rior. Otros ele­men­tos a con­si­de­rar son las con­di­cio­nes del si­tio, re­que­ri­mien­tos del clien­te y el equi­po dis­po­ni­ble pa­ra su ins­ta­la­ción. Sin em­bar­go, aquí hay un te­ma fun­da­men­tal y es la cons­truc­ción res­pon­sa­ble pa­ra ase­gu­rar una ins­ta­la­ción co­rrec­ta.

La ins­ta­la­ción ade­más de­be con­tar con una unión fuer­te en­tre las pie­zas pa­ra que es­tas tra­ba­jen de for­ma mo­no­lí­ti­ca y ha­cer prue­bas de ca­li­dad pa­ra te­ner la cer­te­za de la re­sis­ten­cia fi­nal, in­sis­tió el Ing. Os­car Se­quei­ra, de Me­ga­pro­duc­tos de Guatemala.

Pe­ro los cons­truc­to­res tie­nen ade­más una nueva ta­rea: prue­bas de ca­li­dad lue­go de la ins­ta­la­ción. Esa es la otra eta­pa del pro­ce­so, que tam­bién de­be ser con­si­de­ra­da en el pre­su­pues­to y que ser­vi­rá pa­ra ana­li­zar si el pre­fa­bri­ca­do le es­tá dan­do la op­ción de aho­rro a la obra.

La fle­xi­bi­li­dad de los pre­fa­bri­ca­dos es muy am­plia tan­to pa­ra in­te­rio­res y ex­te­rio­res así co­mo gro­so­res y re­sis­ten­cias. En es­te as­pec­to, exis­ten pro­duc­tos co­mo block pa­ra

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica