Fa­cha­das de vi­drio: más que un fac­tor es­té­ti­co

Apro­ve­cha­mien­to de luz so­lar, aho­rro ener­gé­ti­co y au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral son par­te de los be­ne­fi­cios de im­ple­men­tar es­te ma­te­rial.

Construir Costa Rica - - Materiales - Por: Byanka Narváez | [email protected]­po­cer­ca.com Co­la­bo­ra­ron: Lu­cía León y Ka­ri­na Ce­di­llos

El vi­drio ha pre­sen­ta­do tan­tas bon­da­des y avan­ces en su tec­no­lo­gía que ac­tual­men­te se ha con­ver­ti­do en un ma­te­rial sus­tan­cial por las cua­li­da­des pre­sen­ta­das. Ya sea por la pro­tec­ción del me­dio, el apro­ve­cha­mien­to de luz so­lar o pa­ra con­ver­tir­se en un ais­lan­te tér­mi­co, los di­se­ños de las edi­fi­ca­cio­nes más im­por­tan­tes del mun­do se han vol­ca­do a uti­li­zar es­te ma­te­rial pa­ra crear di­se­ños inima­gi­na­bles.

El Arq. Mau­ri­cio Ba­ri­llas, de es­tu­dio Domus, ex­pli­ca que “des­de la an­ti­güe­dad el vi­drio ha si­do un ma­te­rial que he­mos in­cor­po­ra­do en nues­tras ca­sas y cons­truc­cio­nes. El vi­drio per­mi­te ais­lar­nos del ex­te­rior sin sa­cri­fi­car la luz na­tu­ral o las vis­tas ex­te­rio­res. El vi­drio plano y el que usa­mos pa­ra los pro­yec­tos tie­ne la bon­dad de ser mol­dea­ble y adap­ta­ble a un gran nú­me­ro de for­mas, ade­más de po­der­le dar ca­rac­te­rís­ti­cas tér­mi­cas, acús­ti­cas y de co­lor que lo ha­cen úni­co”.

Otra de las ge­ne­ro­si­da­des esen­cia­les de uti­li­zar fa­cha­das de vi­drios en edi­fi­ca­cio­nes, es la re­duc­ción de car­gas muer­tas pa­ra la edi­fi­ca­ción, don­de in­clu­so hay cier­tas fa­cha­das re­sis­ten­tes a in­cen­dios, sis­mos o los em­ba­tes del vien­to, sien­do es­tos los enemi­gos de los ras­ca­cie­los.

Al mo­men­to de in­tro­du­cir es­te ma­te­rial ar­qui­tec­tó­ni­co y es­té­ti­co, los due­ños de es­tos pro­yec­tos de­ben cons­ta­tar que la per­fi­le­ría de alu­mi­nio cum­pla con las nor­mas in­ter­na­cio­na­les y es­truc­tu­ra­les,

Mar­tín Var­gas Per­sia­nas De­co­ra­ti­vas “El sis­te­ma de ins­ta­la­ción de vi­drio es­truc­tu­ral per­mi­te la re­duc­ción de puen­te tér­mi­co, y acús­ti­co, y re­du­ce el ries­go de ro­tu­ra tér­mi­ca al que­dar la su­per­fi­cie ex­pues­ta al sol”

una mo­du­la­ción del vi­drio pa­ra evi­tar el des­per­di­cio y un se­llo de jun­tas pa­ra evi­tar fil­tra­cio­nes, aña­de el ar­qui­tec­to Ma­rio Por­ti­llo, ge­ren­te de ven­tas de Alu­mi­cen­tro El Salvador.

Por otro la­do, Mar­tín Var­gas, ge­ren­te ge­ne­ral de Per­sia­nas De­co­ra­ti­vas, men­cio­na que es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta las “ne­ce­si­da­des ocu­pa­cio­na­les, es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de di­se­ño y áreas de tra­ba­jo libres. La ver­sa­ti­li­dad de es­tos sis­te­mas con­sis­te en su adap­ta­ción a la obra, re­qui­rien­do úni­ca­men­te so­por­te de ele­men­tos es­truc­tu­ra­les que brin­den so­li­dez a las es­truc­tu­ras y un tra­ba­jo con­jun­to en lo re­fe­ren­te a la im­per­mea­bi­li­dad de la fa­cha­da”.

En cam­bio, al mo­men­to de con­si­de­rar que ti­po de as­pec­to desean im­ple­men­tar en con­jun­to con el vi­drio, los ex­per­tos coin­ci­den que el pun­to de par­ti­da re­si­de en la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño y pre­sen­cia que se quie­re dar en el edi­fi­cio.

“To­dos los sis­te­mas de fa­cha­das cum­plen con sus fun­cio­nes de im­per­mea­bi­li­dad, so­por­te, ce­rra­mien­to y se­gu­ri­dad, sin em­bar­go, su in­te­gra­ción con el en­torno del edi­fi­cio de­pen­de­rá de la con­cep­tua­li­za­ción del ele­men­to”, aña­de Var­gas.

Ro­ger Va­le­rio, ge­ren­te ge­ne­ral de Ro­ger Va­le­rio Ar­qui­tec­tos, men­cio­na que “hay sis­te­mas más sim­ples que son a ba­se de per­fi­les de alu­mi­nio con vi­drio y es­tá el sis­te­ma de mu­ro cor­ti­na que es sos­te­ni­do por ele­men­tos más de­co­ra­ti­vos, don­de se usan vi­drios de se­gu­ri­dad co­mo lo es el vi­drio tem­pe­ra­do”.

En el ca­so de los sis­te­mas de mu­ro cor­ti­na, es­tos no ne­ce­si­tan per­fi­les, pe­ro sí una es­truc­tu­ra in­de­pen­dien­te en los cua­les se pue­dan so­por­tar los ele­men­tos de fi­ja­ción. Tam­bién se pue­de uti­li­zar una ins­ta­la­ción de vi­drios con si­li­cón es­truc­tu­ral o se pue­den ins­ta­lar me­cá­ni­ca­men­te me­dian­te ta­pas de alu­mi­nio.

“El sis­te­ma de ins­ta­la­ción de vi­drio es­truc­tu­ral tie­ne al­gu­nas ven­ta­jas de re­duc­ción de puen­te tér­mi­co, y acús­ti­co, y re­du­ce el ries­go de ro­tu­ra tér­mi­ca al que­dar to­da la su­per­fi­cie ex­pues­ta al sol”, de­ta­lla Mar­tín Var­gas.

Ais­la­mien­to y se­gu­ri­dad

Las tec­no­lo­gías que se han im­ple­men­ta­do en los vi­drios per­mi­ten a los ar­qui­tec­tos y ge­ren­tes de pro­yec­tos uti­li­zar el ma­te­rial que más se ade­cua a las ne­ce­si­da­des del lu­gar.

Ale­jan­dro Pe­rei­ra, ge­ren­te de ne­go­cios en Nicaragua de Neon Nieto, re­fie­re que “aho­ra te­ne­mos vi­drios ais­la­dos, es­tos se so­me­ten a gran­des tem­pe­ra­tu­ras (650ºC) y lue­go se le me­te en­fria­mien­to”. Es­tos ti­pos de vi­drios son al­ta­men­te se­gu­ros y a su vez apor­tan a la sen­sa­ción tér­mi­ca de las edi­fi­ca­cio­nes.

Otro de los ma­te­ria­les re­co­men­da­dos al mo­men­to de ha­blar de se­gu­ri­dad en un edi­fi­cio son los cris­ta­les la­mi­na­dos y los vi­drios tem­pla­dos.

“Los cris­ta­les la­mi­na­dos son con­si­de­ra­dos de se­gu­ri­dad, se com­po­nen de dos ho­jas (o más) de cris­ta­les uni­das por una lá­mi­na PVB que en ca­so de rom­per­se el cris­tal que­da ad­he­ri­da a la pe­lí­cu­la PVB (po­li vi­nil Bu­ti­ral), no exis­te des­pren­di­mien­to, por lo que no hay ries­go de cor­te a per­so­nas. Es­te vi­drio igual­men­te brin­da ren­di­mien­tos con­si­de­ra­bles en ais­la­mien­to acús­ti­co y ab­sor­ción de ra­yos UV has­ta un 99%”, ex­pre­sa Mar­tín Var­gas.

En el ca­so de que el pro­pó­si­to de la apa­rien­cia, sea re­du­cir el vi­drio, los sis­te­mas que se pue­den im­ple­men­tar van en de­pen­den­cia del pre­su­pues­to, es­to “de­pen­de de la bol­sa del clien­te…el sis­te­ma de em­pa­que en­tre más grue­so el vi­drio me­nos rui­do per­mi­te que pa­se, pe­ro es­tá la cá­ma­ra de vi­drio que se crea un va­cío que es el do­ble vi­drio que se co­lo­ca. Es más cos­to­so por­que es do­ble vi­drio, do­ble es­truc­tu­ra y sir­ve pa­ra el ca­lor y el frío”, in­cor­po­ra Va­le­rio.

Nue­vas ten­den­cias

Las no­ve­da­des apli­ca­das en es­te te­ma es­tán en­fo­ca­das con el jue­go de las di­men­sio­nes del es­pa­cio, pa­ra fa­vo­re­cer la efi­cien­cia en las edi­fi­ca­cio­nes. Los vi­drios in­su­la­dos con tra­ta­mien­tos pi­ro­lí­ti­cos, y los la­mi­na­dos con ma­yo­res pro­pie­da­des de ais­la­mien­to acús­ti­co son par­te de es­tas ten­den­cias en el mer­ca­do.

A la lis­ta de ten­den­cias, Ba­ri­lla afir­ma la incorporac­ión de vi­drios do­bles o tri­ples, con gas en la re­ca­ma­ra o al va­cío, y con for­mas com­ple­jas (co­mo es­qui­nas cur­vas), di­fe­ren­tes tin­tes y va­rios ti­pos de pro­tec­cio­nes so­la­res y acús­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.